Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
32Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Daniel Morán. Waldemar Espinoza y sus aportes al estudio de la etnohistoria andina.

Daniel Morán. Waldemar Espinoza y sus aportes al estudio de la etnohistoria andina.

Ratings: (0)|Views: 2,992|Likes:
Published by revistaillapa
Publicado Uku Pacha en N º 10.
Publicado Uku Pacha en N º 10.

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: revistaillapa on Oct 01, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/10/2013

pdf

text

original

 
UKU PACHA.
Revista de Investigaciones Históricas. Año 5, Nro. 10, Diciembre 2006
 - 145 -
COMENTARIOS
WALDEMAR ESPINOZA SORIANO Y SUS APORTES AL ESTUDIO DE LA ETNOHISTORIA ANDINA.
Luís Daniel Morán Ramos
INTRODUCCIÓN
 Al historiador se le conoce por sus investigaciones, por sus aportes a la historiografía y al esclarecimiento de lacomplejidad de la sociedad humana en que vive.
Waldemar Espinoza 
 
Soriano
es uno de aquellos, uno de los intelectualesperuanos que más ha estudiado el mundo andino. Su producción bibliográfica se acerca a las 300 publicaciones y 27libros, en más de 40 años de intensa investigación. Ha recorrido diversos archivos de Sudamérica y Europa, lo que leha permitido recopilar y publicar mucha información sobre distintos temas referente al imperio de los Incas, lainvasión española, los movimientos coloniales, acerca de grupos étnicos diversos e instituciones hispánicas. Susaportes a la historiografía peruana son incalculables.Destacan entre ellos, la recuperación de fuentes inéditas como visitas, informaciones, memoriales, cédulas y larelectura de las crónicas clásicas y poco conocidas. Además, es uno de los pocos investigadores que se ha dedicado aescribir sobre el Tahuantinsuyo en toda su extensión. Es útil, también, señalar la indudable influencia ejercida en suformación intelectual por sus maestros Raúl Porras Barrenechea, Luís E. Valcárcel y Jorge Basadre, paradigmas de lahistoriografía peruana. Asimismo, el marxismo, la antropología y la escuela de los Annales aportaron con sus métodos,técnicas y teorías, en la figura de Espinoza Soriano. Así, se ha podido crear una nueva visión de la etnohistoria andinamás coherente a nuestra realidad.El presente trabajo de investigación es un estudio biográfico e histórico sobre este intelectual peruano de renombreinternacional. Para ello retomamos la idea expresada por Pablo Macera en sus conversaciones con Basadre:
“Los historiadores olvidan la conversación, en el mundo entero. Sociólogos y antropólogos la practican todavía [...] la historia prefiere en cambiolos documentos creyendo que son una garantía de mayor objetividad [...] es hora que los historiadores empecemos a mirar en el huerto del vecino.” 
1
 Así, el ensayo que desarrollamos gira en torno al diálogo sostenido constantemente con el profesor WaldemarEspinoza Soriano. Igualmente, se han consultado sus libros y artículos más representativos e importantes. Además, una bibliografía variada, clásica y actualizada sobre la etnohistoria y la historiografía peruana. Empezaremoscon una síntesis biográfica situando al historiador a través de la historia. Las influencias y paradigmas intelectuales quetuvo en su formación y a lo largo de su vida profesional. El análisis de su concepción de la historia como disciplinacientífica, la etnohistoria y sus aportes y, finalmente, los principales temas de sus investigaciones en etnohistoriaandina.
SÍNTESIS BIOGRÁFICA 
Nació en Cajamarca en 1936, cuando en el Perú se desarrollaba lo que Basadre denominó el
“Tercer militarismo.” 
Unaépoca en que la oligarquía y los militares habían estrechado lazos para capturar el poder del Estado. Un periodo decensura, violencia y exilio contra todo foco opositor al régimen. Años de dictadura militar e inactividad congresal. Waldemar comenzó a vivir en ese contexto nacional. Pasó su infancia en contacto constante con el campesinado. Essu madre la que le inculcó el amor a lo nuestro, a la gente indígena. Ella era maestra rural y cumplía sus labores en elcampo, en pueblos, en caseríos a donde el futuro historiador le acompañaba siempre. Allí se relacionó con ese modode vivir del hombre andino. Desde aquellos primeros años descubrió su interés y pasión por conocer esa realidadcampesina o rural. Posteriormente, ingresó al Colegio San Ramón. Esos años de época escolar transcurren a la par conla búsqueda de información de nuestro pasado. Coleccionaba libros antiguos, revistas y periódicos, a los cuales leía y 
 
