Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Jubilados y el 82

Jubilados y el 82

Ratings: (0)|Views: 136|Likes:
Published by cachoabramov

More info:

Published by: cachoabramov on Feb 06, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/21/2013

pdf

text

original

 
 
La
 
 plata
 
de
 
los
 
 jubilados
 
 y 
 
el 
 
82%
 
móvil 
 
La
 
aprobación
 
por
 
parte
 
de
 
la
 
oposición
 
al
 
gobierno
 
nacional,
 
de
 
un
 
proyecto
 
de
 
ley
 
tendiente
 
a
 
reestablecer
 
el
 
82
 
%
 
móvil
 
en
 
las
 
 jubilaciones
 
y
 
pensiones
 
(finalmente
 
vetado
 
por
 
Cristina)
 
desató
 
una
 
serie
 
de
 
polémicas
 
vinculadas
 
a
 
la
 
viabilidad
 
de
 
implementar
 
la
 
medida,
 
sus
 
costos
 
y
 
en
 
general
 
el
 
funcionamiento
 
del
 
sistema
 
previsional
 
argentino.
 
Como
 
una
 
de
 
las
 
derivaciones
 
de
 
esa
 
polémica,
 
autoridades
 
del
 
gobierno
 
provincial
 
del
 
Frente
 
Progresista
 
(integrado
 
por
 
partidos
 
cuyos
 
legisladores
 
nacionales
 
avalan
 
las
 
propuestas
 
opositoras
 
presentadas
 
en
 
el
 
Congreso)
 
manifestaron
 
que
 
establecer
 
el
 
82
 
%
 
móvil
 
era
 
posible,
 
y
 
prueba
 
de
 
ello
 
era
 
que
 
en
 
Santa
 
Fe
 
estaba
 
vigente.
 
El
 
Subsecretario
 
de
 
Seguridad
 
Social
 
de
 
la
 
provincia
 
llegó
 
a
 
decir
 
que
 
el
 
75
 
%
 
de
 
los
 
 jubilados
 
provinciales
 
percibía
 
el
 
82
 
%
 
de
 
la
 
remuneración
 
que
 
percibían
 
los
 
activos
 
que
 
desempeñaban
 
en
 
la
 
actualidad
 
sus
 
mismos
 
cargos
 
y
 
funciones,
 
afirmaciones
 
refutadas
 
de
 
un
 
modo
 
contundente
 
por
 
entidades
 
previsionales,
 
gremiales,
 
expertos
 
en
 
seguridad
 
social
 
y
 
legisladores
 
de
 
la
 
oposición.
 
A
 
su
 
vez
 
hay
 
que
 
decir
 
que
 
los
 
proyectos
 
sobre
 
el
 
82
 
%
 
móvil
 
presentados
 
en
 
el
 
Congreso
 
de
 
la
 
Nación
 
(y
 
aun
 
el
 
sancionado
 
y
 
vetado
 
por
 
el
 
PE)
 
carecían
 
de
 
definiciones
 
concretas
 
sobre
 
los
 
recursos
 
con
 
que
 
se
 
financiaría
 
la
 
medida
a
 
excepción
 
de
 
la
 
propuesta
 
del
 
diputado
 
de
 
Proyecto
 
Sur,
 
Claudio
 
Lozano,
 
de
 
retornar
 
a
 
los
 
niveles
 
de
 
contribuciones
 
patronales
 
previos
 
a
 
la
 
baja
 
dispuesta
 
por
 
Cavallo
 
en
 
1993
,
 
o
 
con
 
fuentes
 
de
 
financiación
 
dudosas
 
o
 
inaplicables,
 
como
 
la
 
realización
 
(venta)
 
de
 
los
 
activos
 
del
 
Fondo
 
de
 
Sustentabilidad
 
y
 
Garantía
 
que
 
administra
 
la
 
ANSES
 
a
 
partir
 
de
 
la
 
disolución
 
del
 
sistema
 
de
 
 jubilación
 
privada;
 
como
 
es
 
el
 
caso
 
de
 
la
 
propuesta
 
presentada
 
por
 
lo
 
senadores
 
Morales
 
(UCR)
 
y
 
Giustiniani
 
(Partido
 
Socialista).
 
