Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
contrato de esponsales

contrato de esponsales

Ratings: (0)|Views: 914 |Likes:
Published by javier_1000

More info:

Published by: javier_1000 on Feb 13, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/30/2013

pdf

text

original

 
CLASE 2..............................................................................................................................1CLASE 3..............................................................................................................................2CLASE 8............................................................................................................................23CLASE 9, 10, 11, 12, 13....................................................................................................24CLASE 14..........................................................................................................................45CLASE 15, 16, 17..............................................................................................................49CLASE 18..........................................................................................................................72CLASE 19, 20, 21..............................................................................................................79CLASE 23..........................................................................................................................89CLASE 24 Y 25.................................................................................................................96
CLASE 2
Gaceta Judicial. Año XV. Serie III. Nro. 154. Pág. 2468.(Quito, 13 de Julio de 1916) TERCERA INSTANCIAVISTOS: Del texto del documento de fojas 9 y de lo que aparece de lasdemás pruebas rendidas, Carlos Alberto Mora se obligó a pagar quince milsucres a Isabel Moreno, como indemnizaciones resultantes del mero hechode no cumplir su promesa de contraer matrimonio con la expresada Moreno.Según el artículo 95 del Código civil, los esponsales constituyen un hechoprivado que las leyes someten, enteramente, al honor y conciencia delindividuo, al punto de no producir obligación alguna ante la ley civil, de nopodérselo alegar para pedir el que se efectúe el matrimonio, ni parademandar indemnización de perjuicios. En presencia de esa disposición legal,que desconoce, en la sola falta al cumplimiento de la promesa dematrimonio, toda obligación y, consiguientemente, el derecho de demandarindemnización de perjuicios, no procede la denuncia del cesionario de IsabelMoreno; pues, como se deduce sin esfuerzo, ese desconocimiento vale elhaberse negado la intervención de los Poderes Públicos acerca de todocuanto se relacione con los esponsales, como consecuencia necesaria de noreconocerse que ellos originan derecho ni obligación ninguna, respecto de losesposos. En pocas palabras, el mero incumplimiento de la promesa dematrimonio, carece, ante la ley, de causa de obligación, y la obligacióncontraída contra lo establecido por ella, por la ley, no tiene valor alguno. Enesta virtud, administrando justicia en nombre de la República y por autoridadde la ley, se confirma, con costas, la sentencia recurrida. Por notarse que enlo declarado, por Carlos Alberto Mora, a fojas 14 – 21 y 55, aparece unmanifiesto perjurio, remítase esas piezas, el documento de fojas 9 y elinforme de fojas 73, al Juez 1º. De Letras de Pichincha, a fin de que siga elrespectivo juicio criminal; y, por lo dispuesto en el artículo 204, inciso últimode la Ley Orgánica del Poder Judicial, se impone la multa de diez sucres alAsesor y a cada uno de los Jueces de segunda instancia, por haber omitidoordenar ese juzgamiento. Devuélvanse.
1
 
CLASE 3
Gaceta Judicial. Año LII. Serie VII. Nro. 4. Pág. 369(Quito, 14 de Marzo de 1947)TERCERA INSTANCIAVISTOS: En consulta de la sentencia dictada por la Primera Sala de laCorte Superior de Cuenca, confirmatoria de la primera instancia, y quedeclara la nulidad del matrimonio civil contraído por Germán Andrade y LauraOrdóñez, ha venido en grado este juicio; y para su resolución, se considera:1o. Germán Andrade propone acción de nulidad de matrimonio contra sucónyuge Laura Ordóñez, fundado: a) en que ésta contrajo matrimonio antesde haber cumplido dieciocho años, esto es cuando le fue necesario elconsentimiento de su madre legítima; b) en la falta de autorización del JefePolítico del cantón de Cuenca, en donde tenían su domicilio los contrayentesa la época del contrato, sin cuya autorización no pudo intervenir el TenientePolítico de la Parroquia de Biblián que entonces pertenecía al actual cantónAzogues; y c) en la falta de todos los requisitos esenciales para la validez delmatrimonio, enunciados en el número 5 del Art. 18 de la Ley de MatrimonioCivil; 2o. La nulidad fundada en la falta de autorización de la madre de lamenor de dieciocho años, es acción personal que solo pudo ser alegada porLaura Ordóñez; 3o. Atenta la afirmación del actor en que apoya su demanda,respecto de los hechos precisos de que su matrimonio con la demandada secelebró sin observarse los requisitos que, para su validez, exige la ley de lamateria, y de que no obstante tener su domicilio los contrayentes en laciudad de Cuenca al tiempo del contrato, intervino en la celebración delmismo el Teniente Político de la Parroquia de Biblián que entonces pertenecíaal Cantón Azogues, sin obtener la autorización escrita del Jefe Político deCuenca por cuanto la demandada fue declarada rebelde, lo que implicanegación de los fundamentos de la acción deducida; es indudable que lacarga de la prueba hubo de quedar sujeta a lo dispuestos en los incisos 1o. y2o. del Art. 114 del Código de Procedimiento Civil. Como consecuencia de lodicho, el actor debió de probar los hechos que sirven de fundamento a sudemandada; sin que pueda argüirse que aquel que alega en apoyo de supretensión, un hecho negativo, no está obligado a probarlo; de lo cualresultaría que el nusprobandi, se impondría en este caso a la parte adversa, ynada habría más inexacto que ello, porque el carácter del hecho que debeprobarse, ya sea afirmativo, ya negativo, no modifica los papeles de laspartes, en cuanto a la carga de la prueba; y la regla establecida por la leydebe mantenerse siempre aún cuando se trate de un hecho negativo; 4o. Lascertificaciones de las autoridades de Azogues y Biblián que se ha presentadocomo prueba de los hechos que sirven de base a la acción propuesta, solo justifica la falta de las actas originales del matrimonio y del expedientillo queal efecto debía formarse, y en el que debía constar juntamente con losoriginales de los documentos habilitantes, la autorización concedida por el Jefe o Teniente Político de Cuenca, a fin de que en mérito de aquella pruebainstrumental prevista en el Art. 14 de la Ley de Registro Civil, se verifique la
2
 
