Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
912Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Leyendas Mexicanas cortas

Leyendas Mexicanas cortas

Ratings:

4.2

(15)
|Views: 246,669 |Likes:
Published by iCalPer
Compendio de 20 leyendas mexicanas cortas, múltiples autores.
Compendio de 20 leyendas mexicanas cortas, múltiples autores.

More info:

Published by: iCalPer on Dec 06, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as ODT, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/26/2014

pdf

text

original

 
Los xocoyoles
Leyenda náhualtCuentan los que vivieron hace mucho tiempo, que había un hombre que nocreía en la palabra de sus antepasados. Le contaban que al caer unatormenta con truenos y relámpagos salían unos niños llamados xocoyoles.Los xocoyoles son los niños que mueren al nacer o antes de ser bautizados. Aesos niños les salen alas y aparecen sentados encima de los cerros y lospeñascos.Cuentan que esos pequeñitos hacían distintos trabajos: unos regaban aguacon grandes cántaros para que lloviera sobre la tierra; otros hacían granizo ylo regaban como si fueran maicitos; otros hacían truenos y relámpagos conunos mecates. Por eso oímos ruidos tan fuertes y nos espantamos.Pero el hombre no creía. Un día, después de una gran tempestad, se fue acortar leña a un cerro de ocotes. Cuando llegó vio a un niño desnudo, quetenía dos alas, atorado en la rama de un ocote.El hombre se sorprendió, sobre todo cuando el niño le dijo:- Si me das mi mecate que está tirado en el suelo, te cortaré toda la leñaque salga de este ocote.- ¿En verdad lo harás? - le preguntó el hombre.- Sí, en verdad lo haré.Como pudo, fue uniendo varios palos. Al terminar puso el mecate en lapunta y se lo dio. Cuando el niño tuvo el mecate en sus manos, le dijo alhombre que se fuera y regresara al día siguiente a recoger su leña. Elhombre se fue y el xocoyol comenzó a hacer rayos y relámpagos. EL ocote serompió y se hizo leña. Cuando el niño terminó su trabajo se fue volando alcielo a alcanzar a sus hermanos xocoyoles.Al día siguiente el hombre llegó al bosque y vio mucha leña amontonada;buscó al xocoyol y no lo encontró por ningún lado.A partir de ese día comenzó a creer lo que le decían sus abuelos.
La leyenda del Sol y la Luna
Antes de que hubiera día en el mundo, se reunieron los dioses enTeotihuacan.-¿Quién alumbrará al mundo?- preguntaron.Un dios arrogante que se llamaba Tecuciztécatl, dijo:-Yo me encargaré de alumbrar al mundo.Después los dioses preguntaron:-¿Y quién más? -Se miraron unos a otros, y ninguno se atrevía a ofrecersepara aquel oficio.-Sé tú el otro que alumbre -le dijeron a Nanahuatzin, que era un dios feo,humilde y callado. y él obedeció de buena voluntad.Luego los dos comenzaron a hacer penitencia para llegar puros al sacrificio.Después de cuatro días, los dioses se reunieron alrededor del fuego.Iban a presenciar el sacrificio de Tecuciztécatl y Nanahuatzin. entoncesdijeron:-¡Ea pues, Tecuciztécatl! ¡Entra tú en el fuego! y Él hizo el intento deecharse, pero le dio miedo y no se atrevió.Cuatro veces probó, pero no pudo arrojarseLuego los dioses dijeron:-¡Ea pues Nanahuatzin! ¡Ahora prueba tú! -Y este dios, cerrando los ojos, searrojó al fuego.Cuando Tecuciztécatl vio que Nanahuatzin se había echado al fuego, seavergonzó de su cobardía y también se aventó.Después los dioses miraron hacia el Este y dijeron:-Por ahí aparecerá Nanahuatzin Hecho Sol-. Y fue cierto.Nadie lo podía mirar porque lastimaba los ojos.Resplandecía y derramaba rayos por dondequiera. Después aparecióTecuciztécatl hecho Luna.En el mismo orden en que entraron en el fuego, los dioses aparecieron porel cielo hechos Sol y Luna.Desde entonces hay día y noche en el mundo.
 
