Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
15Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La civilización y el carácter

La civilización y el carácter

Ratings: (0)|Views: 476|Likes:

More info:

Published by: Inversa-revista de Antropología on Oct 25, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/03/2013

pdf

text

original

 
3737373737
 evi   s  t  a I  nv e s  a ol  .N o. (   0  0  6  )  
L
a civilización y el carácter:
 Apuntes sobre el significado del mestizaje enel siglo XIX colombiano
Oscar Javier Barrera Aguilera
ojbarreraa@unal.edu.co AntropólogoUniversidad Nacional de Colombia, Sede Bogotá
Palabras claves
Mestizaje, República, nación,Estado-nación, Antropología.
Key words
Miscegenation, nation-state,republic, anthropology,nation.
Recibido:
21/05/2006
En revisión desde:
26/05/2006
 Aceptado para publicación:
12/06/2006
     E     N     S     A     Y     O
Resumen
Este ensayo ofrece un acercamiento al mestizaje como articulador de la diferencia y la diversidad en el proceso de construcción del Estado-nación colombiano duranteel período de la República. La exploración de los escritos de algunos políticos dela segunda mitad del S. XIX evidencia el vínculo existente entre el mestizaje y losideales de civilización -progreso y democracia- que guiaban sus proyectos políticos.Estas propuestas políticas respondían a una contradicción entre el deseo decontinuar con el proyecto de civilización europeo y el interés por legitimar unnuevo proyecto de república. El artículo enfatiza que, en torno a la relación entremestizaje y nación, no han cesado de producirse propuestas políticas y plantea queesta historia de pugnas discursivas en torno a la mediación de la diferencia dentrodel Estado-nación, constituye el suelo donde la antropología colombiana hundesus raíces. La riqueza de esta exploración consiste en rastrear la relación entre laproducción antropológica, los regímenes discursivos que se movilizan dentro delos proyectos de Estado-nación, y los posicionamientos políticos en pugna.
 Abstract
This paper provides an approach to miscegenation as a way of linking differenceand diversity in the construction of Colombian national-state during
republican
period. The exploration of texts written by mid 19
th
century politicians, demonstratesthe bond between racial-mix and the ideals of civilization –democracy and progress- which guided their political projects. These political proposals answered to acontradiction between the aims of continuing with a European civilization idealand the interests in legitimizing a new republic project. The article stresses thefact that, concerning miscegenation and nation, political proposals haven’t ceased;it also argues that this history of discursive battles regarding the mediation of difference within the national-state builds up the ground in which Colombiananthropology has established its roots. The significance of this exploration consistsin tracing the relationship between anthropologic productions, discursive regimescontained in national-state projects, and the struggling political positions.
Revista Inversa, Vol. 2, No.2 (2006): 37-61.
 
