Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El perseguidor 15 - revista de limba spaniola din Tenerife

El perseguidor 15 - revista de limba spaniola din Tenerife

Ratings: (0)|Views: 124|Likes:
Número 15, Sábado, 16 de octubre de 2010 * La entrevista de EDUARDO GARCÍA ROJAS & coordinación CORIOLANO GONZÁLEZ MONTAÑEZ * Revista în limba spaniola, sub coordonarea lui CORIOLANO GONZÁLEZ

MONTAÑEZ
Número 15, Sábado, 16 de octubre de 2010 * La entrevista de EDUARDO GARCÍA ROJAS & coordinación CORIOLANO GONZÁLEZ MONTAÑEZ * Revista în limba spaniola, sub coordonarea lui CORIOLANO GONZÁLEZ

MONTAÑEZ

More info:

Categories:Types, Brochures
Published by: Asociaţia Semănătorul Tismana on Nov 04, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/29/2012

pdf

text

original

 
Número 15Sábado,16de octubrede 2010
7
EDUARDO MONTEVERDE
“La década de los 60 y 70 latió conun corazón sin sangre” la entrevista de
EDUARDO GARCÍA ROJAS
2/45
POESÍA 
Una nota sobre la muertede Paul Celan por
CLAYTON ESHLEMAN
El perseguidor
PEDRO GARCÍACABRERA:
INÉDITOS
 
