Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
12Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Textos Romanticismo

Textos Romanticismo

Ratings: (0)|Views: 2,722 |Likes:
Published by Sofía Vaz Romero
Textos del Romanticismo
Textos del Romanticismo

More info:

Published by: Sofía Vaz Romero on Feb 12, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/24/2013

pdf

text

original

 
1
 
Literatura Universal
2º Bachillerato
 
Textos del Romanticismo
Curso 2010-2011
Sofía Vaz Romero
Dpto. de Lengua castellana y LiteraturaIES de Llerena
 Wolfgang Johan von Goethe
 
 Werther
 Libro Primero
4 de mayo de 1771
¡Cuánto me alegro de haber marchado! ¿Qué es, amigo mío, el corazón del hombre? ¡Dejarte, cuando tanto te amaba, cuando era tuinseparable, y hallarme bien! Sé que me perdonas. ¿No estaban preparadas por el destino esas otras amistades para atormentar micorazón? ¡Pobre Leonor! Pero no fue mi culpa. ¿Podía pensar que mientras las graciosas travesuras de su hermana me divertían, se
 
encendía en su pecho tan terrible pasión? Sin embargo, ¿soy inocente del todo? ¿No fomenté y entretuve sus sentimientos? ¿No me
complacía en sus naturalísimos arranques que nos hacían reír a menudo por poco dignos de risa que fueran? ¿No he sido…?
¿Pero qué es el hombre para quejarse de sí? Quiero y te lo prometo, amigo mío, enmendar mi falta; no volveré, como hasta ahora, aexprimir las heces de las amarguras del destino; voy a gozar de lo actual y lo pasado como si no existiera. En verdad tienes mucharazón, querido amigo; los hombres sentirían menos sus trastornos (Dios sabrá por qué lo hizo así) de no ocupar su imaginación contanta frecuencia y con tal esmero en recordar los males pasados, en vez de en hacer soportable lo presente. Te ruego digas a mi madre que no olvido sus encargos y que en breve te hablaré de ellos. He visto a mi tía, esa mujer que goza de tanmala reputación en casa, y está muy lejos de merecerme mal concepto: es vivaracha y apasionada, tal vez, pero de estupendo corazón.Le expliqué todo lo relacionado con la retención de la parte de herencia de mi madre y ella me externó las razones que tenía para ac-tuar así, me dijo las condiciones por las que estaba dispuesta a entregarme no sólo lo que se le pide, sino más. En fin, por hoy 
no me
extenderé en este tema; dile a mi madre que todo estará bien. Estoy convencido de que la negligencia y las discusiones producen eneste mundo más daños y trastornos que la malicia y la maldad. Por lo menos, éstas no abundan tanto.Estoy aquí en la gloria. La soledad en este país encantador es el bálsamo perfecto para mi corazón, tan dado a las emociones fuertes; y la estación del momento, en la que todo se renueva y rejuvenece, derrama sobre él un suave calor. Cada árbol, cada seto, es un rami-llete de flores; le dan a uno ganas de volverse abejorro o mariposa para sumergirse en el mar de perfume y respirar el aromático
ali-
mento.La ciudad en sí es desagradable, pero en sus cercanías, en cambio, la naturaleza hace gala y ostentación de bellezas inefables. Esto fuelo que movió al difunto conde de M*** a plantar un jardín en uno de estos oteros que con gran variedad forman los valles más deli-ciosos. El jardín es muy sencillo y en cuanto se entra en él, se nota que no se trazó por una mano de hábil jardinero, sino por un co-razón sensible que quería deleitarse. Mucho he llorado al recordarle en las ruinas de un pabellón que era su retiro predilecto y 
que
también se ha hecho el mío. Pronto será el dueño del jardín; estoy aquí desde hace pocos días y el jardinero siempre se muestra muy atento y afectuoso conmigo. No lo perderá.
 
2
 
Fragmentos de la obra de Friedrich Hölderin
Las olas del corazón no estallarían en tan bellas espumas ni se convertirían en espíritu si no chocaran con el destino, esa vieja rocamuda.No hay nada que pueda crecer y perecer tan profundamente como el hombre.El lenguaje es el bien más precioso y a la vez el más peligroso que se ha dado al hombre.El hombre es un dios cuando sueña; un pordiosero cuando reflexiona.
 
