Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Enfoque Sistémico

El Enfoque Sistémico

Ratings: (0)|Views: 948 |Likes:

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: HumbertoJiménezOlea on Nov 12, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/19/2013

pdf

text

original

 
I.El Enfoque Sistémico
1.1Teoría General de los SistemasDiferencias epistemológicas de linealidad y circularidadConcepto de sistema y sus características, desde el enfoque sistémico1.2CibernéticasCibernética de primer ordenCibernética de segundo ordenRetroalimentación positiva y negativaHomestasis y Morfogénesis
Introducción
En los procesos históricos, los comienzos sólo se pueden establecer de manera más o menos arbitraria. Sinembargo, hay buenas razones para hacer comenzar la modernidad con el descubrimiento de Copérnicosegún el cual la Tierra gira alrededor del Sol. Porque con este descubrimiento la búsqueda de apoyo de losseres humanos en Occidente adquirió una nueva cualidad y orientación.En cierto modo –más tarde o temprano- todo cambió: la Tierra ya no se hallaba en el centro del mundo, y conello también se vieron puestas en cuestión todas las doctrinas de la Iglesia. Doctrinas que habían partido detal centro y de la posición central del ser humano como ser terrestre supremo. Al mismo tiempo quedaroncuestionadas las ideas de que las jerarquías existían por voluntad divina y que Dios las había impuesto, tantosi se trataba de las jerarquías de los sacerdotes y papas como de los reyes y príncipes o de las de padres defamilia con actitudes patriarcales. Y, más tarde o temprano, también se llegaron a cuestionar las verdades dela fe y las revelaciones que implícita o explícitamente partían de la idea de un orden del mundo impuesto por Dios.La pregunta por la evolución de la vida y del cosmos se impuso casi a la fuerza, y las respuestas que se ibanencontrando contribuyeron, a su vez, a cuestionar las ideas sobre este tipo de orden. El individuo quebuscaba sentido y apoyo se liberó de la mirada hasta entonces omnipresente de Dios, a la que ningún deseoni pensamiento podía escapar, y se encontró una y otra vez remitido a sí mismo. Se puede hablar de unaindividualización de la búsqueda de sentido y apoyo de los seres humanos occidentales. Esto quiere decir que las ideas sobre derechos y deberes humanos, sobre el significado y la insignificancia de acontecimientos,sobre actos y situaciones se muestra, más tarde o temprano, como obra humana.Además quedó patente que estas ideas no surgen por azar, sino que llevan el sello de nuestras herramientascognitivas y descriptivas, y quedan ligadas a las predeterminaciones de nuestra biología, nuestra cultura y ellenguaje que se formó en ésta. Por eso se comprende que los científicos no sólo se esforzaron por investigar el cosmos y sus leyes, sino que comenzaron a convertir también en objeto de su interés especialmente
labiología, la cultura y el lenguaje.
Se podría decir ahora que en la modernidad la investigación científica guió preponderantemente la esperanzade que tales investigaciones pudieran mejorar las condiciones de vida y que permitieran que encontráramos elapoyo e incluso el sentido en la vida.En las ciencias, especialmente en las ciencias naturales que experimentaron un auge importante durante lasegunda mitad del siglo XIX y la primer del siglo XX, se manifestó todavía mayoritariamente un optimismodescubridor y una fe en el progreso. Sobre todo la medicina científica parecía justificar esto. Al identificar ycombatir los agentes patógenos, perfeccionando técnicas que prolongan la vida, promocionando la higiene aescala mundial, contribuyó de manera sustancial al rápido crecimiento de la población mundial, que sigueaumentando.
1
 