Cuando el tunkuluchú canta...
Leyenda MayaEn El Mayab vive un ave misteriosa, que siempre anda sola y vive entre lasruinas. Es el tecolote o tunkuluchú, quien hace temblar al maya con sucanto, pues todos saben que anuncia la muerte.Algunos dicen que lo hace por maldad, otros, porque el tunkuluchú disfrutaal pasearse por los cementerios en las noches oscuras, de ahí su gusto por lamuerte, y no falta quien piense que hace muchos años, una bruja maya, almorir, se convirtió en el tecolote.También existe una leyenda, que habla de una época lejana, cuando eltunkuluchú era considerado el más sabio del reino de las aves. Por eso, lospájaros iban a buscarlo si necesitaban un consejo y todos admiraban suconducta seria y prudente.Un día, el tunkuluchú recibió una carta, en la que se le invitaba a una fiestaque se llevaría a cabo en el palacio del reino de las aves. Aunque a él no legustaban los festejos, en esta ocasión decidió asistir, pues no podía rechazaruna invitación real. Así, llegó a la fiesta vestido con su mejor traje; losinvitados se asombraron mucho al verlo, pues era la primera vez que eltunkuluchú iba a una reunión como aquella.De inmediato, se le dio el lugar más importante de la mesa y le ofrecieronlos platillos más deliciosos, acompañados por balché, el licor maya. Pero eltunkuluchú no estaba acostumbrado al balché y apenas bebió unas copas, seemborrachó. Lo mismo le ocurrió a los demás invitados, que convirtieron lafiesta en puros chiflidos y risas escandalosas.Entre los más chistosos estaba el chom, quien adornó su cabeza pelona conflores y se reía cada vez que tropezaba con alguien. En cambio, lachachalaca, que siempre era muy ruidosa, se quedó callada. Cada avequería ser la de mayor gracia, y sin querer, el tunkuluchú le ganó a lasdemás. Estaba tan borracho, que le dio por decir chistes mientras danzaba ydaba vueltas en una de sus patas, sin importarle caerse a cada rato.En eso estaban, cuando pasó por ahí un maya conocido por ser de veraslatoso. Al oír el alboroto que hacían los pájaros, se metió a la fiestadispuesto a molestar a los presentes. Y claro que tuvo oportunidad dehacerlo, sobre todo después de que él también se emborrachó con elbalché.El maya comenzó a reírse de cada ave, pero pronto llamó su atención eltunkuluchú. Sin pensarlo mucho, corrió tras él para jalar sus plumas,mientras el mareado pájaro corría y se resbalaba a cada momento. Después,el hombre arrancó una espina de una rama y buscó al tunkuluchú; cuando loencontró, le picó las patas. Aunque el pájaro las levantaba una y otra vez,lo único que logró fue que las aves creyeran que le había dado por bailar yse rieran de él a más no poder.Fue hasta que el maya se durmió por la borrachera que dejó de molestarlo.La fiesta había terminado y las aves regresaron a sus nidos todavíamareadas; algunas se carcajeaban al recordar el tremendo ridículo que hizoel tunkuluchú. El pobre pájaro sentía coraje y vergüenza al mismo tiempo,pues ya nadie lo respetaría luego de ese día.Entonces, decidió vengarse de la crueldad del maya. Estuvo días enteros enla búsqueda del peor castigo; era tanto su rencor, que pensó que todos loshombres debían pagar por la ofensa que él había sufrido. Así, buscó en símismo alguna cualidad que le permitiera desquitarse y optó por usar suolfato. Luego, fue todas las noches al cementerio, hasta que aprendió areconocer el olor de la muerte; eso era lo que necesitaba para su venganza.Desde ese momento, el tunkuluchú se propuso anunciarle al maya cuando seacerca su hora final. Así, se para cerca de los lugares donde huele quepronto morirá alguien y canta muchas veces. Por eso dicen que cuando eltunkuluchú canta, el hombre muere. Y no pudo escoger mejor desquite,pues su canto hace temblar de miedo a quien lo escucha.
 
