Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
9Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Milán Rodríguez v. Muñoz

Milán Rodríguez v. Muñoz

Ratings: (0)|Views: 553 |Likes:

More info:

Published by: Christian Emmanuel Ortega Sánchez on Oct 13, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/19/2013

pdf

text

original

 
Westlaw Delivery Summary Report for BERMUDEZTEJERO,A
Date/Time of Request: Monday, October 4, 2010 04:35 CentralClient Identifier: ANGEL BERMUDEZ TEJERODatabase: PRS-CSCitation Text: 110 D.P.R. 610Lines: 398Documents: 1Images: 0Recipient(s): c.ortega.1989@gmail.comThe material accompanying this summary is subject to copyright. Usage is governed by contract with Thomson Reuters,West and their affiliates.
 
Elsa Milán Rodríguez, demandante y recurrida v.Ensor Muñoz Gil de Lamadrid, demandado y peti-cionario.Elsa Milán Rodríguez, demandante y recurridav.Ensor Muñoz Gil de Lamadrid, demandado y peti-cionario.Número: O-80-445Resuelto: 15 de enero de 1981JAN 15, 1981En El Tribunal Supremo De Puerto Rico.Peticiónde Certiorari para revisar una Resoluciónde Dan F. Rodríguez, J. (San Juan), declarando sinlugar una moción de desestimación de una demandaen reclamación de alimentos permanentes para unaesposa divorciada. Confirmada.José Elías Zayas, abogado del peticionario; José E.Vilá Barnés, abogado de la recurrida; Héctor A.Colón Cruz, Procurador General y Federico CedóAlzamora, Procurador General Auxiliar, abogadosdel Estado Libre Asociado de Puerto Rico.El Juez Asociado Señor Negrón García emitió laopinión del Tribunal.
**1
A manera de trasfondo conceptual para lasolución de este caso y con referencia a laevolución jurídica de la condición de la mujer,evocamos las siguientes palabras: ‘[l]os cambiadosartículos suponen el reconocimiento, por el legis-lador, de unas realidades sociales que hasta ahorano habían trascendido al campo del Derecho (lanorma, casi siempre en retraso frente a la vida): lanueva identidad de la esposa, que no se define yaexclusivamente como madre y animal doméstico ode labor dentro de la casa, sino como ser con dig-nidad y libertad iguales a las del varón, y por tantocon derecho a que, como regla general, se le depar-en las mismas oportunidades y posibilidades jur#idicas‘. J. L. Lacruz Berdejo, El Nuevo DerechoCivil de la Mujer Casada, Madrid, Ed. Civitas,S.A., 1975, pág. 23. (Bastardillas nuestras.)Manteniendo en mente las mismas, nos pronun-ciamos sobre la validez constitucional del Art. 109del Código Civil --no tocado en esa reforma-- queen lo pertinente reza:Si la mujer que ha obtenido el divorcio no cuentacon suficientes medios para vivir, el Tribunal Su-perior podrá asignarle alimentos discrecionales delos ingresos, rentas, sueldos o bienes que sean de lapropiedad del marido, sin que pueda exceder lapensión alimenticia de la cuarta parte de los in-gresos, rentas o sueldospercibidos.31 LPRA sec. 385.ILas partes se divorciaron por la causal de aban-dono. Durante el matrimonio no procrearon hijos.Subsiguientemente, Elsa Milán Rodríguez, en calid-ad de
*612
cónyuge inocente, solicitó pensión ali-menticia en virtud del transcrito artículo. Su ex-esposo, aquí peticionario. Ensor Muñoz Gil de La-madrid, se opuso impugnando la constitucionalidadde dicho precepto por alegadamente representar unaclasificacn discriminatoria a base de sexo yprivarle de la igual protección de las leyes, encontravención al primicial mandato plasmado en laCarta de Derechos de nuestra Ley Fundamental:La dignidad del ser humano es inviolable. Todoslos hombres son iguales ante la ley. No podrá es-tablecerse discrimen alguno por motivo de raza,color, sexo, nacimiento, o condición social, ni ideas jurídicas o religiosas. Tanto las leyes como el sis-tema de instrucción pública encarnarán estos princi-pios de esencial igualdad humana. (Bastardillasnuestras.)El planteamiento no prosperó y el ilustrado foro de110 D.P.R. 610 FOR EDUCATIONAL USE ONLY Page 1© 2010 Thomson Reuters. No Claim to Orig. US Gov. Works.
 
