Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Neron - La ion a Livia en La Muerte de Su Hijo Druso

Neron - La ion a Livia en La Muerte de Su Hijo Druso

Ratings: (0)|Views: 6 |Likes:
Published by David C

More info:

Published by: David C on Feb 04, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/03/2013

pdf

text

original

 
LA CONSOLACIÓN A LIVIA EN LA MUERTE DE SUHIJO DRUSONERÓN
 
LA CONSOLACIÓN A LIVIA...3
 Viviste largo tiempo feliz; poco ha te llamabastodavía la madre de los Nerones, y ya sólo te quedala mitad de este nombre. Livia, -ya lees versosfúnebres dedicados a Druso, y ya tienes uno soloque te llama madre; ya tu cariño no se divide entrelos dos, y al oír el nombre de hijo no preguntas:«¿Cuál?» ¿Quién se atreverá a imponer leyes a tudolor ni a enjugar las lágrimas que inundan turostro? ¡Ay de mí!, Cuán fácil es, aunque tu duelonos aflige a todos, pronunciar en el luto de otropalabras fortificantes. Diríase que fuiste alcanzadapor el ímpetu del rayo, para mostrarte superior a susestragos.Murió el joven modelo intachable de virtudes y tan ilustre en las armas como bajo la toga, el que
 
NERÓN4
recientemente destruyó a los enemigos en losdesfiladeros de los Alpes, siendo caudillo de laguerra en compañía de su hermano; el que redujo alos feroces Suevos, a los indomables Sicambros, lesconstriñó a volver la espalda en la fuga, y proporcionó a los Romanos nuevos triunfos,extendiendo el Imperio sobre nuevas comarcas. Túcomo madre, sin presagiar el golpe que teamenazaba, disponíaste a cumplir los votos hechosa Jove y a la belicosa Palas, a llevar tus ofrendas alGradivo Marte y a todos los dioses que tienenderecho a nuestro piadoso culto. En tu pensamientomaternal se agitaba la ilusión del sagrado triunfo, y acaso ya te desvelaba el carro de marfil; mas enlugar del cortejo triunfal asistes a una pompafúnebre, y Druso reposa en el túmulo en vez desubir al Capitolio. Te lo figurabas de regreso, sentíasel alma llena de alborozo y tus ojos ya le veían vencedor: «Ya va a llegar- decías-, ya el pueblo me verá transportada de júbilo, ya es hora de llevar alos dioses las ofrendas por mi querido Druso. Co-rreré a su encuentro, las ciudades me llamarándichosa, y estamparé los besos de mi boca en sucuello y sus ojos. Tal se me presentará, así saldrá a

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->