Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
11Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Lecturas de Enseñanza de la Historia

Lecturas de Enseñanza de la Historia

Ratings: (0)|Views: 1,255 |Likes:
Published by Susa Cardoso
Autores varios.
Autores varios.

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Susa Cardoso on Mar 16, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/28/2013

pdf

text

original

 
 
ESCUELA NORMAL SUPERIOR “PROFR. MOISÉS SÁENZ GARZA”
INVESTIGACIÓN Y    PSICOPEDAGOGÍA   
 En la vocación del maestro y en la nobleza de la juventud, confiamos1
 
INTRODUCCIÓN A LAENSEÑANZA DE:
HISTORIA
 
 
ESCUELA NORMAL SUPERIOR “PROFR. MOISÉS SÁENZ GARZA”
INVESTIGACIÓN Y    PSICOPEDAGOGÍA   
 En la vocación del maestro y en la nobleza de la juventud, confiamos2
 INDICACIONES ACERCA DEL ESTUDIO DE LA HISTORIA
*
 
Carlos A. Carrillo
Apuntaré algunas reflexiones que han venido a mi mente en diversas ocasiones, y que nohe tenido tiempo ni oportunidad de madurar, todas relativas al estudio de la historiapatria.
¿Es conveniente dividir el período colonial en tantas fracciones, como virreyes gobernaron la Nueva España durante él? 
Esta es la práctica de todos los autores decompendios escolares de que tengo conocimiento, y sin embargo, no me parecelaudable. En fa vida histórica de una nación, significa muy poco que la gobierne éste oaquel sujeto; las fases de su evolución dependen de causas muy distintas y de mayortamaño que las prendas personales de que está dotado quien Ileva en sus maños lasriendas del gobierno. ¿No sería absurdo, al estudiar el crecimiento y vegetación de unaplanta, fraccionar la duración de su vida en tantos períodos como jardineros le hancuidado? Pues no me parece menos dividir la historia con arreglo al criterio de que anteshe hablado pues carla nación tiene también vida propia que se desarrolla, en muchaparte, completa independencia del carácter personal de quien la gobierna.¿
Conviene seguir un orden rigurosamente cronológico en la narración de los sucesos históricos? 
Conviene antes de dar una respuesta, añadir algo que aclara mipensamiento. Hay autores, como Lev Alvarés en su
Compendia de historia universal,
quese apegan de tal manera a la cronología, que dividen la historia en períodos iguales deun siglo carla uno; pudiera llevarse más lejos la división, y repartir verbi gracia, el estudio denuestra época colonial en períodos pequeños de diez años. A cada uno de estos sededicaría un catulo en que se narrarían los sucesos notables acaecidos en este espaciode tiempo.Me parece no solo malo sino malísimo este modo de proceder. En la historia de todopueblo, se presentan series de sucesos eslabonados entre sí íntimamente que constituyenuna cadena, un solo todo,
no creo que se forme idea exacta del conjunto, quien loestudia a retazos, despedazándolo por obedecer al orden cronológico. Para fijar lasideas, pondré un ejemplo. La lucha sostenida en la Colonia entre los indios, par una parte,y los defensores de éstos par la otra, f
ue 
larga, y ofrece materia dignísima de estudio.¿Sería la manera s fructuosa y lógica de hacer éste, dividir esa lucha en períodos delmismo tamaño, que coincidieran exactamente con las décadas de años? ¿Debeconsiderarse la historia como un pedazo de jabón que se rebana arbitrariamente enpedazos de dimensiones iguales al arbitrio de uno? ¿No es más bien un todo orgánicocompuesto de diversas partes, cada una de las cuales tiene unidad propia,
constituyeun todo parcial que hay que estudiar en su conjunto?¿Se formaría idea cabal del cuerpo humano quien quisiera estudiarlo rebanándolohorizontalmente en tajadas de una pulgada, que ofrecerían el más complicado mosaicode los órganos más disímiles, la confusión más espantosa e indescifrable de arterias, venas,huesos, nervios, músculos, glándulas, tendones, y quién sabe cuántas cosas más?¿Comprendería el juego de los órganos, la dirección de los nervios, la repartición de losvasos sangneos quien tal hiciera?
 
 
ESCUELA NORMAL SUPERIOR “PROFR. MOISÉS SÁENZ GARZA”
INVESTIGACIÓN Y    PSICOPEDAGOGÍA   
 En la vocación del maestro y en la nobleza de la juventud, confiamos3
¿En geografía, se formaría concepto cabal de la dirección de las cadenas demontañas, del curso de los ríos, de la configuración de los países, quien emprendiera elestudio de la superficie terrestre dividiendo el globo en zonas de un grado de latitud, paraestudiar cada una separadamente?Pues, "por que desdicha lo que no se hace en anatomía ni en geografía, se hace lavida de un pueblo, su pretexto de hacer metódico el estudio?¿
Conviene estudiar la historia patria independientemente de la de España y sus demás colonias? 
Me parece que no. Una colonia podrá compararse, con ciertaexactitud, a la rama de un árbol que vive con la vida común de! vegetal, y que prosperao se marchita por causas que no residen en ella misma, sino que hay que buscar en otraparte: en el tronco común, en las ramas hermanas, o en las raíces que alimentan a laplanta. No es posible, a mi escaso entender, comprender ciertos fenómenos de la vidacolonial de México sin conocer la historia de la madre patria, y en parte, las de sus demáscolonias esparcidas en toda la extensión de Arica.Después de cada una de las cuestiones anteriores, debe imaginarse un gran signo deinterrogación, par decirlo con las palabras de un pedagogo americano. Son dadas quepresento al estudio de todos los maestros, y tendría sumo gusto en recibir de cualquiera deellos observaciones favorables o adversas que me ayudarán a esclarecer aquellas enprovecho común.Un deseo vivísimo me anima desde primer momento que tomé la pluma para escribiren
La Reforma: 
ver unidos fraternalmente a todos los maestros, auxiliándonos en la obracomún de elevar las almas a una esfera superior en el mundo de belleza, la verdad y elbien. Esta es suprema ambición, por la que he trabajado y trabajaré continuamente. ¿Porqué todos los maestros no han de ayudamos con su reflexiones? ¿Por qué no ha de serhoy primer día de esa anhelada unión?Enero 15 de I88
Fechas, nombres propios, batallas
Muchos creen que aprender historia es grabar en la memoria un largo catálogo defechas. 50 fechas, 100 fechas, 200 fechas en el estudio de la historia de México, como hevisto exigir algunos maestros de pobres niños de once y de trece años, eso ya rasa de laraya de abuso, eso constituye una verdadera torturain quisitorial.Yo quisiera que se hiciera la estadística de las fechas que retienen los niños a los veinte,quiero menos, a los diez años o haber salido de la escuela. Si de cada cien recuerdancinco, decididamente me paso a las filas de los partidarios de
historia-fecha.
¡Fechas! ¿Y para qué? ¿Qué provecho le resulta al niño de saber que Cortés saltó atierra el 21 de abril de 1519, o que entraron los franciscanos en la capital en1524?
¿Qué 
beneficios recoge de aprenderse el año exacto, y tal vez el mes, en que Revillagigedoempuño las riendas del gobierno?Tras de las fechas viene la plaga de los nombres propios. Yo he oído a las niñas de uncolegio de nota repetir imperturbablemente la serie completa de los nombres de todos losvirreyes que han gobernado la Nueva España. Probablemente a esta seguirla en sumemoria la los presidentes de la república, y más atrás ¿quién sabe hasta dónde se iría a

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->