Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
84Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
EL PRINCIPIO DE ECONOMÍA PROCESAL

EL PRINCIPIO DE ECONOMÍA PROCESAL

Ratings: (0)|Views: 24,920 |Likes:
Published by futurosabogados

More info:

Published by: futurosabogados on Dec 27, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/10/2014

pdf

text

original

 
EL PRINCIPIO DE ECONOMÍA PROCESAL
Por Ramón de la Torre Medina
“La justicia lenta no es justicia” 
Sabio y antiguo adagio referidoporRicardo Lorenzetti, Presidente dela Corte Suprema de Justicia deArgentina.
Conforme al principio de economía procesal se debe tratar de lograr en elproceso los mayores resultados con el menor empleo posible de actividades,recursos y tiempos del órgano judicial. El procesalista José Ovalle Favela opinaque dicho principio exige, entre otras cosas, que se simplifiquen losprocedimientos y se delimite con precisión el litigio; que sólo se admitan ypractiquen pruebas que sean pertinentes y relevantes para la decisión de lacausa; y que se desechen aquellos recursos e incidentes que seannotoriamente improcedentes
1
. Definitivamente, un concepto de medulaimportancia en cualquier sistema jurídico contemporáneo.En el caso de México, la Constitución consagra este principio en su artículo17°, con la finalidad de que, combinado con la doctrina y la jurisprudencia, selogre una auntica y pronta administracn de justicia. No obstante,actualmente el acelerado crecimiento demográfico aunado a la rápida evoluciónde las instituciones, han hecho de la economía procesal un imperativo paraconservar el prestigio de la impartición de justicia.Concretamente, en la materia contencioso administrativa es menester acoger dicho principio, pues en ella se sufre de una avasalladora y sofocanteacumulación de expedientes que impide la pronta impartición de justiciaadministrativa. Por ello resulta fundamental proponer medidas contundentesque permitan recuperar una ágil administración de justicia.Para abatir dicho preocupante rezago que sufre el contencioso administrativo,en junio de dos mil nueve se optó por reformar la Ley Federal de ProcedimientoContencioso Administrativo, que rige al TFJFA
2
, para establecer el denominado“Juicio en Línea
3
” como medida de solución. Sin embargo, la instrumentación
1
OVALLE FAVELA, José. Teoría General del Proceso. 6ª Ed. México: Oxford UniversityPress, 2010.
2
Tribunal Fiscal de Justicia Federal y administrativa
3
Sistema informático establecido por el TFJFA con el fin de registrar, controlar,procesar, almacenar, difundir, transmitir, gestionar, administrar y notificar el
 
del Sistema de Justicia en Línea, prevista para el mes de enero de dos milonce, aún no está finalizada y deberá postergarse. A través de este novedososistema, el particular dispondrá de 2 vías o alternativas para presentar lasdemandas ante el TFJFA: el Juicio en la vía tradicional, entendiendo por este elque se substancia presentando las promociones y demás documentales enmanuscrito o impresos en papel, o bien, el Juicio en Línea, en el cual laspromociones y demás documentales se presentarán por medios electrónicos.Frente a ello, lo verdaderamente importante es reflexionar si la utilización demedios electrónicos, como una alternativa para cumplir con el principio deeconomía procesal, es suficiente para resolver la lenta impartición de justiciaadministrativa. Al respecto se han observado indicios que denotan la necesidadpor un cambio estructural en atención al principio de economía procesal. Entreellos se destacan como ejemplo: la dualidad entre el Poder Judicial Federal(PJF) y el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa (TFJFA); losestrictos criterios de indebida fundamentación y motivación, como válvula deescape al rezago; y la imposibilidad legal e institucional para cumplir lassentencias derivadas de una aparente plena jurisdicción.Acerca de la dualidad entre PJF y el TFJFA como indicio, conviene mencionar que existe el juicio contencioso administrativo del que conoce el TFJFA, comotribunal federal administrativo especializado, por un lado; y el juicio de amparodel que conocen los Juzgados de Distrito y los Tribunales Colegiados deCircuito (TCC) del PJF, por el otro lado. En ese sentido, tal coexistencia demodelos en el sistema de defensa jurisdiccional que tutela a los administradosen contra de los actos de la Administración, acaece a su vez en efectosdiversos. Como muestra se puede aludir a la jurisdicción que un TCC del PJFtiene sobre el TFJFA al resolver las sentencias que de éste se recurren y lacompetencia concurrente que existe entre ellos.Respecto a la jurisdicción del TCC cabe decir que al ser recurridas lassentencias del TFJFA ante los TCC, la ejecutoria que se dicte provoca dos jurisdicciones en el TFJFA. La primera lo constriñe a resolver conforme a laejecutoria de amparo; y la segunda le deja plenitud de jurisdicción. A diferenciade lo que sucede en las apelaciones, en este caso sí existe el reenvío, por loque el Tribunal “Ad quem” (TCC) no tiene plena jurisdicción para resolver lascuestiones planteadas que hayan sido omitidas por el “A quo” (TFJFA). Pero talausencia de plenitud de jurisdicción del TCC, en muchas ocasiones genera quela sentencia que se dicte en cumplimiento a la ejecutoria, se recurraigualmente, teniendo como resultado que se prolongue en exceso el litigio, conel consiguiente desprestigio de la justicia, como lo señala el ex presidente de la
procedimiento contencioso administrativo que se sustancie ante el mismo tribunal.
 
