Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
31Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Los años falsos - Josefina Vicens

Los años falsos - Josefina Vicens

Ratings: (0)|Views: 3,802 |Likes:
Published by isaimoreno
Como Rulfo, Josefina Vicens publicó sólo dos libros emblemáticos: "El libro vacío" y "Los años falsos". La escritora Ana Clavel define "Los años falsos" como una novela de travestismo textual. En palabras de Clavel, "en esta novela nos alejamos del esquema monolítico de hombre para situarnos en el universo de lo impreciso, de lo indefinido, de lo vago que, según Calabrese, se muestra por todas partes rico en seducción para la mentalidad contemporánea. Pero también y sobre todo, en la transgresión y en el reto que es toda propuesta artística que se precie de serlo".
Como Rulfo, Josefina Vicens publicó sólo dos libros emblemáticos: "El libro vacío" y "Los años falsos". La escritora Ana Clavel define "Los años falsos" como una novela de travestismo textual. En palabras de Clavel, "en esta novela nos alejamos del esquema monolítico de hombre para situarnos en el universo de lo impreciso, de lo indefinido, de lo vago que, según Calabrese, se muestra por todas partes rico en seducción para la mentalidad contemporánea. Pero también y sobre todo, en la transgresión y en el reto que es toda propuesta artística que se precie de serlo".

More info:

Published by: isaimoreno on Dec 22, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/03/2014

pdf

text

original

 
JOSEFINA VICENS
LOS AÑOS FALSOS
1
 
I
Todos hemos venido a verme. La tarea de aliño será larga porque es fecha especial:aniversario. El tercero, el cuarto, ya no sé. Tenía quince años y acabo de cumplir dieci-nueve. El cuarto aniversario.Como siempre, yo no hago absolutamente nada. Me cruzo de brazos. Estoy devisita con mi corbata negra. Vengo a verme, me recibo en silencio y me agradezco lasflores que traje: hortensias, mis predilectas. Esas hortensias tumultuosas, apretadas, jóvenes, cuyo color está casi por despuntar, pero que aún no se sabe si serán azules olilas o rosadas.Ellas —mi madre y mis dos hermanas, gemelas, de trece años y desesperante-mente iguales— son las que hacen lo habitual en estos casos: remueven la tierra; cor-tan las hojas secas; cambian el agua de los floreros; lavan la pequeña lápida y la cruz;podan la bugambilia que trasplantaron y que se dio tan bien, y pintan nuevamente larejita de alambrón que bordea la tumba. Yo las observo. Ahí están las tres, fatigadas,sudorosas, sucias; como en la casa, los sábados que "escombran". Cuando terminense bajarán las mangas y se sacudirán la tierra que ha puesto grises sus vestidos ne-gros. Luego moverán los labios en silencio, como si rezaran. O tal vez, en efecto, re-cen. Eso ya no me incumbe. Rezan por él. Lo demás sí, sobre todo porque nunca que-do conforme. Una tumba no es una cocina, pero ellas la arreglan y la frotan y la pintancomo si lo fuera. Tres eficaces y activas amas de casa arrancándome las hojas secas,que son precisamente las que me gustan, y podándome la bugambilia para que no tapenuestro nombre y no trepe por la cruz y la oculte.No digo que la cruz no sea bonita. Yo mismo la diseñé, muy ligera para que no lepesara demasiado. Pero ahora prefiero que la bugambilia la abrace y esconda, porquedesde allí me gustan más las flores que las piedras. Como no tiene objeto que lo diga,dejo que hagan lo que quieran. A lo mejor a él le gusta que se luzca su cruz y que no setape su nombre. No lo dudo. Mejor dicho, tengo la seguridad de que le agrada porquerecuerdo aquellas tarjetas de visita, de las que mandaba hacer varios cientos, y en lasque aparecían su nombre, su aparente puesto oficial, su domicilio y sus teléfonos, todocon letras y números grandes, de complicado trazo. Las daba a cualquiera, con cual-quier motivo. Por eso, claro, ahora no debe gustarle que la bugambilia tape su nombrerealzado en la lápida de mármol.Si él hubiera podido escogerla habría sido más grande, con alguna alegoría y unaextensa leyenda que hablara del eterno desconsuelo de su esposa y sus hijos, y de lapérdida irreparable que su muerte constituía para ellos. También mi mamá la hubierapreferido con juramentos y frases de dolor. Pero a mí me pareció más serio poner úni-camente su nombre y las fechas de su nacimiento y de su muerte.Ahora me alegro de haberlo hecho, porque así quedó bien. Nuestro nombre, el delos dos, Luis Alfonso Fernández, sin más. Aunque las fechas no me correspondan a míy el nombre casi no le pertenezca a él porque le fue disminuido y denigrado desde quenació: el niño "Ponchito", el joven "Poncho" y después, para todos y para siempre,"Poncho Fernández". Nadie le decía Luis Alfonso, ni Luis, ni Alfonso, ni Fernández, asecas. En realidad agregaron el apellido al diminutivo convencional del nombre y conlos dos formaron un apodo permanente, cariñoso sin duda, pero que a mí me parecíadespectivo. No fui nunca el hijo de don Luis Alfonso o del señor Fernández. Lo fui de
2
 
"Poncho Fernández" siempre, desde aquel tiempo en que serlo era una especie deéxtasis, de trémula y secreta dicha, hasta este tiempo clausurado, que no me pertene-ce y que no transcurre.Y ahí siguen mi mamá y mis hermanas, lavando las letras de nuestro nombre ycortándome las amarillas, las rumorosas hojas secas que son precisamente las quemás me gustan.
3

Activity (31)

You've already reviewed this. Edit your review.
Julian Robledo liked this
valrivera96 liked this
1 thousand reads
1 hundred reads
TALOVINO liked this
Norma Camila liked this
Yumil Uc Tun liked this
jorgeutopia liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->