Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
sillas de ruedas

sillas de ruedas

Ratings: (0)|Views: 681 |Likes:
Published by yanikai

More info:

Published by: yanikai on Oct 02, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/03/2013

pdf

text

original

 
 Introducción
La primera representación conocidade una silla de ruedas, proveniente dela China, data del año 525 después de JC
[15]
.Mucho tiempo después, Felipe IIde España, quien padecía de gota dolo-rosa, utilizó en 1595 el primer sillón deruedas confortable, equipado con res-paldo y apoyapiés de inclinación varia- ble. Acausa de una fístula, Luis XIVtuvo que desplazarse desde 1686 en loque habría de convertirse en su
roulette.
La propulsión de todos estos aparatosera llevada a cabo por otra persona.En 1650, Faifler, un relojero alemánparapléjico, fabricó una especie develocímano de tres ruedas
(fig. 1)
accio-nado por manivelas que movilizabanmediante un engranaje la rueda delan-tera. Gracias a este aparato, por prime-ra vez la persona minusválida pudodesplazarse de manera autónoma.Cabe considerarlo un antepasado de la
voiturette
con volante concebida porPoirier entre las dos guerras mundia-les, que tras una notable renovacióndio origen a los triciclos de tracciónmanual actuales
(fig. 2).
Afines del siglo XIX, la fabricación delas sillas de ruedas aprovechó las mejo-ras de la bicicleta (rayos de acero, rue-das revestidas con caucho). Apartir dela guerra de 1914-1918 se empezaron aconstruir las sillas de ruedas con tubosunidos mediante placas metálicassobre las que se apoyaban los cojines.En 1933, los estadounidenses Everest y Jennings concibieron una silla revolu-cionaria que ofrecía dos grandes venta- jas: al ser poco voluminosa pasabafácilmente por espacios estrechos, peroademás era plegable, de manera quepodía cargarse en el automóvil.De ahí en adelante, los avances tecnoló-gicos de las sillas de ruedas provinie-ron sobre todo del ámbito deportivo. Apartir de 1945, Guttman organizó enInglaterra las primeras competicionesde carrera, baloncesto y esgrima ensilla de ruedas para pacientes del hos-pital de Stoke Mandeville. Estos depor-tes constituían un excelente comple-mento de la rehabilitación. El perfeccio-namiento de los modelos está en rela-ción con las incesantes mejoras tecnoló-gicas. Los nuevos materiales, la regula-ción del centro de gravedad, el retornoal chasis rígido, la inclinación de lasruedas traseras y la rueda delanteraúnica fueron incorporándose progresi-vamente a las sillas de ruedas de usocomún.La silla de ruedas con propulsión eléc-trica está actualmente en plena expan-sión. Sus últimas mejoras son el mandoelectrónico (en lugar del eléctrico), laergonomía del proceso de desarmadoen los modelos pequeños, las posicio-nes multifuncionales en los modelosmás perfeccionados y el desarrollo delas interfaces de conducción. En el futu-ro se mejorarán probablemente los sis-temas de asistencia a la conducción
[12]
.
Descripción
(fig. 3)
SILLAS DE RUEDAS LIVIANASY PLEGABLES
Son las más utilizadas. Por lo generalestán construidas con aluminio y pesanentre 13 y 17 kg. Esta levedad con res-
   E  n  c  y  c   l  o  p   é   d   i  e   M   é   d   i  c  o  -   C   h   i  r  u  r  g   i  c  a   l  e
 –   E  –
       2       6   -       1      7       0   -      B   -       1       0
Sillas de ruedas
B GuillonI Laffont 
Resumen.– La silla de ruedas es un medio de ayuda técnica en plena evolución del que existenmuy diferentes modelos (manuales, eléctricos, deportivos, verticalizadores, etc.). En este artícu-lo se describe en primer término el esquema de una silla de ruedas tradicional, distinguiendo las principales categorías. Luego se trata brevemente la propulsión (fisiología, consejos) y los crite-rios de elección. En el recuadro final se aclaran ciertos puntos sobre la accesibilidad, los cojines y los numerosos tipos de ruedas. Por último, se formulan algunas recomendaciones.Palabras clave:silla de ruedas, propulsión de las sillas de ruedas, paraplejía, hemiplejía.
©2002, Editions Scientifiques et Médicales Elsevier SAS, París. Todos los derechos reservados.
Bruno Guillon : 
Kinésithérapeute, service aide au choix du fau-teuil roulant, institut Garches.
Isabelle Laffont : 
Médecin des Hôpitaux, unité de médecine physique et réadaptation Widal 1.Hôpital Raymond Poincaré, 104, boulevard Raymond-Poincaré, 92380 Garches, France.
E –
26-170-B-10
     A    c     t    u    a      l      i      d    a      d    e    s
1
Velocímano de Faifler.
2
Triciclo de tracción manual.
 
