Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
2Activity

Table Of Contents

0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Zelazny, Roger - Tu, el Inmortal

Zelazny, Roger - Tu, el Inmortal

Ratings: (0)|Views: 37 |Likes:
Published by Roberto Ortega

More info:

Published by: Roberto Ortega on Feb 05, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/12/2012

pdf

text

original

 
1
Título original:
Thís Inmortal
, publicado por Ace Books, Inc., New York, 1966Traducción de L. López © 1966, by Roger Zelazny © 1977, Ediciones Martínez Roca, S. A.Avda. José Antonio, 774, 7º.,,, Barcelona-13ISBN - 84-270-0426-5Depósito legal: B. 36.738-1977Impreso en Romanyá/Val1s, Verdaguer, 1, Capellades (Barcelona)Impreso en España - Printed in SpainEscaneado por diaspar en 1998
 
2
Tu, El InmortalRoger Zelazny
 
-Eres un kallikanzaros -dijo ella, inesperadamente.Me volví del lado izquierdo y sonreí en la oscuridad.-He dejado las pezuñas y los cuernos en la Oficina.-Ya conoces la leyenda...-Se titula Nomikós.La busqué a tientas, la encontré.-¿Vas a destruir el mundo esta vez?Me eché a reír y la atraje hacia mí.-Lo pensaré. Si ése es el único medio de que desaparezca la Tierra...-Ya sabes que los niños nacidos aquí por Navidad tienen sangre dekallikanzaroi -me interrumpió ella-, y una vez me dijiste que tu cumpleaños...-¡Ya lo sé!Me llamaba la atención que estuviera bromeando sólo a medias. Conociendoalgunas de las cosas con las que de vez en cuando se topa uno en los AntiguosLugares, los Lugares Calientes, casi no cuesta trabajo creer en mitos... Como lahistoria de esos duendecillos que se asemejan a Pan y se reúnen cada primaverapara pasarse diez días aserrando el Árbol del Mundo, siendo dispersados en elúltimo momento por el sonido de las campanas de Pascua. (Ding-dong, lascampanas; ñam-ñam, los dientes; clic-clac, las pezuñas, etc.) Cassandra y yo nosolíamos hablar de religión, política o folklore en la cama, pero..., habiendo yo na-cido en estos lugares, los recuerdos están todavía frescos en cierto modo.-Me hieres -dije, no muy en serio.-Tú también me haces daño...-Perdona.La solté de nuevo y me tomé un pequeño respiro.Al cabo de un rato continué:
 
3
-Hace mucho, cuando no era mas que un muchacho, los demás chicos solíanmeterse conmigo y me llamaban « Konstantin Kallikanzaros». Al hacerme mayor ymás feo, dejaron de molestarme. Por lo menos no me lo decían a la cara…-¿Konstantin? ¿Te llamabas así? Ya decía yo…-Ahora mi nombre es Conrad, así que olvidalo.-Pero…, es que me gusta. Prefiero llamarte Konstantin en vez de Conrad.-Si eso te hace feliz…La luna asomó su desolado rostro por el antepecho de mi ventana, burlándosede mí. Al no poder alcanzar la luna, ni s~ quiera la ventana, miré hacia otra parte. Lanoche era fría; húmeda, neblinosa como lo es siempre aquí.-El Comisario de Artes, Monumentos y Archivos para el planeta Tierra no se hapropuesto, ni mucho menos, echar abajo el Arbol del Mundo -dije con ciertaaspereza.-Kallikanzaros, cariño -se apresuró ella a responder-, no he querido decir eso.Pero cada año hay menos campanas, y no es siempre el deseo lo que cuenta. Dealguna manera, tengo el presentimiento de que tú has de cambiar las cosas.Quizá...-Te equivocas, Cassandra...Y tengo miedo, frío también..Era maravillosa en la oscuridad, y la volví a tomar en mis brazos, como paraprotegerla de aquel rocío y aquella niebla tan densa...Al tratar de reconstruir los acontecimientos de los últimos seis meses, me doycuenta ahora de que, mientras nosotros levantábamos muros de pasión en torno anuestro octubre y la isla de Os, la Tierra había caído ya en manos de aquellos pode-res aniquiladores de todos los Octubres. Dirigidas desde dentro y fuera, las fuerzasde la destrucción definitiva avanzaban ya, a paso de ganso, entre las ruinas. ~.Implacables, sin rostro, con los brazos en alto. Cort Myshtigo aterrizó en Port-au-Prince tras un viaje en el «Autobús Solar Nueve», que le trajo desde Titán junto contodo un cargamento de camisas y zapatos, ropa interior, calcetines, vinos variados,medicinas y las últimas grabaciones de la civilización. Hombre rico e influyente, eseperiodista galáctico. Hasta dónde llegaba su riqueza, tardaríamos muchas semanasen descubrirlo; hasta qué punto era influyente, me enteré sólo hace cinco días.Paseando entre los abandonados, olivares, abriéndonos camino por entre lasruinas de un castillo franco, o mezclando nuestras huellas con el rastro jeroglífico delas gaviotas, allí, en la arena húmeda de las playas de Kos, matábamos el tiempomientras esperábamos un rescate que no podía llegar, que nunca, en realidad,debiéramos haber esperado.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->