Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
9Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Agustín Lazo

Agustín Lazo

Ratings: (0)|Views: 919|Likes:
Published by monicacastagnotto
Agustín Lazo (1896-1971) pintor, diseñador escénico y dramaturgo mexicano.
Agustín Lazo (1896-1971) pintor, diseñador escénico y dramaturgo mexicano.

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: monicacastagnotto on Nov 15, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/07/2013

pdf

text

original

 
1
James Oles,
Agustín Lazo: las cenizas quedan
, en James Oles,
 Agustín Lazo,
México, ColecciónBlaisten, Centro Cultural Tlatelolco, UNAM, 2009 -fragmento-.A casi cuatro décadas de su muerte en 1971, y sin que sea posible entrevistar a ningún testigo vivoque lo recuerde de los años 20 o 30, recuperar la vida de Agustín Lazo no es tarea fácil. Laspersonas que lo conocieron coinciden en que era un individuo reservado, más discreto quedistante, tanto en el sentido profesional como en el personal. Xavier Villaurrutia llamó a Lazo un
“hombre de pocos amigos y muchos libros”; mientras que Virginia Stewart lo describió como un“caballero de la soledad, el tacto, el buen gusto, la moderación y la dignidad *que+ ha pasado porla vida como un recluso”; y el crítico L
uis Cardoza y Aragón, uno de sus amigos más cercanos, dijo
lo mismo de él, pero de manera más lírica: “Sobre la monótona avalancha de oratoria tiene la
pequeñez de un vuelo de pájaro. No es exuberante, declamatorio, torrencial. Es castizo, pulcro ysereno.
Arde fríamente como una columna”.
1
 Esta discreción profesional se ve de inmediato en su pintura. Después de un inicio relativamentelento, Lazo alcanzó la madurez como pintor a mediados de la década de 1920. No fue muyprolífico: sólo se conocen cerca de 150 pinturas, dibujos, acuarelas y collages (también produjovarios diseños de vestuario y escenografía para teatro), aunque muchas de estas obras se hanperdido con el tiempo. Más que seguir a los muralistas, Lazo se alejó de la imaginería política ynacionalista y volvió su mirada hacia Europa. En dos largos viajes que hizo en los años veinteexperimentó en carne propia las corrientes de vanguardia que había en Francia e Italia y, una vezque regresó a México, entabló una relación muy cercana con el
grupo sin grupo,
aquellosescritores
 –
Xavier Villaurrutia, Salvador Novo, Jorge Cuesta y otros- luego vinculados con la revistaliteraria
Contemporáneos
(1928-1931).
2
Lazo no tardó en desarrollar un lenguaje pictóricorefinado al que podríamos llamar realismo poético, un estilo figurativo inspirado en elneoclasicismo de Picasso y Léger (y también en el de Diego Rivera), así como en las visionesmetafísicas de De Chirico y Carrá. Finalmente, Lazo adoptó la tradición occidental desde unapostura
dentro de México
: no era que su obra rechazara su contexto o su nacionalidad, si no que
protestaba “contra la reducción de lo mexicano a un determinado estereotipo”.
3
 Más que sus contemporáneos mexicanos más cercanos, entre los que estaban Julio Castellanos yRufino Tamayo, Lazo representaba una postura del arte por el arte que sus aliados defendíancomo el
arte puro
o
universal 
y sus detractores condenaban por ser burguesa, decadente oafeminada. Las obras más conocidas de Lazo son las pinturas de caballete y las acuarelas querealizó entre 1924 y 1940, en lo que fue el periodo más productivo de su vida como artista. Amediados de los años treinta trabajó con el collage, un medio con el que, a excepción de unos
1
 
Villaurrutia, “The Paintings of Agustín Lazo”,
Mexican Art and Life
6 (April 1939); Stewart,
45 Contemporary Mexican Artists
(Stanford: 1951), p. 73; Cardoza y Aragón,
La nube y el reloj 
(México: 1940), p. 34. Unaversión anterior del texto de Cardoza fue publicada en
Letras de México
en 1939. Ver la bibliografía para lascitas completas.
2
 