Corte Genaro Góngora Pimentel en su libro “Introducción al estudio del Juiciode Amparo”
4
.De tal modo, en atención al principio de economía procesal, lo ideal sería que,cuando así proceda, se permitiera más campo de acción al “Ad quem” (TCC)para penetrar dentro de las atribuciones de la “A quo” (TFJFA) y terminar así,de una vez con el conflicto suscitado.Por otra parte, sobre el conflicto competencial entre PJF y el TFJFA, debeindicarse que en la impugnación de las resoluciones administrativas definitivasse está ante una competencia concurrente, donde el administrado puede optar ya sea por juicio de amparo indirecto o juicio contencioso federal. La cuestiónes que esto no siempre fue así; en principio era competencia exclusiva delTFJFA, pero a consecuencia de las deficiencias en su regulación yadministración ya no es así.La Ley de Amparo que rige al PJF establece el principio de definitividadconsistente en que no procederá juicio de amparo contra los actos deautoridades en los que proceda en su contra algún recurso, juicio o medio dedefensa legal por virtud del cual puedan ser modificados, revocados onulificados. Sin embargo, dicho principio tiene como excepción que el juicioexija mayores requisitos que los consignados en la Ley de Amparo paraconceder la suspensión, y es precisamente este supuesto el que se actualizaen relación con el juicio contencioso ante el TFJFA. Es esta excepción la queconvirtió la competencia contencioso administrativa en concurrente.En este sentido, mediante la tesis de jurisprudencia
2ª./J. 56/2007
5
, la Corteresolvió que al actualizarse la excepción al principio de definitividad, en virtudde que la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo exigemayores requisitos para conceder la suspensión que la Ley de Amparo, esfactible acudir directamente al juicio de amparo sin agotar previamente el juiciocontencioso administrativo ante el TFJFA. En consecuencia, con fundamentoen tal tesis, cualquier administrado en aras de economía procesal podpromover juicio de amparo en lugar del juicio contencioso, considerando que eneste último existe la aludida acumulación de expedientes que impide la prontaimpartición de justicia.Por lo anterior es preciso considerar si aún subsiste la intención por la que secreó un Tribunal Administrativo (TFJFA), independiente del Poder Judicial(PJF) al tratarse de una prerrogativa a la preeminencia del principio de
4
 
GÓNGORA PIMENTEL, Genaro David. Introducción al estudio del Juicio deAmparo. 12ª Ed. actualizada México: Editorial Porrúa, 2010.
5
 
Novena Época, Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, tomo XXV,mayo de 2007, p. 1103, número de registro
 
172342
.

Activity (84)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Graciela Cena liked this
Evelyn Bejarano liked this
fnaupari liked this
martilam liked this
Natalia Tobon liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->