instancia nela desestimacn. En ntesisresolvió, ‘... que estamos obligados a suplir laomisión del Artículo 109 y armonizarlo de tal man-era que no quede duda de que dicho Artículo nohace una distinción discriminatoria, porque auncuando le impone la obligación al hombre deproveer alimentos a la mujer, no prohíbe que a suvez un Tribunal le imponga una pensión alimenticiaa la mujer en favor de su ex-esposo cuando lasituacn de éste lo requiera y la situacn deaquélla lo permita.‘ (Bastardillas nuestras.) Revis-amos.
**2
IILa genealogía de la disposición que nos ocupa seremonta al Art. 177 del Código Civil de 1902 pro-cedente, a su vez, del 160 del Código Civil del
*613
estado deLouisiana.FN1A su amparo, desdeprincipios de siglo reconocimos a la mujer elderecho a pensión post-divorcio, si ella demostrabahallarse en las circunstancias allí prescritas. Laobligación recaía siempre sobre elesposo.Moralesv. Rivera, 8 D.P.R. 463 (1905);Puigdollers v. Monroig, 26 D.P.R. 310 (1918);Sacarello v. Rubio, 44 D.P.R. 883 (1933); Meléndez v.Tribl. Superior, 77 D.P.R. 535 (1954); Suria v. FernándezNegrón, 101 D.P.R. 316, 318 (1973). En este último casoprecisamos la característica dinámica que entraña elconcepto de alimentos, exponiendo que ‘se recla-man o se dispensan al ritmo de las circunstanciascambiantes de alimentante y alimentista‘. Pág. 320.Debido a su antigüedad, carecemos de un Diario deSesiones que de modo más científico nos permitainvestigar los motivos legislativos que impulsaronsu redacción original. Aún así, de su lectura po-demos extraer que la hipótesis central en que des-cansa es que la mujer se encuentra en condicionesde inferioridad económica. Este supuesto, posible-mente válido hace varias décadas, formaba partedel arman y diseño judico que situaba a lamujer en una posición de estricta sumisión y abso-luta fragilidad frente al hombre, lo que, a su vez,exigía una defensa legal superior y una proteccióneconómica mayor. Específicamente podemos de-tectar como tesis primaria que casi todos los ex-maridos, en contraste con las esposas, cuantitativa ycualificativamente, son de incuestionable solvenciaeconómica y autosuficiencia. De lo contrario ¿cómo se explica el lenguaje que les impone para elsolo beneficio de la mujer una pensión de hasta unacuarta (1/4) parte de sus ingresos?Aceptamos que existe un interés apremiante ylegítimo del Estado en la reglamentación de lasrelaciones familiares y alimentos entre parientes.Como atinadamente expone Manresa, citando a Ar-razola:‘El ser humano, que viene a la vida con el destinoque le señale su propia naturaleza, tiene un derechoa la existencia y al desarrollo de la misma
*614
según sus facultades; es decir, tiene un derecho ab-soluto a su conservación. En la organización actualde la familia y de la sociedad se halla impuesta,primero a los parientes y después al Estado, laobligación de proveer a dicha necesidad; y cadauno en su caso está en el deber de procurar al quepor sí no podría cumplir dicho fin, los medios ne-cesarios para su conservación y desarrollo: deberaltamente social, que no depende de la voluntad delque le tiene, sino que se impone a todos como unade las condiciones necesarias de la vida progresivade la humanidad.‘ Manresa, Comentarios al CódigoCivil Español, Madrid, Ed. Reus, 1956, Vol. I,págs. 782-783.
**3
Resulta genuino el propósito gubernamental deque durante la vigencia del matrimonio, al igual queuna vez rota esa unión, exista y subsista potencial-mente la obligación de prestar alimentos al ex-cónyuge. Independientemente de que este deberesté o no basado en el derecho a la existencia pro-clamado por Arrazola, o fundado en otras razonestales como los sentimientos de cariño y afecto quenacen en el seno familiar, los principios filosóficos,éticos y morales de solidaridad humana, o en moti-vaciones de tipo religiosas --piedad o caridad--ciertamente se justifica el interés, la intervención yreglamentación del Estado en materia de prestaciónde alimentos bajo la premisa, incuestionablemente110 D.P.R. 610 FOR EDUCATIONAL USE ONLY Page 2© 2010 Thomson Reuters. No Claim to Orig. US Gov. Works.

Activity (9)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
smd_2491 liked this
smd_2491 liked this
cmedina2002 liked this
cmedina2002 liked this
cmedina2002 liked this
cmedina2002 liked this
cmedina2002 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->