ROBERTO GARCÍA DE MESA (*)
E
n la primera edición de las
Obras completas
(v. I, 1987),Nilo Palenzuela señalaba, en el“Prólogo”, que Pedro GarcíaCabrera “en 1930 inicia laredacción de
 La aurora sumergida
, unlibro que solo logra esbozar y que exhibealgunos motivos temáticos desarrolladosen poemas posteriores”. Esta apreciaciónde Palenzuela es muy significativa, ya quees la única mención, hasta el momento, deeste texto. Efectivamente, existe un con- junto de poemas que se agrupan bajo estetítulo, y no es menos cierto que podría tra-tarse de un esbozo, puesto que dichos tex-tos no fueron incluidos en alguna compi-lación de las
Obras completas
, de GarcíaCabrera. Quizá no se consideraran signifi-cativos o no entraran en una clasificaciónconcreta. Sin embargo, posiblemente,pudiera tratarse de una pieza interesanteque ayudara a enlazar los espacios litera-rios recorridos por el poeta, si se observacon cierto detalle. Pese a ello, resulta lla-mativo cómo Palenzuela admite que losmotivos temáticos los desarrolla su autoren poemas posteriores. Esto quiere decirque dicha obra, probablemente menor conrespecto al conjunto de su producción,pero no por ello menos interesante, actúade enlace entre
 Líquenes y
los textos poste-riores.Con la aportación realizada en la pre-sente edición, que se ha titulado
 La aurora sumergida y otros poemas inéditos
, se pre-tende proyectar un grado más de claridaden los estudios poéticos que se han des-arrollado hasta ahora, acerca de la ads-cripción a la escritura de vanguardia dePedro García Cabrera, en los años 20 y 30. Y todo esto viene a colación porque exis-tieron varios intentos entre
 Líquenes
(1928) y 
Transparencias fugadas
(1934)que, probablemente, pretendían llegar aun lenguaje de vanguardia próximo alsurrealismo. Entre ellos, también sonconocidos
 Los senos de tinta
y gran partedel poemario Isla. Esta última obra, si bienla inicia en 1934, antes de publicar
Trans- parencias
..., la concluiría definitivamenteen 1935, y, con algunas transformaciones,la titularía
 La rodilla en el agua.
El surrealismo canario comienzacon la “Oda a María Ana, primer premiode axilas sin depilar de 1930” (publicadoen 1931), aunque se podría citar tambiénun precedente de 1930 que ha pasado másdesapercibido, “Triálogo del muerto”, unadelanto de
Crimen
, ambos textos son de Agustín Espinosa. En 1932, DomingoLópez Torres comienza a publicar enGaceta de arte sus ensayos sobre el surrea-lismo, y, al año siguiente, Emeterio Gutié-rrez Albelo entra en la nueva estética a tra- vés de algunos poemas de
 Romanticismo ycuenta nueva
(1933). Los otros textos quehan marcado el devenir del surrealismoen Canarias son:
Crimen
 La casa deTócame Roque
(1934), ambos de AgustínEspinosa; E
nigma del invitado
(1936), deEmeterio Gutiérrez Albelo;
 Lo imprevisto
(1936), de Domingo López Torres; así como
 Los senos de tinta
(1934),
 Dársenacon despertadores
(1936-1943), variospoemas de
 Entre la guerra y tú
(1936-1939), y algún fragmento vinculado al tea-tro freudiano que, en ocasiones, tiene que ver más con un surrealismo conceptualque delirante, inmerso en una estéticaneoexpresionista, en la pieza
 Proyecciones
(1930-1936), de Pedro García Cabrera. Agustín Espinosa marca el principio dela vanguardia poética en Canarias con lacreación de la revista
 La rosa de los vientos
(1927-1928), con
 Lancelot, 28º-7º ( 
1929)y con los dos poemas citados de raíz surre-alista. Desde el principio, Pedro GarcíaCabrera se interesa también por este len-guaje en
 Líquenes
, pero sabe que aún lequeda mucho por explorar. Y es que, al igual que sucede en
 Líque-nes
, en
 La aurora sumergida
