Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Dussel, Enrique - Historia de La Filosofia Y Filosofia de La Liberacion

Dussel, Enrique - Historia de La Filosofia Y Filosofia de La Liberacion

Ratings: (0)|Views: 33|Likes:
Published by Alicia

More info:

Published by: Alicia on Nov 22, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/12/2013

pdf

text

original

 
Historia De La Filosofia Y Historia De La Filosofia Y  Filosofia De La LiberacionFilosofia De La Liberacion
Enrique Dussel
Textos completos
1994
 PALABRAS PRELIMINARES 
Habiendo advertido el tema desde fines de 1969, ya en 1970 comenzamos a tratar funciones de filosofía de la liberación.El “pasaje” del capítulo 2 al 3 del Tomo I de mi obra
“Para una ética de la Liberación”
,escrita en 1970, -publicada en 1973-, indicaba ya el tránsito de la ontología heideggeriana ala cuestión de la alteridad, el otro, que era ya el comienzo del discurso de la filosofía de laliberación.Sólo en 1971, en el II Congreso Nacional de Filosofía en Argentina, en Córdoba, se hizo público el tema y se constituye el grupo originario de sus gestores posteriores.En este volumen, entonces, reunimos trabajos de estos últimos 19 años (1971-1990), desdela ponencia en aquel Congreso –como
apéndice 1
-, hasta recientes trabajos anteacusaciones concretas que nos han exigido aclaraciones no sin utilidad.El Autor.
 
 Historia De La Filosofia Y Filosofia De La Liberacion Enrique Dussel 
PRIMERA PARTE.
ENSAYOS DE HISTORIA DE LA FILOSOFIA Y FILOSOFIA DE LALIBERACION.CAPITULO 1
 I. HIPOTESIS PARA UNA HISTORIA DE LA FILOSOFÍA EN AMERICA LATINA (1492-1982).
1.1 INTRODUCCIÓN METODOLÓGICA.Existen muchas obras sobre la historia de la filosofía o de las ideas en América Latina
1
, Sinembargo hay pocas que se hayan abocado explícitamente a estudiar la cuestión de la
 periodización
de una tal historia. Y, porque la periodización es una cierta divisiónarbitraria de la historia -es decir, necesita un árbitro o tribunal-, podría parecer que escuestión secundaria esto de la periodización. No obstante, como la
exposición
de todahistoria supone analizar por partes el todo del c
ontinuo
histórico, la manera de dividir supone dos niveles. Por una parte, los
criterios
de la periodización, y, por otra, los
 supuestos
de dichos criterios. Frecuentemente tanto los criterios como sus supuestosquedan en el ámbito de lo
implícito
, pero nunca dejan de tener vigencia. Puede que elhistoriador de la filosofía no explique sus criterios o supuestos pero de todas manerasexisten.Se trata, entonces, de
explicitar 
ciertos criterios y sus supuestos, para que al quedar expresos puedan ser negados, criticados, corregidos, o mejorados. Puedan ser falseables.Son en consecuencia, propuestas hipotéticas claras que pueden servir a la discusión. No pretendemos la verdad absoluta, solo pretendemos una expresión clara como principio deldebate.1.1.1 ÉPOCAS DE LA HISTORIA DE LA FILOSOFÍAPensamos que los criterios para definir las
épocas
no son los mismos que para definir los
 períodos
o las
 fases
. Denominamos "épocas"de la historia de la filosofía aquella porción de tiempo en la que el discurso filosóficomantiene su estructura fundamental de un mismo tipo, condicionado igualmente por losdemás niveles de la sociedad cuya esencia práctico-productiva no cambia. Si el nivel deldiscurso filosófico tiene autonomía propia -y por ello hay historia de la filosofía-, sinembargo su autonomía con respecto a los niveles contextuales y condicionantes,verdaderas determinaciones, es sólo una autonomía relativa, así como las determinacionesson igualmente relativas.Por lo general las filosofías se atribuyen a las totalidades históricoconcretas(filosofía "griega", filosofía "romana", filosofía "medieval":es decir de la cristiandad latino-occidental, etc.). De esta manera podemos hablar defilosofía “latinoamericana”. Pero, como puede comprenderse, se trata de una nominación puramente extrínseca(aunque con sentido). De la misma manera se habla de la filosofía del"siglo XVIII", tomando un siglo (que es una pura unidad de medida sin ninguna relacióncon el acontecer humano propiamente dicho)como criterio de división. Otras veces se divide la filosofía por "escuelas", lo que tiene sentido desde un punto de vista de la
Página 2 de 156
 
