Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La identidad fantasmática de Odiseo

La identidad fantasmática de Odiseo

Ratings: (0)|Views: 175 |Likes:

More info:

Published by: Guido Fernandez Parmo on Oct 30, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/30/2010

pdf

text

original

 
La identidad fantasmática de Odiseo
Universidad de MorónGuido Fernández Parmoguido@fernandezparmo.com.ar La propuesta del siguiente trabajo es pensar a la identidad en Odisea. Para ello,partiremos de
algunas nociones de la antropología estructuralista y “postestructuralista”
que la piensan a partir de la diferencia. Desde este marco teórico, analizaremos la figurade Odiseo, con sus múltiples caras, y la de Telémaco, como un ejemplo original de lapoesía homérica que anticipa algunas ideas filosóficas posteriores.I.El estado de desaparecido, en Odisea, es un estado intermedio entre la vida y la muerte.Su principal característica es la de no tener un tipo de existencia fenoménica, un tipo derasgo, sea por el cuerpo o por un rastro físico, que permite su localización en estemundo. La desaparición de Odiseo se entiende, fundamentalmente, por las coordenadasdel mundo conocido. Mientras que cada uno de los héroes, o bien regresó a su tierra obien murió, Odiseo no hizo ni una cosa ni la otra, está fuera del tiempo y del espacio.Es preciso ubicarse en ese mundo, que es justamente lo que Telémaco hace alcomienzo de la obra. Esta desaparición se relaciona con al menos dos características:con el mar, desde luego, ese espacio inmarcable, y con la noche. Al menos así estáplanteado explícitamente en el poema, si bien sabemos que además se relaciona con elanonimato y el olvido. El anonimato por parte de Odiseo mismo, quien se presentasiempre de una manera distinta, y olvido en la medida en que es la amenaza constantede todo el poema, casi su motor, para mantener al héroe en ese estado intermedio.
 
En el canto I, Telémaco dice:
 
“desde entonces ni vi más a Ulises ni Ulises me havisto” (
Od.
I, 212). En 241, Odiseo está desaparecido, rehén en las sombras,
desaparecido “sin ser visto ni oído”.
Odiseo ni puede ser visto ni puede ver. Por un lado,desde luego, Odiseo no puede ser visto por su estado de desaparecido, por su expulsióndel mundo civilizado. Odiseo tampoco lo ha visto a Telémaco, de tal forma que elpropio Telémaco no ha podido completar su identidad al faltarle el padre, Odiseo estátan opaco como una estatua. Ente los griegos la vista era el sentido más importante, y laidentidad se juega en la dialéctica de ser y ser visto. La propia gloria de los héroes tienecomo base la mirada de algún otro de las propias hazañas. La mirada del otro como luz,que ilumina el nombre propio. La reputación del héroe se relaciona, así, con su imagen,imagen que pone en juego la honra o la vergüenza
1
. No poder ser visto, tanto por partede Odiseo como por parte de Telémaco, supone no ganarse esa fama o gloria que hace ala identidad heroica.Sabemos de la importancia de la mirada como forma de organización cósmica:un rostro de piedra se relaciona con la muerte, con la oscuridad y, en definitiva, con elcaos. La mirada, o más bien el ojo, puede ser entendido como un pequeño sol que, consu rayo de luz, ilumina el objeto visto
2
. Desde la oscuridad del olvido, desde esaoscuridad caótica, Odiseo no puede ver a Telémaco, Telémaco no es iluminado por supadre, y, de esa manera, comparte con él cierto grado de desaparición. Si Telémaco nopuede ser visto por el padre es porque también, a su manera, está en las tinieblas, estáhundido en la oscuridad del anonimato.
En el canto I, Telémaco dice que la felicidad había reinado en Ítaca “mientras
ese que sabes vivió en el país; más ahora / otra cosa tramando ruinas quisieron losdioses, / que han
borrado su fama
en el mundo cual nunca lo hicieron / con ningún
1
 
Schlee Eyler, F. M. “Odisseus entre os Feácios: apresentaçâo e representaçâo na poesia”: en: de Souza
Lessa, F.-da Cunha Bustamante, R. (oganizadores).
 Memoria & Festa
, 410
2
Vernant, J.-P.
 El individuo, la muerte y el amor...
, 116
 
otro hombre: no fuera tan grande mi pena / si él cayera en Ilión en mitad de sus tropas oen brazos / de los suyos después de acabada la guerra, que entonces / los argivos enpleno le hubieran
alzado una tumba
 / y un
renombre glorioso
le hubiera quedado a
este hijo” (235). Nuevamente, Odiseo visto y oído, visto al menos en una tumba y oído
en una fama que, al momento, no llega a los oídos de Telémaco. Se trata del comienzodel poema y Telémaco todavía no sabe nada de su padre, su nombre ha sido borrado delmundo. El proceso de reconocimiento se irá constituyendo mediante las palabras y lascosas, los discursos y las prácticas. En efecto, la primera tarea de Telémaco es ir arecoger alguna información de Néstor. Junto a las palabras del anciano, más tarde, el joven se reunirá con las prácticas propias de su padre y con las marcas físicas de suidentidad. Palabras y cosas de la identidad.La Odisea también es el relato de cómo un joven se hace de un nombre, pasa a lavida adulta. El tema es el del reconocimiento y el de las identificaciones. Telémaco
dice: “¿qué mortal reconoce su sangre?”: se trata de algo que no se ve y es necesario un
reconocimiento mediante una identificación sensible: la identidad se da, en principio yde manera vaga, en el parecido de las cabezas y en el fulgor de los ojos (I, 208), por allí viene la recuperación de la identidad. Néstor ve a Telémaco y, aun sin saber siefectivamente es el hijo, no puede dejar de asombrarse por el parecido. Una primeramanera de identificación, un primer reflejo, entre Odiseo y Telémaco, reflejo que se
desdoblará más adelante en muchos otros, pero que es el comienzo: “Mas el pasmo me
embarga al mirarte, / que es el mismo tu modo de hablar, aunque nadie creyera / que atu edad di
scurrieses así igual que él” (III, 123 y ss).
 
Telémaco también dice: que es hijo de él, “según cuentan”,
pero parece no darleimportancia a esos rumores. De lo que se trata es de recuperar la identidad perdida pormedio del reconocimiento y no sólo de los rumores. Atenea responde en 221

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->