Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Ortega y Gasset, Jose - En Torno a Galileo

Ortega y Gasset, Jose - En Torno a Galileo

Ratings: (0)|Views: 41|Likes:
Published by aos13

More info:

Published by: aos13 on Nov 04, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/21/2014

pdf

text

original

 
Ortega Y Gasset 
En Torno A GalileoEn Torno A Galileo
(Esquema De Las Crisis)REVISTA DE OCCIDENTE EN ALIANZAEDITORIAL
NOTA PRELIMINAR 
En torno a Galileo
 fue el tema escogido por Ortega y Gasset para un curso de docelecciones explicadas en
1933
 y en la Cátedra Valdecilla de la Universidad Central madrileña que fue así anunciado:
«En tomo a Galileo, 1550-1650.
 Ideas sobre las generaciones decisivas en la evolución del pensamiento europeo». Una parte -laslecciones Va V//I- se publicaron en un volumen titulado
Esquema de las crisis (1942),
el curso entero en el tomo V de sus
Obras completas (1947),
 y luego en un volumenindependiente de la colección «El Arquero» en
1958.
 La edición de
Esquema de las crisis
 fue precedida de la siguiente advertencia: «Se tratade unas lecciones entresacadas de un curso donde el autor se propuso fijar, con el mayor rigor posible, la situacn vital de aquellas generaciones entre
1550
 y
1650,
queinstauraron el pensamiento moderno. De ordinario, la historia de las ideas, por ejemplo,de los sistemas filosóficos, nos presenta éstos emergiendo los unos de los otros en virtud de un mágico emanantismo. Es una historia espectral y adinámica inspirada en el error intelectualista que atribuye a la inteligencia una sustantividad e independencia que notiene. Es de presumir que si los historiadores de las ideas, especialmente de las filosóficas,hubiesen sido historiadores de vocación y no más bien hombres de ciencia y filósofos, nohabrían caído tan de lleno en ese error y se habrían resistido a creer que la inteligencia funciona por su propia cuenta, cuando es tan obvio advertir que va gobernada por las
 
Ortega Y Gasset En Torno A Galileo
 profundas necesidades de nuestra vida, que su ejercicio no es sino reacción a menesteres preintelectuales del hombre. De aquí que fuese forzoso insinuar -ya que más completodesarrollo del tema era inoportuno - a los oyentes del citado curso algo sobre ese carácter  preintelectual, esto es, viviente de la inteligencia misma, oponiéndose a la doctrinainveterada según la cual el hombre se ocupa en conocer simplemente porque tieneentendimiento. Al descender por debajo del conocimiento mismo, por tanto, de la cienciacomo hecho gerico y descubrir la funcn vital que la inspira y moviliza, nosencontramos con que no es sino una forma especial de otra función más decisiva y básica-la
creencia.
 Esto nos prepara para comprender cómo el hombre puede pasar de una fe aotra y en qué situación se ha/la mientras dura el tránsito, mientras vive en dos
creencias,
 sin sentirse instalado en ninguna; por tanto, en sustancial 
crisis.»
 Además de esta advertencia, que afecta a la segunda parte del curso y le servía deintroducción, quisiera subrayar al lector que las cuatro primeras lecciones también pueden constituir una unidad independiente, cuyo tema es el planteamiento de los problemas generales de la historia y de lo que Ortega llamó historiología. En e/las expone.la índole histórica de la vida humana y el concepto metódico de «generación» en cuantoinstrumento conceptual para la comprensión de la estructura del cambio incesante del hombre y del mundo en que su vida acontece. El camino por el que, paso a paso, Ortegallega a la reelaboración del concepto de generación histórica, es indispensable transitarloatentamente para no extraviarse en los malentendidos que suelen oscurecerlo.Y también destacar que en las cuatro lecciones finales se contiene, a su vez, un precisoanálisis del cristianismo como forma de vida, en los estadios decisivos que llevan desde suaparicn y justificación histórica, hasta su conversión en elemento central pero subordinado al proceso abierto de la cultura occidental. Por último, me parece oportuno aludir a la constante referencia esclarecedora de lacrisis del tiempo presente, que orienta a estas páginas. No se trata en ellas de un viaje al  pasado, sino del análisis de su persistencia en el presente, y en cuanto explicación denuestro propio tiempo. Si en
La rebelión de las masas
Ortega analiza la crisiscontemporánea como resultado del desmesurado imperio de la «razón pura»
,
en las páginas de
En torno a Galileo
 se nos ofrece, por el contrario, el, análisis del proceso de laconstitución histórica de ese «imperio», es decir, lo que podría llamarse «la rebelión delas ciencias», de las ciencias mundanas frente al precedente imperio de la teología. Y, a lavez, el análisis del reiterado «esquema de las crisis», desde aquella que llamamos Renacimiento a ésta nuestra aún anónima. Esta nueva edición incluye tres nuevos apéndices cuya justificación preciso en su lugar correspondiente, y va revisada y corregida conforme a los originales, los cuales consistenen una redacción manuscrita preparatoria de las lecciones, una copia mecanografiadaretocada por Ortega y, además, unas pruebas de imprenta de las cuatro prime- raslecciones, pues la Fundación Valdecilla tuvo el propósito -luego no realizado - deeditarlas
1
.PAULINO GARAGORRI.
1 La publicación del curso,
 En torno a Galileo
fue anticipada en una serie de artículos aparecidos en
 La Nación,
de Buenos Aires, en las siguientes fechas: 21 y 28 de mayo; 4, 11 y 18 de junio; 27 de agosto; 10 y24 de septiembre; 8 de octubre; 12,19 y 26 de noviembre; 3,10 y 17 de diciembre de 1933. y 28 de enero; 4,11 y 18 de febrero; 15, 22 y 29 de abril; 24 de junio; 1, 8, 15, 22 y 29 de julio, y 18 de noviembre de 1934.Página 2 de 103
 
