Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Exopolitica-70

Exopolitica-70

Ratings: (0)|Views: 8|Likes:
Published by jedimalaga

More info:

Published by: jedimalaga on Feb 18, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/18/2011

pdf

text

original

 
22
 
22
¿ARMAS EN EL ESPACIO?
 –Señor Webre, cuéntenos qué le llevó a movili-zarse contra la presencia de armamento en el es-pacio.
 –Estoy concienciado sobre ello desde el año 1973,cuando fui el consejero general de la Administraciónpara la Protección del Medio Ambiente de la ciudad deNueva York. Trabajábamos para la protección del aire,del agua, contra el ruido…, todo lo que tenía que vercon el medio ambiente. Vivimos en un planeta cuyodesequilibrio de los sistemas ecológicos puede fácil-mente matar al planeta y a todas las especies, incluidala humana. Además, en ese mismo año 1973 ampliémi conciencia sobre el medio ambiente y vi que se ex-tiende al espacio, y empecé una lucha para protegerlo.Tenemos que ver que vivimos en una ecología muyfrágil en el espacio. Entonces escribí mi primer libro,
La edad del cataclismo 
, que fue publicado en EstadosUnidos, Canadá y Japón.
 –Se hace raro hablar de ecología espacial, por-que parece que la ecología es importante cuan-do hay una atmósfera que puede ser alterada.¿De qué modo se puede alterar la ecología don-de no hay atmósfera, donde todo es aparenteespacio vacío?
Esta no es una entrevista nada corriente. Se sincera con nosotros nada más ni nada menos que el promotor de la investigación o 
fi 
cial norteamericana sobre el tema OVNI en tiempos de Jimmy Carter. A estas alturas Alfred L. Webre lo tiene claro. Clarísimo: están ahí fuera, presenciando el cambio de ciclo en el planeta, esperando el momento oportuno para darse a conocer. Mientras tanto,los norteamericanos quieren poblar el espacio con armas: una medida de ab- surda defensa para sostener un sistema basado en la depredación del hombre por el hombre, de la naturaleza por el hombre. Afortunadamente (parece) no estamos solos. El viejo orden está por caer.
 –La nueva ciencia nos está enseñando que en vez deconceptualizar al espacio como un vacío lo podemosconceptualizar como un
plenum 
. Es un
plenum 
deluz, de energía. Los conceptos de energía punto ceronos dicen que la cantidad de energía en un metrocuadrado del
plenum 
, que antes conceptualizábamoscomo el vacío, es enorme. Y aquí es donde la cien-cia y la mística se unen, porque empieza a acercarsemucho, el
plenum 
, a la idea que teníamos de Dios:Dios es una presencia universal y parece que en elvacío que en verdad es el
plenum 
hay una presenciauniversal de energía.“Además, desde el punto de vista ecológico estamosexperimentando en el planeta Tierra diferencias detemperatura, y hay que ver que los mismos efectos queestamos experimentando ahora en la Tierra respecto ala temperatura los están experimentando las atmósferasde todos los planetas del sistema solar. O sea que es unfenómeno del Sol, no solo de los gases que vienen delpetróleo, de la actividad humana. Tenemos una eco-logía en el sistema solar que afecta las atmósferas detodos los planetas igualmente. En este sentido tenemosuna ecología espacial.
 –Además de esto, la contaminación que genera-mos en la Tierra ¿tiene alguna repercusión en elespacio?
Economía y Sociedad
 
