Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
125Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Observación y auto-observación de clases

Observación y auto-observación de clases

Ratings:

3.0

(1)
|Views: 14,460 |Likes:
Artículo de investigación sobre la observación y la auto-obsersavión en contextos educativos
Artículo de investigación sobre la observación y la auto-obsersavión en contextos educativos

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Carmelo Fernández Loya on Dec 08, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/19/2013

pdf

text

original

 
Observación y auto-observación de clases
Carmelo Fernández Loya
Objetivos de la observación
L
a observación ha sidodesde siempre una de las fuentes del co-nocimiento humano pero es muy reciente su aplicación siste-mática al servicio de las situaciones educativas. Entendiendo,como es el caso, la observación de modo lato podemos considerartres grandes objetivos: la investigación, la formación y la evaluación.Ya Agusto Conte señalaba la observación como uno de los cuatrométodos de investigación, junto a la comparación, el análisis históri-co y la experimentación. Pero en el terreno educativo es Flanders(1970) el primero que utiliza la observación de clases para determi-nar la interacción de profesores y alumnos en el aula. Este autor es-tudia la observación como “no participante”, es decir, el investiga-dor-observador se limita a recoger datos sobre lo que ocurre en el au-la que luego compara con otras clases del mismo profesor o de otros.Este es el modo tradicional de llevar a cabo la observación y al queharemos referencia en el presente artículo.Otro de los objetivos que se puede proponer quien realiza prácti-cas de observación en clase es el de la formación del profesorado.Como bien señalan Postic y De Ketele (1988) “la mayor parte de los programas de formación del profesorado prevén períodos de obser- vación”, que pueden ser de gran ayuda para profesores noveles o con poca experiencia, pero que también son provechosos para los profe-sores experimentados. En este último caso el objetivo puede ser la
Cervantes Nº 2 Marzo 2002
D I DÁC T I C A
 
confirmación del buen hacer didáctico o la corrección de determi-nados fenómenos que entorpecen nuestra tarea docente.Un último objetivo de la observación es el de la evaluación, es de-cir, la observación que llevan a cabo algunos centros de enseñanza para controlar la calidad docente de sus profesores. Es necesariohacer una distinción entre los otros dos objetivos y éste último. Elobservador sólo va a juzgar en el caso de que tenga que evaluar; sisus intenciones son sólo investigar o formar, se limitará a recoger da-tos y no emitirá juicios sobre lo observado. En muchos casos el es-quema de observación y los instrumentos que emplearemos para re-alizarla serán los mismos independientemente de los objetivos quenos propongamos; serán, en cambio, estos últimos los que determi-nen el tipo de observación que realicemos. No obstante, utilizaremosunos métodos de recogida de datos u otros, y en mayor o menor gra-do, dependiendo de los objetivos que nos propongamos.
¿Por qué observar?
Todos conocemos las dificultades que podemos encontrar cuandoentramos en el aula. En el proceso de enseñanza-aprendizaje entranen juego una serie de factores y se producen una serie de fenómenosque ponen a prueba la capacidad de control del profesor. Si alguiennos observa, o si nosotros a través de algún medio podemos recogerdatos sobre lo que hacemos en clase, podremos intervenir, y confir-mar lo que hacemos bien o corregir lo que no nos parece adecuado.Es verdad que la experiencia nos ayuda a mejorar, “más sabe el dia-blo por viejo que por diablo” dice el proverbio, pero no hay duda deque si no desarrollamos una postura crítica y reflexiva hacia noso-tros mismos la rutina puede perjudicar seriamente la eficacia denuestra labor docente. Además, los profesores tenemos una oportu-nidad única para analizar nuestras clases. Como dice Cross (1988)“los profesores deberían considerar sus clases como laboratorios pa-ra estudiar cómo tiene lugar el proceso de aprendizaje en sus res- pectivas disciplinas”.Pero también podemos acercarnos a las aulas de nuestros compa-ñeros y observar cómo trabajan ellos; esto puede servirnos para re-
O
 BSERVACNYAUTO
-
OBSERVACIÓNDECLASE
120
Cervantes Nº 2 Marzo 2002
 
solver problemas nuestros o para ayudar a nuestros compañeros aresolver las dificultades que hayan intuido previamente.
Instrumentos de observación
Cuando hablamos de observación de clases casi siempre nos refe-rimos al método directo, es decir, a la presencia de un observador ex-terno (normalmente un compañero de la misma materia de enseñan-za) que asiste a nuestra clase. Este método comenzó a adoptarse enel mundo anglosajón en los años cincuenta con el fin de que los es-tudiantes en prácticas aprendiesen a partir de un modelo, que era el profesor titular.Para actuar con una cierta eficacia, el observador debe armarse deuna serie de instrumentos que le sirvan para la recogida de datos du-rante el período de observación. Generalmente se trata de parrillas ycuestionarios. A modo de ejemplo proponemos en el
 Anexo
un cues-tionario general para la auto-obsevación de una clase de E/LE. Ade-más, en Richards y Lockhart (1998) podemos encontrar numerosasmuestras de cuestionarios y parrillas.En la confección de parrillas y cuestionarios, Openheim (1992) nosexpone una serie de fallos que no debemos cometer durante su ela-boración: que las preguntas no sean muy largas; no proponer dos preguntas en un mismo enunciado; no preguntar sobre proverbios,frases hechas...; evitar la doble negación; no emplear siglas y pala-bras de jerga; no usar palabras connotadas; evitar palabras ambi-guas; no utilizar términos valorativos; no usar palabras vacías de sig-nificado; evitar un cuestionario excesivamente largo.Otro método, que podríamos denominar “paralelo” al de la obser- vación directa es el de la grabación en audio o en vídeo de la claseobservada. En este caso contamos con una serie de ventajas respec-to al método directo: posibilidad de repetición de lo grabado, focali-zación del análisis de determinados aspectos, transcripción de se-cuencias, etc. Pero también tiene sus inconvenientes. Uno de ellos esel que Labov (1969) llama “paradoja del observador”, que consiste enque el observador nunca sabrá si lo que observa corresponde a unasituación real de enseñanza o si el uso de una cámara o una graba-dora la está modificando. Desde luego que esto puede ocurrir tam-
 ARMELO
 F 
 ERNÁNDEZ 
 L
OYA
121
Cervantes Nº 2 Marzo 2002

Activity (125)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Mass Sonido liked this
Yemina Dupertuis liked this
Pamela liked this
Pamela liked this
Pamela liked this
Pamela liked this
Pamela liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->