habitan remi-niscencias del paisaje neobarroco, la metá-fora sorpresiva creacionista, los neologis-mos, la imagen dinámica futurista o la abs-tracción de una “geometría en el espacio”,así como otros elementos más próximos alsimbolismo (las sinestesias), y al moder-nismo de Tomás Morales (los temas mari-nos con una dimensión universal y mítica). Además de todo ello, algunos deestos poemas contienen una factura psico-analítica y el poeta practica, en ocasiones,un alto grado de automatismo, que leacerca al surrealismo. André Breton, en su“Primer Manifiesto del Surrealismo”(1924), señalaba “que la imagen másfuerte es aquella que contiene el más altogrado de arbitrariedad, aquella que mástiempo tardamos en traducir al lenguajepráctico”. Aunque quizá fuera todavíamuy pronto para admitir esta posibilidad,parece que Pedro García Cabrera utilizaun cierto automatismo psíquico, al menosen el último poema de
 La aurora sumer- gida
: “Como el gas que en la jaula de losglobos de lona / anda sueños, colgado derutas verticales, / ignora en cuantos ojossubió su calva pura / ni en qué cojín deaire dobló sus altas sienes”.Probablemente, por no lograr un resul-tado óptimo, su autor desechara estos poe-mas. Pero lo interesante es que desde estasfechas se puede decir que comienza laaventura del poeta por escribir un libro depoemas surrealistas, armonizado con lasideas del paisaje insular que defiende ensu ensayo “El hombre en función del pai-saje”. El poema continúa con este tipo deautomatismo en los siguientes versos:“por todos los rincones movedizos delagua / –ruleta de serpientes, subconcien-cia con selvas / de vidrios y de escamas–,húmeda de vaivenes, / la sal, vivió su díade innumerables soles”.Pedro García Cabrera firma el mani-fiesto, que se publica fragmentariamenteen el nº 36, del día 15 de junio de 1928, en
 La Gaceta Literaria
, y que da noticia de laaparición de una nueva revista,
Cartones
,la cual no llega a editarse durante ese año,como se anunciaba, sino en 1930. En esteúltimo año, García Cabrera daría la céle-bre conferencia de clausura de los alum-nos de la Escuela de Luján Pérez, en el Cír-culo de Bellas Artes de Santa Cruz deTenerife, titulada “El hombre en funcióndel paisaje”, que publicaría en
 La Tarde.
Unos meses antes también escribiría otroensayo no menos importante: “La ordena-ción de lo abstracto”. Estos trabajos confir-marían un punto de inflexión generacio-nal a la hora de entender la nueva poesíaen Canarias, pues el concepto esencial seresumiría en que esta nueva poesía debíaacoger todo el lenguaje de vanguardia y proyectar una visión abstracta del paisajeinsular. Esta idea de la creación que, enparte, hereda con importantes variantesde Agustín Espinosa, Vicente Huidobro y Pierre Reverdy, también se observaría enla estética de
Gaceta de arte
(1932-1936),cuyo secretario de redacción fue el mismoGarcía Cabrera. Ante este panorama, el poeta gomeroinvestiga ese lenguaje, que ya ha empe-zado con
 Líquenes,
y realiza un intento decontinuidad, como se ha señalado, en unapequeña obra titulada
 La aurora sumer- gida
(1930). Otro dato de importancia his-tórica es que de aquí saldría el poema“Pitera”, originariamente titulado “Pita”, y que fue publicado en
Cartones
. Dichopoema está fechado en las páginas centra-les del manuscrito original, en el mes demarzo de 1930. No cabe duda de que esun texto menor del autor, si se comparacon otros trabajos editados durante esosaños, pero tiene un valioso interés histó-rico. No es un poema que, en términosgenerales, se puede adscribir al surrea-lismo, la mayor parte de estos trabajos res-ponden a unas estéticas creacionista y futurista, como también se da en su libroanterior
 Líquenes
. Pero en el caso de
 Laaurora sumergida
, como se ha visto en elejemplo citado, parecen entreverse unosintentos de entrar en la iconografía psico-analítica del surrealismo, donde tienecabida una intención de experimentar conla escritura automática. Esto parece unhecho determinante para interpretar elinterés de este autor por ir en esta direc-ción.
 La aurora sumergida
está compuesta de15 poemas, en verso libre, que no fueron
Sábado,16de octubre de 2010
2
El perseguidor
LA AURORA SUMERGIDAOTROS POEMAS INÉDITOS 
, DE
PEDRO GARCÍACABRERA
 El surrealismo canariocomienza con la “Oda a María Ana, primer premio de axilas sindepilar de 1930” (publicado en 1931),aunque se podría citartambién un precedentede 1930 que ha pasadomás desapercibido,“Triálogo del muerto”,un adelanto de Crimen,ambos textos son de Agustín Espinosa
 
