Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
101Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Luhmann Niklas - Sistemas Sociales Lineamientos Para Una Teoria General

Luhmann Niklas - Sistemas Sociales Lineamientos Para Una Teoria General

Ratings: (0)|Views: 5,137|Likes:
Published by archivosociologico

More info:

Published by: archivosociologico on Nov 03, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/01/2015

pdf

text

original

 
 
 
I
NTRODUCCIÓN
 
CAMBIO DE PARADIGMA EN LATEORÍA DE SISTEMAS
 La «teoría de sistemas» es, hoy en día, un concepto unificador de significados yniveles de análisis muy diversos. La palabra hace referencia a un sentido que no esunívoco. Si se toma el concepto de sistema para análisis sociológicos, sin ningún tipode aclaración, entonces se da pie a una aparente precisión que carece de todofundamento. Surgen, así, controversias en las que sólo se puede deducir, de laargumentación de los participantes, que se imaginan algo distinto cuando hablan desistema. Al mismo tiempo, se puede observar que el campo de investigación denominado«teoría general de sistemas» se ha desarrollado aceleradamente. Comparada con ladiscusión de la teoría sociológica adherida al prototipo de los clásicos y aficionada areverenciar al pluralismo, se encuentran en la teoría general de sistemas y en losesfuerzos interdisciplinarios relacionados con ella, cambios profundos y quizás «revo-luciones científicas», en el sentido de Kuhn. La formación de la teoría sociológicapodría ganar mucho si pudiera ser incluida en este desarrollo. Los cambios de dispo-sitivos operados en la teoría general de sistemas, sobre todo en la última década, seacercan, más de lo que uno pudiera creer a los intereses de la teoría sociológica.Pero obligan también a un grado de abstracción y complicación hasta la fecha inusualen las discusiones de teoría en sociología. En este libro pretendemos restablecer esecontexto, llenar esa laguna. A manera de orientación previa, bastaría la distinción de tres niveles de análisis yplantearse la pregunta de cómo repercute el cambio de «paradigma» en el nivel dela teoría general de sistemas en la teoría general de los sistemas sociales. Elsiguiente esquema ayuda a dilucidar este propósito:sistemasmáquinasinteraccionesSistemasorganizacionessociedadesEn general, se puede hablar de sistema cuando se tiene ante los ojoscaracterísticas tales que, si se suprimieran, pondrían en cuestión el carácter deobjeto de dicho
27
 
 
sistema. A veces, también se llama sistema al conjunto de dichas características. Dela teoría general de sistemas surge, así, subrepticiamente, una teoría del sistema engeneral.
1
El problema se repite en todos los niveles de concretización con sus límitescorrespondientes. En adelante, evitaremos ese uso del lenguaje. No llamaremos alconcepto (o modelo) del sistema, de nuevo, sistema, como tampoco estamosdispuestos a nombrar el concepto (o modelo) de organismo, máquina y sociedad, denuevo, organismo, máquina y sociedad. Dicho de otra manera, no nos dejaremosllevar, en los niveles más altos de abstracción teórica, por la terminología objetual delos medios del conocimiento (conceptos o modelos), porque tal decisión, finalmente,no podría mantenerse ni aun en los terrenos de investigación más concretos. Laafirmación «hay sistemas» sólo quiere decir que hay objetos de investigación contales características que justifican el empleo del concepto de sistema. Así como alcontrario: el concepto de sistema nos sirve para abstraer hechos que soncomparables entre sí, o hechos de carácter distinto bajo el aspecto igual/desigual.Hay que distinguir una
abstracción 
de tal naturaleza (que se dirige a la teoría) deuna
autoabstracción 
del objeto (que pone la mira en la estructura). La abstracciónconceptual posibilita la comparación; la autoabstracción permite volver a introducirlas mismas estructuras en el objeto mismo. Sólo en este caso se pueden constatarlas intersecciones. Puede haber sistemas que empleen la abstracción conceptualcomo autoabstracción, lo que quiere decir que se allegan estructuras al comparar suscaracterísticas propias con características de otros sistemas. De este modo se puedellegar a verificar en qué medida las abstracciones conceptuales se basan enautoabstraccio-nes de los objetos, y en este sentido, cómo, a fin de cuentas, van aterminar en la comparación de estructuras.La abstracción esquemática de tres niveles en la formación de sistemas la usa-mos como esquema conceptual. Sirve, por lo pronto, para comparar las distintasposibilidades de formación de los sistemas. En la elaboración de esa comparaciónuno se topa con la autoabstracción en el campo del objeto. Es posible, y de hechosucede, que los sistemas se apliquen a sí mismos las características propias del con-cepto de sistema, por ejemplo, en la diferencia entre fuera/dentro. En este caso nosólo se trata de un esquema analítico. La comparación entre sistemas nos sirve másbien como un proceso de comprobación a la pregunta de en qué medida los sistemasse basan en autoabstracciones y, de aquí, en qué medida son iguales o desiguales.La distinción de los tres niveles en la formación de sistemas hace perceptibles, aprimera vista, los «errores» típicos o, al menos, la falta de claridad en las discusionessostenidas hasta ahora. Las distinciones entre diversos tipos de sistemas deberánmantenerse en un solo nivel.
2
Lo mismo vale para los deslindamientos negativos.Mediante esta regla se eliminan numerosas estrategias improductivas de la teoría.Por ejemplo, tiene poco sentido decir que las sociedades no son organismos o, deacuerdo con la tradición teórica, distinguir entre cuerpos orgánicos (constituidos porpartes coherentes) y cuerpos sociales (constituidos por partes incoherentes). Igualde «erróneo» es el intento de querer construir teorías generales de lo socialsustentadas en las teorías de la interacción. Se puede decir lo mismo de la tendenciasurgida recientemente, y estimulada por el invento de la computadora, de aplicar elconcepto de
1.
Subrepticia o plenamente consciente. Así, por ejemplo, en Jcan-Louis Le Moigne,
La théorie du systéme general: Théorie de la modélisation,
París, 1977. Para Le Moigne, la unidad del sistema generalconsiste en la función de un objeto artificial de servir pura y simplemente como modelo para los objetos.
2.
Sin formular ese principio, mantiene la regla, por ejemplo, Donald M. MacKay,
Brains, Machines and Persons,
Londres, 1980.
28

Activity (101)

You've already reviewed this. Edit your review.
Brenda Nonino liked this
1 thousand reads
1 hundred reads
Manriquez Omar added this note
Gracias por este valioso aporte
kadoari liked this
Gabrelius liked this
Yelitza Perera liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->