Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
2Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Rosa Luxemburgo. Una llama viva

Rosa Luxemburgo. Una llama viva

Ratings: (0)|Views: 532|Likes:
Published by Rubén Caravaca
Artículo publicado en lel número 1.938 de la revista Cambio 16, correspondiente al 26 de enero de 2008.
Artículo publicado en lel número 1.938 de la revista Cambio 16, correspondiente al 26 de enero de 2008.

More info:

Published by: Rubén Caravaca on Dec 29, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

02/28/2012

pdf

text

original

 
L
a primera vez que escribí enuna publicación que no fuerala del colegio o la de algunaasociación del barrio, lo hice
sobre Kart Liebknecht. Aquella fra-se suya, “la juventud es la llama dela revolución proletaria”, no nos de- jó indiferentes a muchos jóvenes enaquellos años de sacudida y espe-ranza política, donde abordábamosnuestras primeras militancias orga-nizadas. El pasado día 15 se hacumplido el 90 aniversario de suasesinato y el de su compañera demilitancia Rosa Luxe m bu rgo. Dosfiguras claves del pensamiento de laizquierda del siglo pasado sobre losque se guardan signific a t ivos silen-cios. Mutismo lógico ya que ambasfiguras cuestionaron en múltiplesocasiones a los representantes mássimbólicos de la izquierda europea.Liebknecht había nacido enLeipzig en 1871. Su padre fue unconocido dirigente del partido so-cialdemócrata alemán (SPD) que seopuso, en el parlamento, a los cré-ditos destinados a la guerra. La ac-t ividad política paterna trajo consi-go su separación; el cumplimientode penas y la incomunicación mar-caron su juventud e incrementaronla relación entre ambos. Desdesiempre fue antimilitarista conve n-cido, lo que le conv i rten un líder i n d i s c u t i ble del movimiento juve-nil. En la asamblea constituyente dela Asociacn de Jóvenes Tr a b a j a-dores de Alemania expone sus tesissobre “Militarismo y juve n t u d ,t exto histórico sobre el pacifis m ode la primera mitad del siglo pasa-do. A p oyó siempre las consignas dela II Internacional llamando a lam ovilizacn de las orga n i z a c i o n e sobreras contra los conflictos béli-cos. La mayoría de los responsabl e s políticos hicieron caso omiso deaquellas resoluciones aprobadasdemocráticamente. En agosto de1914 el grupo parlamentario social-demócrata vota mayoritariamente afavor de los créditos para la guerr a .Sólo 14 diputados se oponen. En el parlamento denuncia la relación en-tre ciertos políticos y empresas defabricación de armas. En 1916, jun-to con sus compañeros, empieza a p u blicar unos folletos que firm a ncomo Spartakus, en homenaje a li- b e rtador de los esclavos romanos.En febrero es expulsado del gru p o parlamentario. Algunos diputadosimpiden de forma violenta que pue-da hablar en la tribuna. Sus procla-mas contra la guerra le llevan a la
5 0CAMBIO16
• 26 enero 2008 •
Nº 1.938
• cambio16.info
cultura 
RUBÉN CARAVA C A
90 aniversario de su asesinato
Rosa Luxemburgo,una llama viva
Casi un siglo después de su desaparición, ni elmutismo promovido incluso desde la izquierda ha podido silenciar el pensamiento de la revo l u c i o n a r i a
Defendió los postulados más radicales dela II Internacional yfueron significativassus intervenciones contra la guerra y sobreel papel de las organizaciones obreras
 
cárcel acusado de antipatriotismo.Cuando recobra la libertad le espe-ran en las puertas de la prisión va-rios miles de personas.Sobre la fecha de nacimiento deRosa Luxe m bu rgo hay diferentesversiones, unos indican que fue en1870, aunque últimamente se da co-mo más segura la fecha de 5 demarzo de 1872, en la zona polacamás cercana a Rusia. En su ascen-dencia judía están los orígenes desu militancia política. Son tiemposdonde se promueven campañas an-tisemitas y ella interviene enérg i c a-mente contra estas.
C o m p ro m i s o
Su compromiso la hace emigrar alos dieciocho años a Zurich, ciudad refugio para muchos exiliados polí-ticos, como Plejánov y A xelrod. Susviajes son continuos a los congr e s o sobreros, defendiendo siempre los postulados más radicales en la II In-t e rnacional. Signific a t ivas son susi n t e rvenciones contra la guerra y el papel que deben tener las orga n i z a-ciones obreras ante el militarismo,los nacionalismos y las formas or-ga n i z a t ivas de sus asociaciones. Alos dirigentes políticos les incomo-da tanto sus ideas como el hecho deser mujer. La proponen que desa-rrolle sus actividades en las asocia-ciones femeninas, negándose a rea-lizar su labor política al margen delas de los hombres. Con veinte añosconoce a Leo Jogiches, con el quemantiene una estrecha relación has-ta el final de sus vidas. Fue el únicoamante que se le reconoce. Se casócon un amigo de la familia, GustavLübeck, para conseguir la naciona-lidad alemana, ya que sin la mismatenía vetada su participación en ac-t ividades políticas, estando siempreexpuesta a ser expulsada del país. Nada más salir del registro civil seseparó, aunque en ocasiones no du-do en alojarse con el nombre de Ro-salia Lübeck para evitar las perse-cuciones policiales. Ya puede part i-cipar libremente en todos los deba-tes con los dirigentes políticos másc o n o c i d o s( K a u t s ky, ideólogo du-rante años del SPD, Guesde, Lenin,B e rnstein…), interviniendo en todotipo de manifestaciones y rev u e l t a s ,lo que le acarrea privación de liber-t a d, sanciones y penas. En 1910rompe su amistad con la fa m i l i aK a u s t ky, con la que mantenía unaestrecha relación personal, por la lí-nea política en la que se embarca elS P D. Se solidariza activamente conLiebknecht, que ha votado en con-tra de los créditos para la guerra, y pide al ala izquierda de los parla-mentarios socialdemócratas que ha-gan lo mismo. La guerra estalla en1914. Ella y sus compañeros se mo-vilizan al grito de “Abajo la guerr a .Abajo el Gobierno”. A pesar de es-tar prohibido el manifestarse, lamultitud toma las calles de las prin-cipales ciudades alemanas. En 1915crean la revista “La Intern a c i o n a l  para ampliar la difusión de sus ide-as, y ya son conocidos como los es- p a rtaquistas. El 10 de julio de 1916es detenida. Está en prisión tresaños.Cuando recobra la libert a d, no-viembre de 1918, la situación esc o m p u l s iva, motivada, en otros mo-t ivos, por la crisis económica que hatraído consigo la I Guerra Mundial.Alemania está paralizada por huel-gas y movilizaciones. Los soldadosse rebelan contra sus superiores to-mando armas y cuarteles. Guiller-mo II se refugia en Holanda. Lossocialdemócratas participan del go- b i e rno. Los espartaquistas promue-ven la toma del poder mediante lacreación de Consejos Obreros. Mu-chos de ellos son detenidos. Confí-an en la fuerza y espontaneidad delos trabajadores. Están conve n c i d o s
5 1
cambio16.info •
Nº 1.938
• 26 enero 2009 •
CAMBIO16
cultura 
Rosa Luxemburgo se opuso siempre al militarismo imperante en la época.Rosa Luxemburgo, una adelantada a su tiempo.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->