Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
65Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Francisco A. Gomezjara, sociólogo de la intervención

Francisco A. Gomezjara, sociólogo de la intervención

Ratings: (0)|Views: 12,812 |Likes:
Published by Herminia Fookong
Semblanza de Francisco A. Gomezjara, sociólogo de la intervención. Falleció el 4 de Febrero de 2001. Con motivo de su natalicio, el 26 de Noviembre.
Semblanza de Francisco A. Gomezjara, sociólogo de la intervención. Falleció el 4 de Febrero de 2001. Con motivo de su natalicio, el 26 de Noviembre.

More info:

Categories:Types, Research, Genealogy
Published by: Herminia Fookong on Nov 20, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/18/2014

pdf

text

original

 
 
 Hay cadáveres que de tanto pedirles que vuelvan a nacer, se quedan.Soles que se apagan de una vez y para siempre.Sombras que van en busca de la luz y muerencon el alma hecha pedazos...(HFKD: 4-02-01).
SEMBLANZA
*
.FRANCISCO A. GOMEZJARA.
Sociólogo de la intervención.
(1939-2001).
 In memoriam.
El Sociólogo Francisco Aurelio Gómez Jara, nació el 26 de Noviembre de 1939 enla ciudad de México y falleció el 4 de Febrero del 2001 en la ciudad de México. Fuedocente-investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México entre los años de1964 y 1997. Laboró en el Instituto de Investigaciones Económicas y en la Facultad deCiencias Políticas y Sociales. Fue colaborador de muchas universidades más.
 Herminia C. Foo Kong Dejo.
Presentación.
En algún lugar se ha escrito que cuando alguien muere, todos morimos un poco yeso es cierto, pero cuando ese alguien fue tan cercano duele por partida doble. FranciscoA. Gomezjara, como le gustaba suscribirse, acaba de partir, murió a los 61 años, el 4 deFebrero de este milenio que empieza y que fue testigo de los innumerables proyectos quetenía pensado realizar para el presente y los próximos años. Fallece en su plenitudintelectual y con su muerte, se pierde a uno de los pensadores más importantes de este país.Para nosotros que conocimos de cerca su pasión y su entrega a la vida, las circunstancias desu muerte prematura no dejan de indignarnos. El que había escrito tanto sobre la crisis y laviolencia urbana de la ciudad más grande de este planeta, como una cruel ironía, había sido
*
 
Datos recabados en bibliotecas, archivos personales y directamente de Francisco A. Gomezjara,proporcionados por Nicolás Pérez Ramírez, así como en el acervo de la autora.
 
víctima de ella; no queremos pensar en sus últimos momentos porque la indignación se nosconvierte en coraje, en impotencia. y estamos seguros de que lo mismo habría dicho él conel sentido del humor que lo caracterizaba si en algún remoto momento se hubiera queridoanticipar. Y es que él tan ocupado y repleto de proyectos no daba lugar a pensar en lamuerte ni en las enfermedades, salvo la última vez en que estuvimos juntos, hace pocosdías, cuando recordaba, más en broma que en serio, un incidente que le ocurrió hacíaaproximadamente un año en San Blas, Nayarit, donde estuvo a punto de perecer ahogado.Tema raro en sus conversaciones, tal vez fue el anuncio de algo que trágicamente ocurriríaa pocas horas, pero nadie lo pudo percibir en su justa dimensión porque a él no le gustabahablar de esas cosas.Contrario a toda forma de pensamiento único, Paco
 – 
como familiarmente lollamábamos sus más cercanos amigos- asociaba a la muerte con la ausencia de movimientoconsciente, para él, que había leído a los clásicos de la filosofía entre muchos otros, elsentido de trascendencia estaba asociado a la capacidad humana de reflexión y de acción;esta convicción marcó su vida y su obra; no vivió de prisa, pero sí con una excepcionalurgencia producto de su permanente capacidad para pensar y producir. Hacía apenas unosdías en que habíamos estado juntos en Guerrero; fue una semana intensa de trabajo ydisfrute, estaba tan vital y optimista como en sus mejores tiempos, nos separábamos solopara dormir: trabajamos el guión de lo que sería la segunda parte de un proyecto de rescatede los paradigmas emergentes de la sociología latinoamericana en la presente década, hacealgunos años ya se había publicado en Venezuela la primera; grabó programas de radioabordando temas de género; dictó conferencias; participó en la revisión del libro de textode Historia Universal II, todo para la Universidad Autónoma de Guerrero, institución conla que colaboraba desde hacía muchos años y visitó archivos en busca de información para
el proyecto que venía realizando sobre “Comercio interior y estructuras de poder locales”
para lo cual se había programado salidas a provincia. Días antes había estado en laUniversidad de las Américas de Puebla y tenía previsto visitar Morelos donde trabajaríacon los coautores del libro
Salud Comunitaria
, editado por Porrúa, la posibilidad deactualizarlo. Paco tenía la característica de trabajar simultáneamente varios proyectos deinvestigación; esta disciplina, forjada en años de trabajo intelectual, le permitió publicarsolo o en coautoría infinidad de libros y ensayos; una de las últimas demostraciones de loque aquí afirmamos, fue la elaboración de la Enciclopedia de Veracruz consistente en 210tomos monográficos municipales realizada en dos años durante la gestión gubernamentalanterior, publicación que, por cierto, aún permanece en bodegas del gobierno actualveracruzano.
En uno de sus últimos ensayos “El niño cibernético...” había dicho: “Cuando
hablamos de juego evocamos la idea de libertad, de imaginación y goce, de autonomía y deazar, como algo propio de la infancia y de los mejores momentos del ocio adulto. Tambiénlo identificamos con los valores de las sociedades hedonistas, en las cuales el bien soberanoes la búsqueda del placer, el cual constituye uno de los ejemplos más claros de autogestión
corporal e imaginativa”, más adelante, hablando del juego como espontaneidad y noactividad controlada y dirigida a reforzar roles, continuaba diciendo: “la
imaginación y lalibertad son sus pilares. Entre ellos se encuentran los juegos de palabras y sonidos, que
tanto han enriquecido la literatura y el arte. Lo mismo se puede decir del juego erótico...”,
con este convencimiento, se definía ante la vida y fue congruente con ello hasta su muerte.
 
