Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
133Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La filosofía en Colombia

La filosofía en Colombia

Ratings:

2.0

(1)
|Views: 43,267|Likes:
Published by el rat

More info:

Published by: el rat on Jul 30, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

08/01/2013

pdf

text

original

 
Ética y supervivenciaLA FILOSOFIA EN COLOMBIA Y SU RELACIÓN CON LASOCIEDADEsta es apenas una pequeña perspectiva en tono de reportaje periodístico, que busca arrojar al escenario algunos elementosde reflexn sobre el papel del filósofo en un medio tancomplejo como el colombiano, en el cual se han dado tumbosentre un momento de abierto predominio del pensamientohispánico más rancio y los intentos por hacer que la filosofíase comprometa con lo social, en un país que tiende a prolongar un estado de injusticia aupado por los intereses del neoliberalismo.
La filosofía en Colombia surge de una violenta ruptura: la queexperimentaron los pueblos nativos de América a la llegada de losconquistadores. Lo que llamamos hoy nuestro quehacer filosóficonace de un implante brutal que colapsó instituciones sociales,económicas, políticas y religiosas, asentadas por una tradiciónprehispánica a lo largo de toda América.
Si la filosofía occidentalmoderna se nutre de las fuentes religiosas del cristianismotriunfante, asimismo el orden social americano se nutre deunas cosmogonías que terminaron colapsadas con la llegadade los nuevos amos
.Las inquietantemente llamadas filosoas de “la conquista”,“colonial”, de “la Independencia”, etcétera, se estructuran bajo ladudosa mixtura de las garras del vencedor cristiano católico y elbotín del nativo vencido. El pensamiento más auténtico de aquellossiglos XVI y XVII brotará de las plumas de los frailes que, formadosen filosofía y teología, percibirán y discutirán ante la Corona el temade la humanidad puesta en duda por el blanco, de los indígenas yde los africanos esclavizados. Es ése en principio el tema másauténtico que la filosofía europea implantada en América recoge enlos debates de Valladolid y que pone en disputatio a filósofos,encomenderos y Corona.Lo anterior para demostrar que “el mundo de la vida” permea ladiscusn de los pensadores. Ese tema de la humanidad delindígena y el negro, pone contra la pared no sólo a España sinoademás a toda una Europa que se reclama moderna, a pesar deque mantiene en sus colonias la doble cara de las jerarqas
 
raciales y la explotación brutal. Hoy, las discusiones son otras;aunque en su mayoría tengan un cuño europeo, se originan sobre latensión de esas otras subjetividades no europeas que se integran alos procesos de la modernidad.En este panorama, ¿tiene algo por decir la filosofía acerca de lahistoria y la coyuntura colombianas? Esta pregunta resultaproblemática debido a que un conocimiento como el filosófico seencuentra asociado al de los grandes pensadores cuyo contextohistórico resulta europeo, central y hegemónico, ante un entornocomo el nuestro: latinoamericano, periférico y hegemonizado.
Elcanon filosófico que estudiamos desde hace varios siglos es eleuropeo; el resto, es subsidiario, se trata de los residuos quereposan en los lugares menos visibles de las bibliotecas
.Existe otro aspecto problema: una prolongada separación entre elmundo de la academia y el mundo social. Para bien y para mal, laescuela universitaria tiene todavía un margen de autonomía quepermite suspender y parar las coyunturas del presente en laspuertas de los salones. Se supone que, en el interior de las clases,para hacer científicamente algo sea indubitable que se procedaúnicamente mediante la teoría, tal como lo señaló Levy Strauss.Esa teoría, aunque universalista, está teñida de lugares: la Atenasde Sócrates y los sofistas pero también de Pericles, de los tiranos,el París de la Revolución Francesa, Weimar, la Alemania prefascistadel Instituto de Estudios Sociales de Frankfurt; lugares queconfiguran un “mundo dominante” en términos del conocimiento.Un tercer aspecto que se debe tener en cuenta es cómogeneralmente la vida del estudioso de la filosofía pasa por unasetapas: en principio, el conocimiento general del canon, luego laprofundización en un pensador especial, aclarando que apenas sealcanza a aruñar una mínima parte del plexo total de los grandesfilósofos del canon. Apenas se ha realizado esa profundización, elestudioso de la filosofía descubre que su aspiración de conocer aun pensador desde un segmento le produce más desaliento quesatisfacción, debido a que comprenderlo en su totalidad significauna vasta tarea. En los empeños anteriores se gasta la mayor partede la vida. Su aspiración de fondo, que pudiera haber sido laproducción de una descripción, una interpretación o un sistemapropio, queda prácticamente sepultada. En la mayoría de los casos,los estudiosos de la filosofía, por lo general los propios profesoresde filosofía, por toda la existencia terminan siendo comentadores de
 
textos, una noble, modesta e importantísima labor que rara vezmueve aquello que fue señalado anteriormente: la separación entreel mundo de la academia y el mundo social concreto.
Vida reflexiva y vida activaDesde tiempos de Platón, la discusión entre una vida activa yuna vida reflexiva estuvo al orden del día entre los fundadoresdel pensamiento occidental. El filósofo ha sidotradicionalmente quien reflexiona, mas no quien toma lasdecisiones.
En el mito del Rey filósofo sugerido por Platón o en elpapel transformador de la filósofa defendido en los marxistas, seevidencia esa tensión del pensamiento entre conocer las cosas delmundo e ir directamente a la arena del mundo y enfrentarse conéste. El marxismo logra aterrizar la teoría en la acción debido a quesu estudio central son las relaciones sociales de producción através de la historia, pero esto no resulta del todo posible encampos filosóficos de otro tipo, donde existe el riesgo de terminar haciendo sociología.Desde sus orígenes mismos, los filósofos son afectados ypolemizan con el medio que les toca en vida.
La tiranía en Atenas,la Iglesia durante la Edad Media, o los gobiernos de lasmonarquías y las aristocracias durante la Edad Moderna.
En elNuevo Mundo, frailes como Bartolomé de las Casas o Sahagún oMontesinos polemizaron con argumentación filosófica acerca de lanegada humanidad del indígena y del esclavo. Más recientemente,dos pilares de la filosofía contemporánea, Habermas y Derrida,entran en una discusión acerca del nuevo fantasma que recorre elplaneta global: democracia y terrorismo (1)Esa impronta del filósofo comprometido con el devenir de la realidadsuscita la desconfianza de regiones enteras de pensadores quemiran con perspicacia ese supuesto compromiso.
Heidegger sostuvo que la mejor decisión era no tomar decisiones. Sumaestro, Husserl, mantuvo con la filosoa una actitud quecaracteriza a la fenomenoloa: el filósofo suspende laactividad sobre la realidad, suspende el juicio para desde allítener una actitud eminentemente contemplativa.
En Colombia, esa supuesta tensión entre teoría y praxis ha estadoen el orden del día. Hemos tenido un campo de la filosofía pura –elescenario propio donde el pensar se confronta consigo mismo– y

Activity (133)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Mónica Vargas liked this
AndresF95 liked this
AndresF95 liked this
Andres Skin Oi liked this
Pao Hernández liked this
Maida Ortiz added this note|
makia
Johaniita Love added this note|
me sirvio para la tarea .l.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->