Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
12Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Raiter, A. Los límites del análisis crítico del discurso

Raiter, A. Los límites del análisis crítico del discurso

Ratings:

3.0

(1)
|Views: 809|Likes:

More info:

Published by: Jazmín Vidal Domínguez on Nov 27, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/06/2013

pdf

text

original

 
1
LOS LÍMITES DEL ANÁLISIS CRÍTICO DEL DISCURSO (ACD)Alejandro Raiter
Facultad de Filosofía y Letras (UBA)araiter@filo.uba.ar 
I.
 
Introducción
Según Ruth Wodak (2000: 140) el entonces candidato por el PFÖ (neonazi), Haider, declaró a larevista
Profil
el 25 de Agosto de 1995:
 He dicho que los soldados de la Wehrmacht han hecho posible la democracia en su formaexistente en Europa
.Pocos renglones más tarde afirma que
"Este ejemplo ilustra la necesidad de intertextualidad yde la teoría social en el análisis del discurso concreto"
(2000:141). Para nosotros, el ejemploexpuesto ni siquiera necesita del análisis del discurso, ni de ningún otro análisis que no sea elque debiera llevarse a cabo en estrados judiciales. No resulta muy productivo, desde un punto devista lingüístico, mostrar que un texto está basado en una ideología que coincide con la que elhablante manifiesta defender. Tampoco necesitamos de modo explícito o implícito de una teoríasocial: con conocer un poquito de historia sabremos que lo dicho es una alabanza directa a laocupación de parte de Europa por el ejército nazi; este es un conocimiento que está al alcance decualquier usuario de la lengua.También Ruth Wodak (Wodak y otros 2001:1) afirma que
"Los términos Lingüística Crítica(LC) y Análisis Crítico del Discurso (ACD) se usan a menudo de modo indistinto. De hecho, entiempos recientes, parece que el término ACD se prefiere y se usa para denotar la teoría quecon anterioridad se identificaba como LC. El ACD mira el lenguaje como una práctica social(Fairclough y Wodak (1997) y toma en consideración el contexto de uso del lenguaje comocrucial".
 Creemos que lo que aquí afirma la investigadora austriaca no es acertado y confunde la labor dellingüista cuando analiza discursos. Pensamos que la LC y el ACD poseen programas diferentes,aunque puedan ser considerados complementarios en algunos casos. Trataremos de marcar estadiferencia en dos aspectos: metodología de análisis y construcción del objeto de estudio; luegoanalizaremos las referencias genéricas a la necesidad de una teoría social para concluir cuálesson los límites teóricos que algunos de los investigadores que reivindican el ACD se autoimponen y que impedirán - desde nuestro punto de vista - el desarrollo de la teoría lingüística.
II. Entender el lenguaje en uso es una entrada para entender la sociedad
 
2La LC se propuso y se propone - según nuestro entender - una crítica racional de las formaslingüísticas; tal como lo afirman R. Hodge y G. Kress en
 Language as Ideology
(1979, 1993) lagramática de una lengua es una concepción del mundo. A partir del análisis de diverso tipo detextos - sin excluir los que habían sido generados por personajes prejuiciosos o racistas - puedenmostrar de qué modo el lenguaje utilizado puede develar la ideología del autor a partir delestudio de las opciones empleadas.La LC no se preocupa por analizar un tipo particular de textos, su objetivo es aportar a losestudios del lenguaje desde el punto al que consideran que ha llegado la lingüística sistémica deHalliday, mientras manejan la hipótesis del relativismo lingüístico de Sapir y Whorf paraincursionar en el terreno de la relación entre el lenguaje y la ideología.Al ACD, por el contrario, le preocupan determinados textos, los que
a priori
considerandiscriminatorios, sexistas, racistas; a partir de un análisis lingüístico que - al menos segúnalgunos de sus representantes - no necesita seguir ningún método particular; los analizanprecisamente para demostrar cuáles son las estrategias que los constituyen como textos sexistas,racistas, discriminatorios y/o prejuiciosos. En definitiva, una actitud que puede llevar a unacircularidad insalvable en los análisis, y a perder de vista el problema del uso del lenguaje.En otros términos, la LC se propone aportar conocimientos a una teoría del lenguaje, y a unateoría del modo en que la gramática de una lengua condiciona el uso del lenguaje por hablantesparticulares. ¿Qué se propone el ACD?Por algunos momentos parece ser un apostolado, denunciar las injusticias que se sostienen yreproducen discursivamente y demostrar que permitir la circulación de ese tipo de discursosrefuerza las situaciones que denuncian. Por supuesto que no tenemos nada que decir frente aesta función que se ha auto asignado y coincidimos, como la hace la LC, en la relación entrediscurso y cognición. El problema es cómo se definen esas injusticias, cómo se determinan,quién establece las prioridades y qué valor tiene denunciarlas. En definitiva, desde qué teoríasocial y de la justicia podemos hacer esas denuncias. Desde un punto de vista estrictamentelingüístico se corre, además, el peligro de fomentar una nueva normativa.El problema de contar o no con una teoría social no es nuevo en Sociolingüística, como loseñalara ya Lavandera (Lavandera 1988); este problema la sobrevoló durante mucho tiempo - yla sigue sobrevolando - vinculado al problema de la variación y el cambio. El problema se hacecrítico cuando salimos del nivel de lo fonológico, pasamos al sintáctico, semántico o pragmáticoy podemos mostrar que la variación no sólo no dice "lo mismo" sino que además esa variaciónes ideológica (Trew, 1979) desde la hipótesis probada de que ha variado la opción del hablante.Tenemos un problema metodológico: cuando Trew compara las noticias que dan diferentesdiarios sobre un mismo hecho podemos dar cuenta de un modo claro de las diferencias y luegopodemos ver qué significan esas diferencias a partir de diferenciar roles, procesos y modelossintagmáticos, de allí, concluir las diferencias ideológicas.
 