UKU PACHA.
Revista de Investigaciones Históricas. Año 5, Nro. 10, Diciembre 2006
 - 146 -
comentaba con sus colegas de aula y su familia. Revisaba documentación de primera mano en el archivo deCajamarca, aprendía paleografía con la pura práctica. Fueron días del afianzamiento de su vocación como futurohistoriador. Al terminar la secundaria emprendió la marcha a Lima. Ingresó a la Universidad de San Marcos en 1953. Otra vez seencontró en un contexto de dictadura militar, gobernaba el General Odría. Sus primeros años en San Marcosrepresentaron una época de transición. Las clases populares irrumpían en esta Casa de Estudios, su carácter elitista ibaen declive. La universidad dejaba de ser aristocrática y pasaba a ser democrática. Gracias a ello surgía unapreocupación profunda por estudiar la problemática nacional. Se organizaban coloquios, conferencias, simposios,congresos, reuniones, para debatir los problemas sociales y económicos del país. La universidad era un centro dereflexión constante con propuestas de soluciones. Él se educó en esas circunstancias. Compartió las aulas conpersonas que más tarde serían grandes intelectuales: Mario Vargas Llosa, Fernando Fuenzalida, Hugo Neira, RosaFung, Luís Guillermo Lumbreras, José María Arguedas, Duccio Bonavia, entre otros. Tuvo el privilegio de ser alumno de Raúl Porras Barrenechea y Luís E. Valcárcel, además de asistir a las clases de JorgeBasadre, que dictaba la cátedra de Historia del Derecho Peruano en la facultad de Derecho y Ciencias Políticas, pues algran maestro de la historia de la república jamás le permitieron enseñar en las aulas del entonces Instituto de Historiaen San Marcos. Estos maestros formaron a Waldemar, inyectándole muchos conocimientos, de los cuales aprendió.En sus propias palabras nos dice:
“[...] En mi influyeron muchísimo Porras en el sentido de su obsesión y por su pasión por los documentos, por los archivos, por los libros; y luego Valcárcel porque éste me contagió aún más su fascinación por lo andino, por lo indígena [...].” 
2
Estando en el tercer año, presentó su tesis "
Rebeliones indígenas y mestizas en la sierra septentrional del Perú, 1756-1821",
conla cual logró el Bachillerato. En esos años el doctor Porras le incentivó aún más en su vocación de historiador,prometiéndole una beca de estudios en España y a su regreso, un contrato por la Universidad de San Marcos, paradedicarse a la investigación pura. Es así, que al terminar los cinco años emprendió su viaje a España. Pasó 4 años en el Archivo General de Indias de Sevilla. Se puso en contacto con Guillermo Lohmann Villena y Miguel Maticorena.Conoció a historiadores de todo el mundo como a Baudin, Céspedes del Castillo, Morales Padrón, Magnus Morner,Francisco de Solano. Recopiló una inmensa información referente a la etnohistoria andina, de la historia de Cajamarca;sacó fichas, microfilmes, fotocopias y catálogos. Realizó una labor de búsqueda de fuentes de manera abrumadora. Transcurridos esos años en España regresó al Perú. Lamentablemente la situación era distinta, todas las personas quele habían ayudado y respaldado ya no estaban en San Marcos. Porras había fallecido, a Valcárcel lo habían jubilado y aMatos Mar los alumnos lo habían tachado por contradicciones políticas. Es lógico, se vio en una situaciónpreocupante. Es, entonces, que la Universidad del centro (Huancayo) convocó a un concurso público de profesores.Uno de los requisitos era tener el grado de Doctor y él todavía no lo era. En una tarea heroica y contra el tiempo,escribió su tesis doctoral en ocho días:
El Alcalde mayor en el Virreinato del Perú 
, con la cual alcanzó dicho grado,ganando el concurso en la Universidad de Huancayo. Iban a ser 13 años de “
vida en las aulas” 
y en el
“laboratorio de investigación." 
Es allí donde publicó una de sus mejores contribuciones a la historiografía mundial:
La destrucción del Imperio de los Incas 
. El propio autor lo expresa así:
“Publiqué los documentos con su prólogo y es precisamente ese prólogo el que se va a convertir en el libro que ha tenido más de 7 ediciones, goza de mucho éxito. Ha sido admitido universalmente para explicar en forma científica cómo se destruyó el imperio de los Incas.
3
El mencionado libro logró ser reconocido como uno de los mejores 50 textos publicados en el siglo XX en el Perú.Una premiación inesperada para el propio historiador. Después de su estadía en Huancayo (1962-75), se reincorporó aSan Marcos con la clara intención de profundizar en la investigación. En su opinión:
“No quería quedarme en Huancayo.Yo quería regresar a Lima porque en Lima está lo mejor, están las Bibliotecas, están las Librerías. Aquí hay conferencias, congresos. Allá en Huancayo no había nada de eso [...].” 
4
 
 Ya en San Marcos comenzó a enseñar como auxiliar de cátedra. Posteriormente, asumió los cursos de sus dos grandesmaestros: Porras y Valcárcel. De ello nos comenta:
“Yo me hice cargo del curso de Etnohistoria Andina del doctor Valcárcel, que siempre lo he hecho con mucha emoción, es de lo que más he indagado. Y luego el curso que enseñaba Porras, que es Historia General del 
 