Sin embargo, las consecuencias ecológicas de este crecimiento, como también de muchos otros logroscientíficos, ensombrecen ahora la conciencia posmoderna. Lo que hasta hace poco se consideraba y enparte se sigue considerando un éxito incuestionable, aparece ahora más bien como un hito en el camino haciala catástrofe. En la posmodernidad, surgen más y más dudas.Pero no son sólo los éxitos de la ciencia los que parecen más y más cuestionables. También su crecientediferenciación y especialización, que va a la par con una diferenciación y especialización de los mundosvivenciales, de los modos usados y los lenguajes técnicos, son hechos que, en medida creciente, causanmalestar.Durante los próximos quince años se investigará más que durante toda la historia occidental desde Platónhasta el presente. La marea ascendente de información, aunque ésta también caduca cada vez más deprisa,lleva consigo un crecimiento casi geométrico de la producción de revistas científicas y celebraciones decongresos de expertos, pero no intensifica necesariamente la comunicación y cooperación interdisciplinarias.Aún así, se pueden observar diferencias entre las ciencias naturales y las ciencias humanísticas en lo querespecta a la multiplicidad o incluso al embrollo de perspectivas posmodernas. En las ciencias naturalespredomina, en este sentido, todavía algo que se parece a una metodología. También aquí se van abriendosin duda más y más nuevas perspectivas, con lo que aumenta en muchos campos la multiplicidadmetodológica, la indeterminación, de modo que cabe hablar también en las ciencias naturales de un estadoposmoderno de la conciencia. Cuantos más científicos se dedican finalmente a la investigación de lo viviente,o tal vez más precisamente, de sistemas vivientes, tanto más parecen imponerse aquí también modeloscognitivos de tal multiplicidad que es difícil o incluso imposible ponerlos en concordancia.Esta multiplicidad e irreconciliabilidad –aparente o real- de las perspectivas y modelos que encontramos enlas ciencias naturales, resulta, sin embargo, muy inferior a las que nos brindan las ciencias sociales(incluyendo a la
Psicología
y a la Sociología). Aquí parece que apenas quedan límites para las posibilidadesde generar sentido, ordenando datos desde perspectivas diversas. Para decirlo de otra manera, parece queprecisamente aquí se está acelerando la disolución de un consenso básico, que podría apoyar determinadosmodelos científicos. Por eso, las afirmaciones de científicos competentes y de instancias que influyen en laformación de la opinión pública parecen depender en medida creciente de puntos de vista y perspectivas que,en última instancia, dan la impresión de ser arbitrarios. Y lo mismo sucede con los de los críticos.Si deseáramos realizar un compendio detallado acerca de la historia del pensamiento en las diversasdisciplinas – empresa utópica o más bien faraónica- encontraríamos, más allá de diferencias y concordancias,un elemento que se erige como paradigma del conocer y que permanece constante a través de los siglos:
lalinealidad
La linealidad tal como la define Bateson “es la relación entre una serie de causas o argumentos, cuyasecuencia no vuelve al punto de partida”; como paradigma, no quedó anclada solamente en el perímetro delas investigaciones científicas, filosóficas, biológicas, etc., sino que como todo pensamiento termina teniendosus implicaciones en el raciocinio y en las acciones del conocimiento cotidiano.El principio explicativo, entonces, con su
raíz causal lineal
, es el pensamiento que avala desde el acto deconocer simple hasta la complejidad de las interacciones, pautando sus secuencias, polarizando víctimas yvictimarios, en síntesis, construyendo realidades en el marco de lo pragmático.Si entendemos la palabra
paradigma como un modelo teórico que avala y contesta a las interrogantesque plantea la observación en la experimentación
, la causalidad lineal continúa siendo el respaldo de lashipótesis que arrojan las investigaciones donde los científicos deonadadamente responden a las preguntasque generan la incertidumbre de la experimentación buscando la asertividad en el proceso.Este punto se traslada al pensamiento de todos los días, el de la gente común, la que no está involucradadentro del territorio que puede llamarse científico, que avala a través del por qué lineal los motivos de suexperiencia de los hechos de lo cotidiano. Algunos de estos por qués tienden a constituirse en verdaderasreformulaciones, en las que se provee un ingreso de información que genera diferencias que llevan a generar nuevos constructos mentales, con lo cual es de esperar que se aborden las situaciones con accionesalternativas a las pensadas en principio, en función del aporte que dejó la explicación que corregirá el ángulode error.
2
 