3Cuando uno no tiene dos textos para comparar, de hecho está comparando el que analiza con supropia versión de lo relatado, o - como dice van Dijk - con su modelo mental, producto de lacognición social. Esto no ofrece ninguna dificultad para ningún sociolingüista - si yo pronunciode una forma y usted de otra, o yo denomino un objeto con una palabra y usted con otra - sisomos hablantes de un mismo dialecto - estamos en presencia potencial de una variacióndialectal. Ahora bien, si usted lleva adelante un apostolado, la cuestión es diferente: ya no setrata de comparar un idiolecto - o dialecto - con otro o de la elección alternativa de estrategias,sino de comparar lo que el investigador considera políticamente correcto frente a lo queconsidera que no lo es. En este caso, una teoría social se hace imprescindible; de hecho, vanDijk afirma que los partidarios del ACD hacen explícita su posición. Sin embargo, en sustrabajos no desarrolla en realidad de una teoría social, sino que hace explícita una toma deposición frente a algunos aspectos o fenómenos de la realidad social, toma de posición hecha enla mayoría de los casos sin un marco teórico mayor y, lo que es más grave o - al menos - lleva auna mayor confusión, sin una visión global del mundo que hayan hecho explícita. Leyendo aWodak y a van Dijk, sabemos qué cosas no les gustan: no les gusta el racismo, no les gusta elsexismo, no le gusta el neofascismo y no les gusta el abuso de poder; estas cosas que no lesgustan intentan establecerlas como categorías, categorías que no discuten, que imponen comouniversalmente válidas y que no jerarquizan.Para decirlo de otro modo, la LC propone a) un análisis de las formas lingüísticas ordenadas encláusulas tipo y b) un análisis de las opciones realizadas por el hablante, para formular unahipótesis sobre las consecuencias y significados de las formas elegidas. Para ello, proponen elanálisis sintagmático, el análisis léxico, etcétera. El ACD propone el análisis de piezaslingüísticas sin establecer preferencias por modelos, proponen el análisis de las prácticassociales en las que los textos aparecen, aunque sin diferenciar si son constitutivas o funcionalesa esas prácticas. Mostremos esto con un análisis sencillo.1
. La vaca nos da la leche
tiene una estructura paralela a2.
 Mamá nos da la teta
Sin embargo, el análisis sintáctico - semántico propuesto por Hodge y Kress nos puede mostrarque se trata, en realidad, de dos cláusulas completamente diferentes en estructura y significado;en efecto, la número 2. es una transformación de otra cláusula básica - en realidad, de variascláusulas básicas.En efecto, en 1.
mamá
ocupa el lugar de agente {+humano},
nos
ocupa el de benefactivo {+humano} y
teta
el de paciente; de algún modo, esto refleja el mundo, o - al menos - unaconcepción del mundo, bastante cercana a lo aceptado y a la realidad.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->