Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
LA CONSTITUCIÓN DE 1991 Y LOS CAMBIOS EN LOS PARTIDOS POLÍTICOS TRADICIONALES (LIBERAL Y CONSERVADOR)

LA CONSTITUCIÓN DE 1991 Y LOS CAMBIOS EN LOS PARTIDOS POLÍTICOS TRADICIONALES (LIBERAL Y CONSERVADOR)

Ratings: (0)|Views: 1,575 |Likes:

More info:

Published by: Edisson Aguilar Torres on Feb 28, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/28/2013

pdf

text

original

 
UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIAFACULTAD DE CIENCIAS HUMANASDEPARTAMENTO DE SOCIOLOGÍAEDISSON AGUILAR TORRESCÓDIGO: 423609
LA CONSTITUCIÓN DE 1991 Y LOS CAMBIOS EN LOS PARTIDOSPOLÍTICOS TRADICIONALES (LIBERAL Y CONSERVADOR)INTRODUCCIÓN
Los partidos políticos son objeto de análisis desde los primeros inicios de lasociología política con Max Weber, quien en su reconocida obra póstuma,
Economía y Sociedad 
, hace un brillante estudio sobre el surgimiento y lacondición de estas organizaciones en la vida política moderna, señalandovarios puntos que son de utilidad para tratar el tema de los partidos liberal yconservador en Colombia; en primer lugar se ve claramente la antesala a loque será la formulación de la “ley de hierro” de Michels, pues dice Weber quelos  partidos  son  “formas  de  socialización  que  descansando  sobre  unreclutamiento(formalmente) libre, tienen como fin proporcionar poder a susdirigentes, dentro de una asociación y otorgar por ese medio a sus miembrosactivos determinadas probabilidades ideales o materiales”
1
. Michels mantendrála misma distinción que hace Weber entre directivos o jefes del partido y sucuadro de mando, miembros activos o militantes, y masas, siendo estas ultimassimplemente un “objeto de solicitación en época de elecciones”
2
.En este sentido se ven dos cosas, una, es que lo que caracteriza a los partidoses que tienen vocación de poder dentro de una asociación, en este caso elestado, y dos, que las masas de votantes son más un medio(que es utilizadoestratégicamente para alcanzar este fin) que una preocupación central en lasacciones políticas de dichos partidos; esto podemos enlazarlo fácilmente con loque dice Michels sobre la nivelación del discurso entre partidos diferentes, quedefienden clases o grupos particulares, como una estrategia que utilizanpartidos para parecer democráticos aun cuando defienden intereses elitistas(ello explica a propósito de los conservadores alemanes), puesto que esto lesresulta necesario, si pretenden ganar una contienda electoral, en una sociedaddonde existe el voto universal, y pues para comprobar esto no basta sino ver algunos discursos de candidatos a congreso o presidencia, o leer algunos delos principios programáticos y propuestas de partidos de diversa índole, y lo
1
Weber, Max (1977) Tipos de Dominación, en: Economía y Sociedad, Tomo I.México: Fondo de Cultura Económica, pp. 228.
2
Ibíd., pp. 229.
 