inscripción definitiva en la Oficina Cantonal. Pero solo el hecho de que no seencuentren tales documentos no prueba la falta de autorización que se alega.Bien al contrario, la falta de ellos impide llegar al conocimiento de los hechosalegados; pues solo con vista del expediente y actas originales que debieronenviarse a Azogues, según el Art. 19 de la Ley de Matrimonio Civil en armoníacon el Art. 14 de la Ley de Registro Civil, podía examinarse si se cumplieron ono los requisitos y formalidades exigidos por el Art. 18 de la Ley de lamateria, cuya omisión alega, y si el Teniente Político que intervino en elmatrimonio procedió a la celebración de éste con la autorización debida o sinella; 5o. Mientras tanto, la inscripción del matrimonio que en copia consta deautos, por haberse verificado ella con sujeción a lo prescrito en los artículos19 de la Ley de Matrimonio Civil y 14 de la Ley de Registro Civil, y de cuyadiligencia aparece que si hubo el acta de matrimonio cuando se verificó suinscripción (fojas 27 y vta.); y no siendo necesario, por no prescribirlo la ley,que la autorización escrita del Jefe o Teniente Político del cantón Cuenca,cuya falta se alega, deba aparecer de la misma diligencia de inscripción, esindiscutible que ésta debe surtir plenos efectos, en tanto que no se declare lanulidad o falsedad de la partida de matrimonio o se demuestre la inexistenciadel respectivo estado civil, al tenor de lo prescrito en el Art. 58 de la Ley deRegistro Civil; y 6o. en resumen, establecido el antecedente de que el actordebía probar los hechos afirmados en la demanda, éste no ha justificado queexista la nulidad producida en el matrimonio por la omisión de los requisitosque puntualiza en las letras d) y c) del escrito de fojas 3. Por lo expuesto,"administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley",revoca la sentencia de segunda instancia, venida en grado, se desecha lademanda. Sin costas. Legalizado el papel, devuélvanse.Gaceta Judicial. Año XXXI. Serie V. Nro. 69. Pág. 1633.(Quito, 22 de Septiembre de 1932)TERCERA INSTANCIAVISTOS: Examinada la causa de nulidad del matrimonio del TenienteCoronel J. Ildelfonso Mendoza V. con María Elisa Andrade, causa seguida conobservancia de los requisitos legales, para expedir el fallo definitivo seanotan las consideraciones siguientes: 1a. La Mendoza presentó el libelo defojas 6 para que se declare nulidad de aquel matrimonio, celebrado el 30 deDiciembre de 1922; puesto que la cónyuge María Elisa Andrade fue menor dediez y ocho años cuando se celebró el matrimonio y no intervino en éste unprocurador general ni especial que autorizara ese matrimonio de la menor,requisito indispensable para su validez; y corrido el traslado a la cónyuge,ésta expuso a fojas 17 siendo ya mayor de edad, no solo que se allanaba a lademanda y se conformaba con ella, sino que, como realmente era nulo elmatrimonio pedía que el Juzgado aceptara la acción propuesta y declara enconsecuencia la nulidad; 2a. Concedido el término de prueba para la justificación de los hechos, se ha demostrado plenamente, con las copiasrespectivas, bien así la época del nacimiento de la cónyuge Andrade el 8 deDiciembre de 1906, como también que el matrimonio con Mendoza secelebró el 30 de Diciembre de 1922, esto es, cuando la menor no tenía sinodiez y seis años veintidós días; matrimonio en el que no consta que hayan
3

Activity (7)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Alex Castelan liked this
Valeria Kstro liked this
Carlos Savil liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->