Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
4Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Fenomenologia de La Revelacion

La Fenomenologia de La Revelacion

Ratings: (0)|Views: 1,342|Likes:
Published by coyotochimbilaco

More info:

Published by: coyotochimbilaco on Jan 10, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

05/28/2013

pdf

text

original

 
LA FENOMENOLOGIA DE LAREVELACIONPAUL LAFFOLEY
 
Capítulo UnoEl Sueño como la Iniciación
Esto concierne a un sueño que tuve en Julio de 1961. Quizás un poco de información previasobre lo que sucedió sería útil. Acababa de terminar como un año de sesiones semanalescon un psiquiatra, el cual me trató por un estado suave de catatonia. Durante los últimos dosmeses me había dado ocho tratamientos de electrochoque. En ese tiempo los tratamientosde electrochoque eran administrados por dos electrodos, adjuntos a cada lado de la cabeza,que entregaban noventa voltios de corriente directa a través del lóbulo frontal. Durante eltratamiento, que duró media hora, el paciente era anestesiado con éter. Se me dijo que laterapia de electrochoque induce un sueño profundo, un sueño que no puede ser obtenidonaturalmente o con anestésicos, y que durante este profundo descanso es posible alcanzar niveles de energía no-sondeada en la mente. Pienso que esto es similar a un tipo detratamiento que es practicado en Dinamarca, en el cual el paciente es puesto a dormir por una semana bajo circunstancias menos peligrosas que con la terapia de electrochoque.Como yo recuerdo, fue un par de meses tras los tratamientos de electrochoque que estesueño llegó a pasar. Hasta este tiempo en mi vida mis sueños siempre habían sido en sumayoría en blanco y negro, y sólo esporádicamente a color. Tras el tratamiento deelectrochoque comencé a soñar sólo a color –color extremadamente vívido. Me empezarona gustar mis sueños por el color. También sentí que de alguna manera era capaz de participar en la acción de estos sueños. Esto fue antes de que el interés en la investigaciónde los sueños, con su énfasis en los llamados sueños verídicos o lúcidos, se volviera tan popular como lo es hoy. En el estado de sueño verídico llegas a saber que estas soñando yaprendes a trabajar en tus sueños en el estado de sueño. Hoy esta área ha generado un granreparto de literatura y muchos manuales de instrucción, ambos de naturaleza oculta ycientífica.Mi sueño verídico sucedió espontáneamente. Mi voluntad se volvió parte de la acción,aunque no totalmente y no de inmediato. En el principio del sueño aún tenía ese sentido desuspensión que es tan característico de los sueños, pero no por mucho. Fui de un sentido devoluntad suspendida a un sentimiento de que estaba en completo control de mi voluntad, yfinalmente alcancé un estado en el que mi naturaleza volitiva fue totalmente eliminada y mevolví casi una víctima del sueño.El sueño comenzó de manera simple. Estaba en mi camino hacia una galería de arte enBoston en un brillante día de verano. Era probablemente como la 1:30 en la tarde y estabaen la calle Arlington, buscando la calle Newbury. En ese tiempo estaba viviendo enBelmont, un suburbio de Boston. Cada sábado yo iba religiosamente a Boston a ver lasexhibiciones en la calle Newbury. La Galería Alfa estaba alrededor entonces, como estabala Sala Nasse y el Boris Mirski cruzándola. Comencé a caminar pasando el Ritz Carlton sinsentido de cómo había llegado ahí pero con un sentido de anticipación de lo que prontovería. Esta primera parte del sueño no fue verídica; sólo me estaba moviendo de una galeríaa otra, viendo exhibiciones de trabajo que estaban de moda en Boston en ese tiempo.Durante los principios de la década de los sesentas Boston apenas se estaba poniendo al día
 
con los centros culturales como Nueva York y mientras caminaba alrededor en mi sueñotodavía estaba por ver algo nuevo.Repentinamente, sin embargo, me empecé a dar cuenta que estaba soñando, y con esacomprensión las calles se empezaron a alterar. La calle Newbury tenía tiendas nuevas quesabía que no existían en mi estado de vigilia. Una sensación de maravilla y curiosidad mevenció mientras comenzaba a investigar este nuevo medio ambiente. Cuando llegué a laGalería Alfa vi que estaba otra galería justo al lado llamada la Omega. Estallé con, “¡Wow! Nunca noté esta galería antes. Sé que no existe realmente, pero aquí está.” Pensé que quizásdebería entrar. Tomé las escaleras del frente con lo que parecía ser un largo, salto de ballet.La entrada era un poco extraña; parecía ser un poco iridiscente. (En análisis de sueño existela noción de la experiencia de portalear, la cual se considera que está conectada confenómenos paranormales como proyección astral, o experiencias extra corporales ycercanas a la muerte. Se ha dicho que portalear es como ir a través de un túnel de tejidoiridiscente pero gris.) Mi creciente aprehensión por estar desapegado del mundo fuemomentáneamente disipada cuando vi a través del portal y vi que ahí había una granmultitud adentro. Parecía como una ordinaria apertura de galería, excepto por la gente que parecía estar mejor vestida que en realidad en la mayoría de las recepciones que fueron enel área; todos estaban formalmente vestidos y notablemente a la moda. Una persona grandeque era obviamente el director de la galería parecía exaltado y caritativo mientras seapresuraba a sí mismo moviendo a la gente de trabajo en trabajo. Me sentí un poco raro,casi tímido, mirando hacia dentro. A pesar de eso, en el espíritu de Archi y Mehitabel dije,“¿Pero qué diablos?,” y entré.Mientras miraba alrededor me di cuenta que esta era un exhibición de escultura –pero noescultura ordinaria. Lo que estaba viendo parecía estar físicamente vivo. Los futuristas profesionales aún no había predicho que algún día incluso tendremos maquinaria que estéviva, así que la idea entera de arte que estuviese vivo era extraña y alienante. Pensé que lomenos que podíamos pedir de una pieza de escultura (parafraseando a Salvador Dalí) es queno respire. Pero aquí había cosas que eran vibrantes, e incluso más vivas –si eso es posiblede imaginar- que la gente que deambulaba alrededor viéndolas. Traté de atraer la atenciónde la gente a mi alrededor pero me ignoraron como si fuera un fantasma. El director de artefue un poco más comunicativo. Él dijo, “¡Vete! ¿Qué haces aquí?”Este reproche eliminó cualquier intento posterior de conversación por mi parte. Observabacon desarraigo total mientras grupos pequeños intercambiaban complacimientos banales yevitaban cualquier interacción con las esculturas. Al final me quedé conmigo mismo, mis percepciones, y mis reacciones a este arte inusual. Mientras se me empezaba a olvidar  justamente qué tan nuevas estas esculturas eran, fui detenido por una emoción abrumadora.Mi primera reacción fue de completa envidia. Ahora, normalmente no siento celos cuandomiro el trabajo de otro artista contemporáneo. Puedo estar aburrido, quizás levementeinteresado, pero no celoso. Pero aquí estaba histéricamente celoso. Encolerizado, dije,“¡Todo en esta exhibición me ha borrado completamente! He sido absorbido. Todas lasformas que he estado pensando o que podría pensar por años y años por venir estánexpresadas en este trabajo. Ni siquiera podría empezar a ponerme al corriente con estetrabajo, sin mencionar esperar alcanzar los próximos pasos lógicos o formales.”

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Marcela Rincon liked this
eparadac liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->