Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Homenaje a Los Heroes de La Patria Colombia

Homenaje a Los Heroes de La Patria Colombia

Ratings: (0)|Views: 1,613 |Likes:
Published by Gustavo Urueña A

More info:

Published by: Gustavo Urueña A on Mar 08, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/02/2013

pdf

text

original

 
745VIDA ACADÉMICA
 
 
V
IDA
A
CADÉMICA
HOMENAJE A LOS MÁRTIRES DE LA PATRIA
El 19 de julio de 2006, en cumplimiento de una de las más caras tradicio-nes de la Academia, se llevó a cabo en el recinto de la Iglesia de la Veracruz,Panteón Nacional, el homenaje a los mártires de la Patria, al cual concurrie-ron muchos académicos encabezados por los miembros de la Mesa Directi-va. Presidió la eucaristía el padre Alirio López, párroco de la Veracruz yactuaron como concelebrantes el académico de número Luis Carlos MantillaO.F.M. y Monseñor Germán Pinilla, Capellán del Colegio Mayor de Nues-tra Señora del Rosario y canónigo de la Catedral. Al final de la eucaristíapronunció el discurso de orden el académico de número general (r.) JoséRoberto Ibáñez, el cual se transcribe a continuación:“Agradezco a la Academia Colombiana de Historia, el honor que me hadado, para llevar su voz en esta tradicional ceremonia religiosa y patriótica,con la cual, anualmente renovamos el culto a los mártires de la Patria, en estesagrado templo, que con el brillo dorado de sus nombres sobre el mármol,por sí mismo evoca su sacrificio por darnos una nación soberana ydemocrática.“En el presente del Mundo, cuando el sistema de valores que ha desarro-llado la civilización occidental y el cristianismo, sin reato moral tiende ainvertirse en busca del hedonismo y del imperio de la economía, sobre lascalidades del espíritu, del honor nacional y de la dignidad humana, el culto alos héroes y mártires de la República se constituye en reactivo espiritual paraencauzar a Colombia por los mandatos del derecho natural, de la solidaridadsocial, de la paz y de la conquista de los grandes intereses de la Patria.“Los hechos epicentros, de los cuales dimana todo nuestro desarrollo his-tórico están constituidos por el Descubrimiento de América o encuentro deDos Mundos, que gestó nuestra nacionalidad; y la Guerra de Independencia,que dio nacimiento al Estado colombiano que nos rige. Pero el primero, for-jado en el movimiento renacentista europeo y carente de elaboración ameri-cana, pertenece más a la historia universal. El segundo en cambio, esencia yraíz de la Patria, conlleva mayor significado espiritual para sus valores sociales.
 
BOLETÍN DE HISTORIA Y ANTIGÜEDADES – VOL. XCIII No. 834 – SEPTIEMBRE 2006746
“Razón para sintetizar el significado de este acto, solo en sus aspectostrascendentales: en primer lugar el auténtico valor moral de la generación demártires de la Primera República y luego su penetración y legado en el almapopular. Sin idealizarlos como ha ocurrido en nuestra historiografía románti-ca y tropical del pasado. Considerándolos en su esencia natural, con las vir-tudes y pasiones, aciertos y errores de su dimensión humana y a la luz de lascircunstancias y hechos que les dieron fisonomía histórica.“Excluyendo a los precursores de la independencia: Nariño y Miranda,algunos distinguen en los héroes de la emancipación, dos generacionessucesivas: la de mártires, cuyas figuras principales yacen en este osario,encabezados por Camilo Torres, el sabio Caldas, Baraya, Villavicencio yotros no menos insignes, y la de libertadores acaudillados por Bolívar,Santander y Córdova. Cuando en realidad son una sola, y su diferenciaestá dada por la reacción del Régimen del Terror que inmoló a los prime-ros, pero no pudo evitar que los segundos escaparan a las Llanuras Orien-tales y al Caribe, para cobrar los laureles de la victoria en las grandescampañas de la libertad Americana.“Recordemos ante todo que los mártires de la primera República, se iden-tifican por su pertenencia a la clase socioeconómica de los criollos, es decir,a los descendientes de españoles nacidos en América, con escasos hilos deestirpe nativa, menos de sangre esclava. Muchos de ellos, legatarios de losencomenderos que usufructuaron la conquista, establecieron un régimen feudaly se resistieron a cumplir las Leyes de Indias cuando afectaban sus intereseseconómicos. Por consiguiente, eran al finalizar el siglo XVIII, los detentadoresde los medios de producción de riqueza y quienes regían la economía colo-nial llevando una vida cómoda y placentera, aun cuando sin mayores posibi-lidades políticas para dirimir el destino de su pueblo.“Pero por contradicción histórica, fue justamente su posición socio-eco-nómica la que les permitió a estos criollos viajar a Europa o Norteaméricay acceder con el estudio, al ámbito de la ilustración o de la enciclopedia,para esparcir sus postulados por América como reacción a tres años decolonialismo. E identificados con un nuevo concepto de Patria, bien distin-ta de la España europea, se lanzaron del campo del pensamiento al de laacción, motivados por los logros de las revoluciones inglesa, norteameri-cana y francesa. Por eso la ilustración fue el puñal que se clavó a sí mismoel despotismo.“Circunstancia que paralelamente da a esta generación de próceres y már-tires, una estatura moral no alcanzada ni antes ni después de la Independen-cia por ninguna otra. Porque teniéndolo todo: familia, prosperidad económica
 