pecto a los antiguos modelos de acerofacilita la carga en el automóvil pero, adiferencia de lo que suele creerse, casino influye en la calidad del rodar
[14]
,que depende principalmente de lasregulaciones de la silla en los modelosmás perfeccionados
(cf. infra)
.
I
Tipo clásico tradicional
Ventaja: precio y comodidad simila-res a los de los antiguos modelos deacero
(cf. infra)
;Inconvenientes: menos resistentesque los modelos de acero o que losmodelos livianos más perfeccionados
(cf. infra).
I
 Modelos más perfeccionados
(fig. 5)
Tienen un asiento a medida, un multi-palier en las ruedas traseras y nu-merosos accesorios optativos. Soncaros, pero sólidos y de buena calidad.En dos estudios estadounidenses
[9, 11]
seseñaló su superioridad general con res-pecto a los modelos livianos de tipo tra-dicional. Sin embargo, con un equipa-miento equivalente no son más livianosque los anteriores, y si están mal regu-lados pueden resultar peligrosos (ries-go de caída hacia atrás):a medida, con anchura, profundi-dad del asiento y altura del respaldomoduladas de a 2 cm;multipalier
(fig. 6)
que permitemodificar la posición de las ruedas tra-seras a partir de tres regulaciones:la regulación de la altura sirvepara cambiar la inclinación de laparte posterior del asiento (a fin devolverlo más cómodo) y modificar elcentro de gravedad. El cambio deinclinación del asiento entre las rue-das traseras modifica la posición delos miembros superiores sobre lospasamanos y, por ende, la calidad dela propulsión, que depende delgrado de flexión del codo (ideal: de100 a 120°)
[26]
;la posibilidad de llevar hacia ade-lante las ruedas traseras mejora elrodar
[20]
y facilita las maniobras endos ruedas, pero aumenta el riesgode caída hacia atrás;la inclinación de las ruedas trase-ras (más separadas abajo que arriba)mejora el giro alrededor del eje verti-cal
(fig. 7).
Muchos autores, entre los que se cuen-tan Boninger et al
[5]
y Tomlinson
[25]
,estudiaron estas diferentes regulacio-nes, aún poco conocidas y poco utili-zadas a causa de la lentitud de lasmodificaciones, pero esenciales paralos pacientes que se desplazan solos;numerosos accesorios optativos:apoyapiés, apoyacodos, característicasde las ruedas traseras y delanteras (diá-metro variable, neumáticos o gomasmacizas), pasamanos (aluminio, aceroinoxidable, titanio, antideslizante, consalientes), protecciones para los dedos,colores, etc.
SILLAS DE RUEDAS PARAPACIENTES HEMIPLÉJICOS
(fig. 8)
Salvo excepción, estas sillas brindanpoca o ninguna autonomía fuera deldomicilio o cuando existen obstáculos(cuesta, acera). Eventualmente, sepuede evaluar si conviene elegir unasilla con propulsión eléctrica. De locontrario, se distinguen los tressiguientes modos de propulsión.
I
Sistema de palanca pendular 
(fig. 9)
Es una silla muy útil durante la fase ini-cial de la rehabilitación, pero pocomaniobrable en el interior y difícil deempujar por otra persona en el exterior.Amenudo se necesita contar con otrasilla para las salidas.
I
Doble pasamanos
(figs. 10, 11)
Dos pasamanos en el mismo lado per-miten accionar una u otra rueda demanera independiente. Este modelo,fácil de empujar por otra persona,requiere que el paciente conozca biensu funcionamiento y que tenga sufi-ciente fuerza del lado sano, condicio-nes que reducen su utilidad.
I
 Asiento bajo
(fig. 12)
Se puede bajar el asiento de una silla clá-sica, que el paciente propulsa con lamano y guía con el pie. Este modelo,fácil de empujar por otra persona, cons-tituye una elección aceptable.Se ha de colocar un cojín adecuado(por ejemplo, de espuma viscoelástica)para evitar que la pelvis se deslicehacia adelante.
SILLAS DE RUEDAS DE GRANCOMODIDAD
(fig. 13)
La persona se siente mejor sostenidapor el asiento y el respaldo, que sonrígidos y envolventes. Pueden fijarsediversos accesorios con facilidad, como
2
E –
26-170-B-10
Sillas de ruedas
Kinesiterapia
3
Silla de ruedas tradicional.1. Empuñadura para propulsión por otra perso-na; 2. respaldo; 3. palanca para inclinar la sillahacia atrás (otra persona); 4. gran rueda trasera;5. pasamanos; 6. pequeña rueda delantera; 7.apoyapiés (pescante, paleta); 8. sostén para las piernas; 9. freno; 10. asiento; 11. apoyacodos yapoyabrazos.
4
Silla de ruedas liviana tradicional.
5
Silla de ruedas liviana perfeccionada.
6
 Multipalier de las ruedas traseras en una sillade ruedas liviana perfeccionada.
 