Fragmentos de la obra de Novalis
 Tengamos tan sólo paciencia, vendrá, tiene que venir, el tiempo sagrado de la paz perpetua, en que la nueva Jerusalén será la capitaldel mundo; y hasta entonces sean alegres y animosos en los peligros del tiempo, compañeros de mi fe, anuncien con la palabra y lasobras el Evangelio divino y permanezcan fieles a la fe verdadera e infinita hasta la muerte.Cuando veas un gigante, examina antes la posición del sol; no vaya a ser la sombra de un pigmeo.El camino misterioso va hacia el interior. Es en nosotros, y no en otra parte, donde se halla la eternidad de los mundos, el pasado y elfuturo.Lo que ahora no alcanza la perfección, la alcanzará en un intento posterior o reiterado; nada de lo que abrazó la historia es pasajero, y a través de transformaciones innumerables renace de nuevo en formas siempre más ricas. Todos aquellos planes que no sean trazados plenamente según todas las disposiciones del género, tienen que fracasar.Cuando un poeta canta estamos en sus manos: él es el que sabe despertar en nosotros aquellas fuerzas secretas; sus palabras nos des-cubren un mundo maravilloso que antes no conocíamos.
 WORDSWORTHEl mundo es demasiado para nosotros: siemprerecibiendo y gastando, disipamos las fuerzas;en la naturaleza vemos muy poco que se nuestro,y hemos cedido nuestros míseros corazones.Esta mar que desnuda su seno hacia la luna,estos vientos que aullando pasan a todas horasy ahora se amontonan como flores dormidas:para eso, y para todo, no estamos entonados,no nos mueve. ¡Gran Dios!, preferiría serun pagano crecido en una fe gastada,para poder, erguido en estos prados suaves, ver algo que me hiciera menos desamparado:observar a Proteo saliendo de los mares,oír su enguirnaldado cuerno al viejo Tritón.SONETO¡Oh clara juventud! Bastante era adorarcon soles obedientes toda lluvia extraviada,y si una inesperada nube bajaba, pronto,sobre ella construir un arco iris, parala Fantasía errante, mezclando, de los camposa medio labrar, hierbas con flor de adormidera;te coronaban tus Favoritos, cantandotu poder, sin censura ni compasión del sabio. Ah, muestra qué más dignos honores se te deben,clara juventud; mueve lohondo del corazón:confirma a tu glorioso Espíritu a que emprendaun sendero de abrupta subida y alta meta;y si hay una alegría que mengüe lo que piderecuerdo agradecido, haz irse a esa alegría.
 
3
 
Lord Byron,
Camina bella 
 
Camina bella, como la nocheDe climas despejados y cielos estrellados; Y todo lo mejor de la oscuridad y de la luzSe reúne en su aspecto y en sus ojos:Enriquecida así por esa tierna luzQue el cielo niega al vulgar día.Una sombra de más, un rayo de menos,Habría mermado la gracia sin nombreQue se agita en cada trenza de negro brillo,O ilumina suavemente su rostro;Donde pensamientos serenamente dulcesexpresanCuán pura, cuán adorable es su morada. Y en esa mejilla, y sobre esa frente,Son tan suaves, tan tranquilas, y a la vezelocuentes,Las sonrisas que vencen, los tintes quebrillan, Y hablan de días vividos en bondad,Una mente en paz con todo,¡Un corazón cuyo amor es inocente!
***
Cuando nos separamos 
Cuando nos separamosEn silencio y con lágrimas,Con el corazón medio roto,Para apartarnos por años, Tu mejilla se volvió pálida y fría, Y más frío tu beso;En verdad aquella hora predijoEl dolor de esta.El rocío de la mañanaSe hundió gélido en mi frente -Se sintió como el anuncioDe lo que siento hoy. Todos tus votos están rotos, Y ligera es tu fama;Escucho decir tu nombre, Y comparto su vergüenza. Te nombran frente a mí,Un toque lúgubre en mi oído;Un estremecimiento viene a mí -¿Por qué te quise tanto?No saben que te conocí, Aquellos que te conocen demasiado bien: -Por mucho, mucho tiempo he de arrepen-tirme de tí,Demasiado hondo como para expresar.En secreto nos encontramos -En silencio me lamento,De que tu corazón pudiese olvidar, Tu espíritu engañar.Si llegara a encontrarte Tras largos años,¡Cómo habría de saludarte! -Con silencio y lágrimas.
***
 Acuérdate de mí 
 Llora en silencio mi alma solitaria,excepto cuando está mi corazónunido al tuyo en celestial alianzade mutuo suspirar y mutuo amor.Es la llama de mi alma cual lumbrera,que brilla en el recinto sepulcral:casi extinta, invisible, pero eterna...ni la muerte la puede aniquilar.¡Acuérdate de mí!... Cerca a mi tumbano pases, no, sin darme una oración;para mi alma no habrá mayor torturaque el saber que olvidaste mi dolor.Oye mi última voz. No es un delitorogar por los que fueron. Yo jamáste pedí nada: al expirar te exijoque vengas a mi tumba a sollozar.
***
Sol del que triste vela...
¡Sol del que triste vela,astro de cumbre fría,cuyos trémulos rayos de la nochepara mostrar las sombras sólo brillan.
!Oh, cuánto te asemeja
 
de la pasada dichaal pálido recuerdo, que del almasólo hace ver la soledad umbría!Reflejo de una llamaoculta o extinguida,llena la mente, pero no la enciende; vive en el alma, pero no lo anima.Descubre cual tú, sombrasque esmalta o acaricia,y como a ti, tan sólo la contemplael dolor mudo en férvida vigilia.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->