UKU PACHA.
Revista de Investigaciones Históricas. Año 5, Nro. 10, Diciembre 2006
 - 147 -
Perú para los cachimbos y también fuentes históricas [...].” 
5
Entonces, el discípulo de aquellos dos grandes historiadoresperuanos, hoy convertido en un gran investigador, comenzará a publicar muchos artículos y libros. Recordemos el volumen compilatorio
de Los modos de producción en el imperio de los Incas 
(1978); su ya famoso y premiado
 Artesanos,Transacciones, monedas y formas de pago en el mundo andino. Siglo XV y XVI 
(1987, dos tomos); el brillante
libro Los Incas 
(1987) y muchos más.Este período de intensas investigaciones y publicaciones del autor va a coincidir con los años en que el país seencontró inmerso en una profunda crisis. Las universidades públicas no van a ser ajenas a dichos acontecimientos. SanMarcos va a reflejar las múltiples dificultades de la sociedad peruana. La investigación científica, en esta Casa deEstudio, va a disminuir considerablemente. Profesores y alumnos, más preocupados en la vida política y en laformación ideológica, van a descuidar la principal finalidad de toda Universidad: la producción de conocimiento. Seráen la década de los 90 en que la referida situación va a cambiar. Se inicia un proceso de despolitización de la poblaciónestudiantil, así como de sus docentes. La universidad dejará de ser un campus en donde reine el caos y la anarquía,para encaminarse por un rumbo diferente. El doctor Waldemar Espinoza Soriano, en todo ese tiempo hastaactualidad, ha seguido investigando, publicando e impartiendo sus conocimientos. Ha sabido sobrellevar losmomentos aciagos que tocó vivir a la sociedad peruana.En 1994 publica
La fuerza de la verdad. Historia de la peruanidad de Jaén de Bracamoros 
; al año siguiente una nueva ediciónde su libro
Los Incas 
, impreso en España; en 1997
El virreynato peruano. Vida cotidiana, instituciones y cultura 
. En el 2003aparecen tres de sus libros:
Valdelomar en Cajamarca. 1918 
;
 Juan Pérez de Guevara y la Historia de Moyobamba, siglo XVI; 
Temas de Etnohistoria Boliviana.
En el 2006 apareció su libro
La Etnia Guayacundo en Ayabaca, Huancabamba y Caxas (Siglos  XV – XVI).
 Además, de encontrarse en prensa su
Historia general de Maynas 
Bolívar en Cajamarca.
De igual manera,en el año 2005 y en los dos anteriores, el Consejo Superior de Investigaciones científicas de la UNMSM le ha otorgadola medalla de oro por ser uno de los mejores investigadores de nuestra universidad. Waly, como hoy le llaman sus alumnos, es un gran maestro que contagia ese entusiasmo y ganas de vivir la historia, desentirla en nuestras mentes. Ese afán por la investigación incesante y palpitante. La búsqueda de entender y comprender el mundo andino en toda su complejidad cautivante y fascinante.
INFLUENCIAS Y PARADIGMAS INTELECTUALES
 Todo historiador tiene una visión del mundo, una filosofía y teoría de la historia. Asimismo, en su formaciónintelectual y a lo largo de su vida académica y, tal vez, política; él es configurado y nutrido por diversas imágenes y concepciones existentes de la realidad que pertenecen a un tiempo y espacio determinado. El historiador es productode la historia y de la sociedad en que se desenvuelve.
6
Además,
“la historia cambia, se reconstruye de acuerdo a las necesidades de cada generación, se adapta a las urgencias de una época.” 
7
En ese sentido, es de vital importancia conocer al historiador, elcontexto en que escribe y el manantial de donde ha bebido todo el conocimiento que posee. Sólo así, podríamoscomprender, la complejidad de sus escritos y la concepción que tiene de la historia como disciplina científica. Alrespecto, el historiador Waldemar Espinoza Soriano ha expresado constantemente la influencia que sobre él haejercido lo que Peter Burke ha denominado
“la revolución historiográfica francesa; la escuela de los Annales.” 
Los grandesparadigmas serán Marc Bloch, Lucien Febvre y Fernand Braudel.El propio Waldemar reconoce que en su época de formación universitaria y aún después de ella, la lectura de los librosfranceses de los Annales marcaron el camino de sus investigaciones.
Le fascinó la relación entre los Annales y elmarxismo. Esa preocupación por estudiar a la sociedad como un todo
“que engloba las realidades perennes del ser humano.” 
10
 Es decir, la historia
“como una totalidad sintética de los diversos factores de la vida en sociedad.” 
11
 Debemos agregar, también, la repercusión de la obra de Marx en el pensamiento y la praxis de Espinoza Soriano. Ensus palabras:
“Era un delito no ser marxista en esos momentos [...] la mayoría estábamos impregnados de aquella teoría.” 
12
Así, alpreguntarle a qué filosofía de la historia se adhiere, responde:
“al marxismo. Ese es mi ideal, ese es mi preocupación. Que no lohaya logrado al cien por ciento es otra cosa. Pero ese ha sido mi anhelo.” 
13
De ahí entendemos la filiación y admiración que tienepor José Carlos Mariátegui, un marxista convicto y confeso. La lectura de la obra del Amauta le ha permitido ampliar

Activity (32)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Tabita Lucas liked this
sachapuyo liked this
Gatita Enamorada Ramos added this note
!nt3r3z@nt3 m3 @yudO cOn m!t@r3@ jajajaajaja...
sergio2385 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->