Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Los Alfaro, los otros alfareños

Los Alfaro, los otros alfareños

Ratings: (0)|Views: 1,718|Likes:
Alfaro, apellido, La Rioja, genealogía
Alfaro, apellido, La Rioja, genealogía

More info:

Categories:Types, Research, Genealogy
Published by: Antonio Alfaro de Prado Sagrera on Feb 16, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/11/2013

pdf

text

original

 
 
 Los Alfaro, los otros alfareños
Página 1 de 20
 Los Alfaro, los otros alfareños
Sólo participamos de la gloria denuestros antepasados cuando nosesforzamos por parecernos a ellos. Molière
A lo largo de los siglos, desde los lejanos tiempos de la reconquistada villa deAl-faruh castellanizada como Alfaro, hasta nuestros días, se contarán por miles losalfareños que abandonaron su tierra natal. Como es lógico y humano, la añoranza quesintieron quienes dejaron a su familia y su tierra se fue diluyendo en las posterioresgeneraciones. Por ello, la inmensa mayoría de sus descendientes, seguramente en tansolo algunas decenas de años, llegaron a olvidar por completo sus raíces alfareñas.Hay sin embargo una excepción, la de aquellos que escogieron tomar porapellido su origen y que perpetuaron en sus descendientes el nombre de Alfaro. Hoy endía los Alfaro se reparten por los cinco continentes y muchos de ellos conocen que suapellido se corresponde con una ciudad española de la que apenas si tienen noticias,pero con la que reconocen un sutil vínculo que le han legado sus más remotosantepasados.Pretendemos realizar un esbozo del apellido Alfaro en la actualidad, basándonosen un enfoque moderno de la genealogía, disciplina que se despoja de los prejuiciosnobiliarios de antaño y afronta el estudio de apellidos como una investigación históricaacerca de las familias y personas, sea cual fuere su condición y raza, que hancompartido y comparten un mismo apellido.Así, abordaremos primero el planteamiento de cómo surge el apellido y cómo setransmite y perpetúa. Posteriormente, plantearemos cómo se extendió a lo largo de lahistoria y los territoriospara, finalmente, describir el panorama actual del apellido. Estambién obligado hacer un repaso a la simbología, la heráldica familiar de algunos deestos linajes. Para concluir, pasado y presente se reencuentran en internet, dondecontamos con una plataforma en la que se reúnen Alfaros de todo el Mundo.
 Los orígenes del apellido, las teorías clásicas
Es preciso hacer mención a los orígenes del apellido que han venido exponiendodiversos genealogistas a lo largo de la historia, examinando las fuentes y analizando suverosimilitud. Debemos aclarar que los genealogistas antiguos al estudiar los apellidosen realidad tan sólo pretendían referirse a los linajes nobles que usaban ese apellido, noa todas las personas con ese apellido. Esta precisión, que tan pocas veces se tiene encuenta, es la que genera la confusión actual en la que cualquier negocio “heráldico”certifica al incauto, sin previa investigación, que posee unos orígenes familiaresfabulosos, a cambio, eso sí, de un módico o no tan módico precio.
 
 
 Los Alfaro, los otros alfareños
Página 2 de 20Sin duda, el primer genealogista que trata del apellido es el conde portugués DonPedro de Barcelós, quien a mediados del siglo XIV expone en su Nobiliario
1
que
 Don Juan Alonso de Alfaro, nieto del Rey don Alonso de León por su madre doña Urraca,tuvo por hijo a Don Juan Alonso de Haro, Señor de Cameros
. A ello, Juan BautistaLavaña, tres siglos después, desarrolla en sus
 Notas
2
 
