Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
85Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Yo explico, pero ellos... aprenden_Saint-Onge

Yo explico, pero ellos... aprenden_Saint-Onge

Ratings: (0)|Views: 16,707|Likes:
Published by Susa Cardoso
Educación
Educación

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Susa Cardoso on Mar 16, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/05/2013

pdf

text

original

 
1
Yo explico, pero ellos... ¿aprenden?
 Michel Saint-Onge
PRIMER POSTULADO¿Interesan a los alumnos las materias escolares?
Muchas profesoras y profesores entusiasmados con la materia que enseñan se sientendecepcionados por el poco interés que despierta en sus alumnos. Algunos, incluso,sacan la conclusión de que lo característico de la juventud es no interesarse por nada.Los profesores con años de experiencia reconocen, sin embargo, que hayalumnos que se interesan en aprender. Ellos comprueban generalmente que losalumnos con buenas calificaciones son los que juzgan interesantes las materiasescolares y bastante importantes, como para entregarse a su estudio. Por eso, esnconvencidos de que el interés de los alumnos por las asignaturas es garantía de sucompromiso con el estudio y, en consecuencia, de su éxito.Además, un buen número de profesoras y profesores piensan que la asignaturaque explican es interesante por sí misma y capaz de captar la atención de losalumnos. Por eso, su principal preocupación es explicarla. Esta creencia, con muchaprobabilidad, es consecuencia de seguir definiendo la profesión docente por eldominio de la disciplina que se ensa en la escuela. En esta hipótesis, el interés secentra más en la materia enseñada que en el modo de enseñarla. ¡La postura vendríaa ser como la de los médicos que se preocuparan sólo de los virus y quitaranimportancia a la medicación! En este contexto, la decepción es inevitable: losalumnos no se interesan por la asignatura porque estén los profesores ilusionados conella. Conviene, entonces, que se pregunten de dónde nace el interés que lleva alestudio de una asignatura, pero, sobre todo, cómo pueden suscitarle.Es imposible ofrecer ahora una explicación compleja y completa del desarrollodel interés. Por eso, intentaremos simplemente destacar algunas sugerencias quesirvan de inspiración para elaborar nuestras prácticas de enseñanza.Para tratar el tema del interés de los alumnos por el estudio de las materiasescolares desde el punto de vista de la enseñanza, hay que recordar este principiosico: cuando se enseña, se enseña algo a alguien. Uno no puede contentarse conel dominio de ese «algo», de la asignatura; debe tener en cuenta a la persona a quien
 
2
se enseña y, sobre todo, a las condiciones en que puede establecerse, de formapositiva, una relación entre la persona y la asignatura. Hay que abandonar, entonces,la idea de que hay asignaturas fáciles de enseñar, y otras, imposibles de enseñarporque no interesan a los alumnos. Es necesario crear las condiciones en que unadisciplina les puede resultar interesante.La relación de estudio parece que puede establecerse cuando la situaciónenseñanza-aprendizaje se ajusta a las tres condiciones siguientes:- La profesora o el profesor despierta y mantiene la atención de los alumnos.- El contenido se expone de forma que aparezca con sentido.- Los sentimientos del alumno se integran en la actividad de aprender.Analicemos estas condiciones sin las cuales la enseñanza no puede llegar adespertar el interés de los alumnos por el estudio de las materias escolares.
EL INTERÉS DE LOS ALUMNOS
Para interesar a los alumnos en el estudio, no basta con captar su atención; hay quelograr mantenerla. Por eso, un profesor no puede estar satisfecho sólo con las técnicasde animación. Tiene que planificar la enseñanza de forma que establezca la relaciónde estudio entre la asignatura y el alumno. Aqexpongo algunas pistas paraconseguirlo.
Las técnicas para excitar su curiosidad
Es conocido que no todos los individuos reaccionan de la misma manera en todas lascircunstancias. En 1908, Yerkes y Dodson descubrieron una ley de la activación, esdecir, una ley de la entrega a una acción en relación con el impacto de los esmulos.Constataron que, ordinariamente, cuando las personas se interesan por una actividad,su eficacia vaa con la cantidad de esmulos presentes a un tiempo. Así, si dibujamosun gráfico ilustrativo en el que verticalmente se represente la calidad del resultado yhorizontalmente el nivel de activación, se obtiene una U invertida.
 
3
 La lectura de este gráfico enseña que hay que alcanzar un determinado nivel deexcitación para que la respuesta del individuo sea satisfactoria con relación a losesmulos actuantes. Imaginemos que dormís y que se declara un incendio en vuestracasa. Al principio, el olor a humo y el crepitar del fuego alterarán posiblementevuestro sueño, pero, para que lleguéis a despertarnos, será necesaria una mayorpresión del incendio.Si el incendio está localizado y podéis apreciar objetivamente la dimensión delpeligro, procederéis a su extinción con eficacia. Por el contrario, si esis cercados porlas llamas, os llegan los gritos de los niños en la habitación contigua y veis a vuestramujer o a vuestro marido debatiéndose con el fuego prendido en las sábanas, ospodéis poner a llorar y perder vuestros recursos. Vuestra reacción, entonces, no seráeficaz en esa coyuntura.Por eso, en clase, hay que crear situaciones estimulantes para comprometer alalumno con su estudio, pero no tan excitantes que aparten del aprendizaje. Una clasedebe, por consiguiente, comenzar suscitando la curiosidad. A partir de a, convienerecurrir a razonamientos brillantes o a prácticas de investigación. Con el fin decontrolar la atención de los alumnos, Klausmeier y otros (1973) aconsejan proceder dela manera siguiente:- ofrecer esmulos nuevos con preferencia a utilizar los que ya son familiaresal alumno- plantear interrogantes antes de aportar enseguida información- variar el ritmo o la intensidad de la comunicación verbal- hacer que el alumno participe en la discusión o en el proceso deaprendizaje, mejor que exigirle su atención pasiva- responder a las intervenciones de los alumnos con el fin de cuidar suparticipación.
NIVEL DE ACTIVACIÓN
NIVEL DE CALIDADDE RESULTADO

Activity (85)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Irving Segovia liked this
Cesar Eden liked this
Irving Segovia liked this
Irving Segovia liked this
Irving Segovia liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->