Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Derrida, Jacques - Estados del psicoanalisis

Derrida, Jacques - Estados del psicoanalisis

Ratings:

4.5

(2)
|Views: 903|Likes:
Published by psekologia

More info:

Published by: psekologia on Oct 30, 2007
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

02/15/2013

pdf

text

original

 
www.philosophia.cl  / Escuela de Filosofía Universidad ARCIS.
- 1 -
 Estados de Ánimo delPsicoanálisis.
 Jacques Derrida.
Lo imposible más allá de la soberana crueldad.
 
Presentación a los Estados Generales del Psicoanálisis.
Edición Electrónica dewww.philosophia.cl / Escuela de Filosofía Universidad ARCIS.
 
www.philosophia.cl  / Escuela de Filosofía Universidad ARCIS.
- 2 -
 
Conferencia Pronunciada anteLos Estados Generales delPsicoanálisis, el 10 de julio de2000, en París, en el Gran Anfiteatro de la Sorbona.
 
www.philosophia.cl  / Escuela de Filosofía Universidad ARCIS.
- 3 -
 
Sin coartada
Hilvanado o hilván, la extraña expresión “sin coartada” vuelve con insistencia enmás de un lugar de esta conferencia pronunciada frente a los Estados Generales delPsicoanálisis en julio de 2000. Acompasa todo, hasta la conclusión: “Raramente hablamosde coartada, menos, sin alguna presunción de crimen. Ni de crimen sin una sospecha decrueldad”. Pasa por todas partes, desde la definición del psicoanálisis: “Pero«psicoanálisis» sería el nombre de eso que, sin coartada teológica ni de otra clase, sevolcaría hacia lo que la crueldad psíquica tendría de más propio. El psicoanálisis, para mí,si me permiten esta otra confidencia, sería el otro nombre de «sin coartada». Elreconocimiento de un «sin coartada». Si esto fuera posible”.Entre todos estos “sin coartada”, inevitable, una pregunta: “...No evitaremos puesla pregunta: ¿cuál es hoy la crisis del psicoanálisis mundial? o incluso, o más bien, ¿cuáles la crisis de la globalización para el psicoanálisis? ¿Cuál es su crisis específica? ¿Essólo, lo que no creo, una crisis, una crisis pasajera y superable, una
Krisis
de la razónpsicoanalítica como razón, como ciencia europea o como humanidad europea (para hacer más que parodiar el título de Husserl)? ¿Es, pues, una dificultad decidible y que pide unadecisión, un
krimein
que podría pasar también por una reactivación de los orígenes? Sóloentendemos estas preguntas si suponemos saber lo que es o quiere ser hoy, específica-mente, en su singularidad irreductible, el psicoanálisis o la razón psicoanalítica, lahumanidad del hombre psicoanalítico, hasta el derecho del hombre al psicoanálisis. ¿Enqué criterios de reconocimiento confía? Yen cuanto a la crisis, ese saber sería el saber delo que pone al psicoanálisis en crisis, sin duda, pero también de lo
que
la revoluciónpsicoanalítica misma pone en crisis. Las dos cosas parecen además tan indisociablescomo dos fuerzas de resistencia: resistencia
al 
psicoanálisis, resistencia autoinmunitaria
del 
psicoanálisis tanto a su exterior como a sí mismo. Es en su poder de poner en crisisque el psicoanálisis está amenazado, y entra entonces en su propia crisis. Cuando esinterrogado sobre lo que no funciona en una globalización que comenzó por lo menosdespués de la Primera Guerra Mundial, ni en ciertos proyectos de derecho internacional,ni en ciertos llamados al abandono de la soberanía, a la constitución de esa Sociedad delas Naciones que prefiguraba entonces las Naciones Unidas en su impotencia inclusopara poner fin a la guerra y a los exterminios más crueles, y bien, es siempre alrededor dela palabra “crueldad” que la argumentación de Freud se hace más política y, en su lógica,más rigurosamente psicoanalítica. No es que el sentido de la palabra “crueldad”
(Grausamkeit)
sea claro sino que desempeña un papel operatorio indispensable, y es por eso que cargo sobre él el peso de la cuestión. Recurriendo más de una vez a estapalabra, Freud la reinscribe en una lógica psicoanalítica de pulsiones destructivasindisociables de la pulsión de muerte. Más de una vez hace alusión al “placer que se

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->