Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
64Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El jardín de infantes - Daniel Brailovsky

El jardín de infantes - Daniel Brailovsky

Ratings:

4.75

(4)
|Views: 49,422|Likes:
Published by dbrailovsky
Qué es y qué se hace en un jardín de infantes...
Qué es y qué se hace en un jardín de infantes...

More info:

Published by: dbrailovsky on Aug 27, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/18/2013

pdf

text

original

 
El jardín de infantes. Aprender a estar en la escuela
Daniel BrailovskyAunque suele utilizarse la expresn “jarn de infantesen referencia a todaexperiencia escolar previa a la educación primaria, en rigor el jardín de infantes es sóloun ciclo dentro del nivel de enseñanza que la precede. Se denomina Nivel Inicial alconjunto de servicios educativos que el sistema de enseñanza formal ofrece a los niñosde entre 45 días y 6 años, y que se organiza en dos ciclos de tres años cada uno. Elprimer ciclo se denomina Jardín Maternal y abarca la educación de los niños en lassecciones de lactarios (bebés de menos de un año), deambuladores (entre uno y dosaños) y la sala de dos años. Al ciclo compuesto por las salas de tres, cuatro y cinco añossta última tambn usualmente denominada, a pesar de las reservas que loseducadores del nivel mantenemos respecto de ese término,
 preescolar 
) se le llama,propiamente, jardín de infantes.La cuestión de las denominaciones que recibe en distintos países el Nivel Inicial ha sidorecurrente objeto de reflexión, y denota una marcada polisemia: Nivel Inicial, jardín deinfantes, Kindergarten, Nivel de Transición, Preescolar, Nivel de Articulación, entre otros,son los nombres con que se le conoce en diferentes regiones. En todos los casos - y estaes la objeción que se anticipaba respecto de algunas de estas calificaciones - pareceestar omitido el carácter escolar de estos servicios educativos, imponiéndose en cambioun sesgo propedéutico, preparatorio para la escolaridad “en serio”, que vendría acontinuación.En muchos países, sin embargo, y aunque haya existido desde los comienzos de laeducación formal para niños pequeños, recientemente se ha tendido a coincidir en ladenominación Escuela Infantil como la que, conforme tiene lugar la consolidación de unacreciente producción académica en el campo de la educación infantil, mejor define aestos primeros años en la escuela.Los servicios educativos para niños comprendidos en esta franja de edades sondiversos. Existen instituciones que sólo atienden a niños de hasta dos años (los JardinesMaternales), otras que sólo lo hacen a partir de los tres (los Jardines de Infantes) y lasque abarcan todo el espectro etario. A su vez, según la forma en que se organice lagestión de las instituciones, su dependencia administrativa, su tipo de gestión, suadscripción a pedagogías específicas, entre otras variables, las instituciones de educacióninfantil pueden ser realmente muy diferentes entre sí. Es por eso que a la hora deescoger un jardín de infantes para sus hijos, los padres hallan un escenario muy diversoque, a la vez que amplía las alternativas permitiendo con mayores posibilidades dar conun perfil institucional acorde a sus expectativas, dificulta la orientación en la búsqueda,dada la multiplicidad de opciones posibles. Se señalarán a lo largo de este capítuloalgunas reflexiones generales, entonces, a los efectos de poder evaluar los beneficios deuna institución en forma específica y particular.
 
Antes de entrar de lleno en la cuestión, vale la pena hacer una aclaración respecto deuna distinción habitual que suele utilizarse como gran divisoria de aguas: el tipo degestión. Como es sabido, nuestro sistema educativo posee instituciones de gestiónpública y de gestión privada. Pero en el Nivel Inicial, en general, esta distinción no seasocia en forma clara a estilos educativos, filosofías pedagógicas ni cuestiones de calidadeducativa. Ni los indicadores “duros” ni el análisis más cualitativo muestran claramenteque las instituciones de uno u otro tipo de gestión se distingan en el plano pedagógico enforma nítida. Es cierto, si, que los mayores márgenes de autonomía de que suelendisponer las instituciones en el sector privado, les habilitan para conformar equiposdocentes con perfiles específicos. Hay instituciones, por ejemplo, que sólo contratandocentes con estudios en recreación, o con inclinaciones arsticas, entre otrasmodalidades. Pero tampoco estos márgenes de autonomía son determinantes ni seutilizan necesariamente a favor del mejor servicio educativo. Por otro lado, el sectorpúblico está más preservado de formas de organización institucional desfavorables (laorganización excesivamente “familiarde instituciones pequeñas montadas sobreviviendas particulares convertidas en escuela, que puede atentar contra laprofesionalidad de la tarea, es un buen ejemplo de ello) y de situaciones de falta decontrol y supervisión que tienden a constituirse con mayor frecuencia en algunas delsector privado.
El jardín de infantes es una escuela
Aunque existieron en la Argentina jardines de infantes desde fines del siglo XIX, engeneral los distintos autores coinciden en señalar su consolidación efectiva recién a partirde la década del 40’ del siglo XX. Varios trabajos clásicos de historia del Nivel Inicialanalizaban ya por aquellos años el fenómeno del por aquel entonces “novedoso yvertiginoso” crecimiento de este nivel de enseñanza. Este rasgo del jardín de infantes, surelativa juventud como forma de escuela es un dato muy importante para entender porqué el jardín de infantes es, aunque aparente funcionar de un modo tan diferente a laescuela primaria, una escuela. El hecho de que los jardines aparecieran y se expandierancasi un siglo más tarde de que el sistema público de escuelas estuviera ampliamenteconsolidado, hace que unos contextos particulares y unas formas específicas de pensar ysentir la vida escolar los hayan marcado, y estos son aspectos que vale la pena tener encuenta.La lectura más interesante del dato histórico que se acaba de presentar es la queotorga al jardín de infantes una especie de credencial inconfesa de reedición creativa ymejorada de “lo escolar” 
1
. Allí donde la escuela constituyó una respuesta histórica eficaza la necesidad existente a fines del siglo XIX de emancipar y normalizar, dar identidad ycohesión a un naciente proyecto de Nación, el jardín de infantes nace en cambio confinalidades y herencias diferentes, más asociadas a un proceso de puesta en cuestión de
Esta idea se halla desarrollada en profundidad en un texto llamado “Revoluciones silenciosas. El jardín deinfantes y el homeschooling como tentativas de reinvención de lo escolar” que apareció publicado comocapítulo final en el libro que compilamos en 2006 junto a Mariano Narodowski,
Dolor de Escuela
(PrometeoLibros)
 
