Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Tomo I Segunda Parte

Tomo I Segunda Parte

Ratings: (0)|Views: 82 |Likes:

More info:

Published by: Carlos Felipe Cavalitto on Nov 21, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/12/2013

pdf

text

original

 
 TOTAL PAGINAS: 202
Error! Bookmarknot defined.
 
Capítulo I
CARACTERIZACION GENERAL DE LA COLONIA
El proceso de colonización hispano-lusitana (1) originó en América Latina nuevas formacionessociales que pasaron a formar parte de una formación más global: el sistema mercantilistamundial. La colonización americana fue un eslabón importante del proceso histórico degestación del mercado mundial; promovida por las necesidades expansionistas delmercantilismo, estimuló cambios significativos en la economía europea. Los metales preciososde América contribuyeron al desarrollo de las empresas manufactureras y bancarias, provocandouna "revolución de los precios", un aumento del circulante y del tráfico comercial que, en defini-tiva, aceleraron el período de transición al capitalismo.América Latina no sólo contribuyó -forzadamente- al proceso de acumulación originaria decapital en Europa, sino también al fortalecimiento de los Estados Unidos de Norteamérica en lasegunda mitad del siglo XVIII, a través del "intérlope" o comercio de contrabando, cuyagravitación no ha sido apreciada en toda su magnitud.insertar foto 16La economía agraria precolombina fue reemplazada por la producción de metales preciosos ymaterias primas destinados al mercado internacional en formación. Los españoles y portuguesesintrodujeron el valor de cambio y un germen de economía monetaria en sociedades que sóloconocían el valor de uso y la economía natural, aunque los aztecas, por ejemplo, ya habíanutilizado algunos medios convencionales de cambio, como el trueque.El hecho de que la Colonia comenzara a regirse por la economía de exportación no significabaque todas las comunidades indígenas dejaran de lado la economía natural y la producción devalores de uso. Sin embargo, lo que comandaba la sociedad colonial era el dinamismo de lasnuevas formas de explotación. La economía indígena, que entró en contradicción con las nuevasrelaciones de producción y de cambio, fue forzada a subordinarse al régimen económicoimpuesto por los conquistadores. Las comunidades aborígenes no pudieron permanecer "marginadas" del proceso global de la colonización, siendo incorporadas al régimen deexplotación de metales preciosos y a las actividades agropecuarias mediante el uso de laviolencia.El fundamento de la fabulosoa extracción de riqueza fue el trabajo semigratuito de las masasexplotadas, además de la plusvalía absoluta entregada por los jornaleros sometidos al incipienterégimen del asalariado. El excedente apropiado por los invasores provino fundamentalmente dedos vertientes: de la tributación indígena y de la explotación del trabajo asalariado, esclavista yservil. Si bien estos excedentes contribuyeron en gran medida a la acumulación originaria
 
europea, una pequeña parte fue invertida en las colonias en tecnología para la minería y losingenios.La riqueza apropiada provino básicamente de la minería, cuyo papel ha sido subestimado por quienes exageran la actividad agraria de los terratenientes, con el fin de demostrar un supuestocarácter feudal de la colonización.Un análisis serio, despojado de esta "ideología", demuestra que la parte fundamental del plusproducto colonial fue entregada por la minería. Las dos colonias más ricas del imperioespañol -México y Perú- fueron mineras desde el siglo XVI hasta el XVIII. Lo mismo laCapitanía General de Chile y Nueva Granada. Cuando Brasil se hizo minero en el siglo XVIII produjo más riqueza al imperio portugués que en los dos siglos anteriores.América Latina no tuvo una economía de subsistencia sino básicamente una economía deexportación cuya función primordial era producir minerales y materias primas. Las coloniashispano-lusitanas no se estructuraron sobre la base de la economía natural del trueque o de la pequeña economía agraria y artesanal, sino de la explotación de productos mineros yagropecuarios para el mercado mundial, mediante el empleo de grandes masas de trabajadoresindígenas y esclavos negros.Sin embargo, al acentuar este rasgo general, los ideólogos de la dependencia unilateralizaron elanálisis, subestimando la importancia de la producción para el mercado interno, elemento clave para poder explicar la movilidad y el proceso de lucha de clases.También ha sido minusvalorado el trabajo de las comunidades aborígenes que, con sueconomía de subsistencia, abastecieron en apreciable medida las necesidades de las ciudades ylos centros mineros.Para comprender a cabalidad este fenómeno es necesario superar la visión historiográficatradicional que arbitrariamente estableció una censura tajante entre lo prehispánico y lo colonial,entre la llamada prehistoria y la historia, como si ésta hubiera accedido con la llegada de loseuropeos a nuestra América. Ignorar la dialéctica de la reciprocidad entre el proceso decontinuidad y discontinuidad que se dió entre ambas culturas, es renunciar a comprender querelevantes factores socio-culturales y económicos de la cultura aborígen fueron aprovechados eintegrados por los españoles a su régimen de dominación, como veremos más adelante alestudiar el trabajo en la agricultura y, sobre todo, en la minería, porque de no haber contado conlos adelantos tecnológicos en minería y metalurgia de los indígenas, con su personalespecializado y sus conocimientos sobre la ubicación de las minas de oro y plata, les habría sidomuy difícil a los colonialistas montar en tan breve lapso su economía de exportación.En el choque de las dos culturas -la europea y la indoamericana- hubo un proceso dedesestructuración-estructuración que se prolongó durante siglos en esta fase de transición de lahistoria latinoamericana. La desestructuración no fue tan absoluta y la estructuración no fue tanrápida. Los conquistadores trataron de desestructurar las formaciones sociales indígenasvaliéndose de cualquier medio, pero al mismo tiempo integraron instituciones precolombinas,como la mita. El proceso de estructuración fue más lento de lo que puede deducirse de losdocumentos oficiales de la colonia, siendo su punto culminante, en cuanto a organización, el período de reformas borbónicas en la segunda mitad del siglo XVIII.
 