747VIDA ACADÉMICA
y existencia placentera, al asimilar el nuevo concepto de democracia y cali-brar sus bondades, todo lo abandonaron y a costa de sus propias vidas, selanzaron al campo de batalla a redimir al pueblo de los lastres de la esclavi-tud, del servilismo, del fanatismo y de la ignorancia generados por tres siglosdel rancio y protervo colonialismo hispano. Ratificando de paso, que ningu-na revolución triunfa sin el liderazgo de parte de la propia clase dirigente a laque pretende derribar y sin el sacrificio de otra buena cuota de sus adalides.Tal como ocurrió en nuestra Primera República con el martirio de quienesreposan bajo esta pira sagrada y de quienes esculpieron de gloria los camposde Boyacá, Carabobo, Bomboná, Pichincha, Junín y Ayacucho.“En el terreno de las grandes realizaciones humanas, el título de mártir,que da la sociedad a quienes ofrendan su vida por ella, es tal vez la aureolamás reconocida, trascendente y perdurable: por cuanto comprende a todaslas demás virtudes de una comunidad como el patriotismo, el heroísmo, elvalor, el honor, la honestidad, el amor al prójimo, la dignidad y la gloria. Talvez por eso, nuestro Dios, al asumir su condición humana, escogió el marti-rio como forma de redención eterna, para edificar sobre él la religión cristia-na que hoy profesa casi la mitad de la población del Mundo.“Pero, además, la sangre de los mártires de la Primera República al em-prender su vuelo hacia la eternidad sobre los horizontes de la gloria, refractóen seguida a la tierra colombiana, la luz de la fortaleza y de la fe para que elpueblo famélico y desnudo cruzara los Andes y realizara la gran epopeya de1819. La cual no podemos concebir, sin el paradigma de los mártires que de1816 a 1818 fueron inmolados por los pelotones de fusilamiento de Morillo.“La profunda identificación entre los mártires y héroes con el pueblo queprosigue rindiéndoles culto, es tan fuerte e imperecedera, que sus leccionesfecundas, determinan con dinámica creadora el alma de las masas hacia lavirtud en sus momentos de crisis y de angustia. Don Miguel de Unamunodesentraña esta realidad sicológica de la sociedad, dividiendo a los hombresen tres categorías: LOS HÉROES Y MÁRTIRES, LOS DOCTORES, YEL PUEBLO. Entre los héroes y mártires y los doctores, no puede existirbuena comunicación, por la preconcepción mental de los segundos de fór-mulas o patrones intelectuales que a veces los inhiben para ser portadoresentre el espíritu y la naturaleza. Los héroes y mártires en cambio, poseedoresde misteriosas potencias, encarnan un mensaje al pueblo con una fuerza tam-bién misteriosa. Dice al respecto el célebre rector de Salamanca: “A los hé-roes los entiende mejor el pueblo que a los Doctores. Don Quijote pudoarrastrar detrás de sí a Sancho, no al bachiller Sansón Carrasco. Al pueblo levan administrando los intelectuales doctrinas y enseñanzas que en cada ge-

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->