Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
41Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
LA VIDA AUTOSUFICIENTE - Vol.2 - Revivir Con La Naturaleza - Alain Saury

LA VIDA AUTOSUFICIENTE - Vol.2 - Revivir Con La Naturaleza - Alain Saury

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 2,847|Likes:
Published by d4nk4r
Construir su propia casa, hacerse el pan, dar a luz la madre a su hijo: he ahí gestos esenciales olvidados por una humanidad caída. Guarecerse es una necesidad vital para todos los animales. Quien tiene su madriguera, su guarida, su nido, su antro... o su dormitorio a una altura de veinte pisos. Pues está claro que hay que poder reposar con toda tranquilidad y abrigo y hay que dejar que los pequeños se hagan mayores. En el caso del hombre, se añaden las posibilidades de la reflexión y de la creatividad artística o artesanal. Casi seguro que los árboles fueron los primeros abrigos naturales donde debimos
aprender poco a poco a utilizar todos los materiales que nos sirvieron para construir un habitat cada vez más funcional. «Estos árboles —como dice
Maeterlinck—, que dan al paseante el modelo de todos los grandes movimientos de resistencia necesaria, de coraje apacible, de expansión, de gravedad, de victoria
silenciosa y de perseverancia.» Después llegaron las cavernas: determinadas rocas ya horadadas por la erosión de las aguas podían ampliarse fácilmente. Después la vivienda hecha con carretales. A las ideas de cosecha, de cultivo y luego de caza, se añadirían las de pesca y llegarían las construcciones sobre estacas a la orilla de lagos llenos de peces.
De la casa aislada hasta el caserío y la aldea, nuestras moradas conservaron durante siglos un carácter amable donde fue posible vivir en contacto con la naturaleza y el ritmo de las estaciones, mucho más capaces de invitar a la reflexión que los conocimientos puramente librescos. El gran libro de la Naturaleza se ha vuelto ilegible para la mayoría de la humanidad, apilada en las ciudades monstruosas,
podrida como las manzanas, según la expresión de Mirabeau.
Que podamos hallar de nuevo este gozo primordial de crear nuestra propia vivienda con nuestras propias manos, utilizando los materiales no transformados
de una tierra que también nos nutre.
Construir su propia casa, hacerse el pan, dar a luz la madre a su hijo: he ahí gestos esenciales olvidados por una humanidad caída. Guarecerse es una necesidad vital para todos los animales. Quien tiene su madriguera, su guarida, su nido, su antro... o su dormitorio a una altura de veinte pisos. Pues está claro que hay que poder reposar con toda tranquilidad y abrigo y hay que dejar que los pequeños se hagan mayores. En el caso del hombre, se añaden las posibilidades de la reflexión y de la creatividad artística o artesanal. Casi seguro que los árboles fueron los primeros abrigos naturales donde debimos
aprender poco a poco a utilizar todos los materiales que nos sirvieron para construir un habitat cada vez más funcional. «Estos árboles —como dice
Maeterlinck—, que dan al paseante el modelo de todos los grandes movimientos de resistencia necesaria, de coraje apacible, de expansión, de gravedad, de victoria
silenciosa y de perseverancia.» Después llegaron las cavernas: determinadas rocas ya horadadas por la erosión de las aguas podían ampliarse fácilmente. Después la vivienda hecha con carretales. A las ideas de cosecha, de cultivo y luego de caza, se añadirían las de pesca y llegarían las construcciones sobre estacas a la orilla de lagos llenos de peces.
De la casa aislada hasta el caserío y la aldea, nuestras moradas conservaron durante siglos un carácter amable donde fue posible vivir en contacto con la naturaleza y el ritmo de las estaciones, mucho más capaces de invitar a la reflexión que los conocimientos puramente librescos. El gran libro de la Naturaleza se ha vuelto ilegible para la mayoría de la humanidad, apilada en las ciudades monstruosas,
podrida como las manzanas, según la expresión de Mirabeau.
Que podamos hallar de nuevo este gozo primordial de crear nuestra propia vivienda con nuestras propias manos, utilizando los materiales no transformados
de una tierra que también nos nutre.

More info:

Published by: d4nk4r on Oct 10, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/22/2013

pdf

text

original

 
LA VIDAAUTOSUEOENTE
 j^,
á f
I
1 >
I ?
I
c I íL
r
Alain Saury
V^
1
EDITORIAL BLUME
>=• -. i.-** -
v
 
LA VIDAAUTOSUFI
revivir con la naturaleza
Alain Sanrv
2
EDITORIAL
feíXSl
BLUME SA
EDITORIAL BLUMEMilanesat, 21-23. 08017 Barcelona
 
Título original:
Le manuel de la vie sauvage
Traducción: A. MartínezEdición: Isidro SánchezDirector de producción: Ramón Sureda
Primera edición, 1987 ©
1981 Editions Dangles, St. Jean de Braye, Francia© 1987 Editorial Blume, S. A., BarcelonaISBN: 84-7031-576-5 (obra completa)ISBN: 84-7031-578-1 (tomo II)Depósito legal: B-903-87Impreso en España por T. G. Soler, Esplugues de LlobregatReservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción total o parcial de este libro por cualquier medio mecánico, fotomecánico o electrónico, sin la debida autorización porescrito del editor.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->