Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
23Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
CUENTO El rey que cumplió su más grande deseo

CUENTO El rey que cumplió su más grande deseo

Ratings:

4.0

(1)
|Views: 4,021 |Likes:
Published by jljimenez1969
Un cuento que escribí para mi niña.
Un cuento que escribí para mi niña.

More info:

Published by: jljimenez1969 on Aug 22, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/09/2014

pdf

text

original

 
El rey que cumplió su más grande deseo.
Había una vez un Rey, el cual prácticamente tenía todas lascualidades que todo hombre desea tener, bondadoso, noble,afectuoso, bueno con sus súbditos, pero tenía una debilidad:su más grande deseo era tener todo lo que sus vecinos poseían, porque este rey era el monarca del Reino delCentro, el cual era muy, pero muy pequeño, y alrededor deeste Reino, haa reyes con territorios muy pero muygrandes y muchísimo más ricos y poderosos que él.Los Reinos que rodeaban al Reino del Centro eran lossiguientes:El Reino del Norte, El reino del Sur, El Reino del Este y elReino del Oeste.Una noche, el rey tuvo un sueño muy extraño. En este sueño,el rey se veía al borde de un pozo en un bosque lleno defresnos, y se le acercaba un hombre el cual le decía: “Buenrey, dame agua de ese pozo” y el rey le contestaba “Veo queno estás incapacitado para sacarla tú mismo del pozo”, a loque el hombre le contestaba “tienes razón buen rey, pero tútienes el cordel y el recipiente para sacarla”, El rey lecontestaba “si es por esa razón, toma el cordel y el recipientey tómala tú mismo”: El hombre le contestaba: “ Si tú buenrey me das…” y justo en ese momento el rey despertó, y sequedó largo rato despierto, pensando en su sueño, hasta que por fin se quedó dormido.
Adbeely Betsua Jiménez Carrasco. “A”©1
 
A la mañana siguiente, el rey no se acordaba del sueño quehabía tenido y siguió atendiendo los asuntos de su reino, pero esa misma noche tuvo el mismo sueño y justo cuandoel hombre le decía “si tú me das…”, el rey despertaba.Así estuvo el rey soñando lo mismo durante un mes, pero ala mañana siguiente lo olvidaba.Hasta que en el último sueño el rey pensó “creo que esto yalo he vivido muchas veces, creo que le daré a este hombre loque me pide y sólo así me dejará en paz”El rey tomó el recipiente y el cordel, y lo arrojó al pozo, losacó lleno de agua y se lo dio al hombre.El hombre tomó del agua sacada del pozo, y una vez saciadasu sed, le dijo al rey: “Buen rey, puesto que me has dadoagua del pozo, sin esperar a escuchar mi propuesta, quierodecirte quien soy en realidad. Soy el dios de los deseos, ydebido a esto cumpliré el más grande de tus deseos. No medigas cuál es, pues como te dije, soy el dios de los deseos,conozco los deseos de todos y cada uno de los hombres;desde el deseo más insignificante, hasta el más grande”.Habiendo dicho esto el hombre en el sueño del rey, estedespertó y se quedó pensando en lo que le había dicho elhombre, hasta que se quedó dormido.A la mañana siguiente, despertó y se dedicó por completo alas tareas que todo rey tiene, olvidándose por completo de loque había soñado.
Adbeely Betsua Jiménez Carrasco. “A”©2
 
En la tarde de ese mismo día llegó un mensajero del Reinodel norte con un mensaje muy importante el cual debía ser entregado personalmente al rey.El rey lo recibió en el salón donde se reciben las visitas,donde el mensajero le dio el mensaje a viva voz:“Buen Rey, el rey del Reino del Norte desea venir a tu Reinoen una misión importante que beneficiará a ambos reinos.Cuánto más pronto lo recibas, será mejor para los dos”.El rey se quedó pensando un momento y le contestó:“mensajero del Reino del Norte, dile a tu rey que dispongade lo necesario, para realizar el viaje a este Reino, el cual loconsidera como un amigo”.El mensajero le contestó “Oh rey, partiré inmediatamentehacia el Reino del Norte para darle a mi rey tu contestación”.El rey le pidió que se quedara a descansar pero el mensajeroinsistió en que tea que partir inmediatamente con larepuesta, por lo que el rey le dio caballos descansados paraque pudiera partir enseguida.En los siguientes días llegaron los mensajeros del Reino delSur, del Reino del Este y del Reino del Oeste casi con elmismo mensaje que el mensajero anterior, y partiendo con lamisma respuesta.
Adbeely Betsua Jiménez Carrasco. “A”©3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->