El fenómeno de continuidad-discontinuidad se expresó a lo largo de estos trescientos años en la presencia permanente de lo indígena, cuya cultura, incluída la economía y la vida cotidiana, prolongadas en el mestizaje, supervivió a nivel horizontal, aunque fuera marginada a nivelvertical. Mas no era la misma comunidad aborigen de los tiempos precolombinos; los indígenasse vieron obligados a incorporar parte de la cultura europea, empezando por variedades decereales y de ganadería que no se conocían en América, como el trigo, los vacunos, las ovejas yel caballo, además de la pólvora, el torno y el arado, sin contar los vicios que aportaron losibéricos. A pesar de la lentitud del proceso de estructuración de la sociedad coloniallatinoamericana, puede afirmarse que fue más rápido que en Asia y Africa. Al decir de José LuisRomero, América fue "el primer territorio occidentalizado metódicamente" (2)Las colonias tuvieron un desarrollo desigual, articulado, combinado y específico-diferenciadoque se expresó en la coexistencia de tecnología moderna en la minería y los ingenios conexplotaciones arcaicas en el agro; en el paralelismo de la economía monetaria con la natural; enla contradicción incipiente entre campo y ciudad; en el contraste interrelacionado de las formas productivas; en la especificidad y diferenciación entre las colonias y dentro de cada una de ellas,y en las manifestaciones culturales antagónicas pero interpenetradas del sincretismo cultural yreligioso de los negros, indígenas, mestizos y blancos.Este tipo de desarrollo se reflejó agudamente en el período de transición que se dió en AméricaLatina colonial. Las explotaciones mineras acentuaron ese desarrollo porque ahondaban la brecha entre lo moderno y lo retrasado, pero al mismo tiempo generaban un proletariadoincipiente y provocaban al interior de cada colonia una reanimación agropecuaria que abastecíalos centros de producción de metales preciosos.El desarrollo desigual se dió también entre las colonias. Unas, como México y Perú, seintegraron tempranamente al mercado mundial, mientras que otras lo hicieron tardíamente, comoArgentina, Uruguay, Venezuela y Centroamérica.La colonización portuguesa del Brasil fue distinta a la española porque fue realizada con preeminencia de empresarios privados beneficiados con las capitanías hereditarias. Así mismohubo una migración masiva de portugueses, fenómeno que no se registró en las coloniashispanoamericanas, a las cuales sólo arribaron menos de doscientos mil españoles entre 1509 y1790, cifra que contrasta con los tres millones de portugueses que llegaron a Brasil. Otradiferencia radicaba en que la economía brasileña no se inició con la extracción de metales preciosos sino con plantaciones; aunque en el siglo XVIII la diferencia se invirtió. Brasil tuvo unauge minero con el oro mientras que la mayoría de las colonias hispanoamericanas combinaronla explotación minera con la agropecuaria. Finalmente, el estado colonial brasileño fueestructurado recién en el último siglo de la colonia, a diferencia de Hispanoamérica en que lasinstituciones fueron organizadas desde el primer siglo de la conquista. De ahí que el nexo deBrasil con Portugal fue menos rígido que el de las colonias hispanoamericanas. La corona portuguesa no implantó un régimen tributario ni una organización fiscal tan eficiente como laespañola.Insertar foto17
LA ALTERACION DE LOS ECOSISTEMAS
 Los ecosistemas comenzaron a alterarse con la instauración de una economía mundialmenteinteresada en la exportación de materias primas. Los enclaves mineros, las haciendas y

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->