Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Confianza Primaria

La Confianza Primaria

Ratings: (0)|Views: 97|Likes:
Published by Angela Barbi
Ensayo corto sobre la confianza primaria que construye nuestra personalidad y como abordar la falta de ella
Ensayo corto sobre la confianza primaria que construye nuestra personalidad y como abordar la falta de ella

More info:

Published by: Angela Barbi on Nov 09, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/10/2011

pdf

text

original

 
 La confianza primaria
 La “confianza primaria”, denominación empleada por Eric Erikson , es lo que generala realización de la esperanza en la vida. Según este investigador, es en las etapas mástempranas de la vida cuando se adquiere la esperanza y con ella el fundamento de tododesarrollo ulterior. Después de un período de regularidad rítmica, calor y protección enel útero, el infante experimenta la realidad de la vida en sus primeros contactos con elmundo exterior. Dice Erikson que en esta etapa, el infante posee una apariencia y unaserie de respuestas que despiertan la ternura de los adultos, y el deseo de atender a susnecesidades. Además,
“los bebés están indefensos, pero tienen madres a su disposición, familias que protegen a las madres, sociedades que sostienen la estructura de las familias y tradiciones que confieren continuidad cultural a los sistemas de cuidado yeducación”
. Y más adelante el mismo autor nos dice que
“el niño desarrolla un sentidode la expectativa gracias a una mezcla de confianza y desconfianza. Su sentido de laconfianza primaria se convierte en el tema crítico de su primera fase del desarrollo”
.(Erikson E.H.,
The Roots Of Virtue
, J. Huxley Ed., The Humanist Frame, Nueva York;Harper&Row, 1961, páginas 145-66). Cuando tenemos desarrollada la confianza primaria, manejamos mejor nuestro ser  persona. Pero cuando no está desarrollada esta confianza pimaria dudamos y recurrimosa una personalidad fijada en el ego como manera de sentirnos seguros en la vida. Laconfianza primaria viene desde las primeras etapas del desarrollo. Insistamos en este punto: es necesario una nutrición materna adecuada para desarrollarla, aunque lafunción puede ser ejercida por otras personas que cumplan el rol de figuras maternas.Hay personas que recibieron poco amor maternal pero tienen una confianza primariamuy desarrollada ya que la recibieron de figuras sustitutas. Y al contrario, hay personas que han tenido una madre y una familia que los han nutrido adecuadamente ysin embargo carecen de la confianza primaria. Esta confianza primaria está en relacióncon la manera en que se ha desarrollado el arquetipo materno dentro de cada uno. Elarquetipo materno se configura en función de la imagen de la madre interna. La“madre interior” se forma con lo que cada uno trae a este mundo como herenciaancestral, más la experiencia individual. La personalidad que desarrollamos viene dada por las experiencias primarias, lasvivencias que hemos tenido a lo largo de nuestra vida, y quizás incluso las heridasfamiliares heredadas en forma
transpersonal.
También inciden las creencias quedesarrollamos a lo largo de nuestra vida acerca de nosotros mismos, acerca de los demásy del mundo. Todo esto conforma un modelo del mundo y un modelo de nosotrosmismos.
 