los destinados a calzar el tronco. En losmejores modelos se puede reclinar elconjunto asiento-respaldo-apoyapiés.Con estos sistemas de reclinación setrata de respetar la fisiología articular
[1]
.
SILLAS DE RUEDAS PLEGABLESTRADICIONALES O ESTÁNDAR
(fig. 14)
Están construidas con acero y pesanentre 19 y 23 kg.
SILLAS DE RUEDAS DEPORTIVAS
(fig. 15)
Puntos específicos:chasis rígido no plegable, resistentey liviano (escasa inercia);ruedas sumamente inclinadas: me- jor movilidad giratoria, protección delas manos en caso de choque, propul-sión fisiológica que respeta el valgo delcodo. Aumenta el ancho total de lasilla.Los pacientes parapléjicos, y aun lostetrapléjicos, utilizan cada vez más estetipo de silla en la vida cotidiana, aun-que con una menor inclinación de lasruedas. Debe estudiarse el modo decarga en el automóvil, porque estassillas no se pliegan y es imprescindibledesmontar las ruedas. Por lo demás,ofrecen numerosas ventajas: solidez,excelente rodar, comodidad (respaldoregulable en altura e inclinación parauna mejor adaptación).Los modelos con una rueda delanteraúnica facilitan aún más la rotación (porejemplo, para jugar al tenis).
SILLAS DE RUEDAS PARANIÑOS
Existen las mismas categorías antesenumeradas, pero en tamaños adecua-dos para los niños. La elección de unasilla de ruedas infantil rara vez puedeser perfecta, ya que el crecimiento esvariable en cada niño. Previendo el cre-cimiento estatural, que por lo generales más rápido que el crecimiento pon-deral, se debe elegir un asiento másprofundo que lo necesario y compen-sarlo temporalmente con un cojín en elrespaldo. Para calcular el ancho esimportante tomar en cuenta si el niñolleva aparatos en el muslo y la pierna,que aumentan considerablemente ladimensión transversal de la pelvis.Las sillas evolutivas no son plegables,para posibilitar la extensión del chasis alo ancho y a lo largo. Cuando el niñocrece, aumenta de peso y se vuelve másactivo, por lo que necesitará una silla deruedas más grande. Esta última, quedebería ser más resistente, en realidades más frágil. Lo ideal sería poder cam- biar de material una vez al año con el finde respetar la morfología de los niños.La silla de ruedas casi nunca resultaadecuada para los niños instalados enun corsé-asiento, menos aún cuandoimpone la abducción de las caderas.Los apoyapiés desplazados hacia afue-ra pueden resultar útiles, pero la escasaprofundidad del asiento siempre plan-tea un problema difícil de resolver enlos niños pequeños. Los chasis rodan-tes en los que se adapta una pieza pél-vica moldeada, descritos más abajo,aportan una solución eficaz, aunque lospadres suelen rechazarlos a causa de suaspecto antiestético.
SILLAS DE RUEDAS ELÉCTRICAS
Se conducen con un joystick. Si el pacien-te circula por espacios públicos puedenecesitar un seguro contra terceros.Todas las sillas de ruedas eléctricas seprograman con una consola informáti-ca (optativa) que permite regular lavelocidad, la aceleración y la desacele-ración, adaptándolas a las necesidadesde cada persona.Los motores eléctricos tienen entre 100 y450 W de potencia y funcionan con unatensión de 24 V. Se alimentan con dos baterías de 12 V montadas en serie, queson pesadas (de 10 a 20 kg cada una) ydeben recargarse periódicamente (encaso de uso intensivo, todas las nochesdurante no menos de 10 horas). Todaslas sillas de ruedas eléctricas traen uncargador que se conecta a la red.Existen dos tipos: con chasis plegable ycon chasis fijo.
3
Kinesiterapia
Sillas de ruedas
E –
26-170-B-10
7
Inclinación de lasruedas traseras.
8
Silla de ruedas para personas hemipléjicas.
9
Silla de ruedas con palanca pendular para per-sonas hemipléjicas.
10
Silla de ruedas con doble pasamanos para personas hemipléjicas.
11
Propulsión de unasilla de ruedas con doble pasamanos.
12
Silla de ruedas con propulsión podálica.

Activity (6)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
luciasm2012 added this note
Si, gracias a ellas por suerte mucha gente puede hacer casi vida normal, que de otra forma no podría. Un saludo. http://givas.es/siilas-de-ruedas/
bajarapunte liked this
bajarapunte liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->