Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
11Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Revista UIC 16

Revista UIC 16

Ratings: (0)|Views: 448|Likes:
Número dedicado a la ciudad de México. Una gran ciudad o una ciudad grande.
Número dedicado a la ciudad de México. Una gran ciudad o una ciudad grande.

More info:

Published by: Universidad Intercontinental on Nov 25, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/07/2013

pdf

text

original

 
ISSN 1870821-8
NUM. 16
 ABRIL JUNIO2010
 
México
¿Una ciudad grandeo una gran ciudad?
  D o s   v e c e s 
  P  r e  m  i o   N  a c  i o  n  a  l  d e   P e  r  i o d  i s  m o ,   2  0  0  8   y   2  0  0  9 
  C  l  u  b  d e   P e  r  i o d  i s  t a s  d e   M é  x  i c o .
 
     E     D     I     T     O     R     I     A     L
Grandeza mexicana o grandeza a la mexicana
Como todas las grandes ciudades, nuestra urbe presenta y representaproblemáticas de uncionalidad y riesgos visibles e invisibles. Los desaíostecnológicos suman sus dicultades a las exigencias políticas de un seg-mento que ejerce la autoridad y el poder en medio de una sociedad civilacostumbrada a la protesta y a la tolerancia, a la permisividad y a la rus-tración de manera simultánea. Hasta hace pocos años, los habitantes deesta ciudad —capital del país, por otra parte— carecíamos de condiciónciudadana. No elegíamos a nuestros representantes ni participábamos enla toma de decisiones. Quizás esa inercia determine que aún la clase po-lítica arrebate muchas de las decisiones a la sociedad civil, y la improvisa-ción, la ocurrencia, la incivilidad dominen sobre la planeación, el estudio,la ley, la convivencia.No es ácil imaginar la transormación de esta megaurbe en una ca-pital cultural, no obstante –como lo arma el arqueólogo Eduardo MatosMoctezuma– poseer una riqueza cultural como pocas ciudades. A veces sepiensa en el escaso civismo de la población que transgrede los reglamen-tos y pasa por encima de los derechos de los otros. Una vez más, la dico-tomía entre la clase política y los ciudadanos. ¿En dónde está la causa deadvertir con pesimismo el uturo de esta megalópolis? Un par de ejemplos,dos situaciones límite quizás nos sugieran las respuestas. El sismo de 1985 yla pasada crisis del brote de inuenza A H1N1 mostraron una sociedad dis-ciplinada, solidaria, respetuosa, responsable, madura, capaz de enrentarlas adversidades. Es esa misma sociedad que opina, según nuestra encues-ta: de los males, la corrupción es el más detestado. Una corrupción que noviene de abajo, se impone de arriba hacia la base. Por eso los sentimientosencontrados, amor-odio, la vivencia contradictoria de deseo y vicio, de es-peranza y desaliento, de grandeza y de monstruosidad. Pero, de cualquiermodo, la ciudad no se hace, la hacemos, y en esa medida hay o no ciudada-nía. ¿Aquí nos tocó vivir o aquí decidimos vivir?José Ángel Leyva

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->