Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Manual Practico de Las Manifestaciones Espiritistas (Allan Kardec)

Manual Practico de Las Manifestaciones Espiritistas (Allan Kardec)

Ratings: (0)|Views: 8 |Likes:
Published by Caminos Vida

More info:

Published by: Caminos Vida on Jan 20, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/19/2013

pdf

text

original

 
MANUAL
 
PRÁCTICODE
 
LASMANIFESTACIONESESPIRITISTAS
ALLAN
 
KARDEC
 
2
INTRODUCCIÓN
Muchas personas nos han pedido les indiquemos las condiciones a llenar y la manera de comportarsepara ser médiums. La solución de este problema es más complicada de lo que a primera vista parece, porquese basa sobre conocimientos preliminares de cierta extensión. Para hacer experimentos físicos y químicos, espreciso antes conocer la física y la química. Las contestaciones que hemos dado a nuestros consultantes nopodían comprender desarrollos incompatibles con los limites de una carta, Y, por otra parte, el tiempomaterial no nos hubiera permitido satisfacer todas las peticiones. Esto es lo que nos ha determinado apublicar esta instrucción, necesariamente mas completa que cuanto hubiéramos podido decir directamente.Se equivocaría el que creyera hallar en esta obra una receta universal e infalible para formar médiums.Aunque cada cual encierre en si mismo el germen de las cualidades necesarias para llegar a serlo, esascualidades no existen sino en grados muy diferentes, y su desarrollo obedece a causas que no está en nadiepoder manejar a voluntad. Las reglas de la poesía, de la pintura y de la música no convierten en poetas, enpintores ni en músicos a los que carecen de genio: se limitan a guiar en el empleo de las facultades naturales.Lo mismo ha de ocurrir con nuestro trabajo. Su objeto es indicar los medios de desenvolver la facultadmedianímica en lo que permitan las disposiciones de cada uno, y sobre toda, el dirigir el empleo de unamanera útil cuando la facultad exista. Mas este no es el solo objeto que nos hemos propuesto. Al lado de losmédiums propiamente dichos, está la multitud, que crece de día en día, de las personas que se ocupan de lasmanifestaciones espiritistas; y guiarlas en sus observaciones, señalarles los escollos que pueden y debennecesariamente encontrar en una cosa tan nueva, iniciarlas en la manera de conversar con los Espíritus,indicarles los medios de obtener buenas comunicaciones, no deja de ser asunto muy conveniente, y ése es elcírculo que debemos abarcar, so pena de hacer un trabajo incompleto. Por consiguiente, nadie debe extrañarhallar en nuestro trabajo ciertos detalles que si a primera vista pueden parecer innecesarios, la experienciademostrará su utilidad. Después de haberlo estudiado con cuidado, se comprenderán mejor los hechos de queserá testigo, y el lenguaje de ciertos Espíritus parecerá menos extraño. Como instrucción práctica, no sedirige, pues, exclusivamente a los médiums: sino a todos aquellos que se propongan obtener y observar losfenómenos espiritistas.La ciencia espirita se basa necesariamente en la existencia de los Espíritus y en su intervención en elmundo corporal. Este es un hecho adquirido por un tan gran número de pruebas, que una nueva demostraciónresultaría superflua. Siendo nuestro objeto guiar a las personas que desean ocuparse de las manifestaciones,las suponemos suficientemente edificadas sobre este punto y sobre las verdades fundamentales que de él sederivan, para que resulte inútil entrar en explicaciones a este respecto. Por eso no las discutiremos niestableceremos controversia para refutar las objeciones. No nos dirigimos sí no a los convencidos y a losdispuestos de buena fe a dejarse convencer. En cuanto a los que les falta aprenderlo todo, sepan que nohallarán aquí ciertas demostraciones que posiblemente desean, porque consideramos el punto de partidacomo definitivamente admitido. A los que opongan reparos a este punto de partida, les decimos: “Ved yobservad cuando la ocasión se os presente, y si a pesar de los hechos y de los razonamientos persistís envuestra incredulidad, consideraremos tiempo perdido el que pudiéramos emplear en tratar de lo sacaros de unerror; en el que sin duda os complacéis. Respetamos vuestra opinión y os pedimos que os dignéis respetar lanuestra. La petición no puede ser más modesta.”Empezaremos esta instrucción exponiendo los principios generales de la doctrina. Aunque pudieraparecer más racional que empezáramos por la práctica, creemos que en este caso no es así. Hay unaconvicción moral que sólo el raciocinio puede dar. Aquellos que hayan adquirido las primeras nociones porel estudio de la teoría, comprenderán mejor las necesidad de ciertos preceptos recomendados en la práctica yaportarán a ésta, disposiciones mas favorables. Conduciendo a los indecisos al terreno de la realidad,esperamos destruir los prejuicios que pueden perjudicar el resultado que se apetece, ahorrar ensayos inútilespor mal dirigidos o dirigidos hacia lo imposible, y combatir, finalmente, las ideas supersticiosas que tienen sufuente en la noción falsa o incompleta de las cosas.Las manifestaciones espiritistas son la fuente de una multitud de ideas nuevas que no han podido hallarsu representación en el lenguaje usual. Se las ha expresado por analogía, como sucede al principio de todaciencia. De ahí la ambigüedad de las palabras, origen de inagotables discusiones. Con palabras claramentedefinidas y con un nombre para cada cosa, la comprensión se hace más fácil. Si se discute, se discute sobre elfondo, y no sobre la forma. Con el fin de alcanzar este objeto y de poner en orden las ideas nuevas y todavíaconfusas, damos, en primer término, una explicación sucinta, aunque bastante completa para fijar las ideas,sobre todas las palabras que se relacionan con la doctrina de un modo directo o indirecto. La ciencia espiritadebe tener su vocabulario, como toda otra ciencia. Para comprender una ciencia, se impone, primero,comprender su lenguaje. Es lo primero que recomendamos a los que quieran hacer un estudio serio delEspiritismo. Cualquiera que pueda ser ulteriormente su opinión personal sobre los diversos puntos de ladoctrina, podrán discutir con conocimiento de causa. La forma alfabética adoptada permitirá recurrir más
 
3fácilmente a las definiciones, y las instrucciones a ella anexas, que son como la bóveda del edificio, serviránpara refutar en pocas palabras ciertas para evitar ciertas críticas y para evitar una multitud de preguntas.La especialidad del objeto que nos hemos propuesto, indica los límites naturales de esta obra. La cienciaespirita, abarcando todos los puntos de la metafísica y de la moral, y, puede decirse, la mayor parte de losconocimientos humanos, no cabe en marco tan reducido que nos permita abordar todos los temas ni discutirtodas las objeciones. Para los desarrollos complementarios, remitimos al lector al Libro de los Espíritus y a laRevue Spirite (1) . En el primero se hallará una exposición completa y metódica de la doctrina, tal como hasido dictada por los mismos Espíritus; y en la segunda, además de una relación y apreciación de los hechos,se hallará una variedad de temas sólo posible en la forma de publicación periódica. La colección de estarevista forma el repertorio más completo sobre la materia, desde el triple punto de vista histórico, dogmáticoy crítico.1. Consúltense también las demás obras fundamentales del propio autor y Maestro El Libro de losMédiums, El Evangelio según el Espiritismo, El Cielo y el Infierno o la Justicia divina, El Génesis, losMilagros y las Profecías y Obras Póstumas.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->