3838383838
«Aquí tenemos unos más lecheque café, otros más café queleche, y otros café tinto sinmezcla, pero leche pura, nadie»(Manuel M. Madiedo citado en Uribe Uribe, 1907:44).
ecientemente
1
han
2
reaparecido argumentaciones que buscanexplicar los problemas del país apelando a indagaciones sobre lascaracterísticas «culturales» de la población colombiana. El territoriodesordenado, la anarquía política, el regionalismo, el atrasoeconómico y la corrupción, en opinión del genetista Emilio Yunis, muestranque «cuando un fenómeno es tan generalizado que todos los miembros de ungrupo social participan de él, en el transcurrir del tiempo, estamos autorizadosa decir que se trata de algo estructural, que forma parte de nuestra cultura»(Yunis, 2003: 3-4).Desde esta perspectiva, histórica y geográficamente, y por lo tanto, apoyandola afirmación de ser una característica de los colombianos, se han creado«paquetes» humanos con difícil comunicación entre sí: desde la actituddefensiva de los colonizadores que crearon un ghetto para ellos mismos,pasando por las políticas colonizadoras que propiciaron el aislamiento de lasprovincias, hasta el desplazamiento actual a causa de la violencia, hanevidenciado el carácter negativo o la falta del contacto entre los colombianos
3
.Este hecho, en la argumentación del doctor Yunis, sería una manifestación y corroboración de las dos principales características de la población colombiana:la fragmentación y la endogamia. En cuanto a la primera, considera que elnimio contacto entre los colombianos hizo y continúa haciendo de Colombiaun país andino en el que sus minorías, como en el caso de las comunidadesindígenas, son desplazadas a la periferia, lo que ha producido unaregionalización de la raza en la nación: en la zona de los Andes hay predominiode gente blanca, en el norte del país de gente mulata, en el sur de mestizoscon fondo indígena, al occidente gente negra en su mayoría y, finalmente, unoriente deshabitado y olvidado. Así, esta situación de «endogamia cultural»dibujaría un país fragmentado y en éxodo, que rechaza al otro y en el que nohay confluencia de identidades regionales agrupadas en un objetivo común.Debido a la falta de comunicación y de intercambio, no hay una idea clara dela unidad nacional. En palabras de Yunis:
«A diferencia de la diversidad regional que existe en muchos países, le hemos agregado elmosaico racial con su buena dosis de exclusión, y una enorme desigualdad en logros decada una de ellas, agravado todo ello por el hecho de no haber existido en Colombia ningúnproceso, ningún contenido, que nos haya puesto en contacto a unos con otros».(...) «De nuevo la pregunta: ¿por qué somos así?, es pertinente. Parte de las mismas bases,su fundamento es el mismo, pero se enfoca más en la vida cotidiana, el bolero, el tango, laradio, el fútbol, aspectos todos con los que se construía la nacionalidad, de nuevo fragmentada, nunca con la capacidad de sustituir el contacto humano, la comunicacióndirecta humana, la convergencia de productos, seres humanos, genes y culturas paramezclarse y producir nuevas síntesis» (Yunis, 2003: 11-12).
R
1
Este texto hace parte del trabajode grado titulado «Tente en el Aire,No te Entiendo. Ensayo deInterpretación de Estampas yDiscursos del Mestizaje enColombia» presentado en el año2005 para optar el título deAntropólogo en la UniversidadNacional de Colombia, sedeBogotá.
2
El presente documento haceparte del libro inédito «Avataresde la Antropología en Colombia.Serie de cuadernos del Seminariode Antropología de la Antropología.Cuaderno No.1» editado porCamilo Luna, Aura Reyes, Luz ÁngelaRojas y Daniel Varela integrantesdel grupo de Historia de laAntropología en Colombia de laUniversidad Nacional de Colombia.Este texto fue publicado en asociocon Inversa, como parte de unaestrategia de difusión que sedesarrollará en el número 3 y 4 dela publicación. Todos los derechosde reproducción pertenecen a loseditores responsables del libro delcual hace parte el presente artículo.
3
Estos planteamientos fueronexpuestos por Emilio Yunis en laemisión del viernes 28 de mayo de2004 del programa «U.N. análisis»de
U.N. Radio.
   L  a  c   i  v   i   l   i  z  a  c   i   ó  n  y  e   l  c  a  r   á  c   t  e  r  :  a  p  u  n   t  e  s . . .   P  p .   3   7  -   5   9 .   O  s  c  a  r   J  a  v   i  e  r   B  a  r  r  e  r  a   A  g  u   i   l  e  r  a
 
