Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
8Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Lectura.11 La identidad social o el retorno del sujeto en sociología

Lectura.11 La identidad social o el retorno del sujeto en sociología

Ratings: (0)|Views: 372|Likes:
Published by joseluiscisneros

More info:

Published by: joseluiscisneros on Feb 14, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/23/2014

pdf

text

original

 
\IFFISiÓN
Ol
Los encuentros
con el otro son pa-
ra la identidad in-dividual, lo que lahistoria es para la
identidad colectiva.
clyvv civ
n
formas de hablar y de ser del otro (además de las
personalidades que provoca en nosotros). Las rela-
ciones que establecemos con la tierra, la historia, ellogos, con las piedras y textos sagrados, con los ros-
tros y los recuerdos, desprenden una gran carga
emotiva.
Los rituales, las escenografías, los hábitos, los
encuentros con el otro, son para la identidad indivi-dual como la historia, el logos, los nombres, la tierra
y los números para la identidad colectiva, social,
nacional. Máscaras para hacerse ver, máscaras para
perder identidad, para adquirir otra, para ocultar la
propia, para presentar una más propia, apropiada.
Identidades persistentes producidas por el lenguaje,
identidades en venta, identidades perdidas para
siempre, cada segundo, identidades cristalizadas por
el mito, identidades confirmadas por la mirada de
dios, identidades aniquiladas por la gran identidad
de una raza, identidades inventadas por el arte, iden-
tidades arrancadas por el misterio numérico de la
cábala...? ¿Por qué esa pasión del hombre por la
identidad? La agónica de la identidad se resuelve,quizás, solo en la tautología absoluta, única identi-
dad posible, del YO SOY El, OVE SOY.25
La identidad social
o el
retorno del sujeto
en sociología
Gilberto Giméncz*
I. Un nuevo objeto de estudio
Constituye un hecho novedoso y sintomático la
emergencia repentina del tema de la
identidad social
en campo de la sociología y de la antropología másreciente. Se multiplican los seminarios y simposios
sobre este tema en diferentes foro nacionales e
internacionales, se emprenden importantes investi-gaciones bajo este título y la bibliografía al respectose ha tornado copiosa, que va no resulta fácil contro-
larla.
¿De dónde proviene este súbito interés? Apa-rentemente de dos fuentes principales. En primer
lugar de la demanda de los poderes públicos preocu-
pados por la suerte de las particularidades nacionalesy locales en un mundo que tiende a la "globalización",
a la t twist-IN-ion:di/ación y a la homologación cultural.
Y en segundo lugar de la natural sensibilidad de
las disciplinas sociales a la manifestación de una
nueva 'iortn a de crisis social que podríamos llamar
crisis general de identidades.
Esta crisis afecta, porun lado, a todo el sistema de identidades tradiciona-
les en los países en desarrollo bajo el desafío de la
"modernización"; y por otro, al sistema de identida-
des ideológicas, políticas y hasta religiosas que sehabían configurado en el escenario internacional a
partir de la segunda guerra mundial y que han I ermi-
f a
reirie ernrral
de identidadrr.
non nueva forma
de crisis snet:d
75
1°.s la respuesta que tuvo Moisés al preguntar por la identidad de Dios:
-Si ellos me preguntaren: ¿Cuál re su nombre? ¿qué les responderé? Y
respondió Dios a Moisés: YO
so
y
P.I, 911P, so
y
."
l'
yodo 3. 13, 14.
1f12
• investigador en el Instituto de 1m:est igaciones Sociales de la UNAM.
1S t
 
vr-IesióN
II d
1`1111)A1):,(.a„..11`,1
Proliferan
as
Ident itlatles gene-
rales de pegtiefla
escala.
nado por desmoronarse bajo los embates de la gue-
rra fría'. Esta crisis general de identidades tiende a
manifestarse cn forma contradictoria: por una parte,
el intento de desbordar las fronteras del estado-na-
ción, de construir nuevas unidades supranacionales(v.g., la comunidad europea) y el aparente despertarde las grandes instituciones religiosas; por otra partela disolución en
SUS eh:MC.1)10S étnicos (Yr igin:trit)s
sic
Estados
multinacionales previamente unificados
jo una identidad ideológica supranacional (la ex-
11nión Soviética, Yugoslavia...), la proliferación de
identidades grupales de pequeña escala y de orien-
tación anti-institucional (v.g., el fenómeno de las
sectas), y el despertar nativista de identidades étni-cas y sub-nacionales que se creían desaparecidas odebilitadas. Es lo que Maffesoli llama "tendencia a
la neotribalización" en las sociedades de masa`. Ta-les son, en suma, los "factores sociales difusos" (Par-
sons) que literalmente han impuesto Cl tema de la
identidad social a la atención de los políticos, de los
sociólogos y de los antropólogos:1.
2. Antecedentes teóricos
Pero la reflexión teórica sobre la identidad no es
nueva en las ciencias sociales y puede invocar en su
provecho una respetable tradición. En el ámbito
anglosajón esta tradición se remonta a George Her-bert Mead (1936-1931), quien en su obra
La mente,
el Yo y la sociedad"
establece ya 1;15 tesis centrales
acerca de la identidad (Self) desde la perspectiva de
la psicología social. A partir (le los años sesentas,
estas tesis fueron retornadas y desarrolladas por losinteraccionistas simbólicos, particularmente por dos
de sus tcói icos miís conspicuos: E. Goffman' y Ralph
II. Turner
6
(de quien es la célebre distinción (•it('
"identidad" e "imagen" del individuo). Tambi(m losfenomenólogos sociales,
crstc
prolongan los trabajosde Schutz, se ocupan en la misma época del tema de
la identidad en 'elación con sus procesos
raes
formación en las sociedades modernas. Entre éstosse destacan P. Bei ger y '1'. Luckman, sociólogos deorigen alemán cuyos trabajos contienen contribucio-
nes de primer orden a este respecto. Cabe mencio-nar. por último, la intervención de Parsons, quien
siguiendo el punto de vista del neo-freudismo ame-ric;‘io (Urikson) incorpora la identidad al sistema de
la personalidad corno función interna dirigida al
"mantenimiento del modelo" ("pattern-maintenan
O
CC
)
7 .
Pero en todos estos casos, el tema de la iden-
ti(lad se relaciona sólo con el individuo y queda
confinado, por así decirlo, en el ámbito de las interacciones cotidianas
fi II. Mcntl esta
hiere Lis tesis c.•o
trates acerca
it
 
:1
Identidad
La dimensión colectiva de la identidad se tema tiza
principalmente en la sociología europea. El interés rarsóm
Ino r1( I
por el lema llega aquí en la década de los setentas ( y la
l
prosigue
increscendo
en los ochentas) en relación con
lem
a
em..
la emergencia de los movimientos sociales (A.
'
roo- n3'1-11c.
uando ciertos hábitos seculares se desmoronan, cuando ciertos tipos
de vida desaparecen, cuando ciertas viejas solidaridades se deshacen,entonces ciertamente suele producirse una crisis de identidad". Levi-
stratins, Claude,
1;kb-tirité,
Bernard Grasset, París. 1977,
p.9,
Msf fesoli, Michel,
Le tonos des tribus,
París: Meridiens Klincksieck,
19RR.
Según R Boudon, los factores sociales difusos
(As(
llamados por
oposición
a
los factores específicos de naturaleza institucional), "jueganun papel importante en la elección de los temas que retienen la atenciónde los sociólogos en un momento u otro en tal o cual país". P. Botidon,
La crisis de la sociología,
Edil. l.aia, Barcelona, 1971.
1134
Mead, II., 1931,
Afitul„S'elf
raid
Sacien',
Chicago:
University of
Chicago I'ress.
5
Cinff man, Erwin,
La representación de la persona en la rida ennidiana.
A mo rrort u, !lucilos Ai
res, ideen, 19130,
Estigma, la identidad deteriora
da,
Amorrorlu, Buenos Aires, 1981.
1 ,
rncr,
R ,
"The Self-Conerption in Social Hermtina', in: C. Gordon
y K. Peru n(eds.),
The self in Social Interaction,
WiIley,
New York, pp.
93-106.
Parsons,
The
Position of Idcality in the
General
1
heory nf Action,
in:
C. Gordon
Y K.hergcn, 1
9
68,
¡he
Se
ll In
Social
hurraction.
New York. pp. 11-23.
185
 
VERSIÓN
La reflexión ac-
tual sobre identi-
dad no puede
disociarse del "re-
torno del sujeto".
rainc, A. Mclucci y A. Pizzorno)
8
,
 
de las reivindi-caciones regionales
(P. Board
icu)
9
y de las migra-
ciones por exilio político o económico (trabajadoresafricanos, exiliados políticos latinoamericanos, etcé-tera). También J. Liabermas tematiza la identidad ensus escritos más recientes, introduciéndola como un
elemento de su teoría de la acción comunicativa y
asignándola a la "esfera de subjetividad" de los acto-
res socialcs
I
°. Pero también aquí, cn el ámbito euro-
peo, puede encontrarse un brillante precedente en
la escuela
rancesa de sociología: la teoría de la
"conciencia colectiva" de Durkheim
il
y la de la "me-moria colectiva" de Halbwachs12.
3. El núcleo teórico de la identidad
Pero, ¿qué es la identidad? En su formulación ac-
tual, la teoría de la identidad forma parte de una
teoría más amplia: la del actor social. Por lo tanto,
el auge de la reflexión actual sobre identidad no
puede disociarse de lo que se ha dado en llamar el
"retorno dcl sujeto" en sociología y antropología por
reacción contra los paradigmas deterministas (pie
pretendían explicar la acción y la conciencia socialpor la determinación de causas sociales o psicológi-
cas que operan
beltind the ba•kli
Touraine, A.,
Le retoza de l'Acto«,
Fayard, París, 1984. A. Melucci,"IdentitA
e
azione colleliva", in: Varios, 1985,
Complessita social(' e
;dental),
ngeli, pp. 150-163; A. Piirorno, "Identibl e interese" in:
1.. Sciolln, 1983, Identiik Turín: Rosenberg /I Selier, pp. 139-154.1'. Bourdieu, "Lidentité el In rEpresentntion, f
i
lernents pour un refle-
/don critlquekur l'Idée dr
1,9100",
"1(14
.
5
(le la
12e(liest
.
hr, it 35,
19110,
pr-61.72.
1 labermas, J.,
Teoría de la acción comunicativa,
Taurus, Madrid, 1987,
7
 
139-154.
Durkheim E., 1963 (1953),
Sociologie el philosophie,
2a cd., Puff,
París.
12
cf. Namer, Gerard,
1Wraorie et societé,
Meridiens Klincksicck, París,
1987.13
cf. Oriol M., 1'. lgonet-fasiing,er, "Recherches sur les identités: le
retour parndosal du luir( dans les sciences sociales",
Recherches
Socio
‘111.
XV, n 7/1, 1981, pp. 115-166.
En efecto, la identidad constituye la dimensiónsubjetiva de los actores sociales que en cuanto talesestán situados "entre el determinismo y la libertad".Es decir, se predica siempre como un atributo sub-jetivo de actores sociales relativamente autónomos,comprometidos en procesos de interacción o de co-`,municación.En la medida en que representa el punto de vistasubjetivo de los actores sociales sobre sí mismos, laidentidad no debe confundirse con otros conceptosmás o menos atines como "personalidad" o "carácter
social" que suponen, por el contrario, el punto de
vista objetivo del observador externo o del investi-
gador sobre un actor social detertninado. Como diceCirese, "la identidad no se reduce a un haz de datosobjetivos; resulta más bien
de
una
selección
operada
subjetivamente. Es un
reconocerse
en ... algo que talvez sólo en parte coincide con lo que efectivamenteuno es. La identidad resulta de transformar un dato
en valor. No es lo que uno realmente es, sino la
imagen que cada quien se da de sí mismo"". Dichode otro modo: desde el punto de vista subjetivo delactor social, no todos los rasgos culturales inventa-
riados por el observador externo son igualmente
pertinentes para la definición de su identidad, sino
sólo algunos de ellos socialmente seleccionados, je-
rarquizados y codificados para marcar simbólica
mente sus fronteras en el proceso de su interaccióncon otros actores sociales. Más aún, en la medida enque la identidad social tiende a funcionar como una
especie de
super-ego
idealizado, el actor social podrá
invocar como definitorios de su identidad rasgos
culturales objetivamente inexistentes y hasta "tradi-
ciones inventadas"
15
. Considerada en esta perspecti-
va, la identidad da origen a lo que lees Barel llama
paradoja de los "autos": auto-reconocimiento, auto-"
Cirese, Alberto., "II Molise
e la
sua idcnt it A",
Ratifica
°
.
n 5/6, ma-
y
v
/junin
de 1OR 7, p.
13.
11,,hnhawrn, rric., Terence Rangel
.
(rds.), P81, The
bwerrtiort
traditi,m
L
ondres:
('ambridge l'iversibé Press.
IDUN1,1)1!`
Los
actores
Ira callo
IttniDt,
entre
"el
diaerw,
nistpo
y ta
incl".
1.a identidad sil
(..131 Dende a ton
cionar romo
o 1,
super-ego idealir
n
do.
I 7

Activity (8)

You've already reviewed this. Edit your review.
lobriyis added this note
la identidad o el retorno
1 thousand reads
1 hundred reads
Elena Barragan liked this
Elmer liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->