LA LEYENDA DEL FUEGO
(Leyenda tradicional mexicana)Hace muchos años los huicholes no tenían el fuego y, por ello, su vida eramuy dura, En las noches de invierno, cuando el frío descargaba sus rigoresen todos los confines de la sierra, hombres y mujeres, niños y ancianos,padecían mucho.Sólo deseaban que las noches terminaran pronto para que el sol, con suscaricias, les diera el calor que tanto necesitaban.No sabían cultivar la tierra y habitaban en cuevas o en los árboles.Un día el fuego se soltó de alguna estrella y se dejó caer en la tierra,provocando el incendio de varios árboles. Los vecinos de los huicholes,enemigos de ellos, apresaron al fuego y no lo dejaron extinguirse.Nombraron comisiones que se encargaron de cortar árboles para saciar suhambre, porque el fuego era un insaciable devorador de plantas, animales ytodo lo que se ponía a su alcance.Para evitar que los huicholes pudieran robarles su tesoro, organizaron unpoderoso ejército encabezado por el tigre. Varios huicholes hicieron elintento de robarse el fuego, pero murieron acribillados por las flechas desus enemigos.Estando en una cueva, el venado, el armadillo y el tlacuache tomaron ladecisión de proporcionar a los huicholes tan valioso elemento, pero no sabíacómo hacer para lograr su propósito. Entonces el tlacuache, que era el másabusado de todos, declaró:-Yo, tlacuache, me comprometo a traer el fuego.Hubo una burla general hacia el pobre animal. ¿Cómo iba a ser que eseanimalito, tan chiquito él, tan insignificante, fuera a traer la lumbre? Peroéste, muy sereno, contestó así: -No se burlen, como dicen por ahí, "más valemaña que fuerza"; ya verán cómo cumplo mi promesa. Sólo les pido unacosa, que cuando me vean venir con el fuego, entre todos me ayuden aalimentarlo.Al atardecer, el tlacuachito se acercó cuidadosamente al campamento de losenemigos de los huicholes y se hizo bola.Así pasó siete días sin moverse, hasta que los guardianes se acostumbraron averlo. En este tiempo observó que con las primeras horas de la madrugada,casi todos los guardianes se dormían. El séptimo día, aprovechando que sóloel tigre estaba despierto, se fue rodando hasta la hoguera.Al llegar, metió la cola y una llama enorme iluminó el campamento. Con elhocico tomó una brasa y se alejó rápidamente.Al principio, el tigre creyó que la cola del tlacuache era un leño; perocuando lo vio correr, empezó la persecución. Éste, al ver que el animalote lepisaba los talones, cogió la brasa y la guardó en su marsupia. El tigre anduvomucho sin encontrarlo, hasta que por fin lo halló echado de espaldas, conlas patas apoyadas contra una peña. Estaba allí, descansandotranquilamente y contemplando el paisaje.El tigre saltó hacia el tlacuache, decidido a vengar todos los agravios.-Pero, compadre, ¿por qué? - le dijo el tlacuache-. ¿No ves acaso que estoysosteniendo el cielo? Ya casi se nos viene encima y nos aplasta a todos.Podrías mejor ayudarme, quedándote en mi sitio mientras yo voy por unatranca. De esa manera estamos salvados.El tigre, muy asustado, aceptó colocarse en la misma posición en la queestaba el tlacuache, apoyando las patas contra la peña.-Aguanta hasta que venga, compadre. No tardaré -dijo el tlacuache.El tlacuache salió disparado, mientras el tigre se quedaba ahí, patas arriba.Pasó un ratote y el tigre ya se había cansado.-¿Qué andará haciendo este tlacuache bandido que no viene? -protestaba eltigre.Siguió esperando, sin moverse. Pronto ya no pudo más. -Me voy aunque elcielo se venga abajo -pensó y se levantó rápidamente.Se asombró de ver que no pasaba nada, que las cosas seguían en su sitio. Eltlacuache lo había engañado otra vez. Salió a buscarlo enfurecido. Loencontró en la punta de un peñasco, comiendo maicitos, a la luz de la lunallena. En cuanto el tlacuache lo vio venir, hizo como que contaba los granosy se apresuró a decirle:-Mira compadre, ¿ves esa casa que está allá abajo? Ahí venden ricos quesos,podemos comprar muchos con este dinerito.-Pero no veo cómo llegaremos a esa casa.-Es fácil compadre. Cuestión de pegar un salto. Ya otras veces ha saltado ynada me ha pasado -argumentó el tlacuache.-Bueno, saltemos juntos. No vaya a ser que te quedes aquí arriba o quellegues primero abajo y te escapes.Mientras el tigre recogió los maicitos, pensando que eran dinero, eltlacuache aprovechó para encajar su cola en una grieta, sin que el otro sediera cuenta. Los dos se pararon en el borde de la peña. Cuando el tigredijo: "¡ya!", el tlacuache saltó pero no se movió de su sitio pues tenía la colaencajada.

Activity (912)

You've already reviewed this. Edit your review.
Dayra Yazmin Montes reviewed this
Rated 5/5
están muy cortas mas largas háganlas pero están interesantes me gustaron
Eduardo Figueroa liked this
Unombrecualquiera added this note
bien
si no que chiste poner leyendas mexicanas cortas
yo quiero cortas no largas
Zulma Marmolejo added this note
juujiuo

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->