Las esencias bioenergéticas van conectándonos con estas experiencias vitales queconforman nuestra personalidad y que a veces nos alejan de nuestro eje espiritual. Esmenester ir trabajando las diferentes heridas por las que nos tocó pasar en nuestravida. Al enfrentar las diferentes estructuras de personalidad y los afectos acompañantes, podemos ir modificando las creencias sobre nosotros mismos, y modificaremostambién, las imágenes arquetípicas que hemos tomado como verdaderas. Tomaconciencia de estas fijaciones, es una manera de trabajar nuestra conciencia espiritual, yal mismo tiempo despertar a experiencias más ricas dentro de nosotros. Al tomar las esencias florales bioenergéticas (MBU), se produce un despertar. Es un proceso que nos lleva a ser concientes, a percibirnos, a darnos cuenta de las zonas propias a las que estamos afrontando. Observamos así determinadas creencias, y laidentificación que sentimos con ellas o con ciertos afectos. Luego es necesario integrar ese afecto, o esa creencia limitante. Para algunos, el hecho de observarse, lograr soltar la parte de identificación inadecuada,y disolverla dentro de sí mismos, puede ser un proceso rápido y armonioso. Pero paraotras personas puede ser un proceso lleno de sufrimiento, miedo, y angustia. Esto últimoocurre porque ese cambio, ese tomar conciencia interior, puede sentirse como unaamenaza de nuestra identidad si se trata de personas muy fijadas en su ego, en su personalidad defensiva. Esas personas no saben que viene después. Cuando secomienza a perder el control de la defensa viene temor. Ese temor a lo desconocido sevive s intensamente cuando no existe una confianza primaria sica biendesarrollada. La activación bioenergética es un proceso maravilloso en la vida de las personas, quelleva a grandes transformaciones. Pero cuando hay miedo a soltar aquello a lo cual nosaferramos, cuando sentimos que al hacerlo quedaremos desamparados, hay unatendencia a aferrarse a lo viejo, a la estructura de personalidad defensiva – dominada por los afectos defensivos que nos alejan de nuestro eje espiritual –. Para dar el paso adelante es necesaria la confianza primaria que viene con una vivenciamaterna adecuada. Cuando esto no es así, el primer trabajo terapéutico floral pasa por el desarrollo de la madre interior que nos nutre y nos da la fuerza para avanzar ennuestro proceso vital. Esa “madre interna” desarrollada, nos brinda la confianza en laexistencia, en la vida, en los demás, en nosotros mismos, en la trascendencia. 
 
Tener desarrollada la confianza primaria, nos da seguridad en la vida. Y más allá de loque nos toque vivir tendremos los elementos para superarlo. Cuando está desarrolladala confianza primaria, producto de un buen desarrollo de nuestra madre interna, notememos vernos, todas las situaciones de la vida son oportunidades de crecer yaprender. Todo lo que nos va pasando nos ayudará a avanzar, a cambiar y adesarrollarnos. Recordemos una vez más que cuando no está desarrollada esta madre interior es cuandosurgen los conflictos, las desconfianzas, los celos, el sentimiento de abandono noelaborado, etcétera. Cuando tenemos la confianza primaria desarrollada viviremossabiendo que todo irá bien en el futuro y que sabremos superar las circunstancias vitalesadversas – porque de alguna manera nos sentimos unidos al universo y a la Divinidad –.  Nuestra vida está hecha de las instancias del desarrollo de nuestro espíritu. Es uncamino interior, en que nos vamos desapegando de ideas, creencias, o apegosinadecuados a los demás. En el camino hacia el presente, nos liberamos del pasado asícomo de los miedos futuros. Esa confianza primaria nos permite disolver las estructurasdefensivas propias del ego, que nos hacen sufrir y nos alejan de nuestro auténticocamino interior. Cuando vivimos la vida desde nuestra confianza primaria vivimos en paz y serenos.Cuando por cualquier motivo perdemos la conexión con nuestra confianza primariasufrimos, desconfiamos. Es entonces cuando nos aferramos a la personalidad defensivay favorecemos que hagan eclosión afectos defensivos como el miedo, la irritabilidad, laintolerancia, la desconfianza, etcétera. Cuando rigen las estructuras defensivas de la personalidad, no estamos en paz con el mundo, ni con nosotros mismos ni con Dios. Laconfianza primaria, en cambio, nos brinda la sensación de integración y pertenencia algran plan Divino. Cuando vivimos de acuerdo a nuestro ser esencial, cuando tenemos una personalidadintegrada en conexión con nuestra misión cósmica, estamos abiertos al cambio, buscamos superar nuestras dificultades, enfrentamos nuestro mundo interior sin temor,con aceptación y hasta con gracia. Suele forma parte del desarrollo de una personalidaddefensiva el poseer afectos no resueltos que tarde o temprano llevan a determinadas“actuaciones” en la vida, como explosiones de celos, envidia, avaricia, miedo, rencor.Todas esas conductas son emprendidas sin saber qué motiva nuestro accionar. Tambiéntenemos temor de enfrentar nuestro mundo interior. Cuesta tener la conciencia despiertade nosotros mismos, cuesta mucho aproximarse al inconsciente. No queremosenfrentarlo, porque enfrentar nuestros aspectos defensivos genera temor y angustia.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->