Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Lectura.6 Etnicidad Ciudadania y Cambio Agrario

Lectura.6 Etnicidad Ciudadania y Cambio Agrario

Ratings: (0)|Views: 92|Likes:
Published by joseluiscisneros

More info:

Published by: joseluiscisneros on Feb 14, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/10/2012

pdf

text

original

 
r
t
ILYK
.
1
11•
4
Atan.a.
EL MENICO RVRA
unsfoni
kruiládus y proyectos....:
.
ETNICIDA» CIUDADANIA -Y. CAMBIO
.
AGRARIO:-'.
APUNTE
S
 
cdmpARATrvos
SOBRE TRES PAISES LATINOAMERICANOS.."
V
ERSI
Ó
N PRELIMINAR •
G
UILLERMO DE LA VE
Ñ
A
CES
A
S-OCCIDENTE/UNIVERSIDAD DE
T
EXAS EN
A
USTI
N
XV1Coloquio
El Colegio de Michoacán
16 al 18 de noviembre de 1994
Martínez de NavarreteO5, C.P. 59690, Zamora, Michoacán, México..
?
Te'
(351)12557,
26381,.25279. Fax (351) f:530`7. Correo electrónico c
olmich
g.ppc.org
.
 
versión preliminar
ETNICIDAD, CIUDADANIA Y CAMBIO AGRARIO: APUNTES COMPARATIVOS
SOBRE TRES PAISES LATINOAMERICANOS(1)
Guillermo de la Peña
Centro de Investigaciones y Estudios Superioresen Antropología Social / Universidad de Texas en Austin
[Presentación en el XVI Coloquio de El Colegio de Michoacán:Las Disputas por el México Rural]
Inevitablemente,
a revuelta de Chiapas
en
enero de 1994, y sussecuelas aün inconclusas, se han vuelto referencias centrales en
cualquier discusión sobre el México rural contemporáneo. No es que
Chiapas sea un microcosmos del resto del país; pero lo que ahí está
sucediendo proyecta,
n forma desglosada y magnificada, ciertos
problemas estratégicos de nuestro agro.(
2
) Las demandas explícitas
de los rebeldes,
l estar formuladas en una mezcla de discursos
jusnaturalistas,
ocialistas, étnicos y
emocráticos, resultan
sorprendentes; con todo, el ropaje novedoso no oculta lo antiguo de
los problemas ahí expresados, ni soslaya la
resencia de unaproblemática semejante en
tras regiones mexicanas. Más aún,
Chiapas nos permite asomarnos a las notables analogías que existen
en la historia contemporánea de la población campesina e indígenade América Latina. No menos sorpresivo que la erupción chiapaneca
fue,
n Ecuador,
l Levantamiento
acional Indígena,
Levantamiento del
nti Raymi, en junio de 1990, que paralizó al
país durante varias semanas
CONAIE 1992; Moreno Yáñez y Figueroa
1992;
lmeida et al. 1993; Zamosc 1994).
i bien no tuvo
connotaciones violentas, planteó demandas de
aíz común con el
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN): igualdad de
oportunidades y justicia social en el campo, democracia política,
autonomía étnica. En
l levantamiento ecuatoriano, el elemento
étnico se articuló en un discurso de unificación y legitimización
del liderazgo de la que es probablemente la organización india más
importante de
uestro
ontinente:
a
onfederación de
Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE). Pero ésta no fue la
primera organización de
al naturaleza:
a precedió la
Confederación Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia
(CSUTCB). Junto con el movimiento conocido como katarismo, esta
1
Este trabajo es parte del proyecto "Cultura campesina. política agraria y globalización", que el
autor desarrolla gracias al apoyo de la John Simon Guggenheim Memorial Foundation, a la hospitalidad del
Departamento de Antropología
y
el Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Texas enAustin.
y a
un periodo sabático concedido por el CIESAS Muchas de las ideas aquí expuestas se generaronen diálogo con mis colegas de CIESAS-Occidente, en Guadalajara, con Xavier Izko, Juan José Pujadas. JaimeEspín
y
Rodrigo Sánchez. en Quito,
y
con Dick Schedel. James Brow
y
Bryan Roberts, en Austin
1994.
 
Sobre lo específico
y
lo genérico de Chiapas, véanse Leyva 1991, Leyva y Ascensio 1990;
y
Harvey
1
 
confederación, desde la
década pasada,
ha presionado por ladefinición jurídica de Bolivia en términos pluricultuFales,
pluriétnicos e incluso plurinacionales (Rivera 1986; Albó 1987).
México, Ecuador, Bolivia... No son los únicos países del
continente que experimentan lo que Xavier
Albó (1991) ha
llamado,
apropiadamente, "el retorno del indio"
a
la esfera política y a la
vanguardia de las luchas sociales. El fenómeno se anunció sin
remilgos en los manifiestos de la Segunda Reunión de Barbados y enla serie de documentos que Guillermo Bonfil publicó bajo el títulosugerente de Utopía y revolución (1981), y se convirtió en noticia
internacional gracias a los intentos (exitosos, muchas veces) de
las organizaciones indias por redefinir las celebraciones delQuinto Centenario del viaje de Colón.(
3
) Dilucidar el fenómeno
exige un análisis comparativo; y comenzar a escudriñar --así sea
someramente-- la problemática étnica de los tres países mencionados
podría proporcionar un buen punto de partida. Por supuesto, la
historia andina y la mexicana contrastan de muchas maneras, como
nos lo recordó recientemente Florencia Mallon
(1992);
pero también
coinciden en ciertos componentes básicos de sus trayectorias
históricas y en ciertas coyunturas fundamentales. Me interesan
sobre todo las formas en que, en los tres países, se replantean dé;.,
manera radical la ideas sobre la nación y la
representaciS
ciudadana por parte de actores que al mismo tiempo so
protagonistas de
.
nuevas alianzas y conflictos en el contexto de las
relaciones entre el Estado y el agro.
Asumo, entonces, que la nueva imbricación de lo étnico y lo
político no es simplemente el resultado de conflictos acumulados o
esencias culturales irreductibles. Responde, más bien, al
surgimiento de "tradiciones inventadas" (cf. Hobsbawm y Ranger
1983) vis-avis al replanteamiento del pacto hegemónico en ladécada de 1980. Tal pacto, tanto en México como en Ecuador yBolivia, implicaba la construcción de una relación estable y
asimétrica entre el Estado benefactor y la población rural; ésta,a su vez, se constituía idealmente en un campesinado culturalmente
homogéneo ("aculturado y mestizo"), que participaba en la
consolidación de la nación. Aunque nunca estuvo exenta de fuertes
contradicciones, la reforma agraria funcionaba como espacio de
reproducción del vínculo Estado-campesinos y como matriz simbólica
donde se gestaban las imágenes bienhechoras del primero y la
identidad corporativa de los segundos. Y ha sido precisamente lacrisis de la reforma agraria la manifestación más palpable de la
ruptura de la hegemonía, del viraje forzado de Estado, y de la
disgregación y reacomodo de los sujetos y las identidades.
A la busca de la comunidad imaginad
' Incluso la revista Time dedicó al tema la portada
y
un largo reportaje de uno de sus números ("Native
peoples struggling to be themTéTves", Oct. 19. 1992).
2
a..
P

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->