23
 
23
 –¡Cómo no! Ahora uno de los peligros másgraves es el de la contaminación radiológicaque resulta de todas las pruebas nuclearesque han llevado a cabo las potencias nuclea-res, tanto en la atmósfera como bajo tierra.Esto se extiende desde las primeras pruebasatómicas durante la Segunda Guerra Mundialhasta ahora, relacionadas con las guerras deAfganistán e Irak. El uso del uranio empobre-cido es como una guerra nuclear en secreto,puesto que el efecto radiológico es el mismoque el de las bombas atómicas. Toda esta ra-diación sale al espacio exterior y lo va con-taminando. Además nuestro espacio cercanoestá muy contaminado por toda la basura delos cohetes, fruto de los diferentes accidentesy explosiones que han tenido lugar durante laexploración espacial que ha llevado a cabo elhombre en los últimos 50 años.
 –Hábleme un poco del ICIS (Instituto parala Cooperación en el Espacio), del que us-ted es director internacional.
 –Es una fundación educativa que fue iniciadaen el año 1982 a raíz de la conferencia UNIS-PACE en Viena, Austria, cuando nos conoci-mos el ahora difunto científico inglés Sir Ar-thur C. Clarke, que fue el inventor del satélitede telecomunicaciones y autor de 40 libroscientíficos, además del autor de la novela
2001 Una odisea en el espacio 
, la doctora Ca-rol Rosin y yo. Los tres nos reunimos en Vienay vimos la necesidad de un instituto para pro-mover los usos pacíficos del espacio; tambiénpara prohibir el armamento en el espacio, asícomo para promover la cooperación entre lasdiferentes formas de vida en el espacio.“Lo que queremos hacer es cambiar las polí-ticas de las naciones y transformar la econo-mía de la guerra permanente en una econo-mía cooperativa y pacífica de exploración yvivencia en el espacio, en vez de emplear laindustria aeroespacial para hacer armamentopara el espacio, lo cual es destructivo y notiene ningún beneficio científico, económicoo social.
 –¿Hay personal militar o exmilitar inte-grando el ICIS?
 –Sí, ya lo creo. Tenemos al astronauta EdgarMitchell, que fue el sexto astronauta en llegara la Luna. También tenemos a Will Miller, quefue uno de los testigos del Disclosure Project,uno de los militares que está bien informadode una presencia de inteligencia muy avanza-da de otras civilizaciones éticas, evoluciona-das, que están ahora presentes alrededor de laTierra para observarnos y ayudarnos en estemomento de crisis.
“Oficialmente se mantiene que no hayarmas en el espacio. [Sin embargo] hayevidencia de que los EE UU han puestoquizá ya unos tipos de armas en el es-pacio secretas, con su presupuesto negro[presupuesto secreto].”
 –¿Qué evolución ha experimentado el uso del espaciocon fines militares desde los tiempos de la guerra fría?
 –Hay dos tipos de respuesta a esta pregunta. Desde el puntode vista estratégico siempre ha habido una división de opi-niones dentro de la comunidad militar acerca del espacio.Durante los años de Eisenhower, esto es los años 40 y 50,hubo una fuerte opinión en el sentido de que el espaciodebería ser sagrado. Dado que el espacio es tan inestablenunca se deberían poner armas con base en el espacio, por-que así van a lograr una guerra en el espacio, simplementecomo consecuencia de la inestabilidad del medio. Por otraparte, con la aparición de los misiles intercontinentales y delos satélites se ha visto el espacio como un medio de am-
 
24
pliación de las fuerzas militares terrestres, para ofrecertodos los sistemas de guía a los misiles, todos los sis-temas de orientación a los ejércitos, a los armamentosterrestres y a las llamadas municiones inteligentes. Osea, que han militarizado el espacio.En estos momentos hay una división sobre la cuestiónde si poner armamento en el espacio o no. Oficial-mente se mantiene que no hay armas en el espacio,y estamos tratando de prohibir que se basen armasen el espacio. A la vez, hay en los Estados Unidos,que es la potencia del espacio más grande, lo que lla-mamos el presupuesto negro, esto es un presupuestosecreto. El presupuesto blanco militar de EE UU esde 600.000 millones al año. El presupuesto negro es1,5 trillones, esto es 1,5 millones de millones. Hayevidencia de que los EE UU han puesto quizá ya unostipos de armas en el espacio secretas, con el presu-puesto negro.
 –¿Se sabe qué tipo de armas podrían ser?
 –Podrían ser un tipo de arma de láser o de lo que lla-mamos energía directa, de rayos, pero es muy difícilcomprobar esto.
 –¿Habría unas plataformas espaciales donde insta-lar las armas?
 –Sí; tenemos fotografías de unas plataformas muy mis-teriosas que tal vez podrían corresponder a estas ar-mas. Pero es muy difícil probarlo. Lo que sí que es muyfácil de probar es que los EE UU ahora están en unacarrera de intentar poner armas en el espacio.
 –Explíqueme un poco esto de que el espacio esinestable y el problema que se podría derivar deello.
 –Hace más de treinta años ya, en 1972, el presidentenorteamericano Richard Nixon y el líder soviético Leo-nid Brezhnev firmaron un tratado contra los sistemasde cohetes balísticos. Firmaron ese tratado para pro-hibir ese tipo de sistema, porque era muy inestable eiba a llevar a la guerra mundial total. Porque cuandouno tiene armamento en el espacio, en una platafor-ma por ejemplo, ya no hay límites geográficos; tienesarmamento por encima de tu territorio que, por entro-pía, en términos de segundos puede caer y destrozar-lo. Por eso en su sabiduría Nixon y Brezhnev firmaronese tratado. Sin embargo el presidente George Bush,a quienes algunos psiquiatras consideran clínicamen-te un psicópata, canceló unilateralmente este tratado,el 13 de diciembre de 2002, bajo el pretexto de lossupuestos ataques terroristas del 11 de septiembre del2001. Cuando uno investiga los hechos del 11-S, y yocomo juez del Tribunal de Crímenes de Guerra de Kua-la Lumpur lo he hecho, está muy claro que eso fuelo que se llama en inglés una
false flag 
(bandera fal-sa): es un ataque del mismo Gobierno, que simula quefue atacado. El Gobierno de EE UU hizo lo mismo en1898 en La Habana, Cuba, cuando simuló que Españahabía atacado a su barco
Maine 
para empezar la gue-rra contra España y quitarle Cuba y las islas Filipinas.Es un método que los EE UU usan; también lo usaronen el golfo de Tonkin en 1964 para empezar la guerracontra Vietnam. Se dijo que el ataque fue de Vietnam

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->