Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Florinda Donner - El Sueno de La Bruja _Prologo de Carlos Castaneda

Florinda Donner - El Sueno de La Bruja _Prologo de Carlos Castaneda

Ratings: (0)|Views: 846|Likes:
Published by Blooski

More info:

Published by: Blooski on Oct 20, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/04/2013

pdf

text

original

 
EL SUEÑO DE LA BRUJA
 
Florinda Donner
 
-0-
Prólogo de Carlos Castaneda
 
-0-
Traducción de Josefina Guerrero Monforte
 
Editorial Planeta
 Colección Contemporánea-0-
INDICE
 Prólogo 7Notas de la autora 9Primera Parte 11Segunda Parte 55Tercera Parte 75Cuarta Parte 99Quinta Parte 121Sexta Parte 145Séptima Parte 169Octava Parte 193Epílogo 217-0-
Para todos aquellos cuyos nombres no puedo mencionar 
 -0-
Prólogo
 
L
a obra de Florinda Donner tiene un significado muy especial para mí. Enrealidad concuerda con mi propia obra y, al mismo tiempo, difiere de ella. Es comosi Florinda Donner y yo fuésemos colaboradores. Ambos estamos comprometidos
 
en el mismo empeño, los dos pertenecemos al mundo de don Juan Matus. Ladiferencia radica en que ella es una mujer. En el mundo de Juan, hombres ymujeres siguen la misma dirección, el camino del guerrero, pero por diferentesmárgenes. Por consiguiente, las perspectivas de los fenómenos obtenidos desdeambas posiciones diferirán forzosamente en detalle aunque no en su cualidaddistintiva.En cualquier otra circunstancia esta afinidad con Florinda Donner habríaengendrado inevitablemente un sentimiento de lealtad más que de impecableanálisis, pero, según las premisas del camino del guerrero que ambos seguimos,la lealtad se expresa únicamente en función de autoexigirnos lo mejor, y esacualidad superior que nos proponemos implica el análisis riguroso de cuantohacemos.Según las enseñanzas de Juan y aplicando la premisa del guerrero, hesometido a un implacable examen la obra de Florinda Donner y, según mi criterio,he descubierto que existen en ella tres niveles distintos, tres esferas diferentes deapreciación.El primero es el rico detalle de su narrativa y descripciones. Para mí,semejante detalle es etnografía. Los pormenores de la vida cotidiana, los tópicosdel escenario cultural de los personajes que describe, resultan totalmentedesconocidos para nosotros.El segundo se relaciona con el arte. Me atrevería a decir que el etnógrafotambién debería ser escritor. A fin de situarnos indirectamente en el horizonte quedescribe, tendría que ser algo más que un experto en ciencias sociales: deberíaser un artista.El tercero es la honradez, sencillez y claridad de la obra. Sin duda es ésteel punto en que soy más exigente. Florinda Donner y yo hemos sido modeladospor la misma fuerza; por consiguiente, su obra debe conformarse a unas pautasgenerales en su esfuerzo por alcanzar la perfección. Don Juan nos ha enseñadoque nuestra obra ha de reflejar por completo nuestra existencia.No puedo dejar de sentir la admiración y el respeto del guerrero haciaFlorinda Donner, que, a solas y enfrentándose a fuerzas superiores, ha mantenidosu ecuanimidad, ha seguido fielmente el camino del guerrero y ha observado al piede la letra las enseñanzas de don Juan.CARLOS CASTANEDA-0-
Nota de la autora
E
l estado de Miranda, al noreste de Venezuela, estuvo poblado por indioscaribes y ciparicotos en tiempos precolombinos. Durante la época colonialsobresalieron otros dos grupos raciales y culturales; los colonizadores españoles ylos esclavos africanos que los primeros llevaron a trabajar en sus plantaciones yminas.
 
Los descendientes de aquellos indios, hispanos y africanos constituyen lapoblación mestiza que actualmente habita en las pequeñas aldeas, pueblos yciudades diseminados por el interior y por la costa.Algunos pueblos del Estado de Miranda se han hecho famosos por suscuranderos y brujos. Como también espiritistas, médiums y brujos. Como quieraque a la sazón yo estudiaba antropología y estaba interesada por las técnicascurativas, trabajé con una curandera. Respetando sus deseos de mantener elanonimato la llamaré Mercedes Peralta y daré el nombre de Curmina a su pueblo.Ciñéndome a la mayor precisión y exactitud, y autorizada por la curandera,anoté en unos apuntes de campo todos los aspectos de nuestra relacionespersonales desde el momento en que llegué a su casa y también registré porseparado todo cuanto me contaron algunos de sus pacientes acerca de sí mismos.Esta obra está constituida por los fragmentos de mis apuntes de campo y por lashistorias de los pacientes escogidos por la propia Mercedes Peralta. Aunque laspartes procedentes de mi diario aparecen escritas en primera persona, heredactado las historias de los pacientes en tercera. Esta es la única libertad queme he tomado con dicho material, aparte de cambiar los nombres y los datospersonales de los personajes a los que me refiero.-0-
Primera Parte
1
T
odo comenzó con un suceso trascendental, un acontecimiento queconfiguró el curso de mi vida. Conocí a un indio del norte de México que era unnagual.El diccionario de la
Real Academia Española 
define la voz
nagual 
como laadaptación española de una palabra que significa hechicero o brujo en la lenguanáhuatl hablada en el sur de México.En el México moderno circulan historias y tradiciones sobre naguals,hombres de tiempos antiguos que poseían poderes extraordinarios y realizabanactos inimaginables. Pero actualmente, en ambientes urbanos e incluso rurales,los naguals son seres puramente legendarios; parecen encontrarse tan sólo en loscuentos populares, en los rumores o en el mundo de la fantasía.Sin embargo el nagual que conocí era real; no había nada ilusorio en él.Cuando a impulsos de mi ingenua curiosidad le pregunté qué le había convertidoen nagual, me ofreció una explicación al parecer sencilla y sin embargoprofundamente compleja en cuanto hacía y de lo que era. Me dijo que elnagualismo comienza con dos certezas: la seguridad de que los humanos sonseres extraordinarios que viven en un mundo también extraordinario y la de que niel hombre ni el mundo deben ser aceptados como tales en ninguna circunstancia.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->