Comparando
 
 peras
 
con
 
manzanas
 
Lo
 
primero
 
que
 
debe
 
decirse
 
en
 
torno
 
al
 
tema
 
(atento
 
a
 
que
 
se
 
lo
 
ha
 
mezclado
 
en
 
la
 
polémica),
 
es
 
que
 
los
 
sistemas
 
previsionales
 
nacional
 
y
 
provincial,
 
dejando
 
de
 
lado
 
sus
 
similitudes
 
en
 
orden
 
a
 
que
 
son
 
de
 
carácter
 
solidario,
 
no
 
son
 
comparables.
 
Existen
 
en
 
primer
 
lugar
 
enormes
 
diferencias
 
de
 
escala:
 
la
 
ANSES
 
paga
 
en
 
todo
 
el
 
país
 
unos
 
5.585.000
 
beneficios
 
previsionales
 
(entre
 
 jubilaciones
 
y
 
pensiones),
 
que
 
equivalen
 
al
 
13,93
 
%
 
del
 
total
 
de
 
la
 
población
 
del
 
país,
 
mientras
 
que
 
la
 
Caja
 
de
 
Jubilaciones
 
y
 
Pensiones
 
de
 
la
 
provincia
 
atiende
 
a
 
65.159
 
beneficios,
 
que
 
representan
 
apenas
 
el
 
2,03
 
%
 
del
 
total
 
de
 
la
 
población
 
provincial.
 
1
 
 
 
Sólo
 
en
 
la
 
provincia
 
de
 
Santa
 
Fe,
 
y
 
tomando
 
las
 
cifras
 
del
 
Presupuesto
 
nacional
 
2011,
 
la
 
ANSES
 
erogará
 
este
 
año
 
fondos
 
destinados
 
a
 
solventar
 
el
 
pago
 
de
 
prestaciones
 
de
 
la
 
seguridad
 
social
 
(jubilaciones
 
y
 
pensiones
 
de
 
santafesinos
 
acogidos
 
al
 
régimen
 
nacional,
 
pensiones
 
de
 
ex
 
combatientes,
 
asignaciones
 
familiares,
 
AUH
 
y
 
seguro
 
de
 
desempleo)
 
por
 
unos
 
10.644.249.443
 
$
 
(más
 
de
 
diez
 
mil
 
seicientos
 
millones),
 
mientras
 
que
 
el
 
presupuesto
 
de
 
la
 
Caja
 
provincial
 
para
 
este
 
año
 
en
 
Prestaciones
 
de
 
la
 
Seguridad
 
Social
 
(jubilaciones,
 
pensiones
 
y
 
asignaciones
 
familiares)
 
será
 
de
 
$
 
3.277.055.000
 
(algo
 
más
 
de
 
tres
 
mil
 
doscientos
 
millones);
 
o
 
lo
 
que
 
es
 
lo
 
mismo,
 
por
 
cada
 
peso
 
que
 
la
 
provincia
 
de
 
Santa
 
Fe
 
gasta
 
en
 
sus
 
 jubilados,
 
el
 
Estado
 
nacional
 
en
 
la
 
misma
 
provincia
 
y
 
con
 
el
 
mismo
 
destino
 
(pago
 
de
 
 jubilaciones,
 
pensiones
 
y
 
asignaciones
 
familiares)
 
debe
 
gastar
 
3,24
 
$.
 
Otras
 
cifras
 
refuerzan
 
la
 
perspectiva:
 
mientras
 
la
 
Caja
 
de
 
Jubilaciones
 
y
 
Pensiones
 
representará
 
en
 
este
 
año
 
el
 
13,20
 
%
 
del
 
gasto
 
del
 
Estado
 
santafesino,
 
la
 
ANSES
 
gasta
 
el
 
43,16
 
%
 
del
 
total
 
del
 
dinero
 
que
 
erogará
 
el
 
Estado
 
nacional
 
en
 
el
 
2011.
 
Considerando
 
a
 
su
 
vez
 
que
 
el
 
promedio
 
de
 
los
 
haberes
 
que
 
perciben
 
los
 
pasivos
 
provinciales
 
es
 
mayor
 
al
 
de
 
los
 
nacionales
 
pagados
 
por
 
la
 
ANSES,
 
fácil
 
es
 
concluir
 
que
 
en
 
lo
 
atinente
 
a
 
la
 
cantidad
 
de
 
beneficiarios
 
cuyos
 
haberes
 
debe
 
atender
 
uno
 
u
 
otro
 
sistema,
 
la
 
diferencia
 
es
 
mucho
 
mayor.
 