que uno encuentra que la retórica es muy similar, así sus políticas seanbastante disimiles.El desarrollo teórico de Michels sobre la oligarquía de los partidos políticosmodernos,  sin  importar  su  filiación  ideológica,  no  puede  generalizarsedesprevenidamente, el mismo aclaró que se trataba de un estudio sobre elpartido social-demócrata alemán, pero su análisis, por tratar de forma profundael problema de la burocratización en las organizaciones modernas, y la relaciónentre las masas y los partidos, siguiendo la línea que dejo planteada Weber, essusceptible  de  utilizarse  para  entender  determinados  aspectos  de  otrospartidos políticos, incluyendo los colombianos, aunque haciendo la salvedad deque aquí, y en los demás países latinoamericanos, el desarrollo del estado-nación se dio de forma muy diferente a Europa, y de que por lo menos enColombia, el estado ha tenido históricamente una presencia precaria, lo cualdejo  espacio  para  el  surgimiento  y  consolidación  de  poderosas  redesclientelistas, que han determinado en muchos aspectos la relación entre elpueblo, los partidos y el estado, y que sin duda modifican la estructura internade los partidos, aunque no precisamente hacia la democratización.El análisis de cómo la constitución de 1991 afecto/modifico la estructura y elestatus de los partidos políticos tradicionales debe pasar por tres momentos, elprimero, una mirada general sobre la condición de dichos partidos en añosanteriores a la constitución de 1991, tomando dos fenómenos importantes, lallamada Republica Liberal, con la reforma constitucional de 1936, y el FrenteNacional y sus consecuencias, segundo, un breve análisis sobre la situación enque se da la constituyente y los cambios que está impulso en el sistema políticocolombiano, y por último algunas conclusiones sobre la reconfiguración delpanorama político, con el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, y la reforma políticade 2003.
LA REPÚBLICA LIBERAL Y LA REFORMA DE 1936
Tomando como texto de referencia el tercer tomo del libro “Las ideas liberalesen Colombia”
3
, escrito por Gerardo Molina, podemos decir varias cosas sobreel partido liberal, y la relación que intentó establecer con las “masas”, esto enrelación con el problema de la representación política. En primer lugar, elpartido liberal, en esa disputa sobre si el constituyente primario es la “nación”,como lo pensaba Miguel Antonio Caro, o si es el pueblo, toma partido por lasegunda opción; algo que caracteriza a la república liberal, es que al menos enel plano discursivo, se empieza a hablar seriamente del pueblo como sujetopolítico, capaz de actuar, de decidir, tal como lo muestra el sociólogo RenanSilva en el libro
República Liberal, Intelectuales y Cultura Popular 
4
,
aunqueacotando que en esto también puede haber mucho de retórica electorera(el
3
Molina, Gerardo (1977) La Reforma Constitucional, en: Las Ideas Liberales enColombia, tomo III. Bogotá: Ediciones Tercer Mundo, pp. 55-84.
 
toma como una de sus fuentes los discursos de Alfonso López Pumarejo), ypues eso influyo en la relación que intentó establecer el partido con ese pueblo,y en la dirección que tomo la reforma constitucional, esta según señala Molina,tiene varias características, que la hacen por lo menos formalmente, másdemocrática que la que formularon inicialmente Miguel Antonio Caro y RafaelNúñez.La primera cosa importante es que empieza a hablar, en el plano de lapropiedad, de deberes sociales del estado y de los particulares, lo cual da pie aque el estado pueda intervenir en economía, y hacer reformas sociales quetendientes a la igualdad social(aunque solo se hablaba de protección altrabajador y racionalización de la economía), aunque como señala Molina, aesta reforma estuvieron atados muchos “compromisos previos”-para usar eltermino de Elster-por que para autorizar por ejemplo, que el estado regulara laindustria, por medio de leyes, se requería mayoa absoluta en las doscámaras, pero pues ahí que entender que esta reforma estaba tratando deconciliar variados intereses, inter e intra partidistas, es decir que “envuelve elespíritu de facción”, lo cual nos recuerda la tesis de Elster en el texto
UlisesRevisitado Compromisos Previos Y Constitucionalismo
, al plantear que lasconstituciones mas que inamovibles, son tratados de paz, acuerdos que se danpara conciliar, treguas, y pues en esa constitución se refleja el faccionalismoque  existía  al interior del partido liberal, pues  no  eran  únicamente losconservadores los que acusaban de socialistas a López Pumarejo, por hablar de “función social de la propiedad”, sino también grupos al interior del partido,que claramente se creían afectados por dicha reforma, especialmente en laregulación de las expropiaciones.El segundo aspecto es que intenta dar paso a un estado laico moderno,“desmontando la república teocrática”, como dice Molina, para garantizar así lalibertad de cultos y de conciencia, cosa que esta claramente enmarcada en elhecho de que ellos hablen de pueblo y no de nación, pues el pueblo puedetener diferentes creencias religiosas, por estar compuesto por una multiplicidadde actores, en cambio la nación, una generalización más bien simplista yarbitraria, era católica, apostólica y romana, y así estaba consagrado en laconstitución de 1886. En la reforma de 1936, también se hace que la educaciónya no este controlada por la iglesia, lo cual tiene una conexión con la relaciónque el partido liberal intenta establecer entre el pueblo y sus gobernantes, puescomo señala Renan Silva, la dirección que tomo la educación en la RepúblicaLiberal tiene dos vías, que las élites puedan aprender del pueblo(de ahí al afán
4
Silva, Renan (2005) El horizonte de la ciudadanía: cultura, educación y sociedaden la República liberal, en: Republica Liberal, Intelectuales y Cultura Popular.Bogotá: La Carreta Editores.
5
Elster, John (1998) Ulises Revisitado, en: Revista Análisis Político. Bogotá: IEPRI,pp. 62-111.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->