Porque la vida y la obra de un ser humano forman parte de una unidad, las de él estuvieronmarcadas por esa idea de gozo, libertad, creatividad y autogestión, es decir de placerabsoluto. Crítico profundo de la sociedad industrial y lector asiduo del psicoanálisis y deMarcuse, rechazaba la separación entre trabajo, ocio y juego; entre eros y civilización, deallí a que lo que realizaba había perdido su connotación de trabajo enajenado pues en todolo que hacía había disfrute y realización.Recordamos las múltiples salidas de campo, los viajes, las verdaderas expedicionesa las muestras internacionales de cine, las largas conversaciones en un café, un restauranteo un bar; cualquier lugar era el escenario propicio para convertir lo trivial en trascendente,para develar lo oculto, para construir y teorizar desde los pequeños temas cotidianos hastalos más importantes acontecimientos de nuestro tiempo y siempre fue con mucha alegría, locual permitía que el tiempo pasara sin notarlo; eran horas de trabajo y charla amena.Muchas veces discutíamos largas horas sobre algo donde no había acuerdo hasta que porrazones de tiempo había que dejar el asunto pendiente sin conceder pues era de los quesostenía sus ideas con firmeza. Recordamos una larga discusión sobre el uso de las malaspalabras que tuvimos en las playas de Montevideo hace algunos años: él sostenía que suutilización empobrecía el lenguaje y que había una carga simbólica de control y violenciacultural y para soportar sus afirmaciones citaba a múltiples autores, empezamos enCarrasco y terminamos en un cine del centro de la capital uruguaya; cuando nospercatamos, habíamos caminando un número importante de kilómetros sin darnos cuenta,trayecto que a ningún sensato habitante del lugar se le hubiera ocurrido hacer salvo porrazones deportivas. Así era Paco, un mar de conocimiento, de ideas frescas, de discusionesfrancas. Alguna vez le preguntamos por qué no usaba reloj ni celulares una persona tanurgida por vivir y producir, y con su risa transparente acostumbrada nos decía que hacíamucho tiempo que había decidido no permitir que la racionalidad aplastante de la sociedadmoderna invadiera su privacidad y lo controlara. Su personalidad carismática atraía amucha gente, todos querían escuchar su palabra inteligente y él también tenía la pacienciade escuchar; se entusiasmaba cuando alguien decía algo interesante, lo rescataba yconstruía con él o con ella. Pero también se impacientaba ante la necedad y se aburría conlo trivial. No soportaba las prácticas burocráticas o las ceremonias protocolares de las quetanto se mofaba; muchas veces prefirió confundirse con la multitud o ir a una buena comidaa ocupar un lugar en un presidium. Formó a muchas generaciones de sociólogos quefueron sus alumnos o que lo siguieron en su obra y marcó una época en la enseñanza de la
sociología de los 70‟s. atrapada en el estudio teórico de paradigmas sin contacto con los
sujetos, al proponer la praxis de una sociología comprometida con los actores que vincularala teoría con la intervención social. El, tan productivo, rechazó sistemáticamente todoforma de enajenación. Siempre había que aprender algo de su enorme inteligencia; teníauna lucidez caleidoscópica en donde la realidad se presentaba como una unidadmultifacética, una unidad en movimiento. Informado siempre de los últimosacontecimientos, lector asiduo del título reciente, de los clásicos, de otros autoresdesconocidos por muchos, su capacidad hermenéutica lo coloca, sin lugar a dudas, a laaltura de los mejores pensadores del México contemporáneo. Erudito, se negó a adherirmodas intelectuales para proponer instrumentos propios de análisis, nuevos modelos deinterpretación, para construir categorías y conceptos, para formular nuevas metodologíasde investigación siempre con el rigor científico del sociólogo. Paco jugó un papel muyimportante en nuestra formación como sociólogos: con él aprendimos el oficio, aprendimos

Activity (65)

You've already reviewed this. Edit your review.
mikel_aurea liked this
Viicktor Peredaa added this note
COMO PUEDO ENCONTRAR CONCEPTOS DE ESTE LIBRO:LA HISTORIA,SOCIEDAD,CULTURA,HOMBRES,PAIS,CIENCIA,TECNOLOGIA,VALORES Y DESARROLLO SUSTENTABLE. ME HURGUE ME ME AYUDEN POR FAVOR.
Viicktor Peredaa added this note
ALGUIEN ME PUEDE AYUDAR.
1 thousand reads
1 hundred reads
Alam Gabriel liked this
Rafael Pelaez liked this
Carlos Roberto liked this
Alfredo Diaz added this note
por favor quien me podria proporcionar el libro de socialismo de francisco a. gomez jara de la editorial porrua gracias estare esperando una respuesta es que lo ocupo por que estoy estudiando enfermeria gracias

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->