Si
 
se
 
considera
 
que
 
(de
 
acuerdo
 
a
 
las
 
proyecciones
 
para
 
éste
 
año)
 
la
 
provincia
 
de
 
Santa
 
Fe
 
representa
 
el
 
7,98
 
%
 
de
 
la
 
población
 
total
 
de
 
la
 
Argentina,
 
y
 
se
 
traslada
 
esa
 
participación
 
al
 
conjunto
 
de
 
los
 
beneficiarios
 
del
 
sistema
 
previsional
 
nacional,
 
se
 
podría
 
inferir
 
que
 
en
 
la
 
provincia
 
existirían
 
no
 
menos
 
de
 
445.683
 
 jubilados
 
y
 
pensionados
 
nacionales,
 
o
 
lo
 
que
 
es
 
lo
 
mismo
 
6,84
 
por
 
cada
 
uno
 
(1)
 
de
 
los
 
beneficiarios
 
del
 
sistema
 
provincial
 
administrado
 
por
 
la
 
Caja
 
de
 
Jubilaciones
 
y
 
Pensiones.
 
Esa
 
relación
 
podría
 
ser
 
incluso
 
mayor,
 
en
 
tanto
 
en
 
el
 
universo
 
de
 
beneficiarios
 
nacionales
 
están
 
comprendidos
 
los
 
que
 
obtuvieron
 
sus
 
prestaciones
 
a
 
partir
 
del
 
Plan
 
de
 
Inclusión
 
Previsional
 
de
 
la
 
Ley
 
25.994,
 
con
 
años
 
faltantes
 
de
 
aportes
 
por
 
períodos
 
prolongados
 
de
 
desempleo
 
a
 
partir
 
de
 
la
 
expulsión
 
masiva
 
de
 
mano
 
de
 
obra
 
en
 
los
 
años
 
90’;
 
proceso
 
en
 
el
 
cual
 
los
 
grandes
 
conglomerados
 
urbanos
 
de
 
la
 
provincia
 
(Gran
 
Santa
 
Fe
 
y
 
Gran
 
Rosario)
 
lideraron
 
las
 
estadísticas
 
nacionales
 
durante
 
años.
 
Todo
 
eso
 
sin
 
contar
 
con
 
que
 
la
 
misma
 
ANSES
 
tiene
 
que
 
gestionar
 
en
 
todo
 
el
 
país
 
(obviamente
 
también
 
en
 
Santa
 
Fe)
 
el
 
pago
 
de
 
la
 
Asignación
 
Universal
 
por
 
Hijo
 
para
 
más
 
de
 
3,7
 
millones
 
de
 
beneficiarios,
 
se
 
ha
 
constituido
 
en
 
el
 
más
 
poderoso
 
actor
 
de
 
crédito
 
en
 
el
 
mercado
 
nacional
 
a
 
partir
 
de
 
la
 
administración
 
del
 
Fondo
 
de
 
Garantía
 
y
 
Sustentabilidad
 
(FGS)
 
y
 
debe
 
atender
 
el
 
pago
 
de
 
las
 
sentencias
 
 judiciales
 
por
 
reajustes
 
de
 
haberes
 
de
 
acuerdo
 
a
 
la
 
Ley
 
26.153
 
(2006),
 
entre
 
otras
 
funciones
 
que
 
la
 
Caja
 
de
 
Jubilaciones
 
y
 
Pensiones
 
de
 
la
 
provincia
 
no
 
está
 
ni
 
cerca
 
de
 
asumir.
 
2
 
 
 
Justo
 
es
 
decir
 
que
 
el
 
organismo
 
previsional
 
provincial
 
administra
 
dos
 
regímenes
 
 jubilatorios
 
sustancialmente
 
diversos:
 
el
 
general
 
establecido
 
por
 
la
 
Ley
 
6915
 
(1973)
 
y
 
sus
 
modificatorias
 
(que
 
agrupa
 
al
 
grueso
 
de
 
los
 
empleados
 
públicos
 
provinciales),
 
y
 
el
 
de
 
retiro
 
establecido
 
por
 
la
 
Ley
 
11530
 
(1997)
 
para
 
el
 
personal
 
policial
 
y
 
del
 
Servicio
 
Penitenciario;
 
que
 
tiene
 
su
 
complejidad
 
propia.
 
No
 
obstante,
 
las
 
enormes
 
diferencias
 
de
 
magnitud
 
y
 
complejidad
 
entre
 
ambos
 
sistemas
 
inciden,
 
obviamente,
 
en
 
sus
 
bases
 
de
 
financiación,
 
en
 
los
 
factores
 
que
 
determinan
 
su
 
sustentabilidad
 
en
 
el
 
mediano
 
o
 
largo
 
plazo
 
y
 
en
 
el
 
monto
 
de
 
las
 
prestaciones
 
que
 
ambos
 
están
 
en
 
condiciones
 
de
 
abonar
 
a
 
los
 
beneficiarios,
 
aspectos
 
todos
 
que
 
arrojan
 
datos
 
de
 
interés
 
para
 
analizar.
 