algunas de las premisas que sostienen clásicamente a la enseñanza tradicional. En otraspalabras: el jardín de infantes es una escuela, pero es una forma diferente de escuelapor al menos dos razones: porque en la historia de la escolaridad nace más tarde, y porlo tanto se ubica en un contexto de aspiraciones y problemáticas sociales y pedagógicasdiferentes, y porque su filosofía educativa se propone, en parte, como una superación defilosofías anteriores, ante las cuales se posiciona críticamente.Muchos problemas centrales de la educación infantil pueden entenderse desde estasherencias que recibe de la escuela primaria, que como ya hemos dicho, eshistóricamente anterior. Esto es así hasta tal punto, que puede afirmarse que los dilemaspedagógicos del jardín de infantes se dirimen entre dos polos, que de un modo u otrotienden a estar presentes en las discusiones y problemas típicos que los educadores deeste nivel de enseñanza se formulan. Estos polos son:
 parecerse
a la escolaridadtradicional, en tanto el jardín educa (no se dedica meramente a cuidar ni a divertir), peroa la vez
diferenciarse,
pues el jardín asume unas formas de enseñar que, como se hadicho, poco se parecen a las de la escuela primaria.El jardín vivió a lo largo de su corta historia procesos simultáneos de mimetización y dediferenciación. Veamos algunos ejemplos. Por un lado, ha estructurado los espacios enlas aulas de una manera original y muy diferente a la “clasetradicional. Comocualquiera que ha entrado a una sala de jardín habrá observado, la misma se organizaen “rincones” 
2
, adoptándose así una topografía de aula propia y diferente, donde “daruna clase” es un término peyorativo que se utiliza para descalificar a las maestras que “no comprenden” el sentido de la nueva pedagogía. Al mismo tiempo, sin embargo, el jardín de infantes formaliza sus propuestas en diseños curriculares de orientación cadavez más disciplinar, asumiendo la lógica de clasificación del saber que es en realidadcontraria al modo en que espontáneamente los niños pequeños comprenden el mundo al jugar, y más próxima a la organización de la escuela primaria.Al mismo tiempo que la escuela infantil da desarrollo teórico a categorías didácticaspropias, centralmente la noción de
 juego
, y asume así el desafío de construir nuevossentidos para el aprendizaje de los niños (la idea de enseñar jugando es una idearevolucionaria que sólo el jardín de infantes se ha tomado en serio), también incorporaen las secciones de 5 años - especialmente a partir de la sanción de la obligatoriedad -contenidos, prácticas y formatos inspirados en la escuela primaria, como el uso decuadernos de clase, cierto tipo de ejercitaciones, etc.Las diferencias y la tendencia a la diferenciación, entonces, aparecen cuando laamenaza del entorno es expresada en la afirmación “
esto no es una escuela seria…” 
.Cuando está en juego la legitimidad escolar del nivel inicial, éste apela a la mimetización
Los “rincones”, o “sectores” de las alas de jardín de infantes constituyen una particular forma de organizar elespacio y la actividad. Son diferentes escenarios de juego, montados justamente en esquinas o bordes delsalón, donde se desarrolla un tipo particular de juego. Así, existe un rincón de juegos dramáticos provisto dedisfraces y otros materiales afines, un rincón de arte equipado con pinturas, marcadores, etc. y así sucesivamente. La novedad de esta forma de organizar el aula, que comenzó a implementarse hacia fines delos años cincuenta y se impuso masivamente una década después, consiste en que los niños no hacen todos lomismo, al mismo tiempo, sino que eligen y desarrollan actividades de juego diferentes y paralelas. De estemodo, una de las características más marcadas de la educación tradicional (la simultaneidad) se ve modificadaen este nivel de enseñanza.

Activity (64)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Laura Verónica Sendra added this note
Muy bueno! Me sirvió
Mayra Escorza liked this
Cami Cariaca liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->