El término “grupo sin grupo”
 
apareció en “Mi Pensador Mexicano” de Villaurrutia,
El Universal Ilustrado
(18septiembre 1924), pero todos aquellos que estaban asociados a la revista compartían el mismo concepto; seveían a sí mismos como personajes solitarios unidos, en parte, por una actitud hacia el arte y la sociedad, yen parte, en contra de sus críticos. Ver
Villaurrutia, “Carta a un joven” (
1934) en
Los Contemporáneos por si mismos
, Miguel Capistrán, ed. (México: 1994), pp. 78-82; también ver Rosa García Gutiérrez, [ensayointroductorio], en Xavier Villaurrutia,
Obra poética
(Madrid: 2006), p. 30.
3
Esta era una postura fundamental del círculo cercano a
Contemporáneos
. Ver García Gutiérrez,
Contemporáneos: la otra novela de la Revolución mexicana
(Huelva: 1999), p. 89.
 
2
cuantos fotógrafos, casi nadie experimentó en México. Con algo de ironía, podría decirse que suposición más radical fue nunca subir a los andamios de los muralistas, ni siquiera como asistente.Aunque no era el único que rechazaba el discurso político explícito como estrategia artística, Lazofue un artista particularmente importante de su generación que jamás llegó siquiera a intentarcrear una obra de arte público, por menor que fuera. Incluso Frida Kahlo, cuyas oportunidadespara hacerlo estaban limitadas por su estado de salud más que por su género, llegó a dirigir a susestudiantes para que pintaran los muros exteriores de una pulquería.
4
Tal y como dijo Cardoza y
Aragón: “La cantidad, el sudor, no le interesan”.
5
 Las interpretaciones sencillas tampoco le interesaban. Alguna vez, Xavier Villaurrutia escribió queAgustín Lazo pintaba en esperanto, pero incluso ese idioma ideal, hechizo e internacional, sepuede traducir.
6
Por lo contrario, ya sea que se trate de una composición simple o una compleja,los mejores cuadros de Lazo evitan los significados fijos intencionalmente, al igual que la poesíamoderna que él había inspirado y que lo había inspirado a él. Alguna vez Jorge Cuesta alabó su
obra por ser “superficial”, por rechazar los códigos que se podían descifrar con facilidad, por que
no tenía nada que ver c
on la “realidad”.
7
Luis Cardoza y Aragón también prefirió aquello que la
pintura de Lazo tenía de impenetrable: “Me gusta la resistencia que me ofrece, lo que otrosllaman ‘pintura literaria’. Horror de lo natural, o, más bien, de lo espontáneo, de lo fácil”.
8
No
obstante, esta misma “resistencia” ha limitado las cuidadosas lecturas acerca de su obra del
historiador de arte a favor de las interpretaciones y las meditaciones poéticas, en especial las deVillaurrutia y Cardoza, que por sí mismas exigen una interpretación interminable: el mejor texto
acerca del pintor, “Fichas sin sobre para Lazo” de Villaurrutia (1928), también es el más difícil de
resumir.La discreción de Agustín Lazo como individuo es tan importante como su discreción como artista y,de hecho, es inseparable de ella: si sus cuadros no gritaban, mucho menos él. En parte, esto sedebía a su origen aristocrático, que le recordaba de la importancia de la tradición y el decoro; yque, sin duda, hacía que estuviera poco interesado en la retórica populista del indigenismo. Lazopasó la mayor parte de su vida en una casona vieja rodeado de reliquias familiares: muebles estiloImperio cubiertos de una pátina oscura y de monturas de bronce dorado, porcelanas chinas einglesas, retratos decimonónicos y grabados históricos enmarcados en oro, entre otros objetos
objets d’art 
.
9
Tal y como lo contó el coleccionista estadounidense MacKinley Helm a principios de
los cuarenta: “el taller en el que Agustín Lazo pinta sus óleos y acuarelas, introvertidos y
divertidos, recuerda al salón privado de un caballero acomodado de Oxford. Como el mobiliarioque ocupa la mente de su inquilino, sus decoraciones son ordenadas e impecables. Todo es fino,
de buen gusto, y ocupa el lugar que le corresponde”.
10
 
4
Francisco Díaz de León es otra excepción, aunque estaba muy involucrado en asociaciones radicales como¡30-30! Juan Soriano, otro artista asociado con los Contemporáneos (aunque nacido en 1920 fue algoprecoz), tampoco llegó a pintar un mural.
5
Cardoza y Aragón (1940), p. 34. 
6
 
