Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Karl Marx Tomo 3 CAPÍTULO XXXVIII LA RENTA DIFERENCIAL. GENERALIDADES

Karl Marx Tomo 3 CAPÍTULO XXXVIII LA RENTA DIFERENCIAL. GENERALIDADES

Ratings: (0)|Views: 160|Likes:
Published by Antony Spartak
En nuestro análisis de la renta del suelo partiremos, en primer lugar, del supuesto de que los productos que pagan esta renta, es decir, en los que una parte de la plusvalía y también, por tanto, una parte del precio total, se reduce a renta del suelo –para los fines aquí perseguidos, basta con tener en cuenta los productos agrícolas y tal vez también los productos mineros–; partiremos, por consiguiente, del supuesto de que los productos agrícolas o mineros se venden, como todas las demás mercancías, por sus precios de producción.
En nuestro análisis de la renta del suelo partiremos, en primer lugar, del supuesto de que los productos que pagan esta renta, es decir, en los que una parte de la plusvalía y también, por tanto, una parte del precio total, se reduce a renta del suelo –para los fines aquí perseguidos, basta con tener en cuenta los productos agrícolas y tal vez también los productos mineros–; partiremos, por consiguiente, del supuesto de que los productos agrícolas o mineros se venden, como todas las demás mercancías, por sus precios de producción.

More info:

Published by: Antony Spartak on Jan 15, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/17/2011

pdf

text

original

 
CAPÍTULO XXXVIII 
LA RENTA DIFERENCIAL. GENERALIDADES
En nuestro análisis de la renta del suelo partiremos, en primer lugar, del supuesto deque los productos que pagan esta renta, es decir, en los que una parte de la plusvalía ytambién, por tanto, una parte del precio total, se reduce a renta del suelo –para los finesaquí perseguidos, basta con tener en cuenta los productos agrícolas y tal vez también losproductos mineros–; partiremos, por consiguiente, del supuesto de que los productosagrícolas o mineros se venden, como todas las demás mercancías, por sus precios deproducción. Es decir, de que sus precios de venta son iguales a sus elementos de costo (alvalor del capital constante y variable consumido para producirlos) más una ganancia,determinada por la cuota general de ganancia, calculando ésta a base del capital totalempleado, el consumido y el no consumido. Partimos, pues, de la hipótesis de que losprecios medios de venta de estos productos son iguales a sus precios de producción. Cabe,entonces, preguntarse cómo, partiendo de este supuesto, puede desarrollarse una renta delsuelo, o, lo que es lo mismo, cómo puede convertirse en renta del suelo una parte de laganancia y, por tanto, ir a parar a las manos del terrateniente una parte del precio de lamercancía.Supongamos, para señalar el carácter general de esta forma de la renta del suelo,que las fábricas del país de que se trate se hallan movidas en su inmensa mayoría por máquinas de vapor y una minoría determinada de ellas por saltos naturales de agua.Sentemos el supuesto de que el precio de producción en las ramas industriales de la primeraclase sea 115 para una masa de mercancías que absorben un capital de 100. El 15 % deganancia no se calcula solamente sobre el capital consumido de 100, sino sobre el capitaltotal invertido en la producción de este valor–mercancías. Este precio de producción no sedetermina, como hemos dicho más arriba, por el precio de costo individual de cadaindustrial que produce por separado, sino por el precio de costo medio de la mercancía bajolas condiciones medías del capital en la rama de producción en su conjunto. Trátase, enrealidad,  del  precio  de  producción  del  mercado,  del  precio  medio  comercial,independientemente de sus fluctuaciones. La naturaleza del valor de las mercancías serevela, en efecto, bajo la forma del precio comercial y, más aún, bajo la forma del preciocomercial regulador o precio comercial de producción; en el hecho de que se determina, nopor el tiempo de trabajo individualmente necesario para la producción de una determinadacantidad de mercancías o de una mercancía concreta, para un determinado productor individual, sino por el tiempo de trabajo socialmente necesario, es decir, por el tiempo detrabajo necesario para crear, bajo el promedio dado de las condiciones sociales deproducción, el total socialmente necesario de las distintas clases de mercancías que figuranen el mercado.Supondremos  además,  puesto  que  las  cifras  concretas  son  absolutamenteindiferentes para nuestro propósito, que el precio de costo en las fábricas movidas a vapor sea solamente de 90 en vez de 100. Como el precio de producción de la masa de estasmercancías, precio regulador del mercado, es = 115, con una ganancia del 15 %, losfabricantes que mueven sus máquinas a vapor venderán también su producto a base de 115,es decir, al precio de producción regulador del precio comercial. Por consiguiente, suganancia será de 25 en vez de 15; el precio regulador de producción les dejará un margen
 
extraordinario del 10 %, no por vender sus mercanas por encima de su precio deproducción, sino por venderlas al mismo precio de producción, gracias al hecho de que susmercancías se producen o su capital funciona en condiciones excepcionalmente favorables,superiores al nivel medio de las que rigen en esta rama de producción.Aquí, se revelan inmediatamente dos cosas:
Primera
: La ganancia extraordinaria de los productores que emplean los saltos deagua como fuerza motriz se halla en el mismo plano de toda la ganancia extraordinaria(categoría analizada ya por nosotros al exponer los precios de producción) que no esresultado fortuito de transacciones en el proceso de circulación, de fluctuaciones fortuitasde los precios comerciales. Esta ganancia extraordinaria equivale también, por tanto, a ladiferencia entre el precio de producción individual de estos productores favorecidos y elprecio general de producción de la sociedad, el precio de producción que regula el mercadode esta rama de producción en su conjunto. Esta diferencia es igual al excedente del preciogeneral de producción de la mercancía sobre su precio de producción individual. Los doslímites reguladores de este excedente son, de una parte, el precio de costo individual y, por tanto, el precio de producción individual y, de la otra, el precio general de producción. Elvalor de las mercancías producidas con la fuerza hidráulica es menor porque su producciónrequiere una cantidad total menor de trabajo, o sea, menos trabajo del que entra en la formamaterializada,  como  parte  del  capital  constante.  El  trabajo  invertido  aquí  es  másproductivo, su capacidad productiva individual mayor que la del trabajo invertido en lamayoría de las fábricas del mismo tipo. Su mayor capacidad productiva se revela en elhecho de que para producir la misma masa de mercancías. necesite una cantidad menor decapital constante, una cantidad menor de trabajo materializado que las otras fábricas; y almismo tiempo, una cantidad menor de trabajo vivo, puesto que la rueda hidráulica nonecesita ser calentada. Esta mayor capacidad productiva individual del trabajo empleadodisminuye el valor, pero disminuye también el precio de costo y, por tanto, el precio deproducción de la mercancía. Para el industrial, el precio de costo de la mercancía es menor.Tiene menos trabajo materializado que pagar y también menos salarios, por ser menor lafuerza viva de trabajo empleada. Y al ser menor el precio de costo de su mercancía, lo estambién su precio individual de producción. El precio de costo, para él, son 90 en vez de100. Por tanto, su precio de producción individual serán solamente 103 ½ en vez de 115(100 : 115   90 : 103 1/2 ). La diferencia entre su precio individual de producción y elprecio de producción general se halla limitada por la diferencia entre su precio de costoindividual  y  el  general.  Es  éste  uno  de  los  factores  que  delimitan  su  gananciaextraordinaria. El otro es la magnitud del precio general de producción, en que entra comouno de los factores reguladores la cuota general de ganancia. Sí el carbón fuese más barato,disminuiría  la  diferencia  entre  su  precio  de  costo  individual  y  el  general  y,  por consiguiente, su ganancia extraordinaria. Y la diferencia desaparecería totalmente si tuvieseque vender la mercancía por su valor individual o por el precio de producción determinadopor este valor. Esta diferencia nace, de una parte, de que la mercancía se vende por suprecio comercial general, por el precio a base del cual nivela la competencia los preciosindividuales y, por otra parte, del hecho de que la mayor capacidad productiva e individualdel trabajo puesto en acción por él no redunda en beneficio de los obreros, sino, como todala capacidad productiva del trabajo, en beneficio del empresario; en el hecho de que semanifiesta como capacidad productiva del capital.Como uno de los límites con que tropieza esta ganancia extraordinaria es la cuantíadel precio general de producción, uno de cuyos factores es la cuantía de la cuota general deganancia, sólo puede brotar de la diferencia entre el precio de producción general y el
 
individual y, por tanto, de la diferencia entre la cuota individual y la cuota general deganancia. El excedente de esta diferencia supone la venta del producto por encima delprecio de producción que el mercado regula y no por este precio mismo.
Segunda
: Hasta aquí la ganancia extraordinaria del fabricante que emplea comofuerza motriz la fuerza hidráulica en vez del vapor no se diferencia en nada de las demásganancias extraordinarias. Toda ganancia extraordinaria normal, es decir, no nacida de lasoperaciones fortuitas de venta o de las fluctuaciones de los precios comerciales, sedetermina por la diferencia entre el precio individual de producción de las mercancías deeste capital concreto y el precio general de producción que regula los precios comercialesde las mercancías producidas por el capital de esta rama de producción en su conjunto o losprecios  comerciales  de las mercancías  del  capital  total  invertido  en  esta rama  deproducción.La diferencia aparece ahora.¿A qué causas debe el fabricante, en el caso presente, su ganancia extraordinaria, elexcedente que el precio de producción regulado por la cuota general de ganancia arrojapersonalmente para él?En primer lugar, a una fuerza natural, a la fuerza motriz del salto de agua, fuerzacreada por la naturaleza y que no es, como el carbón que convierte el agua en vapor,producto a su vez del trabajo, producto que tiene, por tanto, un valor y que debe ser pagadocon un equivalente. Es un agente natural de la producción en cuya creación no entra trabajoalguno.Pero no es esto todo. El fabricante que emplea máquinas de vapor aplica tambiénfuerzas naturales que no le cuestan nada, pero que hacen el trabajo más productivo y que,en la medida en que abaratan con ello la producción de los medios de subsistencianecesarios para los obreros, aumentan la plusvalía y, por tanto, la ganancia; fuerzas que,por consiguiente, son monopolizadas por el capital exactamente lo mismo que las fuerzassociales naturales del trabajo que se derivan de la cooperación, de la división del trabajo,etc. El fabricante paga el carbón, pero no la propiedad que tiene el agua de desintegrarsepara convertirse en vapor, la elasticidad del vapor, etc. Esta monopolización de las fuerzasnaturales, es decir, de la potenciación de la fuerza de trabajo lograda por ellas, es común atodo capital que opera con máquinas de vapor. Puede aumentar la parte del producto deltrabajo que representa plusvalía en comparación con la parte que se convierte en salario. Enla medida en que lo hace, eleva la cuota general de ganancia, pero no crea una gananciaextraordinaria, la cual consiste precisamente en el excedente de la ganancia individualsobre la ganancia media. Por consiguiente, el hecho de que el empleo de una fuerza natural,la fuerza hidráulica, cree aquí una ganancia extraordinaria no puede responder, por tanto,exclusivamente a la circunstancia de que la capacidad productiva acrecentada del trabajoobedezca  en  este  caso  al  empleo  de  una  fuerza  natural.  Tienen  que  intervenir necesariamente otras circunstancias modificativas.Y a la inversa. El mero empleo de fuerzas naturales en la industria puede influir enla cuantía de la cuota general de ganancia, al influir en la masa del trabajo necesario para laproducción de los medios de subsistencia de primera necesidad. Pero no establece de por síninguna desviación con respecto a la cuota general de ganancia, y de esto precisamente setrata aquí. Además, la ganancia extraordinaria que otro capital individual realiza en unarama especial de producción –pues las divergencias de las cuotas de ganancia entre lasdistintas ramas de producción se nivelan constantemente para formar la cuota de gananciamedia–  proviene,  sí prescindimos  de  las  desviaciones  puramente  fortuitas,  de  unadisminución del precio de costo, es decir, del costo de producción, disminución que se

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->