Ortega Y Gasset En Torno A Galileo
[LA HISTORIA Y SU CONOCIMIENTO; LOS CONCEPTOS DE VIDA HUMANAY DE GENERACION HISTORICA]Lección IGALILEISMO DE LA HISTORIA
En junio de 1633, Galileo Galilei, de setenta años, fue obligado a arrodillarse delante delTribunal inquisitorial, en Roma, ya abjurar de la teoría copernicana, concepción que hizo posible la física moderna.Se van a cumplir, pues, los trescientos años de aquella deplorable escena originada, adecir verdad, más que en reservas dogmáticas de la Iglesia, en menudas intrigas de grupos particulares. Yo invito a los oyentes para que, en homenaje a Galileo, desarrollen conmigoalgunos temas en torno al pensamiento de su época.Si rendimos homenaje a Galileo es porque nos interesa su persona. Más ¿por qué nosinteresa? Evidentemente por razones muy distintas de aquellas por las cuales Galileointeresaba a Galileo. Cada cual se interesa así mismo, quiera o no, téngase en poco o enmucho, por la sencilla razón de que cada cual es sujeto, protagonista de su propia eintransferible vida. Nadie puede vivirme mi vida; tengo yo por mi propia y exclusivacuenta que írmela viviendo, sorbiendo sus alborozos, apurando sus amarguras, aguantandosus dolores, hirviendo en sus entusiasmos. Que cada cual se interese por sí mismo nonecesita, pues, especial justificación. Pero sí la ha menester nuestro interés por otra persona, máxime cuando no es un contemporáneo. A primera vista nuestros intereses,nuestras admiraciones, nuestras curiosidades, ofrecen el aspecto de un fortuito enjambre.Pero no hay tal. Nuestra existencia es un organismo y todo en ella tiene su ordenado puesto, su misión, su papel.Galileo nos interesa no así como así, suelto y sin más, frente a frente él y nosotros, dehombre a hombre. A poco que analicemos nuestra estimación hacia su figura, advertiremosque se adelanta a nuestro fervor, colocado en un preciso cuadrante, alojado en un gran pedazo del pretérito que tiene una forma muy precisa: es la iniciación de la Edad Moderna,del sistema de ideas, valoraciones e impulsos que ha dominado y nutrido el suelo históricoque se extiende precisamente desde Galileo hasta nuestros pies. No es, pues, tan altruista ygeneroso nuestro interés hacia Galileo como al pronto podíamos imaginar. Al fondo de lacivilización contemporánea, que se caracteriza entre todas las civilizaciones por la cienciaexacta de la naturaleza y la técnica científica, late la figura de Galileo. Es, por tanto, uningrediente de nuestra vida y no uno cualquiera, sino que en ella le compete el misterioso papel de iniciador.Pero se dice, y tal vez con no escaso fundamento, que todos esos principios constitutivosde la Edad Moderna se hallan hoy en grave crisis. Existen, en efecto, no pocos motivos para presumir que el hombre europeo levanta sus tiendas de ese suelo .moderno donde haacampado durante tres siglos y comienza un nuevo éxodo hacia otro ámbito histórico,hacia otro modo de existencia. Esto querría decir: la tierra de la Edad Moderna quecomienza bajo los pies de Galileo termina bajo nuestros pies. Estos la han abandonado ya.Pero, entonces, la figura del gran italiano cobra para nosotros un interés más dramático,entonces nos interesa mucho más interesadamente. Porque si es cierto que vivimos unasituación de profunda crisis histórica, si es cierto que salimos de una Edad para entrar enotra, nos importa mucho: 1º. hacernos bien cargo, en rigorosa fórmula, de cómo era ese
Página 3 de 103

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
andresosuna liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->