3939393939
 evi   s  t  a I  nv e s  a ol  .N o. (   0  0  6  )  
Es así como para Yunis el mestizaje es un proceso inacabado, y Colombiaun país en «obra negra», con maestros por doquier. En este mismo orden deideas, ya que la nación no se brinda a sí misma, no ha de esperarse que lo hagacon el forastero o el vecino: es un país que no se da al otro. Este no «brindarse»constituiría el tercer hecho estructural de la cultura colombiana. Asumiendoque la historia ha sido una constante de separación, este fenómeno se habríainfiltrado en el organismo de los colombianos. De este modo, el hecho de noser incluido y de ser extraño ante todo el mundo describiría a Colombiacomo una «cultura ladina»: el colombiano engaña, miente, muerde, envidia,etc. Así, en tanto que hechos estructurales, la endogamia y lo ladino,constituyen elementos culturales de los colombianos. Según Yunis, esto haríaque el «otro» sea el corrupto mientras el «yo» sería correcto. No somos mejoresni peores por los genes, pero sí mejores o peores por la historia. «Sin embargo–afirma–, el orgullo que para algunos significa ser mestizo marca de nuevouna distancia entre lo que somos y lo que queremos ser, entre la forma comonos miramos y lo que hacemos, entre el país que tenemos y el que quisiéramostener» (Yunis, 2003: 1). En otras palabras, somos diversos y conflictivos y queremos ser blancos y homogéneos.Tal parece ser más el deseo del investigador que el del conjunto de lapoblación colombiana si tomamos en cuenta el regionalismo del país. En elfondo, es el deseo de quien deposita en manos de científicos e intelectuales lasolución a la fragmentación que hizo de Colombia un país propenso a lasimágenes y no a los hechos. Así, la «regionalización de los genes» sería unaequivocación histórica donde cada parcialidad es diferenciada por su raza y nivel de desarrollo. A su vez, representaría la imposibilidad del Estadomoderno en Colombia que riñe con las identidades locales y regionales. Portodo esto, considero que este empecinado deseo de unidad nacional por unaparte, nos hace pasar por presas de la historia no en el sentido de cambioconstante sino en el de sino nefasto, como estructura que todo lo constriñe, y por otra, duda de la autonomía del país y de su gente. La supuesta carenciade conciencia y de acción ante la situación de fragmentación así lo indicaría,como también, la ausencia de planeación, máxima expresión del desarrollocultural. En este caso, la confusión entre cultura y educación deviene deconsiderar a Colombia lejos del modelo de nacionalidad y civilización europeao, en otros casos, considerar la cultura como algo congénito, y también enperseguir explicar ¿por qué somos así? antes de considerar ¿quiénes somos?Por otra parte, conduce a considerar la diversidad cultural como el causantede nuestros problemas, al adjudicarle a nuestra gente la causa de nuestrosmales, por lo que debería ser civilizada de la mano de la ciencia y de launificación de criterios, ya que la historia pétrea la ha condenado a los malesde la anarquía cultural
4
.Esta lectura moral de la historia, nos sirve de pretexto a la discusión de larelación que ésta tiene con la raza y con la cultura, que no constituye unasunto reciente. La constancia del contacto biológico y cultural en nuestrahistoria, ha recibido variadas interpretaciones de los temas que otrora fueranlos pilares de la disciplina antropológica. Con tales fines, en las próximaspáginas, nuestro interés por los años posteriores a la declaración de laIndependencia, pretende reactivar el debate sobre las características de lapoblación, el mestizaje y la constitución de la nacionalidad y reconocer cómoel otro ha sido elaborado a base de un amasijo entre raza, historia y cultura.
4
No hará mucho tiempo que laperiodista Piedad Bonnet hacía unaobservación de las mismascaracterísticas. Iniciaba con undiagnóstico de los males del país paraluego relacionar la debilidad estatalcon algunos comportamientossociales y expresiones culturales delos colombianos como la sensaciónde desamparo y desconfianza ante laley. El clientelismo, la corrupción, laburocracia y la impunidad, serían otroselementos que identificarían a loscolombianos y revelarían la falta deconsenso y el predomino demotivaciones individuales. En el fondode su artículo, se encuentra lapregunta sobre si los colombianossomos modernos. Para ella, la literaturabrindaría un poco de luz en lapenumbra, y sus artífices, losintelectuales, serían los guías de lasociedad. Tras reconocer que laviolencia es múltiple y tiene diversasmanifestaciones, encuentra que es lacausa de nuestra mala imagen paraquienes observan desde fuera. En elfondo de esta preocupación denuevo aparece la inquietud por¿quiénes somos? En el mundocolombiano de la sobrevivencia del«vivo» identifica los siguientes grupossociales: los que padecen, laseudoaristocracia, la pequeñaburguesía, el pueblo y, finalmente, losreflexivos, racionales, modernos ycivilizados. Pero, ¿qué ha causado estaenfermedad?, ¿por qué somos egoístas,insolidarios e incapaces? Porque nonos acercamos a la razón, porquevivimos una prolongada Edad Media.Mientras esto sucede con el gruesode la población, el artista es libre através de la escritura y transgrede,transforma esta sociedad caminandohacia lo universal. Para ella la literaturaconduce al ser verdadero delcolombiano, a su propia cultura. Pero,y ¿qué es cultura? Ella alude alespectáculo, la educación y todo lootro que envuelve la modernidad. EsLa literatura que imagina, la cienciaque observa y describe, es la Colombiade los ilustrados tan lejana a la delpueblo. Curiosamente el ensayo fueleído durante el encuentro deescritores en una Feria del Libro enBogotá. Dar un vistazo a: BONNET,PIEDAD. 1998. La guerra y la culturao la cultura de la guerra. En
 MagazínDominical 
, No. 789 (junio28): 11-14.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->