Otros por qués caen en efectos dormitivos, en los que se explica la causa por la categorización que se leadjudica; así se explica una borrachera porque el sujeto es alcohólico, o una conducta bizarra porque tieneesquizofrenia. Estas explicaciones no redefinen marcos semánticos y son paliativas de la angustia, por lotanto no producen un efecto de reestructuración: se coloca el rótulo explicativo y allí quedan. Por lo general,pueden estancar procesos evolutivos congelando situaciones en una
homeostasis productora desintomatología.
De una u otra manera, estas explicaciones lineales, tanto en el ámbito científico como en el común, tendránsus implicancias en el campo de las acciones, obteniéndose diferencias en las construcciones de realidades.Otro de los temas que involucran tanto al mundo científico como al cotidiano es la búsqueda de la
Realidad,
una realidad con mayúscula, objetiva e indiscutible, la que lleva a discusiones acerca de quién es su portador,la que tienta al observador a descubrirla, a suponer que detrás de lo que observamos existen una verdadprimera o una realidad última.Entramos entonces en el universo utópico de las ciencias objetivas, aquellas que
no
introducen en el campode la observación al observador, es el terreno de la mirada aséptica y no contaminada, aquella que le permiteseñalar al científico que el resultado de su investigación “es” independiente de él; aquella que posibilita decir,calificar e inferir en lo cotidiano, una situación, una anécdota, una observación de la realidad, tal cual es, sinreflexionar que somos nosotros mismos los productores de sentido.Este es el interjuego que se ha desarrollado como paradigma en las ciencias clásicas:
la causalidad linealcomo aval explicativo y el descubrimiento de una realidad objetiva.
Este tipo de postulado es confrontado por un nuevo modelo de pensamiento que ha comenzado a tener susinfluencias en las ciencias modernas.
La circularidad y la subjetividad
se han convertido en los bastionesdel pensamiento posmoderno, dando lugar a la duda frente a la certeza de la objetivación, desestructurando lano implicancia del efecto por sobre las causas y relativizando el dogma de la verdad y de la realidad real.Por un lado, el desarrollo de la cibernética y la teoría general de los sistemas, han redefinido la causalidadlineal, introduciendo los conceptos de
interacción y retroalimentación como unidades del proceso decausalidad circular 
; el efecto de una acción determinada lejos está de segmentarse, para ser introducidadentro de un circuito recursivo mayor; por lo tanto, inevitablemente, este efecto tendrá sus efectos en la causaque se le atribuyó, generando y retroalimentando las conductas-respuestas y así recursivamente.Se introdujoademás la noción de contexto, que resignifilas interpretaciones que miraban a las acciones comoindependientes, que se abstraían del marco referencial en donde se desarrollaban.Pero estos conceptos fueron algunos de los primeros avances. La cibernética comenzó a estudiarse a símisma, y la circularidad involucró al perceptor en la observación; surge entonces una pregunta que conduce ala autorreferencialidad: ¿cómo puede afirmar el científico que lo que ve es independiente a él, si es él mismocon su cognición y su sola presencia el que pauta la investigación, desde su metodología, hasta el detallismode la descripción?Esta pregunta autorreferente conduce indefectiblemente a reformular las hipótesis y también a relativizar losresultados de las mismas, así su demostración. De esto se deduce, que una descripción habla del marcoreferencial de quien describe; por lo tanto la postulación de una hipótesis es una inferencia de él mismo y enestos términos debe ser explicitada, incluyendo al observador en la formulación.La cibernética de segundo orden es reforzada por una corriente filosófica que la redimensiona y la amplía a suvez:
el constructivismo
.El constructivismo propone hablar de construcción y no de descubrimiento de la realidad, delimitando asíclaramente, que una realidad es construida por un observador implicado en la percepción, y el hablar dedescubrirla sugiere el hecho de que existe una realidad última que debe hallarse.De esta manera la circularidad está presente en la percepción: la cosa está sujeta al sujeto que la observa,pues es él el que construye la cosa observada, o sea construye lo que observa, pero a la vez, él está sujeto ala cosa, puesto que lo que observa es su propia construcción, o sea observa lo que construye.Incertidumbre, desorden, contexto, interacción sistema de creencias del observador, mapa, subjetividad,construcciones de realidades, diversidad, autorreferencialidad son conceptos que las ciencias posmodernashan adoptado llevando las fronteras de la investigación hacia otros horizontes.
3

Activity (6)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
German Dupuy liked this
novabathermy liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->