Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
De aliancismos políticos, notas de lectura

De aliancismos políticos, notas de lectura

Ratings: (0)|Views: 14|Likes:
Published by xepiti
Sobre las alianzas y sus políticas
Sobre las alianzas y sus políticas

More info:

Published by: xepiti on Nov 26, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/26/2010

pdf

text

original

 
¿De traición a la democracia, a mal necesario?A
lianzas y políticas
Sergio S. MaicotInteresante ha sido el ruido que ha ido ocasionado la posibilidad de concretar las alianzas políticas demanera cada vez más generalizada. Valorarla como alternativa política con sus implicaciones frente a laamplia experiencia histórica al respecto,
aquí y en China
y estimar su pertinencia o no para el casonacional y en lo local podría ser válido.Una alianza política entendida como un acuerdo de cooperación entre diferentes entidades o elementos,en este caso partidos políticos, en relación con una agenda política común, tiende a formarse cuando secomparten intereses básicos, al menos parcialmente y entre más cercanos sean estos intereses entre losmiembros aliados podría ser de mucho más peso y valor la alianza, podrían ser más los beneficios quelos costos.Construir una alianza puede significar, hacer compromisos con los aliados, estar dispuesto a escuchar, anegociar siempre, a ceder en ocasiones, a instalar a la cooperación como un valor en la gestión política, pero sobre todo a evitar todo tipo de purismo o radicalismo. Una convergencia requiere un esfuerzo yun ejercicio cotidiano de tolerancia, es un tanto una tarea de equilibrista, ya que se trata de mantener viva la alianza pero igualmente de hacer avanzar el propio interés partidario. Se trata evidentemente deuna situación social en la que hay que adoptar decisiones y asumir riesgos ante componentes aleatorios.Resulta imprescindible pues madera política de inmejorable veta.Gobernar en alianza da mayor oportunidad de obtener mayoría absoluta o casi, asimismo evita lastentativas de bloqueo sistemático de oposición, podría así evitar la parálisis, que llega a instalarse en los palacios legislativos.La alianza como concepto político despierta una gran inquietud y sensibilidad social, deja ver claramente las posiciones contrastantes, desde quien lo percibe como algo “contranatural”, hasta quienlo valora como un parte de una normalidad democrática, con amplios testimonios históricos a su favor.La situación de la experiencia internacional se aprecia variopinta, se pueden reconocer diversas manerade operar las alianzas, por ejemplo, entre pocos partidos (como en Alemania con dos), o con muchos(como en Finlandia entre 5, o en India, con 14 partidos o en Japón e Israel, con participación tambiéncrecida.Una alianza se supone que es cooperativa y en la que sus miembros aportan recursos de todo tipo, conla intención de cumplir con alguna meta común. Pero la naturaleza de las alianzas, señalan losanalistas, es cambiante, tanto en su naturaleza, como en su apariencia y comportamiento, lo que haceesencial e imperativo una concreción y claridad de los principios y límites de una coalición entre los participantes, para que el siempre posible “fuego amigo” pueda ser del menor impacto posible. Unaalianza será viable sólo hasta el punto en que sea capaz de reflejar los intereses de sus miembros, perono se puede forzar o hablar de seguridad en los resultados. Una alianza busca la consecución de unameta y se piensa que si se hace con otros puede resultar más efectiva la acción, de como podría hacersesin apoyo mutuo.En la, digamos, dinámica de los convenios aliancista históricos, se ha visto cómo es posible que primero los participantes se acerquen para posiblemente irse distanciando después o llegar incluso avolver enemigos a los aliados, que pueden serlo una jornada y ser enemigos en la siguiente.
 
Historiadores señalan que esta por ejemplo, fue la lógica (tan oportunista como de alto sentido prácticomilitar) de las alianzas políticas de Álvaro Obregón y Venustiano Carranza contra Francisco Villa yEmiliano Zapata.Los argumentos a favor de esta lógica de alianzas señala que hoy y ya desde tiempo atrás, son un malnecesario, ¿o quizá un bien necesario?. Que son ya algo común en no pocos países donde, desde hacetiempo, no son más una novedad. Ya forman parte de su “normalidad ” de convivencia política. Otroargumento a favor es que resultan necesarias cuando se enfrentan elecciones muy competidas, donde parece que han funcionado mejor, como en los sistemas políticos bipolares al extremo.Se pueden rastrear múltiples experiencias que dan cuenta de la posible conveniencia o no, de lasalianzas: la experiencia internacional documentada señala algunos casos notables, como en Chile en1973 a 1988, entre el partido demócrata cristiano y el partido socialista (sí, ¡justo entonces!), tambiénen Alemania del 2005 al 2009 el gobierno aliancista lo integraron tanto el partido de la señora Merkel,la unión demócrata cristiana, y sus adversarios socialistas, de la que se decía se trataba de una alianza"de ensueño".En Argentina en 1999, se construyó una alianza entre el Frente País Solidario (Frepaso) y la UniónCívica Radical (UCR), que se unieron para derrocar al Menem, dando una unificación histórica de partidos representantes de la clase media para romper, dijeron, con la inercia de una gestngubernamental con corrupción galopante y una mala gestión política.Igualmente hoy funcionan alianzas en la ONU, donde existen de manera no oficial 5 grupos integrados por alianzas (Africa, Asia, Europa Oriental, Europa Occidental, Latinoamérica y el Caribe). Estamodalidad comenzó como un medio informal para organizar la distribución de las comisiones de laasamblea general. Un país que no es miembro de alguno de estos grupos regionales es Estados Unidos, junto con Israel al que no se le ha permito tener participación en uno de estos grupos regionales.Otros países donde hay experiencia reciente al respecto y también experiencia histórica de alianzas políticas son: aparte de los ya mencionados, Australia, Chile, Grecia, Italia, Líbano, Montenegro,Serbia, Taiwan, Rusia, España, Irlanda, Inglaterra, Turquía, Suiza, Suecia y otros nórdicos. En el parlamento europeo se han dado también estos procesos, que han llegado a ser calificados desorprendentes. Hay países donde es inimaginable pensar que un partido pueda gobernar solo (cómo enBélgica, Alemania, Holanda).Así, desde esas experiencias las alianzas han sido no sólo necesarias sino hasta inevitables. En algunossentidos y circunstancias, han resultado convenientes tanto para los partidos como para los electores.Aquí, López Portillo fue candidato común de los partidos Popular Socialista y Auténtico de laRevolución Mexicana, además del PRI, en la elección presidencial de 1976. No fueron en coalición,simplemente adoptaron el mismo candidato. Fidel Herrera ganó en 2004 su elección como gobernador de Veracruz por menos de un punto porcentual. Y fue en coalición encabezada por el PRI, mientras quesu adversario Gerardo Buganza contendió sólo y solo por el PAN. Por mencionar algunos casos.En México, las coaliciones, candidaturas comunes y alianzas entre partidos, han venido realizándosedesde no pocos años, y se han vuelto más comunes a partir de la llamada "transición democrática",cuando fue posible sacar al PRI de Los Pinos.Desde la oposición a esta idea, con reacciones cargadas de emoción, se califica con adjetivos subidosde tono, se dicen cosas como que se trata de simple ¨amnesia cínica¨, incluso se llega a calificar comoun patológico “Alzheimer político”. Se argumenta que representa una autentica traición a la tradición ya una idea elemental de democracia, por lo menos de la que conocemos hasta hoy.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->