El 
 
82
 
%
 
 y 
 
los
 
Reyes
 
Magos,
 
 ¿existen? 
 
Antes
 
de
 
entrar
 
a
 
analizar
 
en
 
particular
 
la
 
situación
 
del
 
sistema
 
previsional
 
provincial,
 
es
 
necesario
 
hacer
 
una
 
breve
 
historia
 
de
 
lo
 
sucedido
 
en
 
la
 
nación
 
con
 
el
 
famoso
 
82
 
%
 
móvil,
 
que
 
según
 
alguna
 
idea
 
generalizada
 
sería
 
algo
 
consolidado
 
históricamente,
 
y
 
que
 
presupone
 
que
 
el
 
Estado
 
debe
 
garantizarle
 
a
 
los
 
 jubilados
 
percibir
 
ese
 
porcentaje,
 
calculado
 
sobre
 
el
 
haber
 
que
 
cobra
 
a
 
su
 
vez
 
quien
 
desempeña
 
en
 
el
 
momento
 
en
 
la
 
actividad
 
laboral,
 
el
 
cargo
 
o
 
función
 
que
 
aquél
 
desempeñaba
 
cuando
 
ingresó
 
a
 
la
 
pasividad.
 
Con
 
esos
 
términos,
 
para
 
todos
 
los
 
beneficiarios
 
del
 
sistema,
 
podría
 
decirse
 
que
 
el
 
82
 
%
 
móvil
 
nunca
 
existió
 
en
 
la
 
Argentina,
 
pero
 
lo
 
más
 
parecido
 
a
 
eso
 
fue
 
consagrado
 
(para
 
alguno
 
de
 
los
 
tramos
 
de
 
 jubilaciones)
 
por
 
la
 
Ley
 
14.499
 
dictada
 
en
 
1958
 
durante
 
el
 
gobierno
 
de
 
Arturo
 
Frondizi;
 
claro
 
que
 
en
 
un
 
contexto
 
político
 
en
 
el
 
que,
 
por
 
ejemplo,
 
los
 
trabajadores
 
de
 
la
 
carne
 
del
 
frigorífico
 
municipal
 
Lisandro
 
De
 
La
 
Torre
 
de
 
Buenos
 
Aires
 
desarrollaban
 
una
 
histórica
 
huelga,
 
duramente
 
reprimida
 
con
 
la
 
intervención
 
de
 
las
 
Fuerzas
 
Armadas,
 
o
 
que
 
los
 
ferroviarios
 
eran
 
movilizados
 
militarmente
 
en
 
el
 
marco
 
del
 
tristemente
 
célebre
 
Plan
 
Conintes
 
(Conmoción
 
Interna
 
del
 
Estado),
 
por
 
oponerse
 
a
 
los
 
planes
 
de
 
racionalización
 
ferroviaria
 
del
 
mismo
 
Frondizi.
 
A
 
poco
 
de
 
andar
 
el
 
sistema,
 
se
 
reveló
 
que
 
no
 
era
 
sustentable
 
financieramente
 
en
 
el
 
tiempo,
 
por
 
lo
 
que
 
fue
 
suspendido
 
en
 
su
 
aplicación,
 
luego
 
modificado
 
por
 
la
 
Ley
 
16.945
 
(1966)
 
y
 
finalmente
 
derogado
 
en
 
1969
 
por
 
la
 
Ley
 
18.037,
 
antecesora
 
de
 
la
 
actual
 
24.241
 
que
 
regula
 
el
 
Sistema
 
Previsional
 
Argentino.
 
Así
 
como
 
fue
 
variando
 
en
 
el
 
tiempo
 
el
 
porcentual
 
del
 
salario
 
del
 
activo
 
garantizado
 
al
 
pasivo
 
(y
 
por
 
las
 
mismas
 
razones),
 
fue
 
variando
 
el
 
método
 
de
 
cálculo
 
del
 
haber
 
 jubilatorio
 
inicial,
 
desde
 
el
 
que
 
permitía
 
al
 
titular
 
del
 
beneficio
 
optar
 
(por
 
el
 
mejor
 
sueldo
 
percibido
 
3
 

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->