recogidos en ninguna compilación, salvoel poema “Pitera” y con variantes, como seha señalado. El manuscrito se encuentraen el Fondo “Pedro García Cabrera”, de laBiblioteca Municipal de Santa Cruz deTenerife, con la signatura Ms. 493. Hay unmanuscrito original y dos copias, unamecanografiada (Ms. 495) y otra manus-crita (Ms. 494), probablemente estas últi-mas no realizadas por García Cabrera,sino por quien organizó, por primera vez,los textos del poeta después de su muerte:Libertad Álvarez de G. Falcón.Otro apartado de esta obra sobre el queno resulta ocioso reflexionar tiene que vercon el concepto que encierra su título.Quizá la solución se pudiera extraer delbreve “Prólogo” a la edición de
 La rodillaen el agua
, inicialmente titulada
 Isla
: “Laisla –esa porción de tierra rodeada de aguapor todas partes– ha sido definida en fun-ción del mar. El mar, que ciñe a la isla decintura abajo solamente. Pero ¿quién ha visto su mitad sumergida? Los declivesinmersos abren al mito las puertas de lasposibilidades poéticas. Y así, la isla puedetener bajo las aguas una larga cola desirena. O puede ser el seno de una deidadmarina. O la campana que doblará un díapor todos los ahogados”.
 La rodilla en el agua,
escrita entre 1934 y 1935, parece diseñar un modelo de isla,donde su media parte está sumergida,donde la imaginación poética se articulaprofundizando en una especie de subcons-ciente geográfico, si se permite el término.En este sentido,
 La aurora sumergida
pro-pone una mirada con nuevas posibilida-des poéticas. La parte más oculta de lageografía abstracta, una nueva aurora, seabre desde las profundidades inconscien-tes del mundo insular, liberada por las for-mas de un nuevo lenguaje. Con lo cual,esta idea marcará toda su concepción delmar en su obra posterior, ya que cuando elpoeta se refiere a la copla popular “A lamar fui a por naranjas, / cosa que la marno tiene. / Metí la mano en el agua, / laesperanza me mantiene”, ese océano es,precisamente, el espacio donde todopuede ser posible, porque es el lugardonde se ubica una especie de incons-ciente colectivo, que incide en la imagina-ción del creador insular.
Segundo conjunto de obra.
Porotra parte, en esta edición, hay unsegundo conjunto de obra titulado
Otros poemas
. Incluye cuatro textos poéticosinéditos hasta el momento y en verso libre,que pertenecen a períodos distintos, aun-que ligados a un interés del poeta por ellenguaje de vanguardia. Todos ellos seencuentran, al igual que
 La aurora sumer- gida
, en el Fondo “Pedro García Cabrera”,de la Biblioteca Municipal de Santa Cruzde Tenerife.El primero de los poemas, [Sí, por estecamino], que no lleva título expreso, estáfechado en Tenerife, el 5 de diciembre de1934, y su signatura es Ms. 540. Estepoema se encuentra en una órbita similara
 La rodilla en el agua.
Incluso el principiocon la palabra afirmativa “Sí” aparece en“Tu máxima amenaza” y “Serena es comoeres”. El texto incluido en esta edición per-tenece, por tanto, a ese ciclo abstracto delpoeta, donde la isla vanguardista, aunquecon cierto intimismo, y el subconscienteparecen armonizarse en la profundidadde sus recursos estilísticos.El segundo de los poemas de estasegunda parte lleva por título “Ave delparaíso” y fue compuesto en la “Plaza deToros”, que se supone que será en la deSanta Cruz de Tenerife, y en el “Año1936”. Su signatura es Ms. 541. Segura-mente fue realizado antes del 18 de juliode 1936, porque, a partir de entonces, la vida de García Cabrera entra en un peri-plo de encierros y de guerra, que le obligaa vivir fuera de Canarias. A diferencia delos que se han visto hasta ahora, estepoema no está dentro de un lenguajeestrictamente de vanguardia. Aunque sí que continúa con su tema favorito deentonces en poesía: el aire en movimiento.Un pájaro es el objeto poético utilizadopara recrear el cielo y la leyenda de Ícaro.Finalmente, la edición concluye con dospoemas inéditos verdaderamente impor-tantes. Corresponden al libro
Vidas irra-cionales
, cuyo título cambiaría su autor endos ocasiones. Según se desprende delmanuscrito de la Biblioteca Municipal,existe el título de
Vidas irracionales
, que estachado, y a su derecha se encuentra unasegunda opción,
 Hablan los vuelos sumer- gidos
, que también acaba siendo supri-mido. Finalmente, y debajo del último, sehalla el título actual y definitivo, subra-yado:
 Dársena con despertadores
.Por la fecha en la que fueron escritosestos poemas, se puede observar que loscompuso en la Prisión Provincial de Gra-nada. Su actividad literaria no se frenaría,puesto que, durante todo este tiempo, ter-minaría varios libros y poemas. Se hanpodido salvar los dos textos de esta edi-ción, inéditos hasta el momento, que esta-ban cuidadosamente pasados a limpio y con el lugar exacto señalado donde serinsertados: en
Vidas irracionales
. Tambiénse puede comprobar que no llevan la cole-tilla citada: “Habla...”. Sus títulos son“Solo de paredes” y “Soliloquio de torre”.Lo primero que llama la atención de estosdos títulos es que coinciden en la inten-ción de enfatizar la soledad y la ausenciaque vive el poeta en aquellos momentos.Otro rasgo destacable es la fecha de lospoemas. Mientras “Sólo de paredes” fue
 3
Sábado,16de octubre de 2010
El perseguidor
 El poeta gomeroinvestiga ese lenguaje,que ya ha empezado con Líquenes, y realiza unintento de continuidad,como se ha señalado, enuna pequeña obratitulada La aurora sumergida (1930). Otrodato de importanciahistórica es que de aquí  saldría el poema“Pitera”,originariamentetitulado “Pita” 

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->