Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Esteva, Gustavo - Desafíos de la interculturalidad

Esteva, Gustavo - Desafíos de la interculturalidad

Ratings: (0)|Views: 566|Likes:
Published by Spartakku

More info:

Published by: Spartakku on Jan 03, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/08/2013

pdf

text

original

 
INTERCULTURALIDAD
 Desafíosde la interculturalidad
 
Diálogosen la acción, primera etapa, 2004
DGCPI
 
77
 
1
 Trato aquí de compartir mi perplejidad anteel tema que nos congrega. Me suscitainnumerables preguntas para las que notengo respuestas. Quiero poner sobre lamesa los elementos de reflexión que meparecen pertinentes.
¿La cultura?
Tengo la impresión de que la palabracultura ha estallado. Retiene aún todo suprestigio. Sigue cargada de connotaciones,habitualmente positivas, pero acaso perdióya toda denotación precisa. Se ha vueltosaco de sastre, en el que se arrojanelementos de muy diversa índole. Formaparte del lenguaje que le recomendabaHumpty Dumpty a Alicia en el país de lasmaravillas, en que cada palabra significa loque quiere la persona que la emplea. Estoparece muy cómodo, pero así no podemosentendernos. Lo que es peor: creemos estarhablándonos, diciendo algo uno al otro,pero lo que el otro oyó es muy distinto a loque pensamos. Cuando los brasileños dicen
pois nao 
(pues no), están diciendo que sí,pero nadie se confunde: todos saben dequé se trata. Cuando en India el interlocutormueve la cabeza de un lado para otro, en laforma en que habitualmente negamos algo,en realidad está mostrando su conformidadcon lo que se dice. Quien no esté al tantodel significado local de su gesto caerá en laconfusión. En ella estamos hoy con lapalabra cultura. Cada vez que la usamossurge la necesidad de precisar lo quequeremos decir con ella.
1
 
Intervención en el seminario “El carácter de lainterculturalidad”, Oaxaca, Oax. 12 de octubredel 2001.
 
Toda “cultura” tiene algunos aspectosexternos o manifiestos, que son entera-mente visibles: las costumbres cotidianas, lalengua, las artes, la comida, la habitación,los comportamientos de un grupo.Tiene también algunos aspectosestructurales, en parte visibles y en parteinvisibles, que alguien de afuera sólo puededetectar mediante análisis y una obser-vación prolongada, aunque son entera-mente familiares para quienes estánadentro: la estructura de la familia y de lasorganizaciones y prácticas sociales, lasnormas jurídicas y políticas... En toda“cultura” hay también un plano másprofundo, que determina aquellos aspectosmorfológicos o estructurales: es el plano delmito, de la cosmovisión, de la fuente delsentido, del horizonte de inteligibilidad, de loque a veces llamamos espiritualidad o raízdel conocimiento.Para el propósito de nuestra conversación,adoptaré la noción de Raimon Panikkar,cuando sostiene que cultura es el mitoenglobante de una sociedad o un grupo enun momento dado del tiempo y del espacio.Mito sería, en esta noción, el horizonte deinteligibilidad en el que todas nuestraspercepciones de la realidad adquierensentido. El mito nos ofrece el marco en elcual se inscribe nuestra visión del mundo.Es lo que permite y condiciona cualquierade nuestras interpretaciones de la realidad.Permite ver, como la luz, pero habitual-mente, como a ella, no podemos verlo.Examinada en este plano, la cultura no esobjetivable: sólo podemos aproximarnos auna cultura participando en su mito. Lo quepodemos ver de una cultura desde afuerade ella, desde otra cultura, no logra
Desafíos de la interculturalidad
1
 
Gustavo Esteva
 
 
Gustavo Esteva
 
DGCPI
Diálogosen la acción, primera etapa, 2004
 
78
captarla, entenderla. Cada cultura es unagalaxia que alberga la experiencia ypercepción del mundo a partir de las cualessurge la comprensión de uno mismo y delos demás, de la realidad a nuestroalrededor.Cultura no es una cosa especial o aparte deotras, como una persona, un naranjo, unamontaña o una teoría, la aritmética, lalógica... Cultura es algo así comotemperatura: un estado de comunidad, deatmósfera que objetos, rasgos ocaracterísticas toman en cierto lugar, paracierto grupo, en una época determinada, ydejan de ser propiedad o peculio de ciertosindividuos o instituciones. Cultura esatmósfera de bienes o bienes en estado deatmósfera o de mar, dice Juan David GarcíaDacca. Atmósfera respirable para el espírituhumano.Cultura sería, en este enfoque, el conjuntode figuraciones de un pueblo, en unmomento determinado de su historia, queconstituyen y establecen los ámbitos de sumodo de ser, pensar y actuar, así como lasmanifestaciones morfológicas y estructu-rales de esas figuraciones.Finalmente, aún dentro del intento de acotarel sentido que aquí quiere dársele a lapalabra cultura, expresa para diversosgrupos y pueblos lo que constituye su
nosotros,
el uso fuerte de la primerapersona del plural, cuando hablan de símismos. Ese
nosotros 
se manifiesta en loque somos, pensamos yhacemos, en loque configura tanto las manifestaciones queestán a la vista de todos como las queparecen ocultas o secretas.
La interculturalidad
Concebidas así, las culturas sonmutuamente inconmensurables.Al pensar, estamos irremediablementearraigados en nuestra cultura: lo hacemosdesde su interior, desde el trasfondo culturalque compartimos con otros miembros denuestra cultura y no con los de otrasculturas.No puede haber un criterio supraculturalque desde algún punto exterior o neutralexaminara, comparara y juzgara diferentesculturas. Dependemos siempre de nuestralengua, de nuestros conceptos y valores, denuestro punto de vista, todos ellosculturalmente arraigados. No podemosestablecer jerarquía alguna entre lasculturas, o aplicar los valores de alguna alas otras, aunque cada quien, desde supropia cultura, puede apreciar o despreciara otras a condición de que reconozca que loestá haciendo desde afuera de ellas,horizontalmente, aplicando sus propioscriterios y percepciones a algo enteramentedistinto.Podemos identificar algunas
invarianteshumanas
: todos respiramos, pensamos,sentimos o preferimos algunas cosas sobreotras. Pero cada cultura percibe todo ello demanera diferente y distintiva y así configuradiferencialmente esas invariantes humanas.No hay
universales culturales
.Todas las culturas tienen sus valores, perono son absolutizables o universales: no sepueden aplicar a todas. Esto no implicarelativismo, sino relatividad: cada cosmovi-sión, cada afirmación, cada noción, esrelativa a su contexto. Nadie posee, desdeninguna cultura, una visión que las puedaabarcar a todas.Una situación intercultural se producecuando entran en relación personas ogrupos de distintas culturas. Cuando enesta relación una de ellas se impone a laotra, por la fuerza o por la persuasión, comoen la condición colonial, puede suscitarresistencia en los colonizados: una forma deaislamiento, de retiro hacia la propia cultura.O bien se genera transculturación o acul-turación, por vocación o reacción de super-vivencia: se abandona la propia cultura para"trasladarse" a la cultura dominante, parainstalarse en ella. A menudo se presenta
 
INTERCULTURALIDAD
 Desafíosde la interculturalidad
 
Diálogosen la acción, primera etapa, 2004
DGCPI
 
79
una combinación de estas dos reacciones:resistir y al mismo tiempo asumir grados yformas de asimilación o absorción. Unacultura puede enriquecerse de ese modo,aprovechando un rasgo que muchascomparten: la tradición de cambiar latradición de manera tradicional, lo que dacontinuidad histórica a una cultura y permiteque su cambio, su dinamismo, no ladisuelva.Llamo interculturalidad a una condición quesupone una actitud diferente a las que acabo demencionar, cuando no se impone una cultura ala otra. A mi entender, la interculturalidad aludea la situación dinámica de quien adquiere laconciencia de que existen otras personas,valores y culturas, reconoce que no es posibleel aislamiento y tampoco quiere renunciar a supropia cultura. Esa conciencia admite lalimitación de toda cultura, la relativización detodo lo humano, y en vez de refugiarse en lapropia, de intentar aislarse, alejándose del otroo suprimiéndolo, se anima a interactuar con éldesde el reconocimiento de su otredad radical.
La necesidad actual de lainterculturalidad
Hoy como nunca antes, estamos obligadosa adoptar una posición ante la efectivapresencia del otro. Se ha vuelto imposibleevitar la mutua interacción, interdepen-dencia, interferencia: el mundo nos estáarrojando a todos a los brazos del otro. Yahí, en esa situación novedosa de la que yano es posible escapar, en que no cabe yaremontarse a zonas de refugio paraaislarnos como hicieron muchos denuestros ancestros, en ese nuevo contextosentimos cada vez más, sufrimos concreciente intensidad, la incompatibilidad decosmovisiones diferentes.No me refiero a situaciones en queinteractúan diferentes opiniones, puntos devista o actitudes. Puede aplicarse en ellasun procedimiento democrático, que ofrece aquienes quedan en minoría un premio deconsolación y la esperanza de cambiar suposición en la siguiente baza. No es poco.Es mejor que pelear en muchos conflictos alos que hoy estamos expuestos, puede serla mejor o la única opción pacífica. Pero elprocedimiento democrático no resuelve laconfrontación entre cosmovisionesdiferentes, en la interculturalidad. Sucontacto o conflicto no puede resolversecon la victoria de una parte, así seaprovisional, transitoria. Nos plantea inevi-tablemente la cuestión del pluralismo.Conforme al supuesto bien arraigado en laexperiencia de que la realidad misma esplural, el conflicto pluralista no puedemanejarse con el mero procedimientodemocrático, en que cada parte trata deconvencer a la otra y finalmente se definenmayorías y minorías. Frente al pluralismo dela realidad, que está suscitandoconfrontaciones a escala sin precedente,sólo cabe la actitud pluralista. Se requiere,hoy, abrirse al diálogo entre las culturas.El diálogo entre culturas no es meraconversación ni encuentro democrático. Noexiste un lenguaje intercultural. No esposible hablar o pensar si no es arraigadoen la propia cultura. No hay espaciosintermedios ni puentes de comunicación.Las palabras y conceptos de una culturasólo tienen sentido, su sentido, en el interiorde esa cultura. Cada cultura segrega suspropios criterios de verdad y significación.El diálogo entre culturas ha de ser un
diálogo dialogal
. Es un diálogo quetrasciende los planos del
logos
de cada unade las culturas que entran en relación, sussistemas conceptuales, sus razones yvalores. Implica una mutua apertura a lapreocupación del otro, para compartiralguna guía, sospecha, inspiración, ideal, ocualquier elemento que ambas partespuedan compartir y ninguna de ellascontrole. Es arte tanto como conocimiento,
techné
y
praxis, gnosis
y
theoria
. Hemosde intentarlo, de hacerlo real, inclusocuando una de las partes se resiste ahacerlo.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->