Villaurrutia, “Fichas sin sobre para Lazo”,
Contemporáneos
2 (julio 1928).
7
 
Cuesta, “La pintura s
uper
ficial”,
Examen
1 (agosto 1932).
8
Cardoza y Aragón (1940), p. 43.
9
El mobiliario que aparece en sus cuadros tiende a ser mucho más simple que el que sobrevive en manos desus herederos, de donde fue tomada la lista anterior. La casa ha sido demolida.
10
Helm,
Modern Mexican Painters
(Nueva York: 1941), p. 171.
 
3
En la medida de lo posible, Lazo hizo que su vida privada fuera privada. A diferencia de SalvadorNovo o de Diego Rivera (dos casos extremos, por decir lo menos), no le interesaba contar historiaspersonales, ni en texto, ni en imagen. No le sobrevivió ningún texto autobiográfico, y parece quenunca concedió una entrevista íntima a la prensa, y en una época cuando muchos artistasmexicanos
 –
y no solamente Frida Kahlo- cultivaban el autorretrato con algo cercano a unaobsesión, Lazo rara vez incursionó en el género. La excepción más importante es un cuadro de1926 (ahora perdido) en el que aparece envuelto en una bata elegante, posando al pie de unaescalera en espiral en su casa de la ciudad de México como una figura melancólica que, vista a ladistancia, no hace contacto con el espectador.
11
 
Agustín Lazo: Cronología
12
 1896
Agustín José Lazo Adalid nace en la ciudad de México el 14 de marzo. Su madre, RefugioAdalid y Pradel, viene de la adinerada familia Adalid, dueña de haciendas pulqueras en el estadode Hidalgo. Su padre, Agustín María Lazo del Pino, es abogado; su tío Carlos María Lazo es unreconocido arquitecto. Vive la mayor parte de su vida en Sadi Carnot núm. 20, en la Colonia SanRafael.
1915
Agustín Lazo estudia brevemente en la Escuela Nacional Preparatoria donde, según Carlos
Mérida, su “gusto por las matemáticas lo llevó a entrar a la Escuela de Arquitectura en la que sólo
se quedó por un año. Después se dedicó de lleno al estudio de la pintura en la Escuela Nacional de
Bellas Artes”.
 
1917
Alfredo Ramos Martínez, director de la Academia de San Carlos, lo invita a convertirse en sualumno. Lazo también se inscribe al curso de dibujo al natural de Saturnino Herrán en laAcademia: sus compañeros incluyen a Julio Castellanos, Francisco Díaz de León, Gabriel FernándezLedesma, Antonio Ruiz, Rufino Tamayo y David Alfaro Siqueiros.
1919
Conoce a Xavier Villaurrutia y a Salvador Novo, cuando ellos cursan el tercer año de laEscuela Nacional Preparatoria.
1921
Lazo publica un ensayo sobre el baile moderno en
El Universal Ilustrado
, donde declara quelos artistas deben tener la libertad de seguir su propio camino, incluso cuando ese camino sea más
tradicional: “la expresión del arte es tan variada que imponerle reglas o
leyes sería imponérselas a
los sentimientos que varían según la cultura y el medio ambiente que a cada uno corresponda.”
 
1922
Empieza a trabajar como maestro en las escuelas primarias bajo la Dirección de Dibujo de laSecretaría de Educación Pública (SEP).
Primero sigue el “Método de Dibujo” del pintor Adolfo Best
Maugard y después pasa a un estilo más libre, inspirado en la pintura popular y los exvotos,promovidos por su amigo Manuel Rodríguez Lozano, quien remplazó a Best Maugard a principiosde 1924.
11
No es de sorprender que Lazo fuera uno de los pocos pintores importantes que no envió un autorretrato ala exposición
“45 Auto
rretratos de pintores mexicanos
de Fernando Gamboa en 1947.
12
James Oles,
 Agustín Lazo,
México, Colección Blaisten, Centro Cultural Tlatelolco, UNAM, 2009.

Activity (9)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
isitasart liked this
isitasart liked this
camilaburne liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->