Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword or section
Like this
4Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Blavatsky, Helena - Isis Sin Velo Volumen II

Blavatsky, Helena - Isis Sin Velo Volumen II

Ratings: (0)|Views: 494|Likes:
Published by jorgeblancomoreno

More info:

Published by: jorgeblancomoreno on Dec 03, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

02/09/2013

pdf

text

original

 
HELENA PETROVNA BLAVATSKY
ISIS SIN VELO TOMO II
Clave de los Misterios de la Ciencia y TeologíaAntigua y Moderna
“Cecy Est Un Livre De Bonne Foy” 
(Montaigne)La autora dedica esta obra a la SOCIEDAD TEOSÓFICA
Fundada en el año 1875, en Nueva York, para estudiarlas materias de que se trata
Traducción del inglés:
Federico Climent Terrer 
 
2
CAPÍTULO I
No califiques de locura aquello de que has probadono saber nada.TERTULIANO –
 Apología
Esto no es cosa de hoy ni de ayer, sino de todotiempo. Y nadie nos ha dicho todavía de dónde ni cómoviene.SÓFOCLESLa creencia en lo sobrenatural se ha manifestadoespontáneamente desde un principio en todos lospueblos de la raza humana. La incredulidad en losobrenatural conduce al materialismo, el materialismoa la sensualidad y la sensualidad a las catástrofessociales entre cuyas convulsiones aprende el hombreotra vez a creer y orar.GUIZOTSi alguien no cree en estas cosas, guarde para sí suopinión y no contradiga a quienes por ellas se veinclinado a la práctica de la virtud. JOSEFO.
e los pitagóricos y platónicos conceptos de la materia y de la fuerza, vayamosahora a la cabalística teoría sobre el origen del hombre y comparémosla con lade la selección natural expuesta por Darwin y Wallace, pues tal vez hallemostantas razones para atribuir a los antiguos la originalidad en este punto como en losque hasta aquí hemos considerado. A nuestro entender, la teoría de la evolución cíclicaderiva su más valiosa prueba del cotejo entre las enseñanzas antiguas y las de lospadres de la Iglesia respecto a la figura de la tierra y al movimiento del sistemaplanetario. Aun cuando no cupiera esperar otra prueba, la ignorancia de Agustín y
D
 
H. P. BLAVATSKYIsis Sin Velo Tomo II3
Lactancio en estas materias, que extravió a la cristiandad hasta la época de Galileo,bastaría para evidenciar los eclipses que de tiempo en tiempo sufren los conocimientoshumanos.Algunos filósofos antiguos dicen que las “vestiduras de piel” que, según el Génesis
1
,proporcionó Dios a Adán y Eva, significan los cuerpos carnales de que en la sucesión delos ciclos se vieron revestidos los progenitores de la raza humana. Sostenían dichosfilósofos que la forma física, de semejanza divina al principio, se fue densificandogradualmente hasta que descendiendo al punto ínfimo del que pudiéramos llamarpostrer ciclo espiritual, entró la humanidad en el arco ascendente del primer cicloterreno. De entonces arranca una no interrumpida serie de ciclos
(yugas)
cuyo exactonúmero de años se mantuvo secreto en los santuarios sin revelarlo más que a losiniciados. En cada ciclo, edad o yuga, el género humano alcanza la mayor perfecciónposible en aquel ciclo; pero después decae antes de entrar en el nuevo ciclo con todoslos residuos de su precedente civilización social y mental. Así se suceden los ciclos entransiciones imperceptibles que llevan al pináculo el poderío de los imperios, para deallí decaer hasta extinguirse. En el límite del arco inferior de cada ciclo, la humanidadqueda sumida de nuevo en la barbarie. Desde los tiempos primitivos hasta nuestrosdías, cuenta la historia el poderío y decadencia de las naciones que ascendieron a lacumbre para hundirse en el llano. Draper observa que no cabe incluir en cada ciclo atoda la especie humana, sino que, por el contrario, mientras la humanidad decae enalgunos países, progresa y asciende en otros.Esta teoría de la evolución cíclica es muy semejante a la ley reguladora delmovimiento de los astros, que además de girar sobre su eje voltean en diversidad desistemas alrededor de sus respectivos soles.Vida y muerte, luz y tinieblas, día y noche se suceden alternativamente en el planetamientras gira sobre su eje y recorre el círculo zodiacal, el menor de los ciclos máximos
2
.Recordemos el axioma hermético: “Como es arriba así es abajo; así en la tierra como enel cielo”.Con profunda lógica arguye Wallace diciendo que el hombre ha progresado muchomás en organización mental que en física, y opina que el hombre difiere de los animalesen su fácil adaptación a los medios circundantes sin notables alteraciones en su forma yestructura corporal. Advierte Wallace que la variedad de climas está encorrespondencia con la variedad de trajes, moradas, armas, aperos y utensilios. Segúnel clima, puede el cuerpo humano estar más erguido y menos cubierto de pelos condiversa proporcionalidad de miembros y pigmentación de la piel. “El cráneo y el rostroestán íntimamente relacionados con el cerebro, que cambia al par de la evoluciónmental, puesto que es el medio de expresión de los más refinados impulsos de la
 
1
Cap. III, vers. 21.
2
Dícese que Orfeo asignaba 120.000 años de duración al ciclo máximo, y Casandro 136.000 – VéaseCensorino:
De Natal Di 
e. Fragmentos cronológicos y astronómicos.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->