Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Deformación ideológica

Deformación ideológica

Ratings: (0)|Views: 210|Likes:

More info:

Published by: Emilio García Gómez on Dec 28, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/07/2012

pdf

text

original

 
Deformación ideológicaEmilio del Barco
La ideología, en sí,  no determina la violencia, sino la aceptación del abusodominador del más fuerte, sea cual fuese su ideología.  Ser violento es más unacuestión de actitud mental, que ideológica. Los terrorismos actuales son derivadosde ideas que quieren cambiar el orden establecido.  Imponiendo sus propias ideas,mediante cualquier método, incluyendo la violencia. Les interesa la inmediatez delpoder.El cambio, en sí, es saludable. Lo malo de algunos  grupos ideológicos, es que, alradicalizarse, fanatizándose,  no contemplan la llegada al poder por mediosdemocráticos. Sencillamente, porque su sistema de creencias no confía en lademocracia.  Sino en la toma del poder. Por cualquier método. En primer lugar, nocreen en la igualdad de oportunidades y derechos. Secundariamente, no vislumbranotra posibilidad de cambio  que no conllevase la aceptación indiscutida de suspropios principios. Lo que  no sería un cambio de actitudes, sino el trueque de unabsolutismo por otro. Luego, no son democráticos en ningún sentido, ni antes nidespués, de tomar el poder. Ni humana, ni socialmente.Negociar con ellos, es un error en sí mismo. Admitirían sólo concesiones de la otraparte. No negociaciones. Son, ante todo, fanáticos; no ceden en sus principios, ni enla interpretación personal de los mismos. Esperan que sean los demás, quienescedan en sus convicciones. Todos quisiéramos tener un territorio asignado, cuantomayor, mejor, donde expandir nuestros sentimientos. El único inconveniente esque, con ello, pisamos el territorio del vecino. Casi siempre demasiado cercano paranuestra conveniencia. Ahí empezamos a no distinguir si lo bueno es malo y lo malobueno. Depende desde qué lado del límite lo miremos. Los mismos ideales puedenconducir por muy distintos caminos.Desde la irracionalidad, la  fe conduce a la anulación del raciocinio. Los terrorismosnunca son justificables, porque su propia acción los deslegitima. Los mismos idealespueden conducir por muy diferentes caminos, donde lo trascendente y lointrascendente pueden tener el mismo valor. Según quien interprete el término. Laeternidad no se corresponde con los tiempos políticos. Cada día del año, oímosafirmar, a representantes de organizaciones religiosas respetadas, que ellos noentran en valorar la política. Su terreno son las almas. Bien, esa es la teoría, pero larealidad es muy otra.  Cuando tienen ocasión,  cobijan bajo su manto al hombrefuerte del momento. Los hemos visto en demasiadas ocasiones: golpistas, militaresy dirigentes de creencias, juntos, unidos por la disciplina y el amor al orden,imponiéndose al pueblo llano. Ese tipo de vida no es apropiado para la creación y elprogreso, sino adecuado sólo para la vida vegetativa.En un mundo donde se quiera progresar, buscando la  innovación científica y vital,los militares, fanáticos y adocenados,  no pueden progresar.  Quienes tienenespíritu de dictador, son propensos a cubrirse con uniformes militares. Ese es unrasgo común, no importa el color de la bandera que los parapete. El cuerpocondiciona al espíritu, como el intelecto al cuerpo. Ambos supuestos son válidos.Emilio del Barco. 30/08/10.emiliodelbarco@hotmail.es

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->