 Historia De La Filosofia Y Filosofia De La Liberacion Enrique Dussel 
"autonomía" del discurso filosófico con respecto a su contexto, pero con esto se tiende aabsolutizar como en una caja oscura a la filosofía sin comprender su función práctico-histórica que siempre ha jugado.Es bueno recordar que en las historias de la filosofía se puede caer en dos extremos. Por una parte, en un cierto idealismo de la a
utonomía absoluta
de la filosofía, frecuenteshistorias de la filosofía desde la misma filosofía. Pero, igualmente, se puede caer en uncierto mecanicismo vulgar al
determinar absolutamente
la filosofía desde lo nofilosófico(lo económico, político, ideológico, etc.). Por nuestra parte intentamos mostrar una víamedia, de autonomía real y de determinación efectiva, pero ambas
relativas.
Se da así a lonofilosófico su peso real y a la filosofía toda la importancia al sujeto filosófico que crea (esdecir, que tiene diversos grados de indeterminación, originalidad desde su libertad,
exnihilo
) desde una historia de la filosofía.En el caso latinoamericano, por ejemplo, la filosofía universitaria de la época colonial es la"escolástica" -así llamada-. Sin embargo, es fácil mostrar el sentido muy diverso de la primera escolástica con respecto a la tercera. La primera escolástica fue la filosofíahegemónica en el mundo europeo latino; fue una filosofía creativa y nueva. La segundaescolástica, en cambio, depronto de ser hegemónica -con respecto a la filosofíaarticulada a la burguesía emergente, y tales fueron la filosofía del
ego cogito
de Descartesy de la
tabula rasa
del empirismo inglés-, y decayó hasta ser una filosofía secundaria, nocreativa, de puro comentario. Por su parte, la tercera escolástica es ya un fenómeno interno(y por ello externo a la civilización moderna y a la sociedad burguesa triunfante) a laiglesia católica, periférica, de la filosofía contemporánea europea o norte-americana. Perola cuestión es en realidad, poder definir el criterio que determina, no absolutamente, el pasaje de una a otra escolástica. Y las determinaciones que producen la diferenciaciónentre la primera, segunda y tercera escolástica no son sólo, ni principalmente, exigenciasintrínsecas del discurso filosófico. Son exigencia
de realidad 
. Es decir, la "realidad"ha cambiado y por ello han de expresarse filosóficamente otras cosas desde otra
 praxis.
Estas
cosas
y
 praxis
son los criterios últimos de la definición de las épocas. En efecto, lafilosofía es un hacer (
 facere
, poîen), un producir un discurso, un
ordo signatum
2
.Todo producir se encuentra dentro de una totalidad práctico-productiva. Quiero decir que la producción del discurso ideológico no es un reino totalmente independiente de su tiempo,sino que
 siempre
cumple una función bien determinada. Esta función es, nada menos, la dedar última consistencia a la
 formación ideológica
o a las estructuras simbólicoculturales deuna época.Ultima consistencia, fundamentación ontológica o centro ideológico -como indicabaGramsci- de una sociedad significan aquí lo mismo. Por ello, siendo la ideología la justificación de la praxis de todo agente, la filosofía es la última justificación de latotalidad práctica de una sociedad. Es evidente que toda totalidad humana tiene ciertasrelaciones esenciales que la determinan. Así, no es lo mismo ser pastores que agricultores, poseer la industria del bronce que del hierro, caminar a pié que a caballo. Estas relaciones productivas(hombre-naturaleza), entre las cuales la producción industrial es la más avanzada que elhombre haya inventado, se sobreponen a relaciones prácticas (hombre-hombre)
3
. De allíque puedan determinarse algunas relaciones productivas y prácticas formando totalidadesestructurales definibles en la historia de la humanidad, y más concretamente desde el sigloXVI, que es lo que nos ocupa aquí.Si un hombre en el antiguo Egipto trabaja la tierra es un agricultor. Si debe pagar con partedel producto de su trabajo un tributo a la clase faraónica, tenemos así una triple relación: productiva( agricultor), práctica ( clase faraónica-campesinado), prácticoproductiva
Página 3 de 156

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->