Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
56Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Retraso Psicomotor o Madurativo (Definicion)

Retraso Psicomotor o Madurativo (Definicion)

Ratings: (0)|Views: 22,168|Likes:
Published by info-TEA

More info:

Published by: info-TEA on Jan 16, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

08/14/2013

pdf

text

original

 
CONCEPTO
La noción de retraso psicomotor implica,como
diagnóstico provisional
, que los logros deldesarrollo de un determinado niño durantesus primeros 3 años de vida aparecen conuna secuencia lenta para su edad y/o cualita-tivamente alterada. Es preciso distinguir el
retraso psicomotor global
, que afecta no sólo alas adquisiciones motrices sino también alritmo de aparición de las habilidades para co-municarse, jugar y resolver problemas apro-piados a su edad; en este caso cabe pensar queel retraso psicomotor persistente en esos pri-meros años puede estar preludiar un futurodiagnóstico de retraso mental. En otras oca-siones el retraso es sólo evidente
en un áreaespecífica
, como las adquisiciones posturo-motrices (la mayor parte de las veces, acom-pañándose de anomalías cualitativas del tonomuscular), el lenguaje o las habilidades deinteracción social.
INTERROGANTES BÁSICOS ARESPONDER
Teniendo en cuenta todo lo anterior, el cui-dadoso estudio y seguimiento clínico del su- jeto permitirán aclarar si se trata de:
1
ºUna
variante normal del desarrollo
, connormalización espontánea antes de laedad preescolar
1,2
.
2
ºUn verdadero retraso debido a
 pobre y/o inadecuada estimulación
por partedel entorno familiar-social, tambiénnormalizable si se adecúan la educa-ción y el ambiente del niño.
3
ºUn verdadero retraso, principalenteposturo-motor, debido a
enfermedad crónica extraneurológica
, (ej.: enferme-dad celiaca, desnutrición, hospitaliza-ciones frecuentes y prolongadas, car-diopatías congénitas, etc.), retraso quese va a compensar en la medida en quemejore la enfermedad general de base,al tiempo que se van tomando las me-didas educativas que el estado físico delpaciente permita.
4
ºEl efecto de un
déficit sensorial aislado
,en especial la sordera neurosensorialprofunda congénita que, aparte de im-pedir el desarrollo del lenguaje, ocasio-na una cierta hipotonía, retraso de lamarcha y, en ocasiones, tendencia alaislamiento social
3
.
5
ºEl preludio de una
 futura deficienciamental
, cuyo diagnóstico firme, sobretodo en su grado ligero (que es la even-tualidad más frecuente), no se perfilasino hasta el final de la edad preescolar,tras repetidas pruebas psicométricas;en cambio, el retraso mental grave(con cociente intelectual inferior a 50)se muestra claramente ya desde los pri-meros años.La primera manifestación de un
trastor-no crónico no progresivo del control motor 
(parálisis cerebral infantil con sus di-versas formas clínicas) o, más raramen-
© Asociación Española de Pediatría. Prohibida la reproducción de los contenidos sin la autorización correspondiente.Protocolos actualizados al año 2008. Consulte condiciones de uso y posibles nuevas actualizaciones enwww.aeped.es/protocolos/ 
Retraso psicomotor
 Juan Narbona* y Émilie Schlumberger**
*Unidad de Neurologia Pediátrica, Clínica Universitaria de Navarra, Pamplona**Unité de Neurologie Pédiatrique, Hôpital Raymond Poincaré, Garches (France)
21
 
© Asociación Española de Pediatría. Prohibida la reproducción de los contenidos sin la autorización correspondiente.Protocolos actualizados al año 2008. Consulte condiciones de uso y posibles nuevas actualizaciones enwww.aeped.es/protocolos/ 
152
Protocolos Diagnóstico Terapeúticos de la AEP: Neurología Pediátrica
te, un trastorno neuromuscular congé-nito de escasa o nula evolutividad clí-nica (ver los correspondientes Proto-colos).7º La primera manifestación de una futu-ra
torpeza selectiva en la psicomotricidad 
fina y/o gruesa (trastorno del desarrollode la coordinación, frecuentementeasociado a la forma disatencional delTDAH).8º La eclosión de un
trastorno global deldesarrollo
(trastorno de la gama autis-ta), marcado por un déficit llamativode capacidades sociales, lingüísticas yde juego funcional, especialmente apartir de la segunda mitad del segundoaño, al margen de que el desarrollo pos-tural-motor sea normal
4
.
ASPECTOS PATOCRÓNICOS YDIAGNÓSTICO DIFERENCIAL
 –
La impresión clínica de retraso psico-motor suele surgir
durante los primerosmeses de vida
al comprobar la despropor-ción entre el desarrollo observado y elesperado para la edad. Ciertos nos conencefalopatía connatal muestran unaconducta deficitaria y signos de anoma-lía neurológica muy precozmente, desdelos primeros días de vida.
 –
La evidencia de retraso psicomotor co-mienza en algunos casos
a partir de algunevento patológico
que ocasiona un dañocerebral. Hay síndromes epilépticostempranos (s. de West, epilepsia mio-clónica severa de la infancia, etc.) queconllevan retraso psicomotor; perootras veces las epilepsias en los primerosaños son sintomáticas de un daño cere-bral preexistente.
 –
Numerosos
sujetos con deficiencia mentalligera
“cumplieron” los primeros hitosdel desarrollo psicomotor con relativanormalidad. Tan sólo después del segun-do año se hacen evidentes un retraso dellenguaje y una relativa pobreza en losesquemas de juego. De hecho, son fre-cuentes las consultas de niños en edadpreescolar por retraso del lenguaje, delos aprendizajes o de las habilidades so-ciales, que llevan a descubrir un retrasopsicomotor general al que sigue la con-firmación de un retraso mental ligero omoderado.
 –
Es preciso diferenciar un retraso psico-motor de una
regresión psicomotriz
, comomanifestación de
encefalopatía progresi-va
, con o sin error metabólico conocido.En algunas de estas patologías puede noser evidente el deterioro durante largosperiodos de observación (ej.: mucopoli-sacaridosis, paraparesia espástica fami-liar, ciertas leucoencefalopatías como laenfermedad de Pelizaeus-Merzbacher).Su diferenciación de un retraso psico-motor o de un síndrome de parálisis ce-rebra depende de la constatación de da-tos sutiles de la historia del desarrollo,antecedentes familiares y rasgos pecu-liares en el examen clínico cuya des-cripción no tiene lugar aquí (ver los co-rrespondientes Protocolos).
 –Retraso específico de la psicomotricidad 
, o“Trastorno del desarrollo de la coordi-nación” (CIE-10: F82; DSM-IV-TR:315.4): Se establece el diagnóstico deesta entidad sindrómica en niños ma-yorcitos, dede la edad preescolar, cuan-do el rendimiento en las actividades co-tidianas que requieren integraciónmotriz es sustancialmente inferior al es-perado para la edad cronológica y para
 
© Asociación Española de Pediatría. Prohibida la reproducción de los contenidos sin la autorización correspondiente.Protocolos actualizados al año 2008. Consulte condiciones de uso y posibles nuevas actualizaciones enwww.aeped.es/protocolos/ 
Retraso psicomotor
153
el nivel mental del sujeto. Se trata de niñosque, sin padecer déficits “mayores” de tiponeurológico, muscular, osteoarticular, nimental, se comportan de forma llamativa-mente torpe en actividades como correr, sal-tar, manipular, dibujar, etc. Este cuadro seasocia frecuentemente al trastorno por défi-cit de atención e hiperactividad, sobre todoen las formas con predominio de inatención;tambien cabe destacar la característica torpe-za psicomotriz que forma parte del síndromede Asperger.
FORMATOS DE EVALUACIÓNNEUROLÓGICA Y ESCALAS DEDESARROLLO
Los métodos de examen neurológico sistema-tizado para el neonato y el lactante han evo-lucionado desde sus primitivos formatos
5,6
,que estaban muy centrados sobre el tonomuscular y el comportamiento reflejo ele-mental, para enriquecerse en las últimas ver-siones mediante la incorporación de items re-ferentes a conductas complejas deinteracción, atención, autorregulación etc.Las Hammersmith Neurological Examina-tion Scales
6,7,8
, para neonatos y para lactan-tes, discriminan bien, desde la tercera sema-na postérmino, a los bebés con factores deriesgo que van a tener un desarrollo motornormal frente a aquéllos que van a evolucio-nar hacia un trastorno motor permanente; elexamen neurológico a los 6 meses permitepronosticar la posibilidad de marcha inde-pendiente a los dos años
9,10
. Las escalas deAmiel-Tison
11,12
también se han mostrado al-tamente fiables para predecir desarrollo nor-mal desde los primeros meses de vida en ni-ños de riesgo y, por otra parte, los hallazgospatológicos predicen bien desde el primero el riesgo de trastornos neuropsiquiátricosy de aprendizaje al comienzo de la adolescen-cia
13,14
. Según el protocolo de Grenier y Her-nandorena
15,16
, la buena calidad de la “motri-cidad liberada” (atención visual, conductasde imitación, prensión propositiva a la edadde dos meses), la respuesta normal de para-caidas lateral de las extremidades superiores yla presencia de una buena reacción lateral deabducción en ambas extremidades inferiorestambién en los dos primeros meses postérmi-no indican al 100%, de seguridad, en niñoscon riesgo perinatal, un desarrollo normalque incluye la marcha en torno al año deedad.Numerosas investigaciones longitudinaleshan demostrado la fiabilidad y la validez delmétodo observacional de Prechtl
17-20
de los
movimientos generales del neonato y el lactante pequeño
. Se distinguen dos grandes patronesde movimientos generales normales: los de“contorsión”
(writhing movements-WM)
has-ta el final del segundo mes postérmino y losde “ajetreo”
(fidgety movements-FM)
duranteel tercero y cuarto meses, que serán luego sus-tituidos por la motricidad propositiva. Los ci-tados patrones de motricidad espontáneanormal pueden verse sustituidos por distintostipos de movimientos anómalos. La especifi-cidad y la sensibilidad de la observación delos FM para predecir desarrollo normal o pa-tológico son 96% y 95% respectivamente,mientras que dichas cualidades referidas a laecografía son 83% y 80%. El seguimiento alargo plazo de niños con diversos grados deriesgo, o el estudio retrospectivo de video-grabaciones familiares ha permitido confir-mar que la presencia de FM cualitativamenteanómalos en el lactante pequeño predice deforma altamente fiable trastornos de la coor-dinación motriz fina en edad escolar-puberal.El uso de la metodología de Prechtl precisaun cierto entrenamiento del observador; alrespecto se ha publicado un manual con ví-

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->