que Haro y Alfaro fueron entiempos antiguos un solo apellido y que, por lo tanto, ambos proceden de los señores deVizcaya.Esta afirmación la recoge y transmite íntegramente Piferrer en su Nobiliario
3
yse ha venido repitiendo en obras muy recientes como el Armorial Lusitano
4
.
De hecho,algunas enciclopedias genealógicas vascas incluyen el apellido entre los linajesvascongados como es el caso de Auñamendi
5
.Veamos la genealogía de los Haro y la posible existencia de Juan Alonso deAlfaro. Hay que comenzar por Lope Díaz de Haro II,
Cabeza brava
, Señor de Vizcaya(1214-1236), quien casó con Urraca Alfonso, hija de Alfonso IX de León, siendo padresde Alonso López de Haro, cuya mujer, María Álvarez, había obtenido el Señorío deCameros tras la partición del mismo que efectuó Sancho IV a la muerte de su anteriorSeñor, Simón Ruiz, en 1277. Fue el hijo de ambos, Juan Alonso de Haro I, Señor deCameros, a quien cita Barcelós como Juan Alonso de Alfaro, padre de Juan Alonso deHaro II, también Señor de Cameros. Esta denominación creemos que puede procederdel hecho de que en 1291 se concertó la boda de Isabel, hija de Sancho IV, con Jaime IIde Aragón, en el marco de un tratado de amistad que se garantizó con la cesión, comorehenes, de castillos por ambas partes, entre los cuales se encontró Alfaro, que fuepuesto en poder de Juan Alfonso de Haro
6
.La tenencia de la importante plaza de Alfaro, bien pudo ser motivo para quefuera conocido como Juan Alonso de Alfaro, pero el hecho es que este apelativo no fueutilizado ni por el propio Juan Alonso de Haro I ni por sus hijos, Juan Alonso de HaroII, Álvar Díaz de Haro y Alfonso Téllez. Es más, ningún linaje Alfaro posterior invocó jamás en los sucesivos pleitos ante Chancillerías proceder de los Haro, ni este comúnorigen fue señalado por los siguientes genealogistas que años después comenzaron aglosar las ascendencias de linajes de apellido Alfaro.Debemos por tanto considerar que el conde de Barcelós, buen conocedor de losprincipales linajes castellanos, tan solo se refiere al apelativo de quien fue teniente delcastillo de Alfaro, Juan Alonso de Haro I, y que era ésta su intención, exponer unarelación genealógica sin pretender señalar el origen de los Alfaro. Es Juan BautistaLavaña quien cree encontrar en este hecho el origen del apellido y quien origina la
1
Nobiliario, tít. 9, págs 73 y 74.
2
Notas al Nobiliario del Conde de Barcelós, col. 431.
3
Nobiliario de los Reinos y Señoríos de España, Tomo I, pág. 69. Francisco Piferrer, Segunda Edición,Madrid, 1857.
4
Recoge sobre Alfaro que: “
 Existe em Espanha uma nobre e antita familia deste apelido que parece ter descendido dos senhores de Biscaia, sendo de Alfaro que procedeu o apelido Haro.”.
Armorial Lusitano,Afonso Eduardo Martins Zuquete y Antonio Machado Faria, Ediçoes Zairol, Lda. Lisboa 1961
5
Esta enciclopedia indica que Alfaro procede “Del pueblo del mismo nombre, aunque de origenvizcaíno”. Edición digitalizada y actualizada de la Enciclopedia General Ilustrada del País Vasco“Auñamendi”, dirigida por Bernardo Estornés Lasa. Incluso alguna enciclopedia vasca indica que Alfaroderiva de “Albaro” traducible al castellano como carrascal.
6
Episodio que recogen los Anales de Aragón, de Jerónimo de Zurita, Libro IV, cap. CXXIV
 
 
 Los Alfaro, los otros alfareños
Página 3 de 20confusión que se ha venido citando por algún autor sin aportar ningún otro fundamentoa tan débil proposición.Una segunda teoría sobre el origen de los Alfaro parece proceder de PedroVitales
7
, quien afirma que, en una fecha indeterminada, el aragonés Garcés García deZapata recibió heredades en Alfaro, motivo por el que sus sucesores adoptaron elapellido Alfaro. Aunque transmitida la afirmación por sucesivos genealogistas, no haydocumentos ni filiaciones que nos confirmen siquiera la existencia del personaje. Lapropuesta se ajusta a los cánones de los antiguos tratadistas que gustaban señalar un“único origen” que, por supuesto, siempre se trataba de un noble caballero.Otra tercera propuesta se basa en un episodio de los Anales de Aragón, deZurita, quien recoge que en 1220 se produjo la toma del castillo de Lizana, hecho en elque destacó Pedro Garcés de Alfaro, siendo el primero en escalar los muros a medioderruir y capturando al caballero Pedro Gómez, capitán de la guarnición, lo que provocóla capitulación del castillo
8
. A partir de este relato, en el que Zurita tan solo refleja elsuceso del asalto, se cree identificar también al tronco del linaje Alfaro al decir de“ilustres tratadistas”, según indican los hermanos Caraffa
9
. Entre los tratadistas secuenta Argote de Molina, quien afirma en el
 Nobiliario de Andalucía
que “su casa es enel Reino de Aragón”
10
, relatando a continuación el episodio antes descrito. Sin embargo,este mismo autor publica en el mismo año el
 Elogio de los Conquistadores de Sevilla
,donde expone de los Alfaro que “Su origen y solar es en la villa de Alfaro, de dondeusaron este apellido”
11
lo que vendría a significar que consideraba el apellido originariode Alfaro pero transmitido a través del aragonés Pedro Garcés de Alfaro, cabeza dellinaje. Y siguiendo esta última interpretación, su contemporáneo Garibay también es dela opinión que los Alfaro proceden de la villa castellana de su nombre, según cita Blasde Salazar en su
Genealogía de las Casas de Alfaro de Sevilla, Bravo de Acuña, Luyando y Zárate
12
. El tratado sobre los linajes españoles en tierras americanas,compuesta por Pedro Mexía de Ovando,
 La Ovandina
(1621), nuevamente cita el relatode Zurita y señala a Pedro Garcés de Alfaro como pariente mayor del linaje
13
.Esta tercera teoría de nuevo se basa en señalar a un único y noble patriarca, peroesta vez en unas fechas, 1220, en la que podemos ya señalar en diversos lugares laexistencia de personajes de apellido Alfaro, por lo que este personaje, que pareceprobable que existiera, pudo como mucho ser cabeza de un linaje Alfaro de los variosque surgieron a lo largo de los tiempos.Y aún tendríamos una cuarta propuesta, que recogen los hermanos GarcíaCaraffa, pero atribuyendo la autoría a “muchos autores”, aunque no nos ha sido posibleidentificar a estos tantos tratadistas. Según esta versión, se confirmaría la propuesta de
7
Nobiliario de Aragón
8
Anales de Aragón, por Jerónimo de Zurita, Libro II, cap. LXXIV. Zaragoza, 1610.
9
Enciclopedia heráldica y genealógica hispano-americana, por Alberto y Arturo García Caraffa, Madrid1922.
10
Nobleza de Andalucía, Cap. XXVII, ed. original en 1588, reimpresa por Francisco López Vizcaíno enJaén, 1867.
11
 
 Elogios, armas, insignias, y divisas de las reinas, infantes, condes, ricoshombres, caballeros yescuderos fijosdalgo contenidos en el Repartimiento de la muy noble y muy leal Ciudad de Sevilla
, Elogionº LXXV, ed. original en 1588 reeditado por el Ayuntamiento de Sevilla en 1984.
12
Real Academia de la Historia, manuscrito autógrafo de Luis de Salazar, D-43, fº 4-13.
13
Ovandina, de Pedro Mexía de Ovando, Tomo I, Libro II, pág. 267, Lima, 1621.

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
mateito01 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->