Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Dialogo Imprenta NOVIEMBRE 2010

Dialogo Imprenta NOVIEMBRE 2010

Ratings: (0)|Views: 898|Likes:
Published by Marcos Perez
Edición impresa de Diálogo de noviembre-diciembre 2010. Portada dedicada al gasoducto del norte, su impacto a las comunidades, la naturaleza y la comunidad universitaria. Reportajes sobre el surfing en Isabela, el cine en Puerto RIco, análisis del legado de Kirchner, entrevista a José Ovejero.
Edición impresa de Diálogo de noviembre-diciembre 2010. Portada dedicada al gasoducto del norte, su impacto a las comunidades, la naturaleza y la comunidad universitaria. Reportajes sobre el surfing en Isabela, el cine en Puerto RIco, análisis del legado de Kirchner, entrevista a José Ovejero.

More info:

Published by: Marcos Perez on Dec 06, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/06/2010

pdf

text

original

 
El fruto de Jobos
Reportaje sobre el nuevosurf en Isabela
 >págs. 20-21
¡Cuidado con el Adderall!
>pág. 16
NOVIEMBRE - DICIEMBRE 2010
“Vía Verde”
Encrucijada para lascomunidades yla naturaleza
 
internacional
entre estudiantes
P
ORTADA
Víktor Rodríguez-Velázquez
noviembre - diciembre 2010
L
a tranquilidad quecaracteriza las mon-tañas del centro dePuerto Rico parece haberseesfumado hace varios meses. Y es que la noticia de la cons-trucción de una kilométricatubería para transportar gasnatural por esa área ha im-pregnado de angustia a losresidentes de esa zona. A los vecinos del barrioPortugués de Adjuntas, uno delos municipios de la CordilleraCentral por donde atravesaráel proyecto Vía Verde que pro-pone la Autoridad de EnergíaEléctrica (AEE) para establecerun gasoducto, la instauraciónde esta estructura a pasosde lo que hoy son sus patios y terrazas los llena de grandesasosiego.En este suelo adjunteñoimpera la humildad, se percibe en las calles, en lasmiradas y en los detalles de las estructuras. La vistadesde arriba, allá donde el sol casi no calienta, la tem-peratura da escalofríos y la lluvia no se hace esperar;sencillamente es hermosa. Todo se ve verde y así quierenlos residentes que se mantenga pues paradójicamente,el paso de Vía Verde acabaría opacando el matiz que asimple vista seduce a todo el que visita el lugar.
“Vía Verde”
Reina la incertidumbre desde las costahasta la montaña
Los habitantes de este entorno paradisiaco apenaslogran dormir en las noches y en sus ojos se asoma elmiedo cada vez que se menciona el tema del gasoducto. Y es que la AEE vislumbra llevar a cabo varias expro-piaciones para dar paso a la construcción del gasoductoque requerirá una inversión de $350 millones paratransportar gas natural desde la cogeneradora ecoeléctrica en Peñuelas hasta las centrales generatricesde la AEE en el área metropolitana.En el barrio Portugués, solamente se estima que seafecten aproximadamente unas 60 estructuras, según Julio Santiago, residente del lugar. En una de estascasas habitan Luis González de 82 años y ErnestinaHernández de 86. A su hijo Edwin González Hernández,le inquieta el impacto emocional de esta situación enambos envejecientes. Va más de una década que doñaErnestina lleva postrada en su cama por su padecimien-to de Alzheimer. Su esposo y su hijo la atienden conespecial esmero, según observó
Diálogo
. Mientras serealiza esta entrevista don Luis, se acerca a su esposale toma de la mano y le dice que está hermosa.Doña Ernestina está en su fase terminal, no puede valerse por sí sola y requiere de acomodos especiales.La casa, una estructura de dos pisos, ha sido habituadapara las exigencias que requiere su padecimiento. Porejemplo, hace unos años le construyeron una rampa porsi ocurría alguna emergencia.“Habilitar un lugar nuevo toma tiempo y [losproponentes del proyecto] no nos han dado alternativasreales. Es un acto político y desorganizado”, subrayóGonzález Hernández, en referencia a la elaboracióndel gasoducto, no sin antes mostrar empatía con otrasfamilias que posiblemente atraviesen por lo mismo. “Siesto nos está ocurriendo con mi mamá ¿cuántas familiasno estarán igual?”, meditó.No se aleja de la realidad, ya que al simple cruce deuna calle, Luis Rodríguez, vive una circunstanciasimilar. Rodríguez, fue elprimero en recibir la cartacon la notificación de unaposible expropiación de susterrenos y, al igual que su vecino, teme por las conse-cuencias que provocaría eltener que comenzar de ceroen un nuevo espacio.“Es una situación queapenas nos deja dormir.Pienso en la viejita que vivecon nosotros y se encuentraen silla de ruedas y que consus 86 años no es humanotener que hacerla pasar poralgo así”, expresó Rodrí-guez mientras mostrabalas cuerdas del terreno quese verían afectadas. Tierrasque han pertenecido a lafamilia de su esposa hacetreinta años.“La noticia nos ha hecho daño porque vemos unfuturo incierto. Cada noche me pregunto ¿Para dónde voy? Eso me deprime mucho”, añadió mientras sesumaba al malestar de varios vecinos por la insensibi-
Luis Rodríguez Cruz señala la ruta por donde atravesará el gasoducto. A algunos vecinos ya les enviaron las cartas de expropiación.El gasoducto dejará sin casa a la amilia González Hernández. Arriba,su hijo Edwin. Abajo, don Luis y su esposa Ernestina, quien padece de Alzheimer.
Continúa en la página 4
Fotos por Ricardo Alcaraz
   F  o   t  o  p  o  r   R   i  c  a  r    d  o   A    l  c  a  r  a  z
Director:MarcosPérezRamírezEditora:OdalysRivera MontalvoEditora Desafío:Mariana García BenítezRedacción:HermesAyala y VíktorRodríguezCorrección:Manuela GarcíaFotografía:Ricardo AlcarazDíazArte:Verónica I.PratsSalgadoAdministración,ventasysuscripciones:Noemí NúñezDíazImprenta:Prime PrintingInc.
Se aceptan colaboraciones.
Diálogo
se compromete a examinarlas,perono necesariamente a publicarlas,ni contestarcorrespondencia relacionada.Lascolaboracionesdeben enviarlasa doble espacio yno deben excederde lastrescuartillas(papel 81/2x 11).
Diálogo
se reserva el derecho de editarlostextosporrazonesde espacio yhacercorreccionesde estilo pertinentes.La Universidadde Puerto Rico esun patrono con igualdadde oportunidadesen el empleo.No se discrimina en contra de ningún miembro del personaluniversitario o en contra de aspirante a empleo,porrazón de raza,color,género,nacimiento,edad,impedimento físico o mental,origen o condición social,ni porideaspolíticaso religiosas.
Universidadde Puerto Rico •Año 24-núm.225•noviembre -diciembre 2010
Desde que se propuso el gasoducto -llamado “Vía Verde”- que cruzaría del sur al norte a nuestroPuerto Rico, son muchas las voces de todos los ámbitos de la sociedad que han cuestionado lanecesidad, los motivos y hasta la peligrosidad de este proyecto. Al interior de esas voces y susplanteamientos residen una serie de intangibles: los deseos y voluntades, así como los recuerdos y memorias de todas las vidas que quedarían laceradas si se construyera el gasoducto. En este númerode
Diálogo
, queremos dar cuenta de esos intangibles y también de los tangibles que pueden serafectados: terrenos y proyectos universitarios; la flora y la fauna de nuestra Cordillera sin par; ríos y quebradas; ruinas y yacimientos arqueológicos, entre otros.
JardínBotánicoSur#1187calleFlamboyán,SanJuanPuertoRico00926-1117E-mail:periodicodialogo.upr@gmail.com•Teléfono:(787)763-1399•Fax:(787)250-8729
3-9
noviembre - diciembre 2010
 
diálogo
3
 
diálogo
2
 
La deambulancia presenta un gran desafío a las sociedadesmodernas. Hacerle frente a esta situación requiere unprofundo compromiso social, especialmente de parte delas universidades por cuyos alrededores dicha comunidadtransita, como plantean en este reportaje las estudiantesde periodismo Laura Quintero y Erica Sánchez.
17-19
Este mes
Desafío
publica varios microrrelatos de escritorespuertorriqueños.La brevedad del contenido no exime alescrito de provocar conmoción por lo que nuestros escritoresmuestran sus talentos para con la palabra en la secciónZeitgeist.Es precisamente conmoción lo que nos provocanlos graffitis que llenan las ciudades del mundo y que sontomados como punto de reflexión por Farasch López Reylozen el escrito
Grafiturero:artista delexhibicionismo
.Ademásentrevistamos al escritor español José Ovejero.
23-31
Las palabras no se las lleva el viento
Con este número celebramos el arrojo desinteresado y voluntario de los estudiantes de comunicacionesde la Universidad de Puerto Rico. Sin su apoyo, nohubiésemos podido cumplir con nuestra encomienda.Son ellos y ellas quienes respondieron al llamadode
Diálogo
, en estos momentos de gran dificultad
reportaje
A pesar de que en los últimos años se ha aprobadolegislación para propulsar el desarrollo de la industriacinematográfica en la Isla, todo parece indicar que esteempuje en nada beneficia a los cineastas del patio aunquesí retribuye muy bien a los productores hollywoodenses,según evidencia esta investigación de Hermes Ayala.
10-11
Néstor Kirchner, implantó un sistema político-económicoque ayudó a superar una de las peores crisis de Argentina.El periodista Manolo Coss comenta sobre el legado de esteextraordinario jefe de estado, recientemente fallecido, y reflexiona sobre el futuro del modelo kirchenerista en esepaís suramericano.
15
económica para nuestro proyecto, entregando sucreatividad e imaginación: Víktor Rodríguez y CarmenEnid González, quienes trabajaron el artículo deportada; Gabriela Joglar, quien colaboró en la secciónde Vida Sana, así como las colegas universitarias LauraM. Quinteto y Érica Sánchez, quienes se hicieroncargo de la sección Entre Estudiantes. Ustedes son lamejor representación de la pertinencia de la palabraperiodística que resiste todo tipo de tempestades.
Marcos Pérez RamírezDirector
     d     i    a     l    o    g    o     d     i    g     i     t    a     l .    c    o    m     d     i    a     l    o    g    o     d     i    g     i     t    a     l .    c    o    m
 
P
ORTADA
diálogo
4
 
noviembre - diciembre 2010
lidad del gobernador Luis Fortuño ante estacircunstancia. Pero la sensibilidad es lo másque sobra en este barrio adjunteño, pues tansólo de mencionar el polémico proyecto sus voces se quebrantan y sus miradas se nublanpor las lágrimas.“Son daños que más allá de lo físico alteranlo emocional. No es fácil para un niño queno entiende por qué razón tiene que dejar suescuela, comenzar de cero con nuevos com-pañeros y adaptarse”, explicó entre lágrimas Wilda Báez madre de dos niños y una hijaadolescente. A Báez le angustia la idea dequedarse en la calle con sus hijos.La entrevistada exigió al Gobernador queles ofrezca razones justificables que la ayudena entender el verdadero propósito para impul-sar este proyecto que ha levantado diversasreacciones en la Isla. “Al señor Fortuño ledigo que se siente a pensar que él tiene unafamilia que goza de todas las comodidades y que no tiene que preocuparse como nosotros.Que recapacite como ser humano porque aquí hay niños, jóvenes y ancianos que merecenrespeto”, declaró Báez con el desconsuelode no ser reconocida como una voz en esteasunto. A estas preocupaciones se une la mayorparte de los vecinos que se niegan a cedersus terrenos. En particular, Antonia SantiagoCabrera de 69 años, quien pidió al PrimerMandatario que no olvide que “él fue elegidopor un pueblo. Y que, mientras está en laFortaleza, nosotros estamos aquí en unaencrucijada”.
EXPROPIACIONES DESDE LA MONTAÑA HASTALA PLAYA
Más arriba en la Isla, allá donde los montesdan paso a edificios y los árboles dan prota-gonismo a las palmeras, los ánimos parecenser otros. Sí, hay miedo. Pero para algunos sectores delárea metropolitana, específicamente en el barrio PuenteBlanco en Cataño, el temor sólo da fuerza para detenerlos atropellos contra los menos afortunados.Puente Blanco será uno de los tramos con mayorimpacto, entre las 51 comunidades que ubican enlos trece pueblos por donde atravesará el gasoducto.Cuando
Diálogo
visitó el barrio era mediodía, razónpor la que quizás el lugar parecía vacío. Las casas casise rozan unas a las otras y las calles, pequeñas de porsí, se encuentran descuidadas.Este sector fue uno de los más afectados aquel 23 deoctubre de 2009 cuando ocurrió la explosión de 21 delos 40 tanques de gasolina de la Caribbean PetroleumCompany, (CAPECO). Las vivencias de este incidenteque ocasionó graves daños a algunas estructuras,además de graves implicaciones a la salud de variaspersonas a causa de las emanaciones de gases tóxicos,todavía están muy presentes en las memorias de los vecinos de Puente Blanco.Escenas como éstas no las quisiera revivir DeborahPolanco, con su hijo de apenas cinco años de edad quienestuvo hospitalizado varios días por complicacionesrespiratorias tras la explosión de CAPECO. A esta madre le preocupa que si la Autoridad deEnergía Eléctrica no da mantenimiento a sus instala-ciones normales, ¿cómo supervisarán un gasoducto?“¿Explotará como CAPECO?”, cuestionó. A estas inquietudes se unen en igual descontento ha-cia el proyecto Magali Torres y Lucy Pagán, vecinas delbarrio Puente Blanco. Allí estaban todas reunidas, bajouna carpa azul en lo que parecía ser la improvisación deun puesto de venta de golosinas, al lado de la escuelaelemental que lleva el mismo nombre del barrio.“Que se metan para acá, para que vean. No nos vamos a dejar”, recalcó Pagán mientras llamaba laatención a un niño que jugaba en el patio.Mientras esto ocurría en las afueras de la escuela,don Ángel Adorno Colón leía un periódico en el balcónde su residencia. Él sí aprueba el gasoducto, a pesar dellevar 43 años viviendo en el sector.Su mirada intimidaba un poco y su voz evidenciabamolestia, quizás producto de lo que leía o del recuerdode todos los atropellos que ha tenido que pasar lacomunidad en la que reside. “Aquí han pasado todo tipode proyectos y no nos ha pasado nada. Si con esto [elgasoducto] me baja la factura de la luz, pues lo apruebo”,sostuvo.Pero su apoyo tiene condiciones. Para don Ángel siel proyecto necesita que desaloje su casa deben pagarlepor el valor real de sus terrenos. Su casa es de dos piso,blanca y su jardín está bien cuidado. Allí vive con suesposa y su hija. Aún así don Ángel, subraya que sóloél tendrá la decisión de vender o no.Durante el recorrido de
Diálogo
por la comunidadno todos los vecinos pudieron elaborar una opinión. Enbusca de reacciones en varios colmados y algunas casasresidenciales el desconocimiento es el denominadorcomún. Al momento de nuestra visita a este sector de Catañono había habido una notificación formal de parte de la AEE que detallase cabalmente lo que constituyeeste proyecto y las implicaciones que tendrápara esta comunidad así como para el resto dePuerto Rico.Según reveló Wanda Figueroa Rivera, lídercomunitaria en Puente Blanco, “se le solicitóa la AEE que organizara una actividad paralos vecinos de Puente Blanco en la que se lesbrindara la misma información que le fuesuministrada a los líderes comunitarios”. Sinembargo, su petición fue denegada ya que,según le notificó el personal de la Autoridad, “elProyecto Vía Verde aún se encuentra en procesode aprobación y esto imposibilita la transmisiónoficial de información sobre éste”.Esta situación “mantiene a muchas de laspersonas que viven en Puente Blanco en totaldesconocimiento o desinformados”, explicó laportavoz.Entre tanto, las contradicciones no se hacenesperar. Mientras por un lado la AEE “alega nohaber aprobado nada aún respecto a PuenteBlanco, los rumores parecen ser otros”, analizóFigueroa Rivera.“A pesar de una clara oposición por parte dela mayoría de los residentes que sí conocemosel proyecto, incluso apoyados por el alcalde José Rosario Meléndez; la Asamblea Municipal,casi en pleno, avala el proyecto”, explicó laportavoz en referencia a la reunión que se llevóa cabo el 30 de septiembre de 2010 en ColiseoCosme Beitía en Cataño. El alcalde catañensees miembro del Partido Popular Democrático,mientras que la Asamblea es controlada por elPartido Nuevo Progresista, entidad que dominaactualmente todo el Gobierno.En esa ocasión se les explicó a los vecinosalgunos puntos justificables en torno a lasupuesta eficacia del proyecto Vía Verde. Antecuestionamientos de cómo se le proveeríaalgún tipo de seguridad al sector de PuenteBlanco, la información que se les proveyó fue la posibleconstrucción de una muralla para separar el proyectode la comunidad.La estructura “no será aprobada por los residentes”,según Figueroa Rivera, ya que en caso de una explosiónla muralla podría convertirse en “misiles adicionales queatentarían contra nuestras vidas”.
IMPERA LA DESINFORMACIÓN
A diferencia de los vecinos de Adjuntas, al momen-to, ningún residentede Puente Blancoha recibido cartade expropiación.No obstante, losrumores cada vezson más fuertesentre sus líderescomunitarios.En ambas comu-nidades la carenciade informacióncorrecta y necesa-ria emerge entrelos principales re-clamos. De modoque, el silencioque mantienen lasautoridades que li-deran este proyecto
Don Ángel Adorno condiciona su apoyo alproyecto.Wanda Figueroa (a la izquierda) líder comunitaria de Puente Blanco denunció la poca inormaciónque se le ha brindado a ese sector.
P
ORTADA
no hace más que aumentar sus temores y a la misma vez incrementar su resistencia a que se lleve a cabo.“Nadie da la cara. Sólo se limitan a enviar cartas”como comentó Antonia Santiago Cabrera. Y es que al parecer el papel aguanta más que unapresencia física que responda algunas preguntas de losresidentes. Los escritos cargan la firma del gerente delproyecto, José Ricardo Mariana y notifican que personalde la AEE los estaría visitando para coordinar una citacon la compañía New Star Aquisition Corporation,
Miles de personas se dieron cita en Adjuntas para protestar contra el Proyecto de la AEE.En Cataño el gasoducto pasaría por zonas contiguas a la inraestructura de CAPECO.
quien se ocupará de analizar sus terrenos.Según una de las cartas que recibió Luis Rodríguezdel barrio Portugués, las visitas serían parte de una “in- vestigación de titularidad para corroborar la informaciónque tienen del Centro de Recaudaciones de IngresosMunicipales (CRIM), para ver si son los dueños queaparecen en los registros, hacer trabajos de mesura y adquisición de terrenos”.“Nada más allá de eso. Ni alternativas, ni la posibi-lidad de negarnos”, destacó Rodríguez.
La construcción del gasoductoimpactará 1,500 cuerdas de bosques.Figuran entre estos los de Olimpia  y Del Pueblo en Adjuntas; Río Abajoen Arecibo y De Vega entre Vega Alta y Vega Baja.
Definitivamente, la desinformación impera mucho enambos lugares. Aunque para los residentes del barrioPortugués en Adjuntas el poder contar con una entidadcomo Casa Pueblo es una ventaja.“Gracias a Casa Pueblo y las investigaciones que estoshan hecho nos hemos podido mantener al tanto de loque sucede”, agradeció Rodríguez. A simple vista las situaciones no parecen tener muchasimilitud. En Adjuntas se habla de 60 residencias comolas posibles afectadas, mientras que en el barrio PuenteBlanco de Cataño se estiman implicaciones, directas eindirectas, a unas 300. Sin embargo “los números son lode menos cuando se habla de injusticias sociales y malaplanificación urbana”, recordó González Hernández.
HASTA LAS ÚLTIMAS CONSECUENCIAS
En ambos sectores se han establecido vidas, historiasque de una manera u otra conforman una comunidad;unos en la montaña y otros a pasos del mar. Esta razónlos mantendrá luchando, a su manera claro está. En Adjuntas, Wilda Báez espera que el pueblo continúe consus activismos pasivos, como la marcha que se llevó acabo el 19 de septiembre de 2010.“No vamos a bajar la guar-dia. Nuestras comunidades yahan pasado por mucho y ya estiempo de darnos a respetar. Nopodemos tener miedo a nadacuando se trata de lo nuestro”,enfatizó Báez.De igual manera las protestasen Cataño no se descartan. Almomento no tienen algunaactividad organizada. Sin em-bargo, los ánimos de lucha vancreciendo conforme pasan losdías.“Protestaremos y seguiremosluchando”, así se expresan los vecinos de ambos barrios comomuestra de que su resistencia algasoducto, una resistencia queambos grupos señalan no se detendrá.“Vamos hasta las últimas consecuencia hasta quese organice un mejor proyecto que verdaderamentesolucione la crisis energética del país, un proyecto queno ponga en peligro la seguridad de ninguna persona”,explicó la portavoz del barrio Puente Blanco.
En esta historia colaboró Carmen Enid González. Ambosautores son alumnos del Programa Graduado de la Escuelade Comunicación de la UPR.
Viene de la página 3
   F  o   t  o  s  p  o  r   R   i  c  a  r    d  o   A    l  c  a  r  a  z
Fotos por Ricardo Alcaraz
LA RUTA DEL GASODUCTO
noviembre - diciembre 2010
 
diálogo
5
 
     d     i    a     l    o    g    o     d     i    g     i     t    a     l .    c    o    m     d     i    a     l    o    g    o     d     i    g     i     t    a     l .    c    o    m

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->