Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
19Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
PB,Sociologo

PB,Sociologo

Ratings: (0)|Views: 384|Likes:
Published by joseluiscisneros

More info:

Published by: joseluiscisneros on Jan 19, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/04/2013

pdf

text

original

 
0 5 4 1 0
506 025410
Bolurdieu-es, sin duda, el sociólogo más leído desde hace medioanto en Francia como en el extranjero.
sayos reunidos en este libro, escritos por especialistas en suvocan la génesis, desde su Béarn natal, la calle Ulm y el pri-
rgo de profesor en Argelia; y luego, la evolución, con el pasaje.ilosofía a la etnología y a la sociología.
o se forjaron los grandes conceptos, como
hal-itus
o campo?
ué manera se inscriben en la tradición intelectual y en las
máticas de la época que los vio nacer? ¿Cómo contribuyeron aar los conocimientos en el campo de la educación, de los estu-
iterarios, del derecho, de la ciencia, de las relaciones entre los
? ¿Y cuál fue el impacto de la empresa de devclamiento de losismos, de las relaciones de fuerza, de las determinaciones quenstituyen? ¿Qué relación mantiene la obra de Bourdieu con su
lina de formación, la filosofía?
presa filosófica de Pierre Bourdieu tuvo un impacto político.
ompromisos, que concebía en la continuidad con su trabajo de
logo, hacen de él un intelectual crítico excepcional. Son testimo-
ello el
ecu público de sus combates
y la reacción mediática
que
taron. De esto también da cuenta este libro.
Pinto, Giséle Sapiro
y Patrick Champagne son sociólogos, miembros del
torio que dirigió Bourdieu, el Centro de Sociología Europea.
B.N. 978-950-602-541-0
oc
atrick Champagne
Louis Pinto - Giséle Sapiro (dio
1
=
I
Pierre Bourdieu
.
..
ociólogo
a,
 
sociólogo, esta pluralidad es ella misma objetivable en el mimo nivel que otras
maneras de ver, en función de factores como las disposiciones, los capitales
poseídos, la posición ocupada en el espacio de las disciplinas y en cada disciplina.
Para los filósofos, lo que ellos se dan como tarea designar o describir, por la
"deconstrucción" o por la "arqueología", encierra apuestas teóricas fundamen-tales fuera de alcance en las disciplinas positivas y permanece irreductible a la
acción de estructuras sociales determinables.
53
¿Es necesario decir hasta qué
punto una diferencia semejante remite a la relación con la institución escolar?La objetivación de las pulsiones académicas y escolásticas desprovista de todo
aparato intelectual, si no de toda ambición teórica, estaba en el centro de la
concepción que Bourdieu tenía de la actividad intelectual. Lo que ha evitado quese abandonara al arte por el arte filosófico de la superación habrá sido menos unaforma de orgullo plebeyo que el rechazo, tan improbable, de compartir la ilusión
de los juegos por los cuales los buenos alumnos han sido elegidos.
" Al presentarse como un "historiador del pensamiento" que explora una "vía, una pista, muy
estrecha" situada "entre la historia social y los análisis formales del pensamiento", Foucaultdeclara: "mi terreno es la historia del pensamiento. El hombre es un ser pensante. La manera
en la que piensa está ligada a la sociedad, a la política, a la economía y a la historia [....]. Pero el
pensamiento y las relaciones de sociedad son dos cosas bien diferentes" (Michel Foucault, "Truth,
Power, SelF, entrevista con R. Martin, reeditado en Michel Foucault,
Dits et écrits, op. cit.,
p.
777-778).
UNA LIBERTAD RESTRINGIDA
LA FORMACIÓN DE LA TEORÍA
DEL
HABITUSGiséle Sapiro
El concepto de
habitas
es un concepto clave de la teoría sociológica de Fierre
Bourdieu, ya que funda tanto su concepción de la acción como la de la percepción
del mundo. También está en el centro de su análisis de las relaciones sociales
y de los estilos de vida que estructuran el espacio social. Ese concepto y la teoría
de la práctica que le está asociada han sido elaborados en una coyuntura decambio de paradigma en las ciencias humanas. Aunque un poco más joven,Bourdieu pertenece, en efecto, con Louis Althusser y Michel Foucault, a lageneración que se constituyó y se afirmó contra el existencialismo, entoncesdominante en el campo intelectual, oponiendo a la "filosofía del sujeto" una
"filosofía sin sujeto", al subjetivismo el objetivismo de las estructuras, al
humanismo existencialista o personalista lo que se ha llamado el "antihumanis-
mo". Esta generación acompañó, cuando no participó directamente —como
Bourdieu mismo—, el despliegue de las ciencias sociales, inaugurado por el éxito
del estructuralismo a fines de los años '50 y el ejemplo de Claude Lévi-Strauss.Contra la tradición racionalista que, de Descartes a Sartre, postula la transpa-
rencia de la conciencia consigo misma, las ciencias nuevas, después del
psicoanálisis y de la sociología durkheimeana, se interesan en los desvíos entre
las acciones y la conciencia que de ellas tienen los agentes, que suponen un
inconsciente a través del cual el hombre es actuado más que actor. Alimentadacon las investigaciones empíricas que dirigió en Argelia
y
en Bearn entre 1958
y 1960, luego en Francia en los años 1960, así como por 'sus lecturas de Sartre,Merleau-Ponty, Husserl, Heidegger, Durkheim, Mauss, Saussure, Lévi-Strauss,
Marx, Weber, Panofsky, Chomsky, Wittgenstein, etc., la teoría del
habitas,
progresivamente elaborada por Bourdieu durante este período se inscribe en
esas problemáticas a las que aporta una respuesta original. Al apuntar a superarlas oposiciones entre objetivismo y subjetivismo, mecanismo y finalismo, es-tructuras e individuos, etc., la teoría del
habitas
reintegra la experiencia de losagentes como parte de la realidad social sin buscar en ella toda la variedad de
sus acciones, las que no adquieren sentido sino en un sistema de relaciones
estructurado y jerarquizado.
36.37
 
Una filosofía del compromiso
Bourdieu forma parte de esa generación de filósofos de posguerra que tuvo que
definirse respecto del existencialismo y del marxismo. En una época donde,
como él lo describió, "todo el campo intelectual estaba dominado por la figura de
Jean-Paul Sartre y donde los normalianos [de la ENSI, especialmente con JeanBeaufret, destinatario de la
Carta sobre el humanismo
(1947) de Heidegger, y el
concurso de la École Normale Supériuere misma, con su jurado compuesto en
un momento por Maurice Merleau-Ponty y Vladimir Jankélévitch, eran o podíanaparecer como altos lugares de la vida intelectual", la filosofía constituía más que
nunca la disciplina reinante.' Desposeída desde fines del siglo xix de una parte
de sus dominios por las nuevas ciencias humanas —especialmente el psicoaná-lisis, la psicología, la sociología—, la filosofía intentaba preservar su posición de
disciplina dominante, a veces desarrollando una epistemología de las ciencias,
a veces afirmando la irreductibilidad del sujeto cognoscente a un objeto de
conocimiento como los otros.
2
Contra las pesadeces de la tradición académicaneokantiana, la fenomenología y el existencialismo ofrecían una filosofía encontacto directo con el mundo, a la vez que reafirmaba la supremacía de la
disciplina en relación con las ciencias positivas, cuyo empirismo quedaba
confinado al terreno de lo probable frente a la evidencia de la percepción y lacerteza reflexiva.' Al esforzarse por superar la oposición entre racionalismo yempirismo, la fenomenología desplazaba la cuestión de la transparencia de laconciencia, de la evidencia cartesiana del pensamiento a la evidencia de la per-
cepción del mundo, es decir, lo vivido.
Sartre encarnaba entonces la figura del "intelectual total"' trascendiendo una
Pierre Bourdieu,
Esquisse pour une auto-analyse,
París, Raisons d'agir, col. "Cours ettravaux", 2004, p. 16. [Las referencias bibliográficas de las obras de Bourdieu en español se
encuentran en "Referencias bio-bibliográficas".] En una versión anterior de ese pasaje,
Bourdieu describe igualmente el concurso como un "acontecimiento mundano" y el hecho de
que "aquellos que tenían reputación de 'filósofos' podían vivir como una gran experiencia
intelectual una prueba terriblemente escolar, pero planificada por personajes prestigiosos y
mantenida en presencia de una multitud de admiradores de los filósofos y de la filosofía" (PierreBourdieu, "Aspirant philosophe. Un point de vue sur le champ universitaire dans les années 50",en
Les enjeur philosophiques des années '50,
París, Centre Georges Pompidou, 1988, p. 16-17).Véase también el testimonio titulado "Khágne 1950"
(Le Débat
3, julio-agosto 1980, p. 88-101)
que esboza retratos muy evocadores de Etienne Borne y de Jean Beaufret y restituye la
atmósfera da sacralización que reinaba entonces en esos cursos.'Jean-Louis Fabiani,
Les Philosophes de laRépublique,
París, Minuit, col. "Le sens commun",
1988.
' Para un examen más detallado del estado de las problemáticas en filosofía en esta época,
y en particular del lugar que ocupaba la filosofía de las ciencias como alternativa a la corrienteexistencialista dominante, nos remitiremos al libro de Louis Pinto,
Pierre Bourdieu et la théorie
du monde social,
París, Albin Michel, 1999.Pierre Bourdieu, "Sartre",
London Reuiew o( Books,
2, 20 de noviembre-3 de diciembre 1980,
p. 11-12, reeditado en
Les regles de l'art,
París, Seuil, 1992, p. 293-297. Para un análisis más
profundo de la relación de Bourdieu con Sartre, véase mi artículo "Pourquoi le monde va-t-il desoi? De la phénomenologie á la théorie de
l'habitas",
en Geneviéve Idt (dir.),
Sartre, une écriture
38
serie de oposiciones entre creador y profesor,
auctor y lector,
invención y
repetición, que expresaban las relaciones de competencia entre el campoliterario y el campo universitario desde la constitución de la Universidad
republicana y la creación de la Nueva Sorbona a fines del siglo xix; el autor de
La náusea
había asumido, durante la Liberación, la doble herencia de Gide
y
de Bergson, reconciliando así las figuras del escritor y del filósofo.' La filosofía
subjetivista de Sartre se vincula, desde este punto de vista, tanto al idealismoneokantiano de Brunschvicg (al que, sin embargo, había combatido) como al
espiritualismo de Bergson (siempre enseñado en el curso preparatorio en elmomento en que Bourdieu hace sus estudios).
6
Por la vasta audiencia que
encuentra fuera de los muros de la Universidad, por su carácter mundano —ins-cripto en el mundo—, y por el eco que encuentra en el campo literario, la figura
de Sartre como filósofo se sitúa aún en la continuidad de la de Bergson,' cuyoespiritualismo fue aclamado a comienzos del siglo xx por la joven generación
intelectual (Agathon
a
y sus consortes) como una etapa mayor de la lucha contra
el "cientificismo" (en particular, contra los métodos científicos de la Nueva
Sorbona: la sociología durkheimeana, la historia literaria de Lanson, el positi-
vismo histórico de Seignobos). Pero, a diferencia de su mayor, el autor de
El Sery la Nada
predica una filosofía del compromiso que importa del campo literario
luego de la experiencia de la ocupación
y
que marcará a la generación joven, deFoucault a Bourdieu.
Esta experiencia contribuyó a politizar el campo intelectual y a imponer enél, a través de la noción de "compromiso", un moralismo humanista que im-
pregna todo el espacio de los posibles, desde los personalistas hasta los
comunistas, pasando por los existencialistas sartreanos. Se conocen las "conce-
siones" que Sartre, a pesar de su filosofía de la angustia y del absurdo, debióhacer, durante la Liberación, a ese mandato moralizador: al responder, en su
célebre conferencia "El existencialismo es un humanismo", a las críticas de los
pensadores cristianos y comunistas que le reprochaban unos su naturalismo
relativista y otros su idealismo subjetivista y pesimista; Sartre, diferenciándose
del humanismo cristiano, sentó las bases de una moral humanista a través de
su concepción de la responsabilidad del hombre, cuyos actos comprometen a toda
en actes, Cahiers RITM 24
(Publidix, Universidad de Nanterre), serie "Etudes sartriennes" VIII,2001, p. 165-168, del que el presente artículo retorna algunos puntos.
6
Anna Boschetti,
Sartre et "Les temps modernes",
París, Minuit, col. "Le sens commun", 1985.
(Sartre y Les Temps Modernes: una empresa intelectual,
Buenos Aires, Nueva Visión, 1990.)
6
Entrevista de Lucien Bianco con la autora, 3 de diciembre de 2002.Incluso si la elección de este último
en
el Collége de France, que compensaba sus fracasos
en
La Sorbona, le aseguraba una posición universitaria a la que Sartre renunció.
6
Seudónimo de Henil Massis. licenciado en Letras,
y
de Alfred de Tarde, licenciado en
Derecho, hijo del sociólogo Gabriel Tarde que era el competidor de Durkheim. Véase Claire-
Francoise Bompaire-Evesque,
Un débat sur l'Uniuersité
au
temps de la Troisiénze République,
París, Aux ~anta du livre, 1988. Veáse también mi artículo, "Défense e illustration de l"honnétehomme'. Les hommes de lettres contre la sociologie",
Actas de la recherche en sciences sociales,
153, junio 2004, p. 11-29.
39

Activity (19)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
HTK_03 liked this
JuanCase liked this
giacomomori